Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







viernes, 13 de julio de 2012

Visión y realidad



Ver el Universo
en un grano de arena
y el Paraíso en una flor;
sostener el Infinito
en la palma de la mano
y sentir la Eternidad en una hora.



William Blake


Con estos sustanciosos versos de Blake, comienza el conocido escritor Paulo Coelho su artículo de hace unos días en una revista española, de la que luego, abajo, daré información. Y sigue con este comentario:

"Estas pocas líneas pueden sintetizar lo que hoy en día se llama 'la nueva conciencia': la capacidad de entender que todo está interconectado, que los instantes mágicos forman parte de la vida cotidiana y que basta un poco de apertura interior para reconocer que somos capaces de cambiar por completo nuestra realidad, eliminando casi todas las cosas que nos provocan insatisfacción. "

Me pregunto: ¿no es exactamente esto, en diferentes formas, de lo que he estado hablando todos estos años en este humilde cuaderno? Sí, sin duda, pero ocurre que últimamente mis circunstancias personales no apuntan en esa dirección. Porque la magia es exigente con uno mismo, y si uno no hace lo que debe hacer, ésta se aleja y desaparece eso que llamé en su momento "la mirada del sueño". Con lo cual, sólo nos queda la otra mirada, la normal, la del mundo, coincidiendo con que este mundo ahora mismo se deshace en pedazos...
Instantes mágicos, como los nombra Coelho -acertadamente-, los hemos tenido casi todos en algún momento. Pero, ¿qué pasa en su ausencia? ¿Qué sucede cuando miramos un prado, no con la mirada de un poeta o un visionario, sino sólo con la mirada de un labriego? ¿Cuando sentimos que algo importante se nos ha perdido con el paso de los años y el peso de una realidad no deseada?
Deseamos volver a ello, pero no sabemos cómo hacerlo. Coelho dice "que basta un poco de apertura interior", pero... No es nada fácil abrir pesadas puertas de hierro que han sido cerradas por el empuje de un mundo extraño y, a mi juicio, absurdo.

No quiero escribir en un tono pesimista. Me limito a relatar por encima lo que ocurre cuando las circunstancias son adversas, y uno ya no ve como antes veía. Mi amiga Ana, y otros amigos, me dicen que es vital "cambiar de actitud". Y no puedo más que estar de acuerdo con ellos, porque es precisamente lo que siempre he defendido. Pero hoy tengo que reconocer que eso era sencillo hacerlo cuando estaba en el "lado bueno", y no ahora, que me encuentro en el "lado malo".
Imagino que mis amigos se refieren a eso de "la nueva conciencia" y que todo está interconectado. Por supuesto que lo está, y por eso decía antes que la magia es exigente con uno, y que si uno no se comporta adecuadamente, si no es más o menos impecable en sus actos, ésta se aleja.
Pero bueno, tengo que reconocer asimismo algunas cosas. Por ejemplo, que la magia nunca se aleja del todo, y que a veces me vienen buenos recuerdos, incluso de sueños, que me ayudan bastante a sobrevivir. Son retazos de luz que parecen decir: "no todo está perdido"...

Hay varios textos, muy breves, del I Ching, que durante años me han salido una y otra vez en mis consultas personales. Y me gustaría ponerlos aquí:

- 17. Sui / La condescendencia

"Para que las cosas lo sigan a uno, uno debe primero seguir a las cosas con rectitud."

- 18. Ku / El trabajo vano

"Todo lo que se ha malogrado por culpa humana también puede subsanarse mediante el trabajo humano. De esa forma el mundo vuelve a estar en orden."

- 25. Wu Wang / Lo inesperado

"Ni aunque se tire se puede perder lo que a uno le pertenece realmente."


No sé si somos capaces de cambiar por completo nuestra realidad, como apuntaba Coelho. Hoy lo dudo mucho. Pero repito que algunas señales sí recibo, y no sólo en forma de buenos recuerdos, sino que en esa misma realidad se cuelan a veces buenos gestos de personas y gratos detalles en mi propio mirar, en mi visión personal. Parece que la vida responde a algo que aún queda en mi interior. Ojalá sea suficiente para seguir caminando.
Eliminar casi todas las cosas que nos producen insatisfacción, es una labor hercúlea que no está en la mano de cualquiera. Pero, en cualquier caso, mi pequeña ventana sigue abierta, por si vuelve el pájaro del sueño...


Antonio H. Martín

(13 de Julio, 2012)

________________________

- cita: de "William Blake, el visionario"
- autor: Paulo Coelho
- revista: XLSemanal (Madrid, 8 de julio, 2012)
- link: www.xlsemanal.com/coelho
- pintura: William Blake (1757-1827)

9 comentarios:

  1. Mi forma de superar esos momentos malos es agarrandome a lo bueno que tengo a mi alrededor.
    Amigo Antonio, el ser humano tiene muchos recursos para volver a renacer y lo peor que podemos hacer es intentar abrir puertas pasadas, hay que mirar hacia delante y cerrar las puertas que nos hacen daño con mil cerrojos, si de vez en cuando quieres abrir alguna, solo un resquicio pero solo si es para sentirte bien. Hay muchas puertas nuevas por abrir, deja las viejas que ya son pasado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Esa es una muy buena forma, amiga Malú.
    Sí, las puertas que se cerraron es mejor no volver a abrirlas, a no ser que se cerraran de forma falsa... Con lo que quizás quedaría algo de luz tras ellas. Intentarlo no es malo, siempre que sea, como dices, para encontrar algo bueno, que no se ha roto, y sentirse bien.
    Ojalá también haya otras puertas nuevas, amiga astur.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. > «…somos capaces de cambiar por completo nuestra realidad, eliminando casi todas las cosas que nos provocan insatisfacción.»

    > «…sueños, que me ayudan bastante a sobrevivir»

    Si se necesitan sueños para sobrevivir, ¿no es porque que algo falla en nuestra capacidad de aceptar el mundo real? Y ese camino ¿no conduce directamente al delirio? ¿no es sólo una forma de escapismo?

    En la guerra a muerte que tuvo lugar durante la Ilustración entre Ciencia y Religión, quedó esta última bastante mal parada. Pero su función —amortiguar la angustia que nos producen la incertidumbre ante el destino y el miedo a la muerte— siguen ahí, y de esos miedos sale todo el conglomerado new age del que Coelho es un lamentable representante.

    Creo que en lugar de buscar sucedáneos, que están sólo dentro de nuestra cabeza, deberíamos encarar la muerte con algo más de coraje y de dignidad, volvernos realmente adultos y descartar definitivamente el falso consuelo de la "nueva conciencia" y elaboraciones parecidas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Hay que comerse menos el coco,y ser un poco más pragmático. Mirar alrededor con la mente más sencilla y clara.Lo literario es muy bonito hasta que te das de lleno con la realidad,para la que hay que estar preparado. Hay tiempo para todo,pero la dura realidad es que hay que comer todos los días ,aunque suene poco poético. A disfrutar ,que la vida es corta.

    ResponderEliminar
  5. Hola, lector anónimo.

    Después de tantos años viviéndola, no siento ahora ninguna necesidad de defender mi postura. ¿Por qué habría de hacerlo? Sí, soy un soñador, siempre lo he dicho, y los sueños son precisamente lo que me ha ayudado a vivir y de lo que está hecha mi personalidad. Es por ello por lo que, en momentos difíciles, me viene muy bien el regreso de ciertas imágenes acompañadas de buenos sentimientos.
    ¿Aceptar el mundo real? Lo siento, nunca he podido hacerlo y nunca lo haré. Es decir, reconozco y acepto el mundo tal como es (qué remedio), pero lo que me ha movido siempre ha sido algo que está fuera de él. Y si eso está sólo "dentro de mi cabeza", pues qué le vamos a hacer... Soy así desde que recuerdo, y no pienso cambiar ahora.
    Si eso entra en el apartado new age, pues no lo sé, ni me importa. Es simplemente mi forma de sentir y de ver las cosas.

