Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







martes, 19 de julio de 2011

Besos...



Besos, perdidos en las galerías del ayer... Besos que en su momento brillaron como soles y quemaron las sombras, y de los que sólo queda hoy su silueta sobre el asfalto de una calle vacía...
Besos que enamoraron el aire...
Besos que unieron mundos, en un cerrar de ojos que hechizaba el espacio y el tiempo...

Todo era besar, sólo besar, y el mundo se conjuntaba, se hacía uno. Nada tiraba de ningún lado. Todo estaba unido. Esa es la magia del beso. Pero...
Los besos son sólo flores del instante, que en seguida son ahogados por el torbellino de todo lo que no es beso. El mundo, con sus reglas, con sus cadenas, se encarga de romper el hechizo del beso... Coloca a cada figura en su lugar correspondiente, dicta las normas, dirige la música, mata al beso...
Como un viento frío, como una nube de sombras, que asfixia cualquier destello...

Queda el recuerdo, pálido reflejo de aquello que fue, como una gota de lluvia que se niega a secarse... Queda... un hueco en el corazón, un pozo sombrío que nada, nada puede llenar...


Anselmo había leído aquella mañana una entrevista en un periódico. Un tal doctor Antoni Bolinches, psicólogo y sexólogo, decía cosas como estas: lo mejor es una pareja no convivencial, con una convivencia parcial, de sólo fines de semana, sobre todo si hay hijos adolescentes de por medio... La convivencia es lo que erosiona a la pareja. Citando a un tal A. Carr, decía que "El amor nace de nada... y muere de todo". Y añadía: "El amor es una flor que nace en el campo, pero debe cultivarse en jardín".
Se quedó perplejo ante esa entrevista, de la que sólo una frase le pareció rescatable: "la pareja estable favorece el amor, pero estropea el sexo."
Después tiró el periódico a la basura, seguro de que lo que decía el señor Bolinches no iba con él, no con su situación personal. Porque lo que él deseaba, por encima de todo, era esa convivencia, ese tesoro que el mundo le negaba. Estaba claro que el señor Bolinches no está enamorado, y puede ver su relación de pareja desde un punto de vista racional...
Ay, pero el enamorado ve las cosas de otro modo, muy distinto... El enamorado sólo quiere respirar si ella está a su lado. No sólo los fines de semana, sino todos los días. El enamorado bebe la vida a través de los besos, y cada momento junto a la pareja amada es para él lo mejor, el mayor de los tesoros.
Sin los besos, sin las miradas a corta distancia, sin los abrazos, sin las caricias... el enamorado se apaga...

A veces la vida hace buenos regalos, pero uno no suele adivinar nunca que cada regalo tiene su parte de sombra...


Antonio H. M.


16 comentarios:

  1. Anselmo tiene razón..el amor es de cercanía, de contacto, de momentos fuertes y de los alegres, de todos aquellos que por una u otra razón terminan en un abrazo y un beso..
    Saludos..

    ResponderEliminar
  2. Así lo veo yo también, Mirella.
    Gracias por tu visita.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Dígale a Anselmo que yo también leí la entrevista, que estoy de acuerdo en que si no te ves cada día, te "coges" con más ganas, idolatras, te idolatran...pero mueres por dormir todas las noches y levantarte junto a la persona amada.

    Muaks!

    ResponderEliminar
  4. Vale, Malvada, se lo diré a Anselmo de tu parte.
    Y... totalmente de acuerdo contigo, amiga. La distancia tiene esas cosas, acentúa el deseo del encuentro, y la persona amada parece más bella desde la lejanía, pero... ¡qué leches! ¡Lo que uno quiere es estar muy cerca! ¡Máxima distancia: dos centímetros!
    Lo otro quizás quede bien en una novela romántica, pero ¡esto es la vida! Y cada minuto es algo precioso, que huye veloz...
    Así que hay que aprovecharlo todo lo que se pueda, y más.

    Si el Werther de Goethe hubiera podido disfrutar de otra situación con su amada Carlotte, no se hubiese pegado un tiro. Y si el Hiperión de Hölderlin hubiese tenido más cerca a su amada Diótima, no se habría hundido en el pozo de la locura.

    Besos, amiga, siempre besos, y no metidos en una carta, en un mail o en un chat, sino de boca a boca, y tiro porque me toca. Labio contra labio. Besos tiernos, rabiosos, apasionados, según sople el aire del momento. Besos, ay, que conjugan, como ninguna otra cosa, la magia de amar, que es el tesoro de la vida.

    Un abrazo, bruja.

    ResponderEliminar
  5. siento miedo de la noche,aunque se que esta hecha para amar....


    "...Benditas aguas que me recuerdan tu amor
    por mi,
    tu hijo/a cubano
    naufrágo...
    perdido..."

    ResponderEliminar
  6. Pues creo que no deberías sentir ese miedo, Jayja, porque la noche, como dices, está hecha para amar, y en ella hay tesoros ocultos.
    La luz del día es demasiado intensa, y no deja ver los destellos.
    A mí son esos destellos lo que más me importa, porque veo en ellos el signo de la magia, del misterio de vivir.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Ciao Antonio,
    è sempre un piacere, per gli occhi il cuore e la mente, tornare qui e leggere i tuoi scritti.

    Contatto: indispensabile perchè tutto abbia inizio....perchè tutto viva. Riflettevo però sul fatto che la distanza..quando non è definitiva, o peggio ancora mentale, è molto importante per sperimentare e perfezionare il contatto con la persona amata....così, una volta di nuovo faccia a faccia, può compiersi l'unione più completa fra due esseri umani: baciare le labbra amate, pensando di baciare le labbra amate.
    Amare per me è armonia di corpo e pensiero...solo la perdita di contatto fisico può insegnare a " sentire" il contatto mentale. Nel ricongiungersi, poi, si trova l'unione perfetta, l'armonia..... e la serenità che viene dall'amare con tutto il proprio essere.

    Grazie perchè mi fai pensare....e cercare.

    Un abbraccio fortissimo
    Red

    ResponderEliminar
  8. Cuanta razòn lleva tu entrada hoy..
    La cercanìa es la base fundamental para que el amor sobreviva. Y el enamorad@ no muera.
    Es hermoso, sentir la tibieza de esa piel que esta al lado tuyo, esa mirada, esa caricia, ese susurro al oìdo, y la calidez de ese beso que dice tanto.

    Te deseo un hermoso fin de semana lleno de...Besos... :XD

    ResponderEliminar
  9. Polémico asunto el que nos plantea hoy el señor Anselmo.
    Supongo que no se puede generalizar: hay casos en que el anhelo de vivir juntos es muy grande, llegando a abarcarlo todo. Es entonces cuando se hace el Gran Compromiso de vivir juntos, si es posible, para toda la vida. Fue así como me sucedió de joven, cuando me casé con el que sería el padre de mis hijos... Y vivimos felices muchos años, muchos. Y la magia un día se terminó, haciendo imposible la convivencia. Nos encerramos en un torbellino, nos ahogamos en los problemas cotidianos y hubimos de se´pararnos para sobrevivir.

    He conocido ahora a otro hombre,y nos queremos mucho. Ambos provenimos de relaciones rotas y, por otra parte, amamos nuestras respectivas soledades. Nos vemos cada vez que podemos, convivimos felizmente unos días (a veces hasta una semana), para luego volver cada quien a su casa, su espacio, su ritmo. Estamos muy cerca, conectados por teléfono cada día, pero la distancia hace que nos echemos de menos y nos veamos con más ganas cuando se da el encuentro. La situación me parece, hoy por hoy, inmejorable.

    El caso es que todo depende del momento y la situación. Si Werther llegó al suicidio, fue por la falta de respuesta de su amada, y no por no vivir con ella.
    Hay que respirar independientemente, cada quien a su aire, para que el reencuentro esté pleno de expectativas y deseos. Los besos, lejos de enfriarse, se hacen más deseables.
    Bueno, eso es lo que pienso hoy; pero no me cierro a otras posibilidades, si la relación sigue floreciendo y demanda más compromiso en un futuro.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Se puede estar muy lejos y sentir la proximidad de la persona amada como me sucedió hace tiempo, o , estar muy cerca y sentir lejanía, como me sucede en la actualidad. Entonces por estar lejos y ahora por estar cerca, de una forma u otra, encuentro esa distancia que me desvía de los besos, los abrazos,de esa magia de la que hablamos... ¿será que es mi destino, la distancia en todas sus dimensiones? me pregunto...

    ResponderEliminar
  11. Hola, amiga Red.

    De acuerdo en que la distancia es a veces necesaria para mejorar la relación, porque la distancia es buena para todo. Me gustaría que vieras a este respecto la última entrada de mi amiga Liz, la pintora de sueños, en su blog Umbrales (que puedes encontrar en mi lista de blogs), porque habla precisamente de este tema.
    Pero esta distancia no puede ser definitiva, claro, ni demasiado larga, porque el amor se nutre de la cercanía, de la presencia, del contacto. Al fin y al cabo, somos humanos... Y no me estoy refiriendo al tema sexual, sino a todo. Los besos no son sólo besos, sino mucho más...

    Un abrazo, Red, y gracias por volver a pasarte por este rincón nocturno.

    Antonio HM.

    ResponderEliminar
  12. Así lo veo, Amanecer.

    Lo que ocurre es que hay ocasiones en que esa cercanía, por equis circunstancias, no es posible. Y entonces uno ha de aprender a esperar...
    Por supuesto que es hermoso el sentir esa tibieza, esa caricia, esa mirada... Y no sólo hermoso, ¡es necesario!
    Pero si no puede ser, pues hay que saber esperar el momento.

    Lo que no admito es eso de la conveniencia de una "pareja no convivencial" porque eso es mejor para la relación, etc. Eso, sinceramente, me parece una solemne tontería. Si alguien no quiere estar con otro alguien todo el tiempo es porque no hay el suficiente sentimiento para que sea así, porque la tensión del amor es débil, y porque una relación continuada no le parece soportable.
    Pero..., otra cosa muy distinta es que ese distanciamiento venga obligado por una determinada circunstancia. Entonces la cosa cambia...
    No se trata de no querer, sino de no poder.

    En fin, amiga, que el mundo es complejo, y no siempre las cosas son como quisiéramos.
    Yo, desde luego, me adhiero a los besos. Siempre que eso sea posible. Porque los besos son el lazo más brillante y el puente más corto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Gracias por tu magnífico comentario, amiga Liz.
    Está claro que cada caso es un mundo aparte, y que cada uno vive la vida según le toca, y según sabe y puede.
    Respirar cada uno independientemente, a su aire, es, por supuesto, necesario y vital. Pero una pareja estable no tiene por qué dificultar eso. Toda relación es, o debe ser, un concierto de instrumentos diferentes, en el de lo que se trata es de intentar una armonía, de crear una música. Eso puede funcionar o no, pero la única forma de saberlo es intentándolo.
    A ti te va bien ahora con esa forma de relación distante y esporádica. Pero para otros quizá no sea así, porque lo sienten de otra manera. Cada caso, como digo, es un mundo aparte.

    Te agradezco, repito, tu sincero comentario, el cual daré a leer al bueno de Anselmo, a ver si es capaz de mirar las cosas de otra manera... Es cabezota, pero no tonto, así que puede que entienda.

    Un fuerte abrazo, Liz.

    ResponderEliminar
  14. De acuerdo, Sila, es así. La distancia es un sentimiento, y podemos estar cerca de alguien al que encontramos lejano o sentir la cercanía de alguien que está a muchos kilómetros.
    Pero de lo que aquí se habla es de estar cerca, si ello es posible, de la persona amada. Y de que eso es preferible a cualquier distancia.

    A tu pregunta de si tu destino es la distancia, no puedo contestar, claro. Aunque me permito opinar que lo que ocurre es que en tu vida no han concurrido las circunstancias necesarias, favorables, para que eso vaya bien. Algo que, por otra parte, sucede a menudo.
    Pero... la vida es muy cambiante, amiga.

    Saludos, Sila.

    ResponderEliminar
  15. Qué buen post y qué polémica ha desatado! Me alegré de llegar hasta aqui, tu "Cuaderno nocturno " es bellísimo ( ya lo sabes).
    El tema que ha surgido da para muchos puntos de vista diferentes.
    Aparecen palabras como convivencia, compromiso, estable, etc...
    Yo me centraría más en "el beso" que es una manifestación exquisita del amor( en cualquiera de sus formas).Con esto digo que cada ser humano siente o percibe situaciones idénticas de distinta manera. Para algunos la convivencia mata, porque necesitan sus espacios de libertades que no saben dárselos compartiendo el mismo techo, en cambio para otros la convivencia nutre,hace más fuerte una relacion... todo depende..esto amigos está en nuestro interior, nadie puede darnos lecciones.
    Eso, si, lo que nadie puede negar amigo, es que tu post a movilizado a un debate interesante y además es muy bello. Me sigo quedando sencillamente con "el beso".(lo que representa jejejje me lo reservo en el alma)Saluditos!

    ResponderEliminar
  16. Sí, Eli, la convivencia es un tema muy personal. Somos seres complicados por naturaleza, pero yo soy de los que creen que es posible convivir sin invadir los espacios. Estoy convencido de que, cuando se da esa magia llamada amor, la música, la buena música es posible.
    Yo, por supuesto, también me quedo con el beso.

    Saludos, amiga.

    ResponderEliminar