Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







domingo, 10 de febrero de 2013

Lo inseguro



Nos pasamos casi toda la vida buscando la seguridad, y creo que es un camino erróneo. Porque frecuentemente los hechos nos demuestran que esa seguridad es una especie de utopía. Podemos llegar a alcanzarla, al menos aparentemente, en determinados puntos, pero siempre habrá otros puntos que desestabilicen el mapa global. Pareciera como si la vida fuese fundamentalmente insegura. Es decir, lo contrario de lo que buscamos. Por lo tanto, es equivocado esforzarse en ello, más allá de lo obvio.
Es tanto nuestro afán de seguridad (en donde incluyo como faceta a la comodidad), que un simple día de invierno, con viento y lluvia, nos molesta en grado sumo sólo porque interrumpe la forma en que deseamos caminar... Evidentemente, la naturaleza no atiende en absoluto nuestros deseos, sino que sigue sus propias pautas. En consecuencia, buscamos siempre que podemos un sitio tranquilo, cálido y seco, donde poder pasar mejor ese día.
Todo esto es lógico, pero lo malo es cuando lo extendemos a todos los ámbitos, insistiendo en una especie de huida permanente de la realidad, y nos creamos una burbuja personal, tanto mental como físicamente, en la que queremos habitar y de donde no queremos nunca salir. Ahí es donde veo el error, porque la propia vida nos dice a menudo que esa burbuja es ficticia, y nos lo dice con hechos muy concretos, incuestionables y a veces definitivos, que abren fisuras en esa burbuja y hasta en ocasiones llegan a romperla en mil pedazos.
¿Qué ocurre entonces? Pues que nos sentimos defraudados en nuestra búsqueda, inseguros, vulnerables, vacíos e incluso perdidos. Sin saber qué hacer, aparte de intentar volver de alguna forma al lugar anterior o a algún otro similar. Es decir, de recuperar en la medida de lo posible esa seguridad perdida, que antes disfrutábamos y que creíamos inviolable.

Se nos dice que la vida es una lucha constante, que todo es pasajero, transitorio, fugaz... Pero aun así nos seguimos empeñando en buscar asilo y refugio en alguna parte, donde haya paz, seguridad y buen tiempo... No es la senda del guerrero lo que nos atrae. En fin, somos humanos y es normal que reaccionemos así. Pero alguna vez deberíamos pararnos un poco, reflexionar y darnos cuenta de la futilidad de nuestros esfuerzos. Porque es muy posible que lo inseguro sea precisamente el camino a seguir. Eso sí, sólo para aquellos que quieran realmente viajar.

No sé si he expresado bien lo que quería decir. Pero hay que tener en cuenta que esto lo escribo en uno de esos días desapacibles, de viento y lluvia...


Antonio H Martín

____________________
imagen: BIG.com


12 comentarios:

  1. Es tal cual, Antonio!!
    Le tememos tanto al sufrimiento y al esfuerzo de la lucha diaria que buscamos siempre la comodidad...el camino más corto.
    Sin darnos cuenta que la verdadera seguridad esta en nosotros mismos.
    Cariños...

    ResponderEliminar
  2. Así es, Oriana. Pero ten en cuenta que esa burbuja de seguridad que guardamos dentro también puede tener su parte de ficción...
    De todas formas, te entiendo. Hay algún lugar en nuestro interior en donde se encuentra una seguridad auténtica, una que sabe no perderse entre los azares del tiempo y la vida. Y esa es la que de verdad nos interesa.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, sí: hay lugares, actividades o personas que nos inspiran seguridad. Pero es relativo, pues como dices la verdadera seguridad debe provenir de nosotros mismos, no de afuera.
    Pero, por mucho que cultivemos esta aparente "seguridad", es imposible guardar el control de todo. Hemos de reconocer -y cuanto antes, mejor- que este afán de controlar nuestras vidas es ficticio; en cualquier momento puede llegar una circunstancia inesperada, un azar, una broma del destino o cualquier cosa que nos saque de ese supuesto carril seguro, desconcertándonos o haciéndonos sufrir. En estos casos, he visto que es de mucha ayuda la fé en un Ser Superior, pues Él es el Único que realmente tiene conocimieneto y control de todo; nosotros, no.
    Un beso, Amigo, y cuídate de esos fríos, Por acá, en cambio, ya comienza a ponerse muy fuerte el calor. ¡Y eso sí que es tremendo para mí! Jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, amiga Liz.
      Estoy de acuerdo en casi todo lo que dices. Recuerdo ahora una anécdota: estaba Castaneda atándose un zapato mientras subían, él y don Juan, la ladera de una montaña, cuando en ese momento un peñasco pasó rodando a muy pocos metros de Carlos... Y entonces su maestro brujo, su nagual, le dijo algo así: "eso es todo cuanto el ser humano puede hacer, atar bien los cordones de sus zapatos, porque no puede saber si en cualquier momento le va a caer una roca encima y aplastarlo..."
      En cuanto a la fe, te diré que estoy de acuerdo, pero a veces tengo mis dudas sobre si eso no formará también parte de nuestra particular 'burbuja'. Aunque, en cualquier caso, reconozco que tiene un gran valor, dado que, de alguna forma, nos infunde valor ante las situaciones difíciles y nos ayuda a vivir más tranquilamente en la variada y azarosa cotidianidad.
      Me cuido, amiga. Ya encontré casa donde refugiarme del intenso frío. Tú, sin embargo, lo tienes más difícil con el calor. Pero siempre encontrarás alivios. Podrías irte a la playa, por ejemplo...
      Un abrazo, querida pintora de sueños.

      Eliminar
  4. Estoy completamente de acuerdo contigo. La vida nos da sorpresa continuamente. Cuando más tranquilos y seguros nos sentimos puede aparecer algo que nos perturbe, así que, como tú bien dices, todo es pasajero. Pero el ser humano se cree con tanto poder que hasta queremos mandar en la naturaleza. Claro que nos molesta un día frio y lluvioso, pero imaginate, un terremoto, un sunamí. No somos nada cuando la naturaleza se enfada, o nos dice que está ahí. Pensamos que con nuestra inteligencia podemos con todo y somos sumamente pequeñinos.

    Aqui también tenemos mucho frio, lluvia y viento, pero es lo que toca en la epoca que estamos..¿verdad?
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, amiga vecina.
      ¿Así que el río Deva es compartido por astures y cántabros de forma amistosa? Pues me alegra mucho saberlo, porque le tengo cariño a ambos pueblos.
      En cuanto a la insegura seguridad, veo que pensamos igual. Pero no olvides que hablo asimismo de nuestra personal 'burbuja', ese círculo que usamos como refugio ante los avatares de la vida. No ya sólo ante las inclemencias del tiempo, sino ante los detalles cotidianos que consideramos inaceptables. En fin, el tema aun da para mucho, porque tiene su complejidad.

      Sí, estamos en invierno, y éste está siendo duro este año con nuestro querido norte cantábrico. Pero bueno, ya pasará.
      Un abrazo, amiga astur, de este semi-astur metido a semi-cántabro.

      Eliminar
  5. La Vida...segura! que hacer para vivir y no morir en vida mientra lo hacemos...soñar! esa es la respuesta, cuando tus sueños se hayan ido; ya no te quedara nada : La vida pasa y muchos siguen preocupados en banalidades que ni siquiera disfrutan el hecho de estar vivos...una hoja puede ser un milagro... gota un océano, y una mirada; lo infinito

    Slds. Querido Amigo

    PD: todo cambia , nada es seguro, ni siquiera un comentario cuando es revisado .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así lo veo yo también, amigo Demian: los sueños han sido y son para mí el mejor alimento. Sin los sueños, la vida se convierte en un desierto. Pero hay que estar asimismo pendientes de esas otras formas de la vida que no nos gustan y nuestra naturaleza suele rechazar, eso que yo llamo, simplemente, "mundo". Y debemos hacerlo así porque, querámoslo o no, vivimos en ese mundo.
      Sí, una mirada puede 'tocar' a veces lo infinito, y eso es lo que distingue a los buenos soñadores. Pero, recuerda: el infinito lo incluye todo, y así como una gota es un océano, también podemos encontrar sueños ocultos en cualquier humilde esquina...

      Un abrazo, amigo Haller.

      Eliminar
  6. Es cierto, nos sentimos tan inseguros que envolvemos la vida bajo una capa de neopreno para creernos felices.

    A mí me encantan esos días desapacibles, de viento y lluvia..

    Un abrazo, Antonio, estoy encantada de haber encontrado tu blog

    ResponderEliminar
  7. Hols, Mairló.

    Lo de la "capa de neopreno" tiene, por supuesto, su lógica, pero me gustaría que nos diéramos cuenta de que casi siempre es ficticia. Eso nos pondría en una situación visual diferente, mucho más cercana a la realidad, por muy incómodo que eso sea.
    Y, bueno, creo que para algunos resultaría muy interesante cambiar su forma de mirar, para ver cosas nuevas...

    También a mí me gustan esos días, pero sucede que en el norte, durante el invierno, son demasiado constantes. Pero esto no viene a cuento.

    Bienvenida a este cuaderno, Mairló. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Sea porque nos educan para ello o porque nosotros mismos nos las imponemos... todos, acostumbramos a marcarnos metas vitales, con lo que ello conlleva de segura frustración. Casi nunca la idea o el sueño... va a coincidir con la prosaica realidad que nos envuelve, que nos aprisiona... y que tantas veces, da igual si por incumplimiento o decepción... nos deja ese sabor de pérdida.

    Entre otras, esa es una de las causas de que olvidemos, de que lo único seguro es que hoy estamos y quizás mañana o de aquí a una hora o minutos... ya no... la vida es sólo camino y la única meta desaparecer en la 'nada' sea lo que sea dicho concepto. Eso, como casi todo, es cuestión de esa mirada personal que mencionas, pero que es distinta según las creencias y o experiencias vividas. Escogidas o no. Y el único asilo, somos nosotros mismos y nuestra fuerza para sostenernos.

    De larga conversación, la cuestión...

    En fin! abrazos, Antuán.

    ResponderEliminar
  9. La vida es sólo camino. Así es, Cristal. Un camino muy azaroso y cambiante, a veces desolador e incluso terrible, y, en cualquier caso, inseguro. Pero asimismo apasionante, alegre, gozoso y muy digno de ser transitado.
    Como bien dices, la llamada "nada", a pesar de ese nombre tan definitivo, no deja de ser un misterio. Sabemos que vamos hacia ella, pero desconocemos de qué se trata en realidad.
    La mirada personal es lo que tenemos, por naturaleza o aprendizaje. El instrumento de que disponemos para tener una noción del mundo y la existencia. Un instrumento, por supuesto, subjetivo, que en ocasiones varía debido a circunstancias externas o a evoluciones o involuciones internas. Siempre, en definitiva, el cambio, el contínuo movimiento, que parece ser la seña de identidad de la misma vida. Y en base a esa mirada forjamos esas metas vitales que mencionas, las cuales, como apuntas, suelen quedar como inalcanzables, por diferentes motivos. Pero, bueno, también nos hemos demostrado que podemos adaptarnos a las limitaciones y somos capaces de cambiar una Atlántida soñada por un simple y tranquilo paseo por el campo, que también contiene su porción de pequeñas maravillas.
    Y sí, de acuerdo, es en nosotros mismos donde reside el auténtico hogar, a salvo -en gran parte- de esa prosaica realidad que nos rodea. Ahí está el único lugar donde podemos encontrar la fuerza que nos sostiene.
    Gracias por tu comentario.

    Un abrazo, amiga.

    ResponderEliminar