Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







sábado, 9 de octubre de 2010

En mi mundo


("Pintora en su Mundo", por Liz Hentschel.)


Este cuadro de la amiga Liz me hace recordar muy buenos momentos... De la época de cuando uno paseaba por el campo, a la orilla del río, con un libro en las manos, y a veces con un cuaderno y unos lápices de colores. La sensación entonces era la de estar en "mi mundo", una sensación inapreciable que me hacía sentir algo diferente, como si el mundo y yo estuviéramos de acuerdo en todo. Era un sentimiento de armonía lo que me embargaba.
Es muy bueno recordar estas cosas. Ahora no es así, no de igual manera, pero me alegra que aquello aún siga vivo dentro de mí.
Las muchas sombras que me ha deparado la experiencia no han podido borrar el entusiasmo de entonces.


Antonio H. M.


________________________________

- "Pintora en su Mundo", por Liz Hentschel
- "Árboles enamorados", por Antonio H. Martín

40 comentarios:

  1. No pierdas esa sensación, o estarás muerto en vida.

    ResponderEliminar
  2. yo ya tomé mi libro, iré a sentarme a leer bajo esos dos árboles.


    besos,Antonio*

    ResponderEliminar
  3. Hola Antonio querido. Tu pintura es una grata sorpresa. Y confírma la visión de Liz. Arriba, el atril y la silla forman una unidad que la luna mejicana torna en lirio y en el inferior, la luna tiene las piernas de quien su alma le ofrenda. Un fuerte abrazo lobo de luz.

    ResponderEliminar
  4. Oh, Antonio!
    Qué linda sorpresa, venir de puntillas a tu Cuaderno, por ver si has publicado algo nuevo, ¡y encontrar esta imagen!
    Un cuadro que pinté alguna vez en que, como tú, me sentí una con mi entorno: con las aves, las flores y el césped; con la brisa y las mariposas, con mis pinceles y colores...
    Gracias, Maestro de las Evocaciones, por elegir este Tema para ilustrar tu agradable y linda Entrada.
    Un beso desde mi jardín multicolor.

    ResponderEliminar
  5. Todo cambia, incluso los recuerdos. Cuando tenemos la capacidad de mantener vivos en nuestro interior los momentos de armonía y común - unión con el 'todo' seguimos sintiendo ese entusiasmo primigenio, que es lo que nos hace seguir a pesar de las sombras de la experiencia.
    Un gusto verte por aquí y volver a dejar mi huella en tu Cuaderno.

    besos

    ResponderEliminar
  6. Yo creo que ese mundo aún existe, pero le hemos dado la espalda...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. No, Kimberly, no pienso perderla. Ya conozco la otra sensación negativa, la de estar muerto en vida, y no me gustó nada. Así que hay que agarrarse a los buenos recuerdos e intentar, en la medida de lo posible, revivirlos. Si no, la vida no merece la pena.

    Un saludo, mariposa de alas ocultas.

    ResponderEliminar
  8. ¿Me dirás qué libro es ese, Rayu?
    La verdad es que a los árboles les gusta que alguien se siente a leer junto a ellos. Y no hay mejor sitio para leer un buen libro que recostados en su tronco y teniendo a sus ramas y hojas como cielo.

    Besos, amiga Silvia.

    ResponderEliminar
  9. "La luna tiene las piernas de quien su alma le ofrenda".
    Me gusta esa frase tuya, Eli.
    ¡Gracias!
    Quizá parezca presuntuoso el colocar una acuarelita mía, de hace muchos años, cerca de un cuadro de Liz, nuestra querida pintora de sueños, pero la puse porque pertenece a esa época en concreto, cuando paseaba por la orilla del río.

    Un abrazo, poeta Elisabeth.

    ResponderEliminar
  10. Ya ves, amiga Liz, me encantó ese cuadro tuyo y no pude evitar ponerlo, aún sin pedirte permiso.
    La sensación que respira tu pintura es exactamente esa: la de la unidad con el entorno.
    ¡Si hasta la hierba parece abrazarte!

    Un beso, maga del pincel.

    ResponderEliminar
  11. Hola, Gárgola.
    Hay quien dice que nací cierto día del mes de Junio de hace equis años, pero yo sé que no es así. Nací justo en el momento en que percibí esa armonía y sentí el consiguiente entusiasmo. Esa alegría primigenia fue mi marca de nacimiento, todo lo demás es secundario.
    Gracias por tu amable huella.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Sí, Luis Antonio, existe, ya lo creo que existe. Lo que ocurre es que este mundo llamado "real" se empeña en decirnos lo contrario. No es que le demos la espalda, es que el mundo nos empuja en otra dirección.
    Pero yo soy un rebelde y un obstinado, así que nunca van a poder conmigo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Resistir es ganar, amigo. Mantener los recuerdos es básico para nuestra salud emocional y muchas veces es lo único que nos salva de esa pendiente tan fácil de bajar. Me alegra ver que mantienes los tuyos.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. El cuadro me ha parecido bellísimo y es de los que me gustaría colgar en alguna de las paredes de mi casa.

    Evoca una sensación de plenitud, de estar realizando una actividad que te llena por completo y te proporciona un placer inmenso porque se nutre de ti mismo, de volcar en un lienzo, como lo hace un escritor sobre un papel, todo lo que llevas dentro.

    Un abrazo grande, Antonio.

    ResponderEliminar
  15. Sí, amiga Cristalook, resistir es lo que marca la diferencia.
    O te mantienes en el borde, por muy difícil que sea eso, o te dejas engullir por el mundo, y en ese caso desapareces.
    Mantener los recuerdos, los buenos recuerdos, es revivirlos, y ello nos ayuda a recordarnos a nosotros mismos, a saber quienes somos.
    Efectivamente, la cuesta, la pendiente es demasiado fácil de bajar, pero este lobo estepario madrileño está fuertemente asido a la rama de sus recuerdos.

    Un abrazo (mientras me como una fresa).

    ResponderEliminar
  16. Hola, Cristal.
    Eso es precisamente lo que sentía Liz al pintarlo, y lo ha dicho aquí.
    Hay que buscar esos momentos, esos tiempos mágicos que nos llenan de vida. El pintor con su lienzo, el escritor con su cuaderno, el músico con su violín o su piano y el caminante con su caminar...
    No conozco forma mejor de vivir.

    Un abrazo, Cristal.

    ResponderEliminar
  17. Está visto que tanto con una pluma como con un pincel en las manos, nos transmites tu mundo de una forma hermosa!

    Un saludo naturficial (ya ves, yo sigo en mi mundo, jajajaj)

    ResponderEliminar
  18. Gracias, Mercedes.

    Tú sigue en tu mundo, es el mejor de los sitios, sin duda alguna.

    Un saludo naturficial también para ti.

    ResponderEliminar
  19. una amalgama que transmite serenidad, algo tan precioso y necesario.. muy buena elección!

    ResponderEliminar
  20. Un espacio lleno de magia bajo la sombre de un árbol que nos demuestra la existencia de las emociones.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Así es, Sila, en momentos como ese se encuentra armonía y serenidad, porque todo parece estar en su sitio justo, incluso uno mismo. Nada sobra y nada falta. El mundo está completo, y el caminante siente que ha elegido bien su camino.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  22. Efectivamente, Saltar del tren, como bien dices, es un espacio lleno de magia, y también un tiempo sin tiempo, del que uno no quisiera salir nunca, porque en él se hallan las mejores emociones.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Perdona, María Eugenia, hace un momento no recordaba tu nombre, por eso puse el de tu avatar.

    Otro abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Buenas noches, colega de año.
    Lo del "amor libre" pues sí, yo matizaría aún más: si de verdad es amor, es libre, por definición. Y no me refiero solo al de pareja.
    Voy a darme otro garbeo por tu blog.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  25. Tu "acuarelita" no es tal...es un conjunto de sensaciones y emociones bien expresadas. Los colores son hermosamente cálidos y el título lo decide todo.
    Que vivan los buenos recuerdos!!!(los malos no cuentan porque serían obsesiones).
    Un abrazo y gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  26. ¿Por qué será que llega un momento en que el mundo 'irrumpe' en nuestro mundo????

    Ah.. esa armonía, entonces, es reemplazada con frecuentes sentimientos de... incertidumbre y división, como lo que le pasaba al pobre Emil Sinclair... No sé pero tu texto me ha recordado su interesante historia ;)

    El cuadro de nuestra maravillosa amiga pintora de sueños me ha recordado a mí que uno pinta su propio mundo... Siempre lo está pintando, o sea, creando...

    Me voy muy, muy pensativa amigo Antonio.... ;)

    Recibe un abrazo inmeeeenso ;) desde mi mundo al tuyo ;)

    ResponderEliminar
  27. Entre las sombras, el destello nos alumbra. Sigámoslo.
    Me alegra que así sea, besos besos

    ResponderEliminar
  28. Nada puede borrar el entusiasmo por muchas sombras que nos depare la vida.
    me gustan los árboles y más los enamorados.
    Besos.

    ResponderEliminar
  29. En primer lugar gracias por tu visita.
    Y gracias por tu entrada es sincera y abierta, vemos unaparte más de ti, descubriendo que cerca de los ríos pueden pasear personas como tú.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Hola, Adu.
    Es así como lo veo, tal y como dices: el amor, o es libre o no es amor.
    Cualquier otra cosa que se llame "amor" y no tenga esa característica se denomina "egoísmo", "posesión" y de otras maneras, pero nada que ver con el auténtico amor.
    Amar es desear la felicidad y el crecimiento de quien sea, sin pedir nada a cambio. El amor es desprendido. Esto nos cuesta a muchos, nos resulta muy difícil, pero así es el verdadero amor: desprendido y libre.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Pd.: Sí, así es, Adu, somos "colegas de año", jeje.

    Un abrazo más (ambos libres).

    ResponderEliminar
  32. Pues muchas gracias, Vico.
    Sólo eran pequeños ocios de juventud. Pero recuerdo que me lo pasaba muy bien pintando, y cuando lo hacía tenía la sensación de que estaba "recreando" alguna parcela de mis sueños.
    Sí, lo que vale son los buenos recuerdos; tener malos recuerdos es tener traumas, obsesiones, como bien apuntas. Así que mejor tirarlos a la basura. Y si eso no es posible, por la causa que sea, entonces habilitemos un cajón especial en nuestra memoria para ellos, y cerrémosla con llave.

    Un abrazo, Vico, si no te visito más a menudo es por falta de tiempo.

    ResponderEliminar
  33. "¿Por qué será que llega un momento en que el mundo 'irrumpe' en nuestro mundo?"

    De eso precisamente trata mi siguiente entrada, amiga Isis.
    Al mencionar a Emil Sinclair, he recordado la frase que introducía su libro:

    "Quería tan sólo intentar vivir lo que tendía a brotar espontáneamente de mí. ¿Por qué había de serme tan difícil?"

    En fin, amiga, la vida es un campo inmenso de experiencias y posibilidades, donde uno encuentra amarguras y alegrías, luces y sombras. Lo importante es que estamos en él y que poseemos cierto poder para elegir lo que estimamos como mejor. ¿No crees?

    Nuestra querida amiga Liz eligió pintar sus sueños, y ahora es toda una buena artista que nos hace vibrar con sus cuadros.

    Un abrazo, amiga maga.

    ResponderEliminar
  34. Sí, Virgi.
    Tengo precisamente una entrada titulada así: "destellos en la noche", dedicada a la amiga Cristalook.
    Es mi forma favorita de encontrar tesoros. La noche, para seres como yo, es la mejor fuente de riqueza.

    Besos.

    ResponderEliminar
  35. ¡Sí, Mária!

    Nuestro entusiasmo es para siempre, y aunque nos vayan muy mal las cosas, siempre podremos cerrar los ojos y sentir ese tesoro que nos enamoró hace tiempo.

    Besos, amiga.

    ResponderEliminar
  36. Pues sí, Lola, así es, cerca de los ríos pasean personas como yo, y los que son de otra manera y caminan por allí no están paseando. Sólo van de un sitio a otro, sin detenerse a mirar y sin disfrutar del entorno.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  37. Muy bonito lo que has escrito. Melancolía de tiempos pasados. Hacia tiempo que no pasaba por tu blog ya que ando atareada con mis pinturas. Espero mas adelante tener mas tiempo para comentarios. Veo que sigues en tu lines. Saludos cariñosos. Victoria.

    ResponderEliminar
  38. Ay, Victoria, eso nos pasa a muchos: no tenemos casi tiempo, ni para leer ni para escribir.
    Pero lo bueno en tu caso es que es porque estás pintando.

    Sí, sigo en mi línea, porque no sé ni quiero hacer otra cosa.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  39. pintura de Liz la conocía y me encanta. Tu pintura no la conocía y me encantó, "Árboles enamorados" ojalá me inspiren una poesía para ofrecértela. Un abrazo, gracias por tu visita y por recordarme. Magda

    ResponderEliminar
  40. Muchas gracias, Magda.
    Lo de Liz es una pintura de verdad, lo mío sólo es un dibujito de juventud, jeje.
    Pero recuerdo que, hace muchos años, vi a dos árboles que estaban cercanos, en un camino junto a un río (eran perales, creo) y según pasaron los meses entrelazaron sus ramas como si estuvieran enamorados. La verdad es que fue una visión muy grata.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar