Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AMB







jueves, 1 de abril de 2010

Águila blanca




Hace casi treinta años, cuando vivía provisionalmente en casa de un buen amigo, recuerdo una tarde en que éste recibió la visita de unos conocidos, y como yo no formaba parte de esa reunión preferí salirme a la terraza y esperar allí. Lo que hice es simplemente sentarme, mirar el horizonte y escuchar, a través de un pequeño casete, este tema de Tangerine Dream: "White Eagle". La sensación que tuve con esta música, mientras observaba el viaje de las nubes, fue de... libertad.
No es un tema especialmente "bello", se trata de una simple melodía de pocas notas ejecutada con un sintetizador y arropada por ritmos electrónicos, pero a mí me llenó en ese momento. Sentí que volaba. Y sentí que el mundo que veía debajo era un laberinto en el que sabría encontrar la salida, o sea, mi camino.

Ya se sabe que los jóvenes son muy dados a ensoñar. Se sienten llenos de energía y cualquier cosa les motiva y les indica que hay una señal particular, una voz que les llama... Pero hoy, casi treinta años después, esta simple música me sigue emocionando. Porque las nubes continúan viajando, siguen brillando las estrellas y los sueños son, hoy como ayer, alas que nos mueven a volar, a besar, a vivir.


Antonio H. Martín


video
_________________________

- "White Eagle"
- Tangerine Dream

34 comentarios:

  1. Me ha encantado la melodía, querido Antonio.

    Y sí, es muy evocadora, la verdad.

    Me ha hecho volar también ;)

    Besos ;)

    ResponderEliminar
  2. Amigo Antonio:

    Con la fotografía que ilustras esta entrada, y con tus palabras, he podido elevarme como águila blanca a las alturas; no así al querer escuchar la melodía que da título al texto. Al contrario que tú, esa "ebullición" de notas (que yo he asociado con la famosa -en su día- "Palomitas de maíz")ha comenzado a ponerme particularmente nervioso, de modo que no he acabado de oírla. Es evidente que no es la melodía en sí, sino yo mismo, poco receptivo a este tipo de música. Nada grave.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Cada música tiene su momento dentro de uno mismo, miremos nubes, mar o líneas escritas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Me alegro, Isis.

    Es una melodía muy sencillita, de sólo nueve notas, pero todo depende de qué te haga sentir en un momento determinado.
    Recuerdo, por ejemplo, los temas de Vangelis: sus melodías más acertadas suelen ser las más simples.

    Besos, amiga maga, y gracias por sentir y por volar.

    ResponderEliminar
  5. Te entiendo bien, Antonio.
    Mis preferencias están, sobre todo, del lado de músicas más clásicas, románticas y melódicas, pero también me abrí en su momento (en los 70) a lo que entonces llamaban "música progresiva" o "rock sinfónico".
    Y Tangerine Dream está dentro de esa línea, aunque ya utilizando sólo instrumentos electrónicos, y creando ambientes sonoros "especiales".

    Lo que a ti te pone "nervioso" es lo que entonces denominaban "ritmo metronómico", y es muy comprensible si tu oído está acostumbrado a otro tipo de sonidos, digamos, más suaves y melódicos.
    A mí es que me encontró en plena juventud, y esta música daba expresión a sentimientos que entonces me rondaban por dentro, como pájaros en vuelo.

    Y no, no es nada grave, jaja, ni por tu parte ni por la mía.

    Un abrazo, poeta.

    ResponderEliminar
  6. Hola, Alfaro.

    Todo un placer verte de nuevo por aquí. Por tus líneas no sé si te ha gustado la música o no, pero tienes razón en lo que dices: la música hay que interiorizarla. Si no es así, da igual lo que miremos.

    Un abrazo musical.

    ResponderEliminar
  7. Hay momentos inolvidables, por culpa de una canción.

    ResponderEliminar
  8. Totalmente de acuerdo, Sara.
    Puede ser para bien o para mal, pero hay músicas que escuchamos en ciertos momentos y ya se asocian para siempre en nuestro recuerdo con ellos.
    Generalmente, creo que para bien.

    Bienvenida a este espacio.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Gracias, Antonio, por hacerme recordar aquéllos años en que yo también escuchaba embelesada a Tangerine Dream.
    Fueron los pioneros en este tipo de música, que te mete en una atmósfera especial, la cual puede ir del "vuelo" al "buceo"... pues también hay veces que me ha hecho sentir bajo el agua.

    La MEMORIA es un Don magnífico: nos hace volver a momentos inolvidables. Bien dice el adaggio: Recordar es vivir.

    Un beso etéreo, en este Viernes Santo.

    ResponderEliminar
  10. volemos, pues
    música somos,amigo Antonio!


    mil besos*

    ResponderEliminar
  11. Las chicas malas acostumbramos a coincidir en este espacio de forma casi sorprendente! jeje!

    Tangerine marcó toda una época, quizás porque fueron de los primeros en su estilo. Y a muchos, nos sigue haciendo volar al compás de las siempre inquietas nubes.

    En todo caso, la música siempre es buena compañía para cualquier laberinto o camino en el que nos encontremos, quizás porque la vida poco a poco va componiendo su propia banda sonora...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar


  12. Vives como pensando que será eterno
    y a la vuelta del la esquina te espera la nada.

    Vives para reencantar el polvo de los escombros
    y crees que limpiando sobrevivirás otro episodio.

    Delirante.

    ResponderEliminar
  13. Como la visita de un gran amigo, la distancia y el tiempo no apagan la luz de las estrellas, siempre estuvistes ahí Antonio, siempre estaré ahí, siempre es gratificante leerte, Mil besos ;)

    ResponderEliminar
  14. Hermoso recuerdo
    Hermosa reflexión
    Hermosa música


    =)

    ResponderEliminar
  15. Mi querido Antonio..

    He tenido que 'volar' hasta aquì para comentar tu respuesta a mi comentario de tu entrada anterior ;)

    ¿Sabías que ya existe un libro titulado 'Isis sin velo'?? Claro que lo sabías, es una pregunta retórica ;)... Y dice ser un libro que contiene las 'claves para entender la ciecia y la religiòn antiguas y modernas'... Dudo mucho que yo pudiera hacer algo asì, como lo hizo Blavatsky.

    Me ha dado mucho gusto leer esa respuesta y comprobar que existe esa bella sintonìa que también he podido sentir con otras personas maravillosas que he encontrado en este universo... No te imaginas (o a lo mejor sì ;) lo reconfortante que ha sido para mí encontrar ese eco, esa complicidad, esa posibilidad de compartir miradas que escrutan los horizontes en busca de señales parecidas ;)

    Ah... Es algo que me emociona y me hace sentir profunda gratitud. Ustedes son un gran tesoro, descubierto por mi corazón en este viaje tan emocionante que es la suma de los días ;)

    besos miles!!!!!

    ResponderEliminar
  16. He escuchado la melodía sin mirar las imágenes, con los ojos cerrados he intentado tener veinte años... o veinti...alguno :) y de alguna forma he sentido el empuje y la marcha que sólo da la juventud, cuando todo es adelante y no hay apenas páginas que leer si miramos atrás; cuando todo está por llegar.

    Me ha gustado el experimento a pesar de que ahora prefiera ritmos mucho más relajantes y relajados.

    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  17. Tamgerine Dream me los dio a conocer un amigo, hace ya muchos años. Lo cierto es que a mi no me hacen vibrar como lo puedan hacer otros tipo Vangelis, Mike Oldfield, Jan Michel Jarre, etc. Si que estoy de acuerdo en que hay músicas para determinados momentos y que precisamente ciertos momentos de juventud marcan musicalmente toda un vida. En cuanto a la experiencia del salón supongo que todos hemos tenido experiencias similares que a cada uno le suponen un profundo sentimiento de paz y de encontrarse consigo mismo, a mi me ocurrió a casi 1600 metros de altura en una cordillera donde se divisaban amplios valles y por aquel entonces un walkman con una cassette del disco de Voyager de M. Oldfield y con la canción Hero, recorriendo la parte más elevado y escarpada de unas hoces calizas. Realmente impresionante. Sobre el velo de Isis o el "sin" velo de Isis la primera vez que lo vi fue en el Kybalión. Y de alguna forma pienso que está relacionado con "la ilusión de Maia" de los libros sagrados hindúes y con apartar lo superficial de ese cascarón que hemos ido labrando y poniendo capa a capa encima de nuestro neocortex para "al apartar el velo de Isis" poder encontrarnos con nosotros mismos y con el conocimiento. Eso sí al igual que ocurre con el mito de la Caverna de Platón, encontrarse con el Sol tras largo tiempo en la caverna inicialmente trae traumas y no asumir ciertas cosas que nos negamos a asumir, suerte en tu camino espiritual interior Isis, y con esas "aceptaciones". Antonio un saludo y un placer leerte de nuevo...

    ResponderEliminar
  18. No conocía la melodía...y creo que si, se puede pensar en volar. Con la musica me pasa lo mismo que con un libro, muchas veces es el momento o el estado de animo que lo leo para saborearlo de alguna manera especial.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Bien hallado, amigo Antonio. Aunque no siento mucha simpatía por las águilas, por muy blancas que sean, (reminiscencias del pasado, supongo) entiendo tu sensación de volar; de sentirse íntimamente libre.
    Yo soy un poco más proclive a las gaviotas (también rememoraciones del pasado, deduzco) aunque sea un icono más almibarado. Y no olvidemos el albatros, pero.

    Secundando tu texto llego a la conclusión que soy ferozmente joven. Más de lo que yo podía prever. Eso de soñar…cada vez me puede más.
    Como siempre, me agrada leer tu luz interior que tan bien sabes reflejar.

    Un abrazo.

    Por cierto, nunca descuides a ese viejo buen amigo; este que mencionas. Yo acabo de recuperar a uno, y nada me ha hecho tan feliz en estos días que un reencuentro de esta índole. Es muy bello contemplar como se nos es dada una verdadera amistad y como se nos concede que se haga anciana en el decurso del tiempo.

    ResponderEliminar
  20. Sí, amiga Liz, con este tipo de música también se "bucea". Seguramente te refieres a su disco de 1975, el "Rubycon", en el que se escuchaban unas atmósferas como submarinas...

    Un abrazo, estimada pintora de sueños.

    ResponderEliminar
  21. Hola, Silvia.

    ¡Ya estamos volaaandoooo!

    Mil y un besos*

    ResponderEliminar
  22. Siento estar en desacuerdo contigo, dama Cristal...
    Las nubes no están "siempre inquietas", jeje (al menos no en apariencia).
    Por lo demás, sí, es cierto que la música suele ser una muy buena compañía, y adopta el color de nuestros particulares momentos. Hay como una fusión entre tiempo y melodía, entre el afuera y el adentro.

    Un abrazo musical.

    ResponderEliminar
  23. Hola, Belmar.

    Muy duro y frío lo pones, y tienes mucha razón, pero...
    Soy de los que creen que dentro de esa nada hay algo, algo que se puede rescatar y vivir.
    Y aunque te parezca "delirante", es así: limpiando el polvo de los escombros es como se crea un vacío por el que puede volver a entrar el aire de la vida.
    No se trata de "reencantar", sino de barrer. La magia se encanta sola.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  24. Hola, Le8al.

    Gracias por pasarte y por tus amistosas palabras.
    Un abrazo para ti, y un pre-saludo para ese chiquitín que viene de camino.
    Y mi enhorabuena.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  25. Gracias, Rolalola, y bienvenida.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. Hola, amiga maga Isis.

    Lo de "Isis sin velo" ya te lo comenté hace tiempo. Recuerda que me sorprendió muy gratamente un texto tuyo, y muchos más que vinieron después. Así que para mí eres "Isis de la noche... sin velo".
    Tienes razón, este pequeño pero enorme universo virtual es toda una geografía llena de puentes. Por eso le estoy muy agradecido.

    Un abrazo a través del océano.

    ;)

    ResponderEliminar
  27. Pues me alegro mucho, amiga Luisa, de que te haya funcionado ese experimento.
    Yo también prefiero ahora otra clase de músicas, pero esta me quedó marcada.

    Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar
  28. Hola, Chema.

    Entre los tres que mencionas me quedo con Vangelis y Oldfield.
    Debe ser maravilloso escuchar el Voyager de Oldfield en lo alto de una montaña. ¡Toda una experiencia!
    Isis hace tiempo que se quitó el velo, y ninguna luz solar excesiva ni ninguna sombra pueden ya afectarla, porque tiene dos ojos como dos estrellas, y una conciencia que abarca el horizonte.
    Pásate por su blog y lo comprobarás.

    Un saludo, y gracias por tu vuelta.

    ResponderEliminar
  29. Hola, Malú.
    Eso me pasó a mí, que escuché este tema en un momento especial y se me quedó grabado.

    Un abrazo, amiga asturiana.

    ResponderEliminar
  30. Amigo Conde, sinceramente, yo prefiero los pollos, jeje, pero no puedo dejar de reconocer que las águilas son impresionantes, como si fueran tigres con alas.
    Eo de que te sientas "ferozmente joven" y que te "pueda" el soñar , me parece un buen síntoma, ¿no? Yo así lo veo.

    Efectivamente, tener un amigo es siempre un tesoro, pero si además se trata de una vieja amistad que sobrevive a los años entonces es toda una cueva llena de tesoros.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Ese vuelo no cesa Antonio, no con el paso de los años, ni tan siquiera cuando nos vamos para siempre, queda la trascendencia que dejamos.
    Alguien capaz de elevarse ese día en la terraza, con una música tan sencillemente extraordinaria y después de treinta años es capaz de compartirlo y vivirlo en tiempo presente. Sin duda su vuelo no cesa, afortunadamente.

    Un placer encontrar estas notas, que son delicadas, enérgicas, solemnes, pseudo estridentes que sin duda me hacen volar, después de 30 segundos de encontrar tu blog.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  32. Una nube alada, estremece al cielo con su estridente grito y en picada, se adentra en nuestros ojos, escayolando al capullo que creíamos perdído. Sí, un relámpago que remueve las oscuras acequias del alma y torna al veneno en magia...

    ResponderEliminar
  33. Efectivamente, Amigo Azul

    Me refería justamente al Rubycon. ¡Es magníííífico!

    ResponderEliminar
  34. Woou excelente melodía, todo un placer leer tu post.

    ResponderEliminar