Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AMB







viernes, 22 de abril de 2011

El monte de los sueños



Era una mañana aparentemente normal. El cielo estaba claro, casi sin nubes, y los sonidos que se oían eran los de siempre, el murmullo como lejano de un pueblo tranquilo. Había dormido bien, de un tirón, sin esas sombras que últimamente le asaltaban en medio de la noche obligándole a pasear por la casa vacía, como buscando un hilo de luz en su conciencia. Se sentía descansado y con fuerzas para empezar el nuevo día. Pero al mirarse en el espejo del cuarto de baño, notó que en su rostro había un gesto extraño.
Vio algo en su mirada que decía: "Ya todo está hecho. Tú estás hecho. Sabes lo que hiciste en el pasado, en los años ruidosos y en los serenos, cuando creías en ti y cuando no, cuando sentías la voz de la vida y cuando no sentías nada. Muchos caminos has andado, los rutinarios, que devoran el tiempo, y los diferentes, esos que llamabas mágicos, que escapan más allá del tiempo y traspasan la línea del horizonte. Todo eso está guardado en tu memoria, todo eso lo sabes. Y tienes también una idea muy concreta de lo que harás mañana y pasado mañana. Lo sabes. Porque ya todo está hecho. Tú estás hecho..."
Reconoció a la sombra, por lo que decía y por cómo lo decía. Ésta se apartó, pero siguió allí, mirándole desde el fondo del espejo.

-No te esperaba esta mañana, sombra.
-Yo siempre estoy a tu lado.
-Ya, pero no siempre te veo y hoy creía que era uno de esos días en que puedo olvidarme de ti.
La sombra esbozó una sonrisa maliciosa.
-Eres un inconsciente si crees eso. Formo parte de ti y siempre estaré contigo, me veas o no, me recuerdes o no.
-Bien, de acuerdo, eres mi sombra, no podemos separarnos, pero quizá pueda conquistarte...
-¿Conquistarme?
-Sí. Acabas de decir que todo está hecho, que yo estoy hecho, y que mi vida futura no será sino una repetición del pasado. ¿No suena esto absurdo?
-Lo es. Pero es que así es tu vida, así eres tú: absurdo. Por eso sabes que no harás nada distinto de lo que ya has hecho.
-Yo no sé eso que dices.
-¡Ja!
-Mira, sombra, más de una vez te he ahuyentado con un golpe de luz, y volveré a hacerlo.
-Haz como gustes. Lo único que consigues con eso es que me esconda, no que me vaya. Yo siempre andaré cerca.
-De acuerdo, tienes razón. Pero escucha: ¿ves ese monte de ahí enfrente, ese que se recorta contra el cielo del amanecer?
-Sí, lo veo, ¿y qué?
-Ese es el monte de los sueños...
-Ya estás fantaseando.
-No, vieja enemiga, ese monte es real y en él habitan los sueños. No me preguntes cómo lo sé, pero lo sé.
-Bueno, ¿y qué pasa con eso?
-Pues que pienso subir allí uno de estos días.
-¿Al monte de los sueños?
-Sí, y sé que cuando llegue arriba encontraré el secreto.
-¿El secreto? ¿Qué secreto?
-El secreto de cómo borrarte.

Dicho esto, hubo una ondulación como de agua en la imagen del espejo, y la sombra desapareció. Volvería, o quizá no, pero esto le dio un respiro y supo que por fin ese día iba a ser tranquilo, tal vez diferente... Sí, no tenía por qué esperar más: empezaría hoy mismo el camino hacia el monte de los sueños...



Antonio H. Martín



The Mountain from Terje Sorgjerd on Vimeo.


_________________________

- vídeo: Terje Sorgjerd
- música: Ludovico Einaudi
- foto: Ahm

10 comentarios:

  1. Hola, amigos.
    Os aconsejo que mireis el vídeo en pantalla completa. Es digno de verse.

    Pronto contestaré todos los anteriores comentarios. No lo he hecho antes por falta de tiempo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué belleza de entrada! En verdad que me ha gustado mucho tu corto relato.Te felicito.
    ¡¡¡Yo quiero subir también a esa montaña!!!!!
    El video y la música son preciosos.
    Muchísimas gracias.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Pues no sé, si muy a tu pesar o no... veo que tu vieja amiga, te ha seguido hasta tu nuevo hogar. Es posible que para que no la echases de menos... o quizás es que hay determinados estados de ánimo que terminan por hacer hábito... sobre todo, por que cuesta renunciar a nuestras propias creaciones, aunque no nos favorezcan.

    Pero discrepo de la afirmación de la Sombra, de que ya todo está hecho. Nunca, nada ni nadie está "hecho" amigo. Al menos, no del todo. La vida si algo es... es cambio permanente. Lo que hoy es luz mañana es oscuridad y viceversa, la diferencia está solo en nuestra posición o en la cambiante mirada. Sólo eso prevalece. Hasta las sombras están sujetas a esa ley universal del cambio perpetuo.

    Y también lo están a la Luz, dependen de ella para existir. Al fin y al cabo en ultimísima instancia, según la Física, es lo que somos, "polvo de estrellas reflejando la luz del Universo", lo que lleva implícita de forma inexcusable a tu persistente enemiga. Por eso, no me preocuparía gran cosa de ella, y aunque sea necesaria para distinguir la Luz de lo que no lo es, seguro que tal como vino se irá. Así que, sean estos los que sean, disfruta de la Luz de tus sueños, amigo.

    Te lo deseo.

    ResponderEliminar
  4. Por cierto, el vídeo es una maravilla, tal como prometías.
    Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  5. Ciao Antonio,
    bellissimo racconto, mi ha molto colpita perché mi ha fatto pensare che l'ombra di cui parli somiglia molto ai pensieri neri che mi accompagnano a volte nel cammino.
    Come l'ombra del tuo racconto mi seguono, e non riesco a liberarmene. Mi piace l'immagine del monte da raggiungere e su cui lasciare l'ombra..su cui lasciare il mio buio personale...salire..per raggiungere la luce e liberarsi dell'ombra.
    Splendido il video...perfetto compagno delle tue parole.
    Un sorriso
    Red

    ResponderEliminar
  6. LLegué a este blog por casualidad.
    Gracias por compartir tanta belleza,...un saludos.

    ResponderEliminar
  7. Realmente me emocionan tus palabras.

    Y el video es realmente espléndido.

    (Antonio, soy yo, "butterflieswithout..." que he cambiado de blog.) Un besito

    ResponderEliminar
  8. Me parece quen en este escrito es la sombra un enemigo... o, quizas no? Quizas la sombra es el amigo que impulsa a la montana de los suenos? Quizas llega al despertar porque la sombra despierta hacia esa meta de los suenos? El total quizas contiene la dualidad.....

    (disculpe que mi puntuacion no este correcta, escribo desde Los Angeles, California, y no se como cambiar las puntuaciones en mi computadora)

    ResponderEliminar
  9. Hola, amigos.

    Susana, Crystal, Red, Jovita, Butter y Love2write...

    Por motivos de falta de tiempo no contesté vuestros comentarios cuando debía. Pero os he leído con atención y os los agradezco.

    Un abrazo a todos. Especialmente a... ¡Todos!

    :)

    ResponderEliminar
  10. Posdata:

    Por cierto, aún no he subido al Monte de los Sueños, sigue siendo un viaje pendiente. Pero ya lo haré, lo tengo muy cerca, y, como dije, os contaré lo que vea...

    Saludos.

    (Crystal, así que "somos polvo de estrellas reflejando la luz del Universo"... Pues, debe haber estrellas muy feas por esos espacios siderales... jeje)

    ResponderEliminar