Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







jueves, 10 de mayo de 2012

Cada aliento... (II)



Hace un par de noches estuve buscando una entrada antigua, aquí, en este mismo cuaderno, y me sorprendí al hallar junto a ella una especie de poemita, que no recordaba, de hace casi dos años, y que está dedicado a la mujer que amo. En principio creí que era la traducción del tema musical que acompaña al texto, pero no, es un poemita mío.
Me asombró, por dos razones: la primera por constatar lo enamorado que ya estaba entonces, y la segunda por reconocer que ese poemita hoy, después de casi dos años, no ha perdido ni un ápice de su vigencia.
Y por eso lo vuelvo a poner, porque estos versos estaban perdidos en este blog, olvidados entre la masa de más de cuatro años de escritos publicados, y, sin embargo, lo podría haber escrito ayer mismo...
Porque, efectivamente, sigo sintiendo lo de entonces hacia la misma mujer, y me atrevo a decir que incluso con más peso y más fuerza. Es decir, que la sigo amando, nos seguimos amando. Y eso es, en verdad, lo mágico de este encuentro.
Así que hoy, como ayer, su aliento es mi aliento...
No he cambiado nada en los versos, sólo el tema musical es otro, porque el anterior ha sido borrado. Pero el nuevo, que ella misma me proporcionó, está muy bien, y acompaña a este poemita como una caricia.

Antonio H. Martín
(10 de Mayo, 2012)

... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... 

Cada aliento tuyo es mi aliento,
el aire de bruma
que alimenta mi boca,
un duende que juega
con mi sombra.


Cada risa...
un sol en medio de la noche,
una estrella que baila
con mi cuerpo perdido,
una sirena que canta.

Cada beso...
un zafiro que brilla,
de labio a labio,
y que me habla
del tesoro que guardas.

Cada mirada...
un puente entre el abismo,
un río de luna,
una calle sin fin
que cabalga los mundos,

y los une.

No quiero más en la vida
que rodear tu cintura
con mis brazos,
no quiero más que...
besarte.

El tiempo es una llanura
ancha y desconocida,
la vida un océano
donde a veces vuelan
los delfines.

Y tú eres mi luz,
mi mujer de luna,
la que pone la pimienta
y el destello
en el mar de los días.

Te amo.



Antonio HM.

(30 de Junio, 2010)


________________________

música: "The Parting", por Michael Hoppé (1986)
intérprete: Vangelis



14 comentarios:

  1. Magnifico poema y foto. Me alegro de que sigas tan enamorado de ella, y es seguro que ella tambien lo sigue de ti. Seguid así. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Un poema profundo e inmenso en pasion, amigo mio.

    Mis felicidades a los protagonistas, y que perdure el amor!

    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Una hermosa declaración de amor, con sabor de antaño porque no es de ahora, pero con la frescura del día a día.

    Un saludo,

    María Eva.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Antonioooooo!! jejejeje Me alegra muchísimo encontrarte de esta guisa. Tan enamorado y tan... Lobo Martín como siempre. Eres un lujo... vamos, que estoy empezando a envidar a la doña.... ;))

    Sabes que aunque tarde en asomar... siempre estoy.

    Un abrazo enorme!!

    ResponderEliminar
  5. Muy "holderliniano" le veo, Sr. Druida, como hace al caso en un neoromántico de su especie.

    Precioso, y felicidades a la afortunada.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Japy.

    Sí, el sentimiento es recíproco, si no... no tendría sentido esto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Gracias, Gilberto.

    ¿Te parece profundo mi poemita? Bueno, no sé, lo que sí tiene es pasión, eso sí.

    Eso, que perdure el amor, y que se viva y reinvente continuamente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. No sé si es "una joyita", pero en su momento expresó lo que sentía, y que sigo sintiendo hacia esta dama.

    Un saludo, Omar, y gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  9. Gracias, María Eva.

    Ya he dicho muchas veces que no sé escribir poemas, y eso es evidente. Pero sí es cierto lo que dices: que es una declaración de amor. Es antigua, sí, pero, quizá inexplicablemente, conserva esa frescura de entonces.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. ¡Buenooo, Luisa, que tampoco es para tanto! Jejeje.

    Muchas gracias por pasarte, amiga. Todo un placer verte por aquí.

    Un abrazo, poeta.

    ResponderEliminar
  11. Gracias, Coco.

    No opino lo mismo, pero gracias por tu apreciación.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. ¿Hölderliniano yo? ¿Neorromántico yo...? Ojalá, pero no me lo creo, jeje.

    De todas formas, gracias amiga Crystal. Le transmitiré tus felicitaciones a mi querida dama.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar