Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







viernes, 31 de agosto de 2012

El trueno



Existen tres formas de conmoción: la del cielo,
que es el trueno, la del destino
y finalmente la del corazón.

Si a raíz de la conmoción del destino
se moviliza uno interiormente,
podrá superar sin mayores esfuerzos
los golpes del destino que llegan de afuera.



I Ching

(51. Chen / El trueno)

4 comentarios:

  1. Muy cierto y oportuno.

    Gracias.

    Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  2. Muchas veces el golpe del destino te pilla por sorpresa. Al trueno lo ves venir porque se oscurece el cielo.
    Un saludin, amigo

    ResponderEliminar
  3. Gracias a ti, Fer.
    Movilizarse interiormente creo que es la llave de plata que abre la puerta de una transformación necesaria.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Malú, suele ser así: el destino nos sorprende. Quizá porque hay opciones que descartamos en nuestra imaginación, por ser demasiado incómodas.
    Y si vemos que se oscurece el cielo, presagiando el rayo, no le damos importancia, pensando que estamos a salvo bajo nuestro particular cobijo. Pero... luego viene el trueno, y éste se mete en nuestro tranquilo hogar y hace temblar hasta los cimientos con su rugido.

    Un saludo, amiga astur.

    ResponderEliminar