Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







viernes, 24 de abril de 2009

El cuadro



"Tengo que confesar que mi resolución fue tomada para el mes de diciembre. Y antes de morir quise hacer un gran cuadro que tenía en la cabeza, y durante todo el mes trabajé día y noche, enfebrecido de forma increíble. Evidentemente, no se trata de un cuadro hecho al estilo de Puvis de Chavannes, con análisis de la naturaleza, croquis, etc. Está hecho con soltura, con la punta del pincel, sobre una tela de saco llena de nudos y de rugosidades; su aspecto también es muy burdo.

"Dirán que está a medias, sin acabar. Aunque es cierto que es difícil juzgarse a sí mismo, creo, sin embargo, que esta tela no sólo sobrepasa a todas las precedentes, sino que además nunca haré otra parecida ni mejor. En ella he puesto toda mi energía antes de morir, una dolorosa pasión en circunstancias terribles y una visión tan clara, sin correcciones, que desaparece lo que tiene de apresurado, y de ella surge la vida. En este cuadro no se huele el modelo, el oficio ni las pretendidas reglas, que nunca he obedecido, aunque algunas veces con miedo.

"Es una tela de 4,50 m. por 1,70 de alto. Las dos esquinas de la parte superior son amarillo cromo, con la inscripción a la izquierda y mi firma a la derecha, como un fresco estropeado por los lados y aplicado sobre una pared de oro. En la derecha, en la parte inferior, hay un niño dormido y tres mujeres en cuclillas. Dos figuras vestidas de púrpura se confían sus reflexiones; una figura voluntariamente enorme a pesar de la perspectiva, en cuclillas, levanta los brazos al aire y observa, asombrada, a estos dos personajes que se atreven a pensar en su destino. Una figura situada en el centro está cogiendo un fruto. Hay dos gatos cerca de un niño. Una cabra blanca. El ídolo, con los dos brazos levantados misteriosamente y con ritmo, parece indicar el más allá. La figura en cuclillas parece que esté escuchando al ídolo; finalmente, una vieja cercana a la muerte parece aceptarla, resignarse (...); a sus pies hay un extraño pájaro blanco que tiene una lagartija en una pata que representa la inutilidad de las palabras vanas.

"La escena se desarrolla a orillas de un riachuelo, bajo los árboles. En el fondo, el mar, y luego las montañas de la isla vecina. A pesar de los cambios de tono, el paisaje es constantemente, de un extremo a otro, azul y verde Veronés. Todas las figuras desnudas se destacan en un naranja atrevido.

"Si a los alumnos de Beaux-Arts que se presentan al concurso de Roma se les dijera: El cuadro que tienen que hacer representará ¿de dónde venimos?, ¿quiénes somos?, ¿a dónde vamos?, ¿qué harían?".


Paul Gauguin

(Tahiti - febrero de 1898)




____________________
imagen: de Paul Gauguin
música: Dust in the Wind - Kansas


19 comentarios:

  1. Gauguin es un pintor que siempre me gustó, aunque no se encuentre entre mis favoritos.
    Me gusta como experimentó con el color y la intensidad cromática característica de sus lienzos.
    Un abrazo grande, Antonio.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta Gauguin, a mi me parece suave, dulce, armonioso, siempre que miro sus pinturas me siento en paz y me invade la belleza. Justo en mi cuarto tengo enmarcada una lámina de una de sus pinturas "muchachas con flores". Me gustó esta entrada.

    Besos Antonio.

    ResponderEliminar
  3. Este cuadro es todo un mundo; es como toda una vida.
    Sabemos, además, que lo pintó ya cerca de su muerte, y él lo sabía. Deja aqui toda su cosmovisión.
    Es un testimonio de su experiencia con la vida y la máxima madurez de su lenguaje artístico.

    No sé lo que pintarían los aspirantes vieneses que citas... pero sería algo muy distinto a esto, y con colores más apagados tal vez. También creo que estaría mucho más "intelectualizado", en tanto que Gauguin deja libre su parte natural y salvaje, dejándonos ver a sus personajes y paisajes tropicales en toda su pureza nativa, y realizados con estos colores vivos e insólitos para los académicos europeos de su tiempo.

    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  4. No sé qué harían los alumnos de aquélla época; yo, mirando el símbolo
    de la inutilidad de las palabras vanas,me limito a contemplar la belleza de la pintura de Gauguin.

    Besos!

    ResponderEliminar
  5. No es tan difícil juzgarse a sí mismo, sólo hay que inventar palabras y no decírselas a nadie.

    Entonces pintas el cuadro de tu vida (o de tu muerte); escribes tu carta póstuma y das algún consejo por dejar tu impronta de maestro. No, eso no es juzgar porque son las palabras que se dicen siempre.

    Allí donde estemos después, allí estarán todas las palbras que nunca dijimos, que nos inventamos, que pusimos colores.
    ¿O pusimos palabras a los colores?

    Pues sí, es difícil, sí. Sólo los idiotas se conocen. Pero eso no es juzgar, ¿eh? ¿Qué es? No sé. No sé nada.

    Un abrazo
    Chuff!!

    ResponderEliminar
  6. Creo que no lo harìa,me costarìa demasiado, pintar ese cuadro de tus preguntas.

    Antonio, Kenai a mudado de casa,
    al lago de su dueña. (ahì està mejor). siento que su ausencia te haya provocado tristeza.

    Besos y muchos màs.

    ResponderEliminar
  7. Los alumnos no podrían hacer un cuadro así, porque son alumnos y Gauguin MAESTRO. Y además estarían condicionados por reglas absurdas, (como las que me impartían a mí de niña, que me suspendieron una lámina por rotular un título, letra sí, letra no, en mayúscula y minúscula...y ahora lo he visto en algún negocio como lo más "in" del diseño...no sí...). En fin, que me voy del tema, y que para mí este cuadro representa su cosmogonía particular, su microcosmos dentro de un macrocosmos.

    Me encanta esta entrada :-))

    ResponderEliminar
  8. Yurena, Gauguin fue un pintor que buscó nuevos caminos en el arte, y en la vida fue un apasionado de la libertad.
    Ambas cosas estaban unidas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Gracias, Juana.
    A mí también me gusta el arte de Gauguin. Justo eso que dices es lo que él buscaba: la paz y la belleza. Aunque para él éstas estaban en lo que entonces era una especie de "paraíso", natural y salvaje.
    En ese sentido me recuerda mucho a Stevenson...

    Un abrazo azul, amiga.

    ResponderEliminar
  10. Liz, pensé en ti cuando me decidí a escribir esta entrada dedicada al maestro Gauguin.
    Me decía: ¿qué comentará sobre este cuadro la amiga pintora de sueños?
    Y tus palabras son directas: "Este cuadro es todo un mundo; es como toda una vida."
    Efectivamente, Gauguin quiso reflejar en esa tela todo lo que él veía, hacer como un resumen de su visión de la vida, que sirviera de herencia y también de epitafio, porque en esos días realizó su intento de suicidio con arsénico... Era su despedida.

    Creo que Gauguin tenía un alma romántica; le considero como un hermano que buscaba las respuestas que algunos buscamos. También él había sido "herido" por Apolo, como Hölderlin.

    Un abrazo, Liz.

    ResponderEliminar
  11. Hola, Silvia.
    Seguro que si Gauguin hubiera leído tus palabras no hubiera pintado un pájaro blanco sujetando una lagartija, como símbolo de las palabras vanas, sino un pájaro azul con una mariposa revoloteando alrededor, como símbolo de las palabras "magas".

    Un beso de lavanda.

    ResponderEliminar
  12. Hola, Zen.

    De tu comentario me quedo sobre todo con estas palabras: "Sólo los idiotas se conocen".
    Porque efectivamente es así: sólo los "idiotas" tienen la seguridad, la falsa seguridad de saber quiénes son. Los otros, los que no son idiotas se pasan la vida haciéndose preguntas y casi nunca llegan a saber las respuestas.
    Entre ser idiota y ser preguntón, me quedo con lo segundo.

    "Allí donde estemos después...", pues no puedo saber qué es, de momento, pero ya me enteraré.

    Un abrazo, amigo, y gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  13. Gracias, Amanecer.

    Lo de pintar ese cuadro no es fácil. ¿Quién puede responder con seguridad a esas preguntas?
    Yo pintaría un mar... Venimos del océano, somos una ola más y volvemos al océano.

    Me alegra saber que Kenai está bien, en ese lago, con su dueña, que imagino que es tu hija.

    Besos.

    Pd.- Y cuando vaya a tu sitio, ¿a quién le doy yo de comer?...

    ResponderEliminar
  14. Así es, amiga Bruja.
    Gauguin se estaba despidiendo de este mundo, y quiso pintar su "cosmogonía" en un cuadro único y último.

    Un abrazo, BrUjA.

    ResponderEliminar
  15. Sólo una cosa:

    ¿No os ha gustado la música?
    Porque nadie ha dicho nada de "Dust in the Wind"...

    No sé lo que dice la letra (no sé inglés), pero lo de "polvo en el viento" me pareció que acompañaba bien al cuadro de Paul Gauguin.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. "Cierro mis ojos, solo por un momento y el momento se desvanece,
    todos mis sueños
    pasan ante mis ojos
    esa curiosidad
    polvo en el viento...
    Todo lo que son es polvo en el viento..."


    Si no sabés inglés creo que tu intuición es fantástica pues esta canción le va muy bien a la reflexión de Gaugin. Es preciosa!

    Un beso!

    ResponderEliminar
  17. ¡Qué magnífica entrada, hermano! ¡Qué magnífico cuadro!

    Estupenda la música de acompañamiento.

    Ah, la Vida...

    Ahora soy como un extraño pájaro blanco con una largartija en una pata.

    Gracias.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  18. ¡Muchas gracias, Celes!

    Por la traducción, por tu visita, por tus palabras y por el beso.

    Un abrazo... con pájaros de papel.

    ResponderEliminar
  19. Hola, Wuwei.

    ¿Qué es eso de que ahora eres un pájaro...?
    No creo que tus palabras sean vanas en absoluto. He estado unos días "ausente", pero ya me reintegro. Y quiero leer eso que escribiste del "Tao de lo cotidiano".

    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar