Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







domingo, 3 de marzo de 2013

La soledad del sol



   A veces me quedo mirando fijamente al sol, en los momentos en que eso puede hacerse, y me da por pensar en qué sola está nuestra estrella particular.
  Bien es cierto que ante ella, él, existen miríadas de otras estrellas, pero nunca podrá salir con ninguna a conversar y pasear, o cenar en una amplia y acogedora terraza bajo la luz de la luna.
  Me consuela creer, no obstante, que hay algún tipo de comunicación interestelar de la que no tenemos noticia, pero a través de la cual las estrellas pueden relacionarse de alguna forma, a pesar de las larguísimas distancias, de esos vertiginosos años luz que las separan.
  Ojalá sea así, porque imagino que la proximidad de Venus y Mercurio no le sirven de mucho. Y la Tierra le queda algo lejos y además está llena de gente muy rara...
  Ya sé que suena a locura absurda, a tontería, lo que estoy diciendo. Pero es sólo una amable locura.


Antonio H. Martín

(3 de Marzo, 2013)




____________________
música: "Outside, Silence" - Robin Guthrie & Harold Budd
imagen: Sunrise Solstice at Stonehenge (21-Junio-2010)

8 comentarios:

  1. A mí me suena a suspiro, no a tontería...

    De la misma manera que dos almas pueden besarse a la distancia, las estrellas viven en un perpetuo abrazo cósmico. No creo que estén solas. Solo que han aprendido a superar los límites que a la gente 'rara' de este planeta nos convencen de la ilusión de que vivimos separados...

    Hermosa reflexión bañada de dorado resplandor..

    besos miles querido Antonio*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues puede que sea un suspiro, amiga Isis, puede ser... Ocurre que este breve texto, aparentemente absurdo, me vino a la mente durante un paseo, mientras observaba el sol del atardecer y, bueno, me gustó y por eso lo escribí. No estaba muy claro para mí su sentido, pero me dejé guiar por aquello de que el inconsciente siempre sabe lo que dice.
      Ojalá sea como dices, amiga, y las estrellas no estén tan solas como parece.

      Un abrazo, maga.

      Eliminar
  2. No importa la distancia... Nosotros estamos rodeados de gente y sin embargo.. la soledad es inmensa mil veces.. Puede que las estrellas estén menos solas de lo que podemos creer ..

    Un cálido abrazo siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, amiga Aris, digamos pues que la distancia es un concepto subjetivo. Por supuesto que puede uno estar rodeado de mucha gente y sentirse solo, muy solo. Es lo que intento expresar con lo de la inútil cercanía de Venus y Mercurio con respecto al Sol.
      Y vuelvo a decir que ojalá las estrellas no tengan esos problemas humanos y haya entre ellas un puente relacional que desconocemos.

      Un abrazo en la distancia.

      Eliminar
  3. Una amable locura, que tiene mucho de metáfora, y a la que cada lector, puede darle el sentido que más le convenga a su estado de ánimo.Por otra parte, uno puede besar materialmente... y estar lejísimos o hacerlo en la distancia y estar muy cerca.
    Cosas de la gente rara...

    Aquí te dejo un abrazo 'cercano' Antuán dlF &dlL&P

    ResponderEliminar
  4. Sí, eso es lo que es, amiga Crystal: una metáfora. Pero no fui consciente de ello hasta después de escribirla y publicarla aquí. Como digo más arriba, me vino ese pensamiento, incluso algunas de sus frases, me gustó y luego lo escribí. Y después de hacerlo es cuando empecé a sacarle punta y encontrarle sus flecos...
    Entiendo eso que dices de besar de cerca y estar muy lejos y viceversa. Lo entiendo muy bien.

    Gracias por tu abrazo "cercano".
    Besos, amiga hada.

    Antuán dlF

    ResponderEliminar
  5. Sí, creo que alguna comunicación puede ser. Por algo todos somos polvo de estrella.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Eso espero, Malú. Polvo de estrella somos, sí, aunque generalmente no se nos note mucho. Sólo cuando es, como dijo el poeta, polvo enamorado...

    Un abrazo, amiga astur.

    ResponderEliminar