Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







sábado, 7 de julio de 2012

Lobo estepario (II)



La anterior entrada parece que no ha sido de vuestro gusto. Lo digo por la falta de comentarios... Y es comprensible, porque no es especialmente grata. Pero uno vive, siente y escribe según le van las cosas, no según quiere. Y los deseos y los sueños suelen ser, a veces, simples charcos al lado del camino, y no el río que a uno le gustaría.
Me apetece ahora reponer una vieja entrada, de hace justo hoy
dos años, en la que las cosas, la vida, se veía de forma diferente...


Soy un lobo, un lobo estepario, que nunca se ha llevado bien con este mundo, para mí tan extraño, y nunca lo hará. Un lobo solitario, un caminante de la noche que entra en la vida por el umbral del ocaso, justo cuando empieza a acabar el día.
Un buscador de destellos, que se refugia en las sombras, que huye del ruido mundano y explora el camino de la noche buscando la música del silencio.
Un enamorado de la luna, un escuchador de estrellas, un cazador de sueños, sediento de magias, de brillos ocultos y de susurros.
He soñado tanto... y tan bien, que nada de este mundo me puede saciar.
Sólo la luna y el viento me ayudan a veces a encontrar mi llave de plata, la de los buenos sueños...



A pesar del tiempo transcurrido, podría haberlo escrito esta misma noche. Porque hay cosas que el paso del tiempo, aunque las apariencias digan lo contrario, no puede cambiar. Yo, ahora y siempre, sigo creyendo en la magia de la vida. Y si mañana luce o no el sol, no es relevante. Lo que me vale es que esa fina tela de los sueños siga enlazando puertas, ventanas y miradas, más allá de cualquier circunstancia. Vine aquí desde un sueño, y embarcado en otro sueño me marcharé. Todos lo hacemos así.
Al fin y al cabo, ¿qué es la vida sino un sueño?


Antonio Martín

14 comentarios:

  1. No es malo ser cazador de sueños. Ni amante de la luna. Todo ello hace que seas amante de la vida.

    Un beso de os he extrañado, amigo mío.

    ResponderEliminar
  2. Solo quien vive la vida de la manera que la vives puede contar estas cosas. Y como dijo Garcia Marquez: Vivir para contarlas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Así es, amiga. Cazador de sueños es mi oficio desde que recuerdo, desde siempre, y amante de la luna también. Aunque la luna sea una amante esquiva y lejana.

    Un beso, Butter, espero que te vaya de lo mejor.

    ResponderEliminar
  4. Amigo Antonio, la vida ya nos trae muchas obligaciones para tomar esto como tal, creo que el escribir aqui tiene que ser un escape para dejar lo que sentimos en cada momento.

    Interiormente casi todos nos sentimos en algun momentos un lobo estepario.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Bueno, Gilberto, cada uno vive de la manera que sabe hacerlo. No es algo elegido, sino que es así, quizá desde antes de nacer. No lo sé. Pero está claro que cada sensibilidad es única, y no sirven apaños o enmiendas. Uno es como es, y punto.
    Y sí, está bien, muy bien vivir para contar. Eso significa dos cosas evidentes: que hemos vivido y que seguimos viviendo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Amiga Malú:

    Es como dices, sí, escribimos para expresarnos y como escape de cierta realidad, no como obligación. Tenemos esa necesidad de poner en letras nuestro sentir y nuestro pensar.
    ¿Así que también tú eres una "loba esteparia"? ¡Bien!

    Un beso, loba astur.

    ResponderEliminar
  7. Has de escribir lo que sientes, eso es ser un escritor :-) porque aunque hables de la luna, de filosofía, de otras realidades siempre hay algo de tí...y te lo digo porque eso mismo me dijiste tú a mí hace muuuucho tiempo, cuando comenté que aunque escribiera en 1ª persona Malvada y yo no teníamos nada que ver...y tú como buen canallita, levantaste presto el brazo :-))

    Voy a por la otra entrada a ver que es eso que nos dejaste...

    ResponderEliminar
  8. Cuando se escribe para contar los comentarios, se escribe para los demás, los lobos solo escriben...y bien por ti , ya que muchos te acompañan en tu andar.

    Saludos Antonio Hesse

    desde alguna ventana con escasa luz
    Demian Haller

    ResponderEliminar
  9. Comparto contigo -y con Harry Haller- cada palabra de las que dices, cada sueño que mencionas y cada sentimiento que te mueve.

    Un abrazo de una amiga que anda caminos muy similares a los tuyos y te acompaña en gran parte del viaje. Desde este lado del mar.

    ResponderEliminar
  10. ¿Te dije yo eso, Malvada? Pues no recuerdo ahora, pero sí, cuando escribimos sacamos a relucir otra faceta de nuestro ser. Diferente de la cotidiana, pero nuestra al fin y al cabo.
    Un abrazo, buena Bruja.

    ResponderEliminar
  11. Sí, Demian, sólo escribo. Lo de los comentarios lo dije porque me extrañó que no hubiera ninguno, aunque últimamente hay muy pocos. Pero es igual, la verdad.

    Gracias por lo de "Antonio Hesse", aunque no me atrevería yo a tanto. En todo caso la "H" es un distintivo de lobo estepario, no el apellido de mi maestro.
    Como mucho, sería la hache de Hermann; al igual que el escritor Hoffmann se puso el nombre de Amadeus, en honor a su admirado Mozart.

    Amigo Demian, algún día, créeme, habrá más luz en esa ventana tuya.

    Un abrazo, desde un pasillo incierto, pero con buenas luces que acompañan, todas interiores.

    ResponderEliminar
  12. Siempre he sabido eso, amiga Liz, mi pintora de sueños favorita.

    Un abrazo desde esté árbol, que aunque ahora tenga algunas de sus ramas rotas o heridas, sigue siendo azul.

    Antonius HM.

    ResponderEliminar
  13. Uno escribe para sí mismo, y el Arte es un acto supremo y solitario.

    La Estepa.

    ResponderEliminar
  14. Cuanto te entiendo, amigo. Qué gusto. Cuando uno lleva en la sangre al Lobo Estepario, uno a uno van cayendo los falsos o quienes no te comprenden, y la ascención se torna solitaria, difícil y freía, pero no por eso menos digna.

    ResponderEliminar