Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







jueves, 20 de septiembre de 2012

La historia del Dr. Hans

 
Aquella tarde de otoño, de hace ya doce años, me esperaba una grata sorpresa en casa de mi amigo Pedro... Ascendí lentamente por el estrecho sendero, admirando y disfrutando el sereno paisaje, que aún conservaba mucho de verde, para encontrarme con mi amigo, que entonces vivía en una pequeña casa de madera en lo alto de la colina, rodeado de libros y de plantas. Contento de saber que me esperaba, como otras muchas tardes, una grata velada de buena conversación. Porque Pedro y yo teníamos, y tenemos aún, muchas aficiones en común. Pero aquella tarde no fue habitual, porque mi amigo me obsequió con un inesperado regalo. Resulta que había encontrado, en una de esas librerías de viejo, un extraño diario, y me lo prestó para que lo leyera. El diario estaba originalmente escrito en alemán, pero mi amigo lo había traducido para mí, así que el regalo fue doble. Un diario en el que un tercero, sin nombre registrado, narraba la breve pero fabulosa historia de un tal doctor Hans Schliebel y su asombroso descubrimiento... Así que después de la velada, que transcurrió como siempre entre amistosas discusiones, buen vino, humo de cigarros y algunas viandas, ya con las primeras sombras del anochecer, me volví camino abajo hacia mi casa del valle, con ese diario bien guardado en mi cartera. Estaba deseando leerlo, porque lo que me dijo Pedro sobre su contenido me pareció muy interesante. La verdad es que el camino, aun siendo hermoso, se me hizo largo por primera vez...

(continuará)

Antonio H. Martín

_________________________

imagen: Jeff Clow

6 comentarios:

  1. Hummm, el Sr. Druida nos obsequia con un cuento? Esto, no podría tener mejor pinta de la que tiene. Ya estoy deseando saber más cosas de ese Dr. Hans.

    Esperemos que el próximo capítulo no tarde en llegar.

    De nuevo, abrazos, Sr. Druida Cuentista.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, un cuento, cuya idea imaginé hace ya tiempo. Y es ahora cuando por fin me he decidido a darle fondo y forma.
    Lo que no sé es con qué periodicidad saldrá..., pero saldrá, aunque sea poco a poco.

    ¿Cuentista, yo cuentista? Jejeje.

    Un abrazo, Hada Crystal, y gracias por pasarte.

    ResponderEliminar
  3. Comienza muy bonito tu narración, y promete... pero nos has dejado llenos de enigmas y preguntas: ¿quién sería ese Hans, y qué descubrimiento habrá hecho?
    Si a ti se te hizo largo el camino, imagínate cómo quedamos tus lectores, expectantes. Y con una idea de entrar en un cuento interesante...
    Un beso. Amigo del Árbol Azul

    ResponderEliminar
  4. Hola, amiga Liz.

    Ten en cuenta que el cuento aún no ha empezado, lo que he puesto es tan sólo una breve introducción.
    Espero que pronto puedas saber de qué va la historia del Dr. Hans.

    Un abrazo, Pintora de Sueños

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena, ha sido una gratísima sorpresa encontrarme con su blog! Excelentes letras y gustos.Un saludo de este simple aficionado.! Siga así, es un deleite su blog!

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Sir Henry.

    Me alegra saber que has encontrado aquí cosas de tu gusto.

    Un saludo.

    ResponderEliminar