Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







domingo, 5 de septiembre de 2010

El árbol que baila



Su vida nació en la lejanía,
y aquella tarde, frente a su ventana,
vio al árbol que baila.

¿Sería eso una señal?
Por si acaso, salió afuera y bailó con él...


Antonio HM.

30 comentarios:

  1. Ah.. qué bueno es estar 'atento' a esos instantes.. Y mejor aún, no dejarlos pasar de largo cuando tocan a nuestra ventana..

    Todo baila... al eco de la sinfonía inmortal de las estrellas...

    besos miles amigo..

    ResponderEliminar
  2. Es un árbol tan hermoso q dan ganas de bailar con él.

    Besicos.

    ResponderEliminar
  3. Es verdad que bailan. Y lloran y ríen, y cantan y hablan. Crecen al sol y vierten su sombra; respiran luz y exhalan oxígeno; reposan erectos y duermen entablillados. Nunca muere quien primero fue árbol y luego madera. Baila, árbol; baila, madera.

    Un abrazo!!
    Chuff!!

    ResponderEliminar
  4. Los he visto bailar, cantar y silbar y llorar...
    y yo como muchas veces me siento árbol los imito excepto en el canto.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. La imagen que has dejado es preciosa.
    Tenemos aqui un tejo(texu) milenario que si le he abrazado...y entre su olor y tu magestualidad, trasmite sensaciones.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Mágico, como bailar con el árbol danzarín

    ResponderEliminar
  7. Al ocaso, cielo y tierra, mar y barro, unen sus danzantes labios. Y germina desde el albo, otoño del meridiano.

    Saludínes amigo mío.

    ResponderEliminar
  8. Antonio:

    Cuentan por ahí que muchas veces nuestro destino ya está tejido de antemano...
    Pero sin duda nosotros podemos ayudarlo un poquito, con nuestra disposición abierta a lo mejor posible, que fue lo que hiciste tú al ir a bailar con el Sr. Árnbol.

    Te felicito, Colaborador de las Hadas del Destino

    ResponderEliminar
  9. Sí, maga Isis, todo baila, pero sólo lo vemos cuando somos conscientes de ello.
    Ese es el momento que no hay que dejar pasar de largo, como bien dices, y este lobo estepario no lo hizo. Así que me agarré a él y bailé... Momentos así son como una barca que pasa rauda y cuando los vemos hay que danzar con ellos.
    Son como especiales brillos de la energía, que, no sé bien por qué, a veces nos sonríen. Y, por supuesto son un tesoro inapreciable.
    Don Juan Matus solía denominarlos como "el centímetro cúbico de suerte". Y aunque él daba a entender que en la vida de cada ser humano sólo existía una sola vez, yo creo que me enganché desde el principio a ello. Por eso, de vez en cuando, veo a algún árbol bailar.

    Besos, amiga maga Isis.

    ResponderEliminar
  10. Sara, baila con él. Te gustará, porque es una danza alegre y llena de vida.

    Saludos (con besicos).

    ResponderEliminar
  11. Por cierto, Sara:
    No suelo entrar a tu blog de "Elixir para olvidar", porque siempre me obliga a instalar no sé qué de Windows... Sólo por eso.

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Cierto, Zen, los árboles hacen todo eso que dices, porque se parecen a los humanos en muchas cosas. Y me aventuro a decir que son mejores que muchos de nosotros, aunque decir eso no es nada original, me parece.

    Un abrazo, y gracias por volver.

    ResponderEliminar
  13. Hola, Alfaro.
    En ti no me extraña nada eso, porque los poetas teneis una sensibilidad especial.

    Suelo observar, sentir, que en cualquier ciudad una calle sin árboles no tiene el alma de una que sí los tiene.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Hola, Malú.

    Me ha gustado tu nueva palabra de "magestualidad"...
    La palabra correcta sería "majestuosidad", y la tuya puede deberse a un error de tipeo, al escribir deprisa. Pero... me gusta pensar que la has escrito a propósito, porque "magestualidad" evoca una mezcla entre magia y gestos, y de eso precisamente están llenos los amigos árboles.

    Besos, Malú, y un saludo a vuestro texu.

    ResponderEliminar
  15. Eso es, Demian, es algo mágico, y la magia es lo que más me importa de esta vida.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Ay, amiga Eli...

    El ocaso es para mí, y para todos los que sois como yo, la puerta de los sueños y de la vida.
    Nací de noche, cerca del alba, pero mi espíritu se despertó cayendo la tarde, mientras miraba extasiado mi primer ocaso, cuando el sol luce sus más lujosos colores y pinta las nubes de oro, de ámbares y rosas. Y luego... la fiesta de la luna y las estrellas.

    Un abrazo, amiga poeta.

    ResponderEliminar
  17. Liz, mi querida pintora de sueños:

    No puedo saber si nuestro destino está tejido de antemano, no soy brujo, pero sí te digo que si veo a un árbol bailar... he de bailar con él.
    Si eso significa colaborar con las Hadas del Destino, pues... ¡qué bien! ¡Ojalá mandaran las hadas en el mundo!

    Un abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  18. http://almademartoctdh.blogspot.com/2010/01/blog-post.html?showComment=1264132699912#c7989679692305186386

    saludos

    ResponderEliminar
  19. "el bien y el mal

    dos mundos en perfecta diferenciación

    la luz y la oscuridad

    angel y demonio

    soñamos con un cielo azul

    y tambien con uno gris

    con un mar de fuego

    ahogando las penas

    aún vivas y jamas pasadas

    oasis incapaces de esconder el desierto

    con un mar tan inmenso

    como para seguir llorando

    quien equilibra

    quien hace la neutralidad de lo permitido

    haciendolo prohibido

    él, solo, él

    la ambigüedad de la existencia."

    (Demian Haller)
    ....................

    Gracias, Demian, por estos versos.
    Ya imaginaba que estabas al tanto de esta dualidad, pero es que... la vida, la auténtica vida está llena de una complejidad asombrosa, que nada tiene que ver con la educación que hemos recibido.
    Por eso "romper el cascarón" es romper el mundo, y dejar que el aire libre de la vida entre y nos inunde los pulmones y el corazón. Y entonces, y sólo entonces seremos hombres completos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  20. Demian:

    Abraxas es nuestro dios, o más bien el único dios que está en la verdad de la existencia. Todos los otros dioses, o la mayoría, están locos y quieren llevarnos hacia su locura.
    Yo no soy de dioses, sólo escucho lo que me dice mi corazón. Pero Abraxas me cae simpático, jeje.

    De nuevo saludos, te deseo que te vaya de lo mejor.

    ResponderEliminar
  21. Profundamente Hermoso...

    Si "ves" La Danza...es porque Tu estas Danzando!

    Un abrazo

    Mauro

    ResponderEliminar
  22. Así es, Mauro.

    Sólo se ve lo que enlaza con uno mismo. Y para eso hace falta una predisposición, que imagino está en la naturaleza de cada uno.
    Somos todos tan parecidos, pero al mismo tiempo tan diferentes...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. ¡AJAJÁ! Le pillé Sr. Druida!
    Así que somos todos tan parecidos vaya, vaya, vaya...
    Esto pasa a los anales de nuestras viejas controversias! ¡que lo sepa vd.
    Y yo si que me voy bailando hoy. ¡Hala! hasta más ver...
    RAYUUUUU!:
    Chicas malas 1- Sr. Druida 0. jajajaja!

    ResponderEliminar
  24. Pues sí, amiga Cristal, somos todos muy parecidos, pero añado que también muy diferentes.
    Cada ser humano, aunque se parezca a su prójimo, es un pequeño mundo aparte. De eso doy fe.
    Y los más diferentes somos nosotros, los lobos esteparios.
    Muchas cosas nos unen a los demás, pero son muchas más las que nos separan de la gran mayoría.

    Y esto no es un partido de fútbol, nunca lo fue y nunca lo será.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Opiniones haylas para todos los gustos, amigo. Y esa es la tuya y distinta de esa la mía...

    Y creo además, que por más que muchos se crean singulares, es justo al revés de lo que dices y que son muchas más las cosas que nos igualan que las que nos diferencian, aunque en un acto de legítima pero vana presunción se quiera creer otra cosa.

    Y en otro orden de cosas, sea o no... esto, un partido que podría ser de algo más que fútbol (hay más deportes...) le hacía a vd. con más ferplay Sr. Druida.

    Ese resultado, pretendía ser tan solo, una sencilla y cariñosa broma.
    ¿Abrazos?

    ResponderEliminar
  26. ¡Abrazos!, por supuesto, amiga hada.
    No entro en controversias, ¿para qué?

    Un saludo del druida loco.

    ResponderEliminar
  27. Habría que preguntarse, si ese árbol es en realidad Piktor. Aunque, en verdad, -yo creo- todos lo son. Esa danza contemplativa, llena de calma, fuerza y dignidad.

    Saludos, Antonio.

    ResponderEliminar
  28. Hola, Conde, se te echaba de menos.
    Sí, ese árbol, cuya imagen saqué del blog de Brujita (la hacedora de haikus), recuerda mucho a Piktor.
    Pero, como dices, todos los árboles tienen una danza secreta en su interior, al igual que nosotros, o algunos de nosotros. Lo bueno es saber bailar con ellos.

    Un abrazo, amigo Conde.

    ResponderEliminar
  29. yo bailo a diario con los árboles! es más, hasta ayer lo hacía con una magnolia!

    qué parecidos somos unos cuántos por aquí...

    CRISTAAAAAAAAAALLLLLLLL!!!!
    Chicas Malas:2- Sr. Druida:0

    besos,, Antonio*

    ResponderEliminar
  30. Hola, Rayuela.

    Chicas malas: 2 - Sr. Druida: 0

    Vale, lo encajo, he perdido, pero el partido era amistoso, jeje.
    Me encanta saber que bailas con los árboles. Eso es un signo de identidad, y una actitud.

    Besos, amiga Silvia.

    ResponderEliminar