    En cuanto a Coelho, te diré que sólo tengo un libro suyo (El Alquimista). Lo compré hace ya quince años y aún no lo he leído, y seguramente no lo haré nunca. Elegí esa cita suya más que nada por los versos de Blake y porque me encontré por azar con ese artículo suyo, mientras me tomaba tranquilamente un vino en un bar.

    Dices que "deberíamos encarar la muerte con algo más de coraje y de dignidad". ¿Pero quién ha hablado aquí de muerte? Yo no.
    Y en cuanto a la "nueva conciencia", creo que mi texto habla de dudas, de certezas perdidas, de una visión antigua que se fue. En ningún momento de reencontrar un "falso consuelo", sino de reencontrar mi propia mirada y mi alegría de vivir, que es lo que me importa.

    En fin, está claro que cada uno mira a la vida y al mundo como mejor sabe. Y todas las formas son respetables. Yo respeto la tuya, aunque no la comparta.

    Un saludo, *e*.

    ResponderEliminar
  6. Hola, lector anónimo 2:

    Me ha hecho gracia tu comentario. Mi "coco" se come solo, jeje. El pragmatismo es muy comprensible, pero para mí insuficiente.
    Intento mirar alrededor con la mente clara, pero no sencillamente. Mi mente parece ser algo complicada...
    Separas a lo literario de la realidad, ¿por qué? ¿Imaginas que todo lo que escribo son sólo cuentos de hadas o cuentos chinos?
    Sé bien que hay que comer todos los días, si no supiera eso... Pero, aparte de comer, necesito otras muchas cosas, entre ellas (y muy principalmente) ese sentido poético, sin el cual la vida me parecería demasiado pobre y vacía. De eso habla precisamente mi escrito, de intentar recuperarlo.

    "A disfrutar, que la vida es corta", dices. Pero para mí "disfrutar" no se reduce a comer todos los días, sino a más cosas, que pueden parecer sutiles y secundarias, incluso imaginarias y fantásticas, simples construcciones mentales, pero que en mi caso son absolutamente imprescindibles.

    Para encarar esa "dura realidad" estoy preparado, siempre lo he estado, pero con el respaldo de un sentir diferente, personal, que procede de otra esfera, amigo.

    Gracias por tu comentario. Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Hola, amigo Antonio.

    Re propongo releer estas frases de la Madre Teresa; puede que te sirvan para reflexionar en estos momentos, como a mi.


    La vida es un desafío, enfréntalo
    La vida es un don, acéptalo
    La vida es una aventura, pónla a prueba
    La vida es una pena, supérala
    La vida es una tragedia, encárala
    La vida es un deber, cúmplelo
    La vida es un juego, diviértete
    La vida es un misterio, desentráñalo
    La vida es una canción, interprétala
    La vida es una oportunidad, aprovéchala
    La vida es un viaje, efectúalo
    La vida es una promesa, cúmplela
    La vida es una belleza, alábala
    La vida es una lucha, empréndela
    La vida es una meta, alcánzala
    La vida es un acertijo, resuélvelo.


    ¡Ah! Y un beso

    ResponderEliminar
  8. Gracias, amiga Liz.

    Muy buenos consejos los de la Madre Teresa.
    Todos me gustan, pero elijo estos dos:

    La vida es una oportunidad, aprovéchala
    La vida es un viaje, efectúalo.


    En ello estoy, amiga. Y ojalá que sepa aprovechar esa singular oportunidad y hacer ese maravilloso y difícil viaje como se merece.

    Un gran abrazo, estimada amiga, desde este árbol con algunas de sus ramas rotas, pero que sigue siendo azul.

    ResponderEliminar
  9. es una delicia perderse en lo escrito no dejar igual lo real pero si acompañarla a menudo con un pensamiento escrito.

    ResponderEliminar