Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







sábado, 1 de octubre de 2011

Música de otoño



Vuelve la luz inclinada, el susurro del viento en la tarde huidiza y tranquila, el vuelo suave de las hojas doradas que se van, que se dejan caer en el olvido, sin pena, cansadas... Vuelve la música dulce del otoño, que algunos sienten amarga. Y con ella, los viejos sueños amables que el verano ocultaba, las tímidas sombras, el brillo en la mirada...
Vuelven las hadas a tejer sus vestidos, con hilos de luna y hechizos de agua... Vuelven a soñar las estrellas sus caminos de plata, y a cantar las noches sus antiguas baladas.
Entre la fronda oscura y el destello de las horas que, poco a poco, recuperan su magia, se escuchan voces, murmullos y risas... Son los duendes del aire, que vuelven a los jardines de la tierra como gotas de lluvia...


Antonio H. Martín



____________________

música: La Petite Fille de la Mer - Vangelis

24 comentarios:

  1. retorna el otoño regalándonos sus aromas y matices deliciosos, las hojas caen para el reposo con la promesa tácita de continuar engendrando vida en este maravilloso ciclo que jamás se detiene..

    un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  2. Sí, Phausca, con el otoño vuelven muchas cosas gratas. A muchos les parece triste esta estación, pero a mí no, para mí es todo lo contrario: el otoño es el tiempo del reencuentro...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Creo que somos multitud, los gustamos del Otoño de una forma especial... creo además que ello, es casi una declaración de intenciones, pero en mi caso, muy lejos de esa amargura a la que aludes en tu entrada.
    (Estaba clarinete, que esta habitante de Neverland de acuerdo del todo contigo no iba a estar... ¡que quieres!)
    Verás, yo lo veo más bien un "dulce dejarse llevar" de la plenitud del verano a la madurez de la tierra y del ánimo en todos sus grados... Esos matices, que por otra parte tan bien y mágicamente describes en tu preciosa entrada.
    Algo, que los que por aquí pasamos con una cierta frecuencia, tiempo ha, que sabemos. Me refiero a ese gusto especial y específico del Sr. Druida por la luz oblicua de la estación dorada y que le deseo que disfrute en todo su apogeo.

    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  4. El otoño es la estación "niña de mis ojos", pero el que describes tú todavía me enamora más, si cabe. Lamentablemente por la ciudad condal se hace de rogar. Hoy, todavía 33º y las playas a rebosar... Ya toca otoño y algunos sin enterarse.

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  5. Otoño; cómo se echaba de menos...

    ResponderEliminar
  6. Otoño declinamiento que me causa infita felicidad al saber que la vida se desnuda, se muestra llena de verdad. Antonio me encanta tu espacio, logras enamorarnos de la vida, de cada instante, cada espacio, cada pulso.
    Acá ha empezado la primavera, el misterioso secreto de calladas noches, de sueños intangibles, de melodías infitas... todo renace, todo es secreto a voces que no todos escuchan.
    ¡¡¡ Muchas gracias Antonio !!!
    Un abrazo.
    Isabel

    ResponderEliminar
  7. Aunque mi piel, adore el verano, el sol, el mar azul, el brillo de los colores... es el otoño el que despierta mi espíritu , el que me mueve a soñar, pasear ,a la tertulia frente a un café,a ser más "nosotros" que "yo", a la alquimia de la cocina, a volcar sentimientos sobre papel.
    En una palabra: SER.


    Besitos volados.

    ResponderEliminar
  8. Un texto poético muy hermoso. Si fuera una composición musical la titularía "fuga de otoño".
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Hola, Crystal.

    Bueno, hay mucha gente para la que el otoño es una estación más bien triste, quizá porque viene después del alegre verano y antecede al frío y gris invierno. Para mí, sin embargo, vuelvo a decir que el otoño está lleno de magia. Esos "matices" que mencionas tienen mucho que ver con la luz inclinada, por supuesto, y con cómo dora las cosas.
    En otoño, este caminante respira más hondo, anda más despacio y ve más que nunca. Como decía antes, es el tiempo del reencuentro. Del reencuentro con una cierta manera de ver y de vivir, que es la que prefiero, por razones de naturaleza.
    Gracias por tu deseo, Crys, lo intentaré. Y lo mismo te digo, amiga.

    Un abrazo otoñal.

    ResponderEliminar
  10. Hola, Luis Antonio.

    Vaya, parece que en Barna no termina de llegar el bendito otoño. Espero que no se os junte el verano con el invierno. Sería una lástima.

    Un saludo, amigo.

    ResponderEliminar
  11. Pues sí, Butter, yo lo he echado mucho de menos durante todo el verano. Pero... ¡ya está aquí! Así que, a disfrutarlo, amiga.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Bellamente lo escribes, Isabel.
    Gracias a ti por verlo de esa manera y por dejarlo dicho aquí.

    Un saludo, y feliz primavera.

    ResponderEliminar
  13. Hola, Brujita.

    A mí el verano me gusta, pero según dónde sea. Aquí, por ejemplo, en el norte, es mucho más suave que en otras latitudes, pero sigue siendo el otoño mi estación preferida, sobre todo por eso que dices del despertar del espíritu.
    Supongo que cada uno tiene una inclinación personal por una u otra estación, dependiendo de la madera de que está hecho, y yo estoy hecho de otoño.

    Besitos otoñales.

    ResponderEliminar
  14. Gracias, Maribel.

    Me gusta ese título que propones, de "Fuga de Otoño", porque el otoño tiene mucho de fuga. Es la dulce huida del verano, caliente y ruidoso, y el reencuentro con viejas melodías, suaves y frescas, que acompañan mejor a los sueños.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Hola, Joaquín.

    Supongo que lo dices porque eres de Uruguay...
    Y te pregunto: ¿cuándo es ahí otoño? ¿Cuando aquí es primavera?

    Perdona mi ignorancia. Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Si no existiera el comienzo del verano, el otoño desde luego sería mi estación favorita. Ese suave declinar... me ha encantado cómo nos lo has recordado.
    Otro abrazo!

    ResponderEliminar
  17. Linda bienvenida a mi estación favorita.
    Un abrazo de colores ocre-dorado-rojizo para ti y tod@s!
    Bonito video, igualmente.

    ResponderEliminar
  18. Hola, amiga Bel.

    Ese "suave declinar" entronca directamente con mi espíritu. Soy así de autumnal. Pero nada de tristeza, es sólo una forma distinta de mirar y de enamorarse del mundo.
    Por supuesto, en octubre también hay amapolas... Aunque sea otro su color.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Hola, amiga Liz.

    No sé bien por qué, pero imaginaba que el otoño es tu estación preferida. Aunque a todas sabes sacarle el jugo en tus pinturas.

    Gracias por ese abrazo ocre-dorado-rojizo. Yo te mando, como siempre, uno desde ese árbol de la amistad, que en este otoño está aún más azul, pintora de sueños.

    ResponderEliminar
  20. Buscando unspiracion para mi blog he encontrado el tuyo. Otoño. Esa es la estación que más me gusta. Después de la luz brillante del verano, de la energía desplegada hacia el exterior, el OTOÑO nos trae la luz blanca, metálica, y nos invita a caminar de retorno hacia dentro, preparándonos para la etapa más interna del ciclo anual, el invierno.
    Megusta el otoño, me gusta tu blog

    ResponderEliminar
  21. Hola amigo!, soy "Pepe el Grasia", he estado un buen rato sumergido en tu lectura, degustando este imaginario que tanto dice de tí,; no sé de que estais hablando pero tenía ganas de charlar contigo aunque yo no soy de escribir, ya sabes!, y si me gusta un cuadro de..., una música de..., con más razón, amigo mío, me encanta adentrarme en tus historias. He descubierto una guapa, morena y joven intérprete de clarinete que se llama Anat Cohen, es sensacional. Espero que "mejores" y ¡bueno! ya sabes un abarazo para tí y saluda a Crystal.

    ResponderEliminar
  22. Escucha el inveirno de Lucio Antonio Vivaldi, en la versión de Paul Kuentz y veras como también te enamorará el invierno. