Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







martes, 30 de octubre de 2012

De sueños y sombras




Releyendo mis escritos, tengo que reconocer que mi lenguaje parece más bien limitado. Siempre estoy mencionando a los sueños y a las sombras...  Aunque también hablo de puentes, de nieblas, de brillos en la oscuridad y de otras cosas, los sueños y las sombras siempre están presentes. Supongo que forma parte indeleble de mi particular bagaje lingüístico, porque son expresiones que vengo usando desde hace ya muchos años. Tiene su sentido, por supuesto, pero creo que debería ampliar más el vocabulario.
Sin embargo, lo que sucede es que me identifico con esas palabras, y las elijo, aun inconscientemente, porque para mí están llenas de un significado muy personal.
Por "sueños" no entiendo sólo los viajes oníricos, sino sobre todo los anhelos, esas visiones plenas de sentimiento que a veces tenemos en medio del camino y que nos dejan entrever la figura de nuestros deseos más íntimos; esas ventanas especiales que se abren inopinadamente ante nuestros ojos y nos prenden la mirada... Y que son, en definitiva, las formas que adopta el horizonte ante nuestro ser, dibujando lo que el corazón quiere vivir, y ante las que llegamos a ver como una danza mágica entre la luna y las estrellas, entre la luz y el agua, como besos entre el vuelo del aire y el color de las nubes... En esos sueños nos parece incluso ver como la imagen de nuestro destino, o así se nos antoja cuando los miramos tocados por una especial emoción, que ninguna otra cosa de este mundo puede proporcionarnos. Se trata de lo más preciado, de lo más querido. Lo cual no quiere decir que sea cierto. Su realidad no está garantizada. Pero es, sin duda alguna, la voz que más fuerte nos llama a lo largo de nuestra vida, y cuando la seguimos es cuando más vivos y auténticos nos sentimos.
Y, en oposición, están las sombras... Las sombras son los puntos oscuros, esas áreas sin luz que nos persiguen en nuestro caminar, que nos atrapan a veces y no nos dejan avanzar en el sentido que deseamos. Forman intrincadas barreras, obstáculos, manchas en nuestra retina, y son capaces de oscurecer nuestra visión hasta el punto de perder el rumbo y abocarnos a un viaje a la deriva del que es muy difícil salir.
Las sombras son la otra cara de la moneda. El viento contrario. Aquello que debemos vencer, o al menos con lo que tenemos que entendernos para poder continuar el camino.
Supongo que hay otras muchas palabras para definir lo que quiero expresar con "sueños" y "sombras", pero para mí éstas son válidas. Así que, a pesar de la leve autocrítica de antes, creo que voy a seguir usándolas. Forman parte de mi lenguaje personal. Y como no soy escritor, no tengo por qué perder el tiempo buscando sinónimos, porque esas palabras tienen para mis oídos y mis ojos la sonoridad y la luz justa.

"Reencontrar lo perdido". Así titulé mi anterior escrito, aquí, en el cuaderno. Y me preguntaba esta misma mañana, mientras estaba leyendo nubes, qué es exactamente eso de "lo perdido"... La respuesta vino sola: lo perdido es el sueño, mi sueño. Y después me volvía a preguntar si yo aún, a mis años, tenía algún sueño... También la respuesta vino sola, aunque en esta ocasión tardó algo más en llegar. Y sí, a pesar del laberinto de sombras, mi sueño todavía está vivo, aún sigue conmigo, guardado en un pequeño cofre que tiene incrustada una preciosa gema azul.
Entre la gris hojarasca de las malas horas, de los vacíos, los olvidos y los desencuentros, luce aún esa diminuta flor, frágil pero intensa. Y a veces, sólo a veces, esa brisa fresca y extraña, que me gusta llamar magia, la despierta... Y entonces no hay ruido del mundo que me impida escuchar su música, ni telaraña de sombras que evite que me acerque a ella, lentamente, con suavidad exquisita, para dejar sobre alguno de sus pétalos un inclinado y lúcido beso.


Antonio H. Martín

_________________________
imagen: AHM 

4 comentarios:

  1. No crep que tu vocabulario sea limitado, sino que transmites tus sentimientos y de una manera muy bonita.
    Abre ese cofre. Lo sueños no pueden morir, tienes que abrirlo e intentar vivir esos sueños.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Bueno, Malú, me refería sólo a esos dos términos, que me gustan y no me apetece cambiar.
    En la apertura de ese cofre estamos, amiga.

    Un abrazo, amiga del Norte.

    ResponderEliminar
  3. Great blog from what I've seen already. I'm Cecile from North
    Creake, Grеаt Britain and I wаs ѕo thankful to
    have sеen this blog. By the ωaу,
    I'd really like to get in touch with you. Perhaps we could exchange emails?

    Look at my web site :: notes

    ResponderEliminar
  4. I think this is one of thе moѕt νital
    information foг me. And i'm glad reading your article. But wanna remark on some general things, The website style is ideal, the articles is really excellent : D. Good job, cheers

    Take a look at my web site; payday loans

    ResponderEliminar