Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







sábado, 8 de diciembre de 2012

Lluvia...

 
 
Gris... Todos los días son grises. Lluvia y más lluvia, durante día y noche... El repiqueteo de sus gotas, interminables, incesantes, resuena con fuerza sobre el techo metálico del coche. Casi imposible dormir... El viejo oro del sol yace oculto en el fondo de alguna ignota pirámide...


Antonio H Martín