Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AMB







martes, 23 de diciembre de 2008

Nocturnos del "tío" Hermann



NOCHE DE VIGILIA

La noche ventosa, pálida, me mira,
la luna en el valle ya empieza a ocultarse.
¿Qué es lo que me fuerza, con temeroso dolor,
a mirar afuera, tenso y en vigilia?

Me había dormido y estaba soñando;
¿qué me habrá llamado de pronto en la noche,
qué me habrá infundido de pronto este miedo,
como el del que olvida deberes urgentes?

Con gusto saldría corriendo de casa,
del jardín, del pueblo, del país, del mundo
tras de esa llamada que me ha despertado,
tras de esa voz mágica que ha querido hablarme.

Hermann Hesse
(Febrero de 1946.)
______________________________

CAMINANDO EN SUEÑOS

Ahora, que el día claro me fatiga,
mi ardiente añoranza
a la noche estrellada, agradecida,
debe acoger, como un chiquillo exhausto.

Mis manos abandonan sus quehaceres,
deja escapar mi mente toda idea;
mis sentidos ansían
sumirse en el sopor únicamente.

Y el alma, inadvertida,
quiere servirse de alas desenvueltas
para tender su vuelo vivo y múltiple
por la esfera encantada de la noche.

Hermann Hesse
______________________________

DESPERTAR EN LA NOCHE

La luna en la ventana me despierta;
se rebelan mis ojos fatigados;
en la pálida atmósfera revuelan
ante mí, poderosos, sueños nuevos.

Aquí y allá fulgor de claridades;
más allá, al fondo, azules, las tinieblas,
espectrales reflejos cristalinos,
cirios píos y el rabo del demonio.

Sobre el fulgor y la tiniebla erige
el genio de los sueños mudas torres,
novias con sus diademas, troncos y hachas,
danzarinas, rumores y festines.

Y el alma, arrebatada, se apodera
de la realidad apolillada
para escaparse, con deleite nuevo,
a sus propios dominios en la altura.

Hermann Hesse

14 comentarios:

  1. Al filo de la Natividad o al filo del solsticio de invierno, te deseo unas felices fiestas.
    Tu blog al filo del final de este año esta muy animado. Enhorabuena.
    Ya has dejado ser el lobo solitario que conocí hace, más o menos, un año.

    ResponderEliminar
  2. Me encantan tus versos, lo que he leído de momento, son buenos¡¡¡, porque últimamente tengo problemas con el ordenador, ajetreo por las fechas y un buen catarro y paso menos por el mundo virtual, pero prometo pasarme a seguir leyendo pues me parece muy interesante también la prosa.
    Gracias por visitarme y permitirme conocerte.

    Te deseo lo mejor para estos días y que el año próximo te sea favorable. Muchos besos y espero sigamos en contacto.

    ResponderEliminar
  3. Antonio, es posible que Hermann Hesse se sintiese un lobo estepario y, vos os veáis reflejado en ese epejo de la noche.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Antonio,

    Hojear tu Cuaderno Nocturno, sin prisas, deleitándome con lo que escribes y con las imágenes y poemas que te gustan es un placer y un descanso, lejos del ruido de luces ensordecedoras y de la luna de cartón piedra... Aquí, la luz azul lleva a la reflexión y al recogimiento.
    Todos te saludan, yo prefiero dejarte un beso, espero que no te moleste!

    ResponderEliminar
  5. Tio Hermann, siempre excelente y cercano, en prosa o en verso.
    Aunque la poesía seguramente pierde
    con la traducción. Pero me encanta. Un abrazo Antonio.

    ResponderEliminar
  6. No, Maite, sigo siendo el mismo. Lo de 'lobo solitario' es para siempre, pero también un lobo de esos puede tener amigos...

    Que esta noche sea especialmente feliz para tí. No porque sea "buena", sino porque la hagas tuya.

    Un abrazo sin nieve.

    ResponderEliminar
  7. Hola, Caminante Nocturna. Gracias por tu visita a este cuaderno oscuro cuajado de lunas.

    Los versos que has leído no son míos, sino del maestro Hermann Hesse (está la firma abajo).

    Que te mejores, y felices fiestas.

    Un berso (beso-verso).

    ResponderEliminar
  8. Así es, amigo Terry.
    El 'tío' Hermann se sentía lobo estepario, y éste lejano sobrino suyo se vio reflejado en ese gran espejo de la noche, que es donde halló la música que le animó a seguir caminando. Para mí, la noche es nada menos que la puerta que encontré abierta.

    Un saludo grande como un abeto.

    ResponderEliminar
  9. Gargola, ¿cómo habría de molestarme un beso tuyo? Imposible.

    Me alegro mucho de que te hayas recreado en estas páginas. Las escribí para eso, para que seres especiales como tú vinieran por aquí alguna noche a pasear.

    Un beso azul.

    ResponderEliminar
  10. Hola, Cristal.
    Qué pena no saber 'tedesco' para traducir los versos de Hesse desde el original.
    Yo, como mucho, me atrevería con una versión libre, pero no estaría ni de lejos a la altura. Hace falta un poeta para hacer eso bien; un poeta que domine el alemán, claro.

    Un abrazo de suave cristal de nieve, para la amiga que tiene que volver a Suiza y visitar cierta aldea de montaña...

    ResponderEliminar
  11. No recuerdo los poemas de Hesse,
    los lei ayer...
    hoy los he entendido un poco mejor, el primero es difícil decir algo, nunca he sentido esa necesidad de irme de "casa", no en el sentido que lo dice Hesse, mis miedos son distintos..., el tercero me va más porque habla de los propios dominios,
    de Hesse, creo que solo lei El lobo estepario,
    pero me ha gustado leerlos.
    buenas noches, la Buenanu... ya ha pasado, ya solo nos queda por atravesar la...ena.

    ResponderEliminar
  12. Jajaja! No, Alfaro, lo que nos falta es la navi..., bueno, y demás fie....

    Como decía Cristal, la traducción deja mucho que desear, pero por lo menos se entiende algo.

    Si te gustó El Lobo Estepario, creo que hay muchos otros libros de Hesse que también te gustarían. Por ejemplo, Narciso y Goldmundo.

    Un saludo na..deño

    ResponderEliminar
  13. Muy buenos,me encantó el caminando en sueños,y despertar en la noche.

    salu2,Antonio.

    ResponderEliminar
  14. Siempre es un placer leer a Herman Hesse, conservo muchos libros suyos, devoraba uno tras otro cuando lo descubrí de jovencita, hoy día me sigue encandilando igualmente, hay escritos por donde no pasa el tiempo, se reciclan a cada momento por lo implícito de sus pensamientos y decires.
    Que bueno leer estos poemas, muchas gracias querido Antonio.

    Besitos

    ResponderEliminar