Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







lunes, 2 de marzo de 2009

Al esfuerzo personal


Cuando uno es niño todos los regalos le parecen maravillosos, y le provoca una amplia sonrisa y un gran placer recibirlos. Por lo general, suelen ser precisamente esos juguetes que andaba pidiendo durante mucho tiempo y que vienen a colmar sus deseos. Luego viene la adolescencia, y los regalos se transforman, extrañamente, en esos objetos incomprensibles, desligados de toda emoción, que los mayores llaman "útiles": que si una muda, que si unos zapatos, unos pantalones, etc. Y uno se queda entonces, al recibirlos, con una cara rara, como diciendo... ¿qué es esto, una broma? ¿Me estais engañando, verdad? ¿Dónde están los regalos?
Y, bueno, después viene la juventud, esa época "difícil" en la que ya empieza a tomar forma una personalidad propia, con gustos personales, selectivos, que elige ciertas cosas y rechaza otras. Y aquí la cosa se complica aún más.
En mi caso, no recibí en ese tiempo muchos regalos, pero la mayoría eran una mezcla de utilidades y rotundos fracasos que me dejaban mal sabor de boca. Perfumes, corbatas, calcetines y demás formaban parte del primer grupo, y el segundo se componía de discos y libros, procedentes de compañeros que creían conocer mis gustos... En total, una ruina.
Pero, afortunadamente, siempre había por ahí algún buen amigo que sí me conocía de verdad, y sabía lo que para mí era valioso. Este amigo no le daba nunca mucha importancia a su regalo, no me lo entregaba con aspavientos y grandes felicitaciones, sólo lo dejaba sobre la mesa, bien envuelto, y esperaba en silencio a que yo lo descubriera... En ese mágico momento, al desenvolver el paquete, mi curiosidad se encontraba con la alegría, con la íntima satisfacción de que el amigo había dado en el centro de la diana, lo que significaba que había estado atento a mis deseos, que me conocía y me apreciaba, o sea, que efectivamente era mi amigo. Solía ser un simple libro, pero no sólo eso, era "el" libro. Ese que justamente había estado buscando, u otro que tenía que ver con mis sentires de entonces.

Todo esto viene a que, una vez más, se me ha concedido un premio. Y quiero expresar que lo tomo en ese sentido, como el regalo de un amigo. Observo que esto de los premios está muy movido últimamente, y no sé en el fondo cuál es la razón. Pero eso no me importa, lo que me importa es cómo lo tomo, cómo lo recibo... Como ese buen libro que andaba buscando.

El premio en cuestión lleva el pomposo nombre de "Premio al esfuerzo personal", y lo he recibido de manos del amigo llamado El Lobo, desde su blog homónimo (http://miramiminimundo.blogspot.com). He visto que él lo ha repartido entre otros diez amigos, así que no pienso ser menos. Y ésta es mi lista:

1- We Create the Time, de Gárgola.
2- Cosas que escapan a la razón, de Le8al.
3- Desbordándome, de Oderfla.
4- El Silencio del Violín, de Salut.
5- Mil Orillas, de Lena Yau.
6- Marian Ramentol, de Marian Raméntol.
7- Déjà Vu, de Malvada Bruja del Norte.
8- Bagajes, de Raquel T.
9- Confesiones de una mente peligrosa, de Eliana Gimena Digiovani.
10- Nunca estuve en Fanzara, de Daniel Damián (Conde de Galzerán).

La verdad es que no soy nadie para repartir premios, incluso siento algo de vergüenza al hacerlo. Porque algunos de los que he puesto en la lista son mucho más veteranos e imagino que ya pasan de premios, y más de que se los otorgue un "nuevo" como yo. Pero, bueno, no tiene mayor importancia; sólo quiere ser el regalo de un amigo a sus amigos. Pueden recogerlo o no, repartirlo o no. Los premios son como la lluvia: hay quien usa paraguas y quien la recibe con una sonrisa.

Un abrazo para los premiados, y para los otros, que también lo son, aunque ahora no figure su nombre.

46 comentarios:

  1. Enhorabuena por tu regalo, Antonio, me alegro mucho por ti.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena por el regalo, quiero decir por el premio,
    y enhorabuena tod@s aquell@s a quienes se lo has pasado.

    ResponderEliminar
  3. Creo Antonio, que por la dedicacion a tus lectores y asistencias a otros nuevos, bien que mereces un premio el de la amistad.

    Saludos amigo.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por ese premio, mi querido Antonio, en cuanto pueda lo subo al blog.

    Un beso!!
    MArian

    ResponderEliminar
  5. Felicidades de nuevo Antonio! Ya sabes lo que dicen: "Año de nieves, año de bienes", tu has sido uno de los que más postales navideñas nos has dejado este año, lógico es pues, que te "nieven" los premios.

    Y gracias por otorgármelo, por el gesto y por pensar que lo merezco.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Malú.
    Como decía, esto de los premios es como la lluvia, y yo siempre recibo a ésta con una sonrisa.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Alfaro, gracias, pero te confieso que estoy cansado. He estado toda la mañana con este tema, cuando mi intención era muy otra: leeros a vosotros (sobre todo, un tema de la amiga Cristal que lleva mi nombre), y terminar de escribir una cosita que tengo pendiente desde hace tiempo, pero...
    En fin, todo sea para bien.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Terry, pero ese ya me lo dieron. Y no me refiero sólo al galardón, sino a vuestra presencia en este cuadernillo nocturno. Vosotros sois el premio.
    En cuanto a lo de las "asistencias"... sólo espero que tenga algún eco positivo. De momento parece que no. Ya veremos.

    Un abrazo, amigo Don Terry.

    Pd.- Ya he visto que hay novedades en tu bitácora. Esta noche me paso.

    ResponderEliminar
  9. Gracias a ti, Marian, por aceptarlo. Yo creía que estaba metiendo un poco la pata...
    Al fin y al cabo, eres escritora profesional y yo un simple bloguero. Pero, bueno, has sabido recoger el detalle, y eso te hace... eso te convierte en Lady Marian.

    Una abraçada.

    Pd.- De veras que me dejaste impresionado con tu poema. Tienes letras bien afiladas. Seguro que el señor ese del ático se va a enterar.

    ResponderEliminar
  10. Por supuesto que lo mereces, amiga Bruja, pero... ¿lo pondrás?
    Bueno, es igual, cada uno decora a su gusto.

    Un beso kármico (?)

    Pd.- Aún no me has contado lo del "debate entre amigas".

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias, Antonio, eres muy amable al haber pensado en mí. De verdad que no merezco tanta atención. Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Querido Antonio,

    Gracias por tu gesto y tus palabras. Me encantan los diamantes, sobre todo por su valor simbólico. Es una piedra utilizada para diversos fines desde los más prosaicos hasta los más nobles, está presente en muchas culturas y en inúmeros rituales. Me siento honrada con tu regalo como también me siento feliz por tus palabras de afecto y aliento. Tengo la fortuna de contar, en mi ‘Tiempo’ con visitantes de lujo a los que algunas veces no puedo retribuir su comentario, aunque les lea y les aprecie.
    El premio Antonio, lo guardaré en un lugar seguro e imborrable: el fondo de mi corazón. Si no lo cuelgo al blog, no es por desprecio o por ir de sobrada, simplemente porque desde que empecé este espacio, tenía unas premisas: no seguir a nadie públicamente (que sí lo hago anónimamente) ni colgar o distribuir premios. Simplemente por creer que la estructura de los premios en general, ni siempre o casi nunca es justa. Este diamante Antonio, lo acepto emocionada por venir de ti, con todas los buenos destellos y vibraciones que trae.

    Un abrazo muy fuerte y agradecido.

    ResponderEliminar
  13. Estimado tocayo: enhorabuena por ese premio; siempre, como todos, un acicate para seguir en la brecha con afán de mejora y superación.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Me emocionas ya doblemente, amigo Antonio, y, por ello, te estoy también doblemente agradecida. Muchas, muchísimas gracias por un premio que comparto contigo y con todos, porque el esfuerzo es siempre algo tan loable como necesario en y para todo el mundo.
    A estas altura de un día algo antipático como es el lunes este regalo tuyo me animan semana y nuevo mes recién estrenado, querido amigo Antonio, y me hará ilusión ponerlo en la "estantería" por la razón por la que siempre lo hago: no quizás porque sea yo quien los merezca, sino porque me gusta que, quienes los entregan con cariño, estén en los anaqueles de una "casa" que así, se agrande. Gracias, con cariño inmenso y humildad mayor.
    Abrazos de enhorabuena por tu premio y por ser como eres...

    ResponderEliminar
  15. Felicidades,maestro!

    Un gran beso!

    ResponderEliminar
  16. Pues vaya para ti otro abrazo de felicitación, Antonio!
    Tu Cuaderno se ve cada vez más engalanado con tantos Premios, y me da mucho gusto.
    Un beso admirado, de una de tus amigas que te aprecia mucho.
    Liz

    ResponderEliminar
  17. Antonio: Lo primero quiero felicitarte. No sólo por el premio sino por la forma tan original de presnetárnoslo. Me has hecho recordar la alegría de abrir un regalo, de recibirlo, de esperarlo, de agradecerlo. También la desilusión, pero éso fue en una de esas épocas que describes de las que ya no me acuerdo. Ahora me hacen ilusión todos. Hasta los que no me gustan... Y bueno, que éste del esfuerzo personal suena muy bien y creo que realmente te lo mereces. Y si alguien lo duda que lea tus destellos en la noche. Leí tu respuesta y la respuesta a la respuesta de Cristal y me hubiera encantado divagar con vosotros, pero he de conformarme por el momento con leeros y llenarme de unas y otras ideas. Mi tiempo últimamente no me da para mucha reflexión. Quizá sea la señal para frenar en seco y meditar seriamente. Sólo quería que supieras que te sigo aunque a veces no alcance a compartir.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Pues aunque he leído poco tu blog, creo que lo mereces. Felicidades!

    ResponderEliminar
  19. Muchas gracias Antonio!!!!
    Acabo de llegar del trabajo y zas! un premio! Un premio? y ahora que?nunca he recibido uno,lo normal es regalarlo? es qe no tengo ni idea de como va...¿?
    De todas maneras,muchas gracias,aunque ya te dije que el mejor regalo ya me lo hicistes un día 12,cuando aparecistes por mi rinconcito! Besos Antonio ;)

    ResponderEliminar
  20. Buenas! Gracias por haberte interesado en mi blog y por el cumplido... es cierto, muchos nos creen la generacion perdida =/
    No me gusta que nos veamos incluidos todos en la misma bolsa.Eso si, queda en uno empezar por hacer algo que sea de buen criterio, siempre para mejorar ;)

    Y veo que has sido premiado!! Eso lleva mucho mérito. Es la manera de saber que nos agrada leerte.
    Por eso voy a seguir explorando por aquí. Siempre hay algo nuevo que encontrar :P

    Que su día esté muy bonito, y detengase a mirar la luna que estas noches se viste linda. bah! al menos eso se ve desde acá. jaja

    Saludo!
    magui

    ResponderEliminar
  21. Antonio:

    Muchísimas gracias por compartir el premio conmigo, eres realmente generoso y amable al hacerlo.

    Sigue escribiendo, todos necesitamos leerte y saber que estás ahí.

    Salut

    ResponderEliminar
  22. Abrazos Antonio, celebro tu premio ¡venga un tequila!

    ResponderEliminar
  23. ohhhhhh

    Mil Gracias, Caminante!

    Me emociona mucho que hayas pensado en Mil Orillas!

    Me sonrojo un poco...

    (ji)

    Besos, bibliotecudo!

    ResponderEliminar
  24. Felicidades, Antonio. Últimamente te están lloviendo los premios, merecidísimos, seguro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Felicidades por este premio que te mereces de sobra y más.

    Me encanta como lo recibes, con esa alegría que hace que los regalos sean algo mágico y bello.

    Tú eres un regalo, Antonio.

    Besos enormessss

    ResponderEliminar
  26. Aunque parece que pocas son las miradas que nos observan, creo más bien que muchas son las voces silentes que se hacen eco. Creo que la vida te ha regalado a diario un merecedor premio, Y es el de regalarte la sensibilidad con la cual te manifiestas.
    Podemos no estar en los estantes de una librería, pero somos ese libro palpitante que se ojea una y otra vez, con aprecio. Nos ofrendamos, sin más que la agradable sensación de ver que nos leen. Somos ese puente humano que se alza para decir que aún existe SENSIBILIDAD HUMANA. FELICIDADES POR TU NOMINACION .
    Desde mis rincones. Desde Venezuela. Un sicero abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Bueno Antonio, ante todo, felicidades por el premio. Y sin duda, felicidades para mi también, por contar con un amigo cibernético como tu. Yo tampoco, creo mucho en esto de premiarse de siete en siete o de diez en diez, y más cuando me admito como un ser más disipado que esforzado; me basta con el obsequio de ser bien recibido en vuestros blogs y en que de vez en cuando, echéis una ojeada en lo que hago en el mío. Saberse existente en las mentes de alguien que no conoces, pero que está ahí, en la pantalla, ya es muy gratificante. De todas formas, acepto la medalla y por supuesto será una satisfacción hacer constar que tú me las otorgado. Ya sé que no eres un “mago de Oriente”, pero me complace que sigas siendo mi amigo, el lobo estepario.

    Un abrazo y enhorabuenas para todos los demás.

    ResponderEliminar
  28. Antonio, de nuevo por aquí leyendo tus antiguas entradas (aunque no te he dejado comentarios, porque la cosa está "caldeada"...)
    Sobre la discusión entre amigas (virtuales), decirte que me hizo volver al texto de Nietzsche, y al comentario que te dejé, un par de veces...y al final estábamos de acuerdo, creo que a veces el miedo a no extenderte hace que tal vez las cosas no queden del todo claras...pero no te cuento más, mejor lo dejo ahí.

    Respecto al premio, lo colgaré y haré una entrada como he hecho siempre... pero ya sabes que sólo actualizo una vez a la semana. No doy a basto! Mientras tanto, voy dándole vueltas a las palabras en mi cabecita...

    ResponderEliminar
  29. De nada, Oder.
    En lo de la atención no estoy de acuerdo, porque si así fuera no hubiese pensado en ti.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  30. Respeto tus premisas, Gárgola.
    Además, el lugar que has elegido para guardar el 'diamante' es el mejor, o sea que gracias a ti por el detalle.

    Un abrazo, amiga creadora.

    ResponderEliminar
  31. Pues sí, Antonio, eso es lo que representa para mí: un acicate y un apoyo.
    Así que seguiremos en la brecha.

    Saludos, poeta.

    ResponderEliminar
  32. Raquel, si este premio te ha provocado una sonrisa en un día "antipático", ya ha cumplido su cometido.
    Y si además lo guardas de recuerdo, pues mejor. Lo bueno es que te guste.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Gracias, Silvia.
    Pero te repito que yo de "maestro" nada, sólo aprendiz y alumno, y del montón.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Liz, lo que engalana mi cuaderno sois vosotros, no los premios.

    Un gran beso.

    Por cierto, ¿llegan los besos hasta el lejano México?

    ResponderEliminar
  35. Hola, Media Luna.

    Pues cuando tengas tiempo, tanto Cristal como yo estaremos encantados de que entres en la conversación. Una voz amiga más sería bien recibida. Al final, puede que aprendamos algo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  36. Hola, Soportándome.
    Es la primera vez que te veo por aquí. Gracias por tu visita y tus palabras.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  37. Me alegro de que haya sido para ti una grata sorpresa, Leal.
    Lo de repartirlo no es obligatorio, claro, pero está en tu mano el hacerlo si así lo deseas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  38. Magunchi, gracias por tus palabras, pero siento decirte que me parece que te equivocas.
    No te conozco y nunca he dicho nada de "la generación perdida". Me acordaría.
    Creo que me confundes con otro.

    De todas formas, gracias por tu visita.
    Lo de mirar la luna lo hago todas las noches, es mi amiga.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  39. Muchas gracias a ti, Salut, por tan directas y amables palabras.

    Seguiré escribiendo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  40. Gracias, Juan.

    Pues sí me vendría bien ahora un tequilita, porque esta noche en Madrid hace mucho frío.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  41. De nada, Lena.

    Ya te dije que seguramente ya tendrías ese diamante, y otros muchos, pero como no los muestras...

    Un abrazo.

    Pd.- ¿Bibliotecudo, yo? La última vez que estuve en una biblioteca no usaba gafas, jeje.

    ResponderEliminar
  42. Gracias, Bel.

    Ya dije que esto es como la lluvia, y a mí me gusta la lluvia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  43. Si tú lo dices, Luisa, pues seré "un regalo".
    Y a mí ¿cuando me reparten?

    Un gran beso, amiga.

    ResponderEliminar
  44. Gracias, María.

    Sensibilidad, esa es la llave para abrir tantas puertas cerradas y oscuras.

    Un abrazo hasta Venezuela.

    ResponderEliminar
  45. Hola, Daniel, "amigo cibernético".

    Gracias por aceptar la medallita. Aquí estaremos, mientras podamos, al otro lado de la pantalla, gozando de tus buenas letras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  46. Hola, Bruja.
    Me dejas igual con lo del "debate", pero bueno, ya no te pregunto.
    Me pasaré para ver dónde has colgado el diamantito.

    Un saludo nocturno.

    ResponderEliminar