Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







lunes, 14 de abril de 2014

Esa dama azul e iridiscente...



    Después de recibir el regalo del anterior poema de Ángel González, he estado buscando por ahí y he encontrado muchos otros buenos e íntimos versos de este poeta. Pongo aquí uno de ellos, uno dedicado a la poesía, esa dama azul e iridiscente, que en mi imaginario personal relaciono con el sueño y la magia. 
    En todo estoy de acuerdo con lo que dice el poeta. Únicamente, en mi caso, cambiaría el color del cabello, porque no todos vemos a esa dama de la misma forma... Las alas del sueño tienen un color distinto para cada uno, es distinto el tono de la voz y diferente el brillo de sus ojos. La poesía nos mira y habla a cada uno de un modo personal y único. Pero lo que importa es que ante su voz y su mirada se deshacen las sombras y se enamora el aire... 


Antonio Martín Bardán
(14 de abril, 2014)

... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ...


  A LA POESÍA

Ya se dijeron las cosas más oscuras.
También las más brillantes.
Ya se enlazaron las palabras como
cabellos, seda y oro en una misma trenza
—adorno de tu espalda transparente—.
Ahora,
tan bella como estás,
recién peinada,
quiero tomar de ti lo que más amo.
Quiero tomarte
—aunque soy viejo y pobre—
no el oro ni la seda:
tan sólo el simple, el fresco, el puro
(apasionadamente), el perfumado,
el leve (airadamente), el suave pelo.
Y sacarte a las calles,
despeinada,
ondulando en el viento
—libre, suelto, a su aire—
tu cabello sombrío
como una larga y negra carcajada.


Ángel González



____________________
imágenes: Marc Chagall

2 comentarios:

  1. Alga quisiera ser, alga enredada,
    en lo más suave de tu pantorrilla.
    Soplo de brisa contra tu mejilla.
    Arena leve bajo tu pisada.

    Agua quisiera ser, agua salada
    cuando corres desnuda hacia la orilla.
    Sol recortando en sombra tu sencilla
    silueta virgen de recién bañada.

    Todo quisiera ser, indefinido,
    en torno a ti: paisaje, luz, ambiente,
    gaviota, cielo, nave, vela, viento…

    Caracola que acercas a tu oído,
    para poder reunir, tímidamente,
    con el rumor del mar, mi sentimiento.

    Te respondo con otro poema de él. Le conocí personalmente y era encantador....Un saludín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Malú. Leí ese poema hace muy poco, y me encanta...
      ¡Qué bien que conocieras en persona a don Ángel! Qué bueno, amiga, que en este caminar de la vida lleguemos a tratar con gente un tanto especial, que es capaz de sentir y escribir versos como los que ahora traes aquí. Es, sin duda, un regalo conocer a personas así. Me alegro, Malú.

      Un abrazo, desde la vecina Cantabria.

      Eliminar