Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







martes, 16 de junio de 2015

Poetizar




    Casi siempre se ha dicho (muchas veces desde la más absoluta vulgaridad), que el poeta miente... Que sus menciones a vientos, lunas y estrellas, a músicas etéreas y amores sin sombra, no tienen ninguna relación con la realidad. Desde la "filosofía" de la calle, el poeta es un personaje embustero e inútil, que sólo sabe hablar de nubes viajeras y de pájaros que no existen, de flores extrañas y luces que hablan en la penumbra... De seres y cosas que anidan sólo entre las fiebres de su mente fantasiosa. Se suele pensar que el poeta es un ser compuesto de anhelos, enamorado de campos imposibles de encontrar. Un ser perdido en la madeja de sus sueños, un imaginador. Una especie de loco... ¿Qué pinta el poeta en medio de la cruda realidad, que consiste únicamente en encontrar comida y refugio?
    Pero no creo, como Nietzsche, que la belleza sea un invento humano. Sino, más bien, que es algo que existe sólo para el que sabe mirar y, en consecuencia, ver. Por eso, a pesar de esa filosofía popular, prefiero apuntarme a lo de poetizar, porque con ello tengo la sensación de que estoy descubriendo el mundo... Da igual que se trate de un valle, de una playa, de una montaña o de una calle cualquiera lo que estoy mirando. Si poetizo, lograré ver en ello la belleza que contiene. No estoy creando el mundo, no me invento nada. Sólo lo estoy descubriendo... Es como levantar un poco el velo de Isis, como traspasar esa tupida cortina que todo lo cubre y que convierte al mundo en esa galería estúpida y absurda que podemos ver todos los días en los periódicos. Es como conseguir abrir esa ventana que siempre estaba cerrada...  
    Para mí, el poeta, según lo entiendo, es aquel que prefiere mirar al mundo desde su corazón, descubriendo así que había luces ocultas y brillos inesperados tras la aparente opacidad, tras la mugre acumulada de los años. Tesoros secretos, sepultados entre las sombras. También él necesita comida y refugio, pero su mejor alimento y su mejor hogar están en esa oblícua mirada que le descubre que detrás de la vulgaridad hay un mundo diferente.
    La vida es una bruja azul y escarlata, que a veces se deja besar...


Antonio Martín
(16 de junio, 2015)

6 comentarios:

  1. Concuerdo contigo, Antonio.
    El poeta, lejos de "fantasear" en mundos inexistentes, lo que hace es VER la realidad más allá de las apariencias acostumbradas. Con su mirada novedosa y pura, nos transmite a los demáss mortales esa visión prístina que sabe relacionar todo con todo: una hoja con una nube, con un sentimiento, con la eternidad y la vida. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga Liz, tu comentario me recuerda al don Juan, de los libros de Castaneda, que decía que los poetas no son brujos, pero, sorprendentemente, se acercan mucho a la visión de la magia.
      De hecho, lo que más me gustó de los libros de Castaneda no fue lo espectacular y sus explicaciones de lo misterioso, sino cierto fondo de poesía... Sobre todo en el libro titulado "Viaje a Ixtlán".
      Y lo de la "visión prístina" me recuerda mucho al Inconsciente Universal de Jung.
      El poeta "fantasea", sí, pero muchas veces al hacerlo está bebiendo, inconscientemente, en fuentes antiguas que se acercan mucho a la auténtica realidad. Ese es el tema.

      Un beso.

      Eliminar
  2. Poetizar exige sensibilidad, buen gusto y aprendizaje. Nunca es tarde para aprender y mirar las cosas desde otras perspectivas ajenas a las convencionales.

    Un abrazo, Antonio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Luis Antonio.
      Por supuesto, la base del poetizar está en la sensibilidad; de otro modo sería imposible. Y sí, en efecto, nunca es tarde. Imagino que en el fondo de cualquier ser humano existe esa capacidad.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Un gran abrazo desde acá, Antonio querido.
    Que pases un cumpleaños bonito y lo celebres con gente linda.
    ¡Y muchos años felices más!!!

    Que con la nueva estación, que hoy se inicia, se abra para ti un horizonte luminoso
    y pleno de alegrías.

    Tu amiga

    Liz

    Y, claro, estoy súper de acuerdo con tus conceptos del poetizar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amiga Liz.
      Lo de celebrarlo con gente linda no es, en mi caso, nada fácil... Pero sí pasé un buen día, en buena y serena soledad.

      ¿Sabes? Mi mejor regalo es que me dediqué a poetizar, y me salió bien.

      Un gran abrazo, pintora de sueños.

      Eliminar