Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AMB







lunes, 26 de enero de 2009

La canción del sol


Por si alguien ha pensado alguna vez que en este cuaderno nunca sale el sol, aquí dejo este vídeo como evidencia de lo contrario.

En el blog de la amiga Matilde Selva, Caminante Nocturna, se habla ahora de un evento que se va a celebrar en Valencia, llamado "Poesía contra la barbarie", que está dedicado a intentar paliar, de alguna manera, la desgracia que actualmente está sufriendo el pueblo palestino. Ya he comentado allí que me parece un hermoso gesto, pero un gesto inútil. Lo cual es obvio.
La poesía en tiempos antiguos era un lenguaje mágico, que tenía el poder de transformar las conciencias, pero me temo que hoy eso sea algo fútil que no va a cambiar nada ni a nadie.

Sin embargo, los que aquí escribimos no nos movemos por 'obviedades', sino, básicamente, por sentimientos. Y por eso aplaudo el gesto y me uno a él.
No sé escribir poemas, así que pongo este pequeño vídeo solar.

Esto me recuerda algo a cuando se reunen cientos de personas en el 'sagrado' lugar de Stonehenge, para unir fuerzas psíquicas a favor de la paz en el mundo. No puedo saber si eso sirve para algo, y más bien, como dije antes, me inclino a creer que no. Pero la utilidad de un acto no tiene por qué ser siempre el sentido de ese acto. Hay ocasiones en que el acto se justifica a sí mismo, como cuando gritamos al recibir un golpe inesperado. ¿De qué sirve gritar? De nada. Pero tenemos que hacerlo: es una reacción natural que no podemos evitar.

Así pues, que grite la poesía, o que susurre, pero que se diga, que se declame. La barbarie es sorda y no lo va a oír. Pero nuestro corazón no puede hacer otra cosa.

Y quizá, quién sabe, una llama azul empieze a crecer en ese mar rojo de odio y sangre. Así lo deseo y así lo espero, a pesar de todo.


AHM
(26 de enero, 2009)



video
______________________________________

- The Song of the Sun

- Mike Oldfield

47 comentarios:

  1. Mi querido amigo, unamos fuerzas y que salga el sol¡¡¡ si la paz predomina no habrá guerra, pues la paz es un arma tan simple y maravillosa que adormece cualquier odiosidad.

    ResponderEliminar
  2. Aunque comparta absolutamente tu opinión, no puedo resistirme a decir: Poesía somos!Música somos!

    un gran beso, amigo Antonio!

    ResponderEliminar
  3. Estimado amigo: dice que no sabe escribir poesía, y nos está engañando. Su texto es una buena muestra poética y reflexiva respecto al "inútil", al tiempo que
    "imprescindible" valor de la palabra.

    Sigamos diciendo, susurrando o gritando... lo demás, como diría el clásico, es silencio.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  4. Amigo Antonio quizás no sepas escribir poemas pero a través de tu prosa expandes gratitud, exquisitez de sentir, calma, paz, sinceridad, frescura... Es esa sensación de sentirse bien cuando recibes el sentir ajeno, ya sea en tus escritos o en tus comentarios. Así lo percibo, así lo recibo y así te lo expreso.
    Una persona especial que conocí decía que "una obra de amor puede alcanzar las mil millas" y yo lo creo, nosotros escribimos y nos comunicamos sin conocernos ¿quién sabe quién nos lee? ¿quién sabe hasta dónde llegan nuestras palabras, nuestro sentir? ¿quién sabe el efecto que pueden causar?...
    Quiero expresarte mi sentir agradecido por compartir tu propio sentir, tu propio sentimiento... allí donde dejas tus palabras.
    Antonio tus escritos, tus comentarios me gustan por su simple sencillez. Me alegro enormemente que las mías te dieran una alegría nocturna porque las tuyas me las han dado a mí esta mañana.

    Gracias a ti Antonio, feliz día.
    Un abrazo.

    María

    ResponderEliminar
  5. La poesía no tiene por qué sentirse prisionera de versos y medidas, tus textos tienen esa cadencia que sale directamente del corazón, tienen armonía, luz y música. Tienen lirismo, y por tanto, son poesía.
    Hoy además has puesto a Mike Oldfield, uno de mis músicos favoritos, y el círculo se completa.
    Me uno a tus deseos de paz para esa zona tan conflictiva del del planeta, desde hace tanto tiempo, aunque creo que los gestos nos hacen sentir bien con nosotros mismos, pero en realidad no sirven para "casi" nada.

    ResponderEliminar
  6. Antonio, muy agradecida por tu contribución en el blog. Soy consciente de que la poesía no parará la barbarie, ni la prosa, porque como dices,es sorda,si no van acompañadas de otras medidas más eficaces o más activas, pero como en muchas épocas de la historia, contribuye con su granito de arena a solidarizarse con aquello que lo merece, mucho más que el silencio o el pesimismo de la derrota. No hay gesto inútil ni innecesario, sólo la desidia y el desencanto son inútiles porque llevan a la innacción, recuerda que primero fue el verbo...y después la acción. Incluso el hecho ya de la palabra, conduce al acto, si no no escribiríamos en los blogs...donde oímos a otros y otros nos escuchan, incluso muchos llegan a conectar. ¿Diríamos que este mundo es sólo fantasía o ilusión porque es virtual?. No, detrás de las Palabras, sean en verso o prosa,sonoras o virtuales, siempre hay una persona real, con sus emociones y sentimientos..y mira que fuerza tienen las palabras en internet, por qué no en lo demás?.

    Besos amigo y muchas gracias

    ResponderEliminar
  7. La unión se hace notar:Poesía eres tu.
    Me gusta tu música
    Un abrazo al otro lado del sol

    ResponderEliminar
  8. Siempre sale el Sol, como que no?....
    Te contaré una anecdota, mí grupo de Rock favorito, desde hace mil años son Kiss, pero.....pero.....
    Esperando a que un amiguete, que no sabía dónde se iba al Campo del Moscardó, a ver a Mike Olfield, en la gira del Discovery.....Muchos soles que han salido ya....
    Me quedé hipnotizado por su música, desde entonces, todo lo de él lo tengo, lo escucho, lo vivo......
    Como no tenía la predisposición de ir al concierto, me costó por aquellos años, vender mi cinturón de pirámides de tres bandas, que tanto me costo comprarme el el rastro de Madrid.....Pero bueno eso fué hace mil años, cuando el sol quemaba, y el frio lo pasabamos quemados....jeje....

    Salu2sssssss........

    ResponderEliminar
  9. Juntemos nuestras voces, sólo así es posible que alguna vez nos escuchen y tal vez algo cambie.

    Si nos callamos tendremos la certeza de que todo irá a peor.

    Eres pura poesía, Antonio.

    Ya regresé.

    ResponderEliminar
  10. ... las personas seguro que pueden cambiar algo...
    ...y eso de que gritar no sirve de nada..., ¿nunca has tenido un dolor muy muy ferte? pues entonces el grito sí sirve, el dolor no siempre es físico y no siempre es individual.
    Me gusta este cambio de música.
    Buenas noches.

    ResponderEliminar
  11. Perdona, es que quiero hacer una prueba...
    gracias.

    ResponderEliminar
  12. ¡Ojalá tengas razón, Maga!
    Ojalá salga el bendito sol y borre estas nubes negras, de humo y muerte.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Pues si tienes razón, amiga Rayuela, si es verdad que somos poesía y somos música, a ver si contagiamos a los otros, a esos que no son lo mismo, a los que no entienden otro lenguaje que el de las armas y el horror.

    Gracias por el beso, Silvia, es tan grande que no cabe en la pantalla.

    Un fuerte y poético abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Si usted lo dice, don Antonio, será verdad. Gracias por su comentario, pero aquí el poeta me parece que no soy yo...

    Un grito y un susurro a favor de la paz, y para usted otro abrazo.

    Pd.: tengo pendiente visitar su página, porque hasta ahora sólo conozco su blog, y una cosa invita a la otra.

    ResponderEliminar
  15. María, ¿me permites que copie tu comentario y lo ponga en un marco?
    Quiero colgarlo en mi casa para que lo vean mis amigos.
    ¡Otra alegría nocturna!
    Si seguimos así, con esta buena comunión de sentimientos, voy a empezar a creerme lo del valor de la palabra.

    Muchas gracias, María, por esta 'locura del pensamiento' que me regalas y me hace feliz.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Hola, Esther.
    Ya lo digo en mi texto: la utilidad de este gesto creo, sinceramente, que es nula. Pero también digo que no se puede evitar. No es sólo que nos haga sentir bien, como dices, es, ante todo, que no se puede evitar.
    O lo hacemos o nos quedamos callados y dejamos que una sombra vaya creciendo en nuestro interior.
    Quizá algún día juntemos nuestro 'lirismo' con la buena música de Oldfield y demos un concierto de los que hacen historia.
    Bajo las estrellas, por supuesto.

    Un beso con luz de luna.

    ResponderEliminar
  17. De nada, Matilde.
    Es un placer para mí contribuir con mi granito de arena, con mi mínima palabra. Aunque, ya sabes lo que pienso al respecto.
    En principio fue el verbo, sí, pero era el verbo de un dios, ¿somos nosotros dioses? Ahora mismo lo dudo mucho, pero, con tu permiso, voy a levantarme y a mirarme en el espejo, por si acaso...
    Pues no, lo que me temía, no soy ningún dios. Pero sí creo que muchas voces juntas, con un mismo rumbo, si no hacen un dios, sí al menos un gigante.

    Un beso fantástico, virtual y fuerte, Caminante de Noche.

    ResponderEliminar
  18. Hola, Mar.
    ¿Poesía soy yo? Pero, bueno, qué os pasa hoy, jajaja.
    Muchas gracias por el piropo, MardeLibertad, pero creo que poesía eres tú, no yo.

    Me alegro de que te guste 'mi música'. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Hola, Erik.
    Yo conocí a Oldfield hace unos dos mil años, con su disco Ommadawn, y quedé encantado, sintiendo que ese tío iba a ser mi amigo para siempre. Y así ha sido.
    Si pienso en Kiss, veo un rockero con la cara pintada, pero no conozco bien su música. Imagino que será algo parecida a la de, por ejemplo, Deep Purple, pero no lo sé; lo tengo que averiguar.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Marina, muchas gracias por tu vela encendida.
    Entre todos estáis iluminando la noche aciaga, la noche oscura. Vuestros destellos apuntan a un mundo mejor. Así quiero creerlo. Nada mejor se puede hacer.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. ¡Bienvenida de regreso, Luisa!

    Sí, juntemos nuestras voces, y de paso a ver quién les da dos hostias en las orejas para que se enteren, porque si no...

    Gracias por lo de "pura poesía". Me imagino que te refieres a que todavía no tengo el carnet.

    Es broma. Un abrazo, me alegro mucho de tu vuelta, aunque tú no lo verás igual, supongo.

    ResponderEliminar
  22. Hola, Alfaro, cuánto tiempo.

    Entiendo lo que dices (lo de aquí sí, je). Sí, he tenido alguna vez un dolor de esos y me ha venido bien gritar, como desahogo, para liberar tensiones. Pero no he suprimido el dolor con ello, sólo lo he paliado. Lo que hace el grito es coger al dolor por el cuello y convertirlo en otra cosa. Cuando algo me duele lo tapo con cabreo, es como una conversión de energía. En otras palabras: el dolor se asusta.

    ¿Una prueba? ¿qué prueba?
    ¿Con el grito, con la música?

    Otra vez me dejas in albis.

    Saludos, y buenos días.

    ResponderEliminar
  23. ...Yo he visto como los oidos sordos son taponados con dinero, he visto como un loco elegido al azahar por un envidioso podrido de dinero mando aniquilar a Jhon Lenon, he visto como Galileo juega con la estrella osa mayor y su hija la menor, he visto cada dia como viene a saludarnos el sol y, aún los desagradecidos siguen viviendo en sus portentosas cuevas de la oscuridad. Desgraciadamente todo eso perdurará como lágrimas en la sangre.

    Saludos Antonio.

    ResponderEliminar
  24. Me han encantado tus palabras.
    Me alerga que te haya gusta el collage y el poema :).
    Un beso querido Antonio.
    Eli,

    ResponderEliminar
  25. Amigo, estuve "trasteando" por aqui y no puedo sino dejar constancia de que me encató lo que vi...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Habrá que creer, habrá que decir que sí será posible, que el grito alivia el dolor interno y puede hacer vibrar pieles y conmover,
    habrá que seguir luchando con la palabra, con las actitudes, con los gestos, habrá que seguir teniendo ideales y procurar alcanzarlos, habrá que creer que tenemos el don del cambio y habrá que decirlo públicamente con las herramientas que tengamos, en este caso la escritura comprometida.
    Inuits

    ResponderEliminar
  27. la única resistencia es la expresión, aunque nadie lo escuche, aunque nadie haga caso, nos libera el alma y genera acción por imitación. Es un trabajo de hormiga pero entre todas conforman el hormiguero y la comunión. Hay cosas innecesarias pero para algo tiene su esencia.
    Si me lo permites te seguiré
    Cariños

    ResponderEliminar
  28. Y quizá, quién sabe, todos los corazones unidos cantando una misma canción de amor y paz, consigan reunir suficiente energía para que el mundo gire en sentido contrario al que está girando. Y quién sabe...si algún día, las armas de destrucción no sean sustituidas por la poesía.
    Hoy mi niño de año y medio ha salido del cole con sus manos pintadas de blanco. Ojalá las manos de tantos niños dejen de teñirse de sangre algun día.
    Precioso tema musical. Me encanta Mike Oldfiel.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  29. No sé escribir poesía...pero como poquito nos queda que hacer a las personas de bien, me uno a vosotros aunque sea espiritualmente.
    Saludos

    ResponderEliminar
  30. Tranquilo, Terry.
    Todo eso que dices perdurará, pero piensa que también otras cosas lo harán y lo hacen. Don Quijote no está solo en su bendita locura, y afortunadamente hay mucha buena gente para demostrarlo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Pase y entre
    Saludarte desde mi humilde morada

    ResponderEliminar
  32. Gracias por el beso, Eliana, y por tu visita.
    Ya que estudias derecho, me hubiera gustado que opinaras en este tema.

    Un saludo, bella y "peligrosa" joven de Paraná.

    ResponderEliminar
  33. Hola, Antiqva.
    Pues ya estamos igual, porque yo hice lo mismo en tus Imágenes y Palabras, y me gustó lo que encontré, como por ejemplo tu homenaje al maestro Unamuno.

    Espero que sigamos "trasteando".

    Un saludo.

    Pd.- En Córdoba vive un señor al que aprecio y respeto: don Julio Anguita.

    ResponderEliminar
  34. Sí, Inuit, habrá que creer, y de paso intentar convencer a los otros de que merece la pena.
    Todos tienen, tenemos, el "don del cambio", incluso aquellos que no lo ven o no lo quieren.
    Si intentas persuadir a una tortuga de que abandone su concha y se tienda tranquilamente en la playa a tomar el sol, te vas a encontrar con que no te entiende y cree que estás loco; pero de todas formas, puede que tu 'locura' se le haya quedado grabada, como una posibilidad...
    Ese es el sentido de nuestro "grito", aparte de que nos brota naturalmente.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  35. Hola, Vivi.
    Curiosamente, tu comentario está en la línea de lo que acabo de escribirle a Inuit.
    Que nos libera el alma, estoy de acuerdo, y lo de que "genera acción por imitación" me suena a lo que comentaba de la tortuga.
    Pero es un proceso muuuy lento; como dices, una labor de hormiga. Personalmente, no tengo la paciencia de la hormiga, así que me limito a ser cigarra. Quizá eso también sirva de algo.

    Claro que te permito seguirme, pero ¿a dónde vamos?
    Espero que hacia un horizonte mejor.
    Me he pasado por tus "Escritos personales", pero no he tenido tiempo aún para leerte. Así que, de momento, sólo puedo decir que me gusta mucho tu sonrisa.

    Cariños también para ti.

    ResponderEliminar
  36. Media Luna, espero que hables figurativamente, porque si el mundo girara en sentido contrario no iba a quedar nadie aquí para contarlo...
    Perdona la broma. Ojalá sea como dices, algún día. Si las armas fueran sustituidas por la poesía, celebraríamos batallas campales en las plazas los fines de semana: versos contra versos, flores contra flores. Yo llevaría, escondida bajo la chaqueta, una pistola cargada de sonetos.

    El bueno de Mike nos acompaña, con su guitarra encantada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  37. Hola, Malú.
    Ya somos dos, con lo de la poesía, aunque... ¿no es de alguna manera poesía tus escritos sobre la tierra asturiana y las bellas fotos que le dedicas?

    Gracias por tu compañía "espiritual", que es en estos momentos la que más importa.

    Un saludo desde la 'viesca' urbana.

    ResponderEliminar
  38. Gracias, Mar, por volver a pasarte y dejar tu saludo, pero ¿por qué llamas humilde a tu morada?
    ¡Menudo atolón precioso el tuyo!
    Ya quisiera tener uno así, para mirar la puesta del sol sobre el mar.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  39. Pensaste bien, desde el punto de vista literal....
    Pero con el tiempo te das cuenta que quizás tras el disfraz, hay siempre algo más....Desenmascarados era un título de un album...
    Hace dosmil años....je...
    Mira que no aguantar más en el útero materno....Que tontos fuimos....

    Salu2ssss Amigo....

    P.d.
    Por cierto, últimamente, demasiados desenmasacarados ahí por aquí....eso está bien....

    ResponderEliminar
  40. Hola, amigo Erik.
    Es cierto, deberíamos habernos quedado un poco más dentro de mamá, allí se estaba bien, creo recordar... De todas formas, yo no me fui, me echaron, literalmente.

    Si por lo de 'desenmascarados' te refieres a mi foto, te explico: el lobo de mi anterior avatar no aullaba a la luna, en realidad estaba buscando loba, y parece ser que por fin la ha encontrado. Me alegro por él, pero la foto me la ha dejado medio vacía, así que he tenido que improvisar.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  41. Anotnio, te dejo un vínculo como contribución a tu post, del que participo.

    http://zenyza.blogspot.com/2006/11/la-guerra-o-el-tiempo-derrotado.html

    La guerra me produce dolor de huevos.

    Un abrazo
    Chuff!!

    ResponderEliminar
  42. Saludos Antonio. Por aullar contra el salvajismo que no quede, pero yo también soy de los que creen que nunca o casi nunca, la poesía o el arte en general ha detenido a la barbarie. Y es que por pura experiencia, por pura observación, desde niño he ido contemplando impotente, como concluye una contienda y se generan dos más. Cesa un atropello a inocentes y se producen cincuenta nuevos. Uno acaba resignándose que el estado normal del hombre es la atrocidad. Siempre nos quedan las auroras cabalgando sobre los mares y las esperanzas. Aunque al final, solo es eso, esperanzas.


    Por cierto, - y eso son higos de otro costal- yo todavía resido en el viejo paraíso de Tubular Bells. Obra genial donde las haya. El Olfield que ha ido llegándome después, lo juzgo muy inferior. Es solo una opinión, muy particular.

    Recibe un abrazo.

    ResponderEliminar
  43. Gracias, Zen.
    Lo leeré con sumo interés.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  44. Pero crees en el poder de la música, de la poesía, DEL AMOR y nos pones esta bella canción de Mike Olfield, (que además es mi preferida), que tu energía positiva llegue al mundo igual que lo ha hecho a mi corazón.

    ResponderEliminar
  45. "Siempre nos quedan las auroras cabalgando sobre los mares..."

    Y quizá algún día, Daniel, los muchos otros lo sientan también así, y ese día las auroras dejarán los mares y entrarán en nuestras casas. Ese día se acabará la atrocidad y la barbarie.
    Me gusta pensar, a veces, que gente como nosotros somos como emisarios de ese posible futuro.

    Estoy de acuerdo con lo de Oldfield. Ten en cuenta dos cosas: que hay que sacar temas más comerciales, si se quiere estar en el candelero y vivir de ello, y que el Mike Oldfield de las campanas tubulares debía tener unos veinte años o menos.
    De todas maneras, si lo 'rastreas' bien, creo que por dentro continua siendo el mismo buen chaval de antaño, con su frescura y originalidad de entonces.

    Recibido tu abrazo. Te envío otro.

    ResponderEliminar
  46. Gracias, Bruja.

    Cada vez me pareces menos 'malvada'... Sí, creo en el poder de la música, de la poesía y del amor, y todo ello lo junto en el poder de la magia.

    Un abrazo mágico.

    ResponderEliminar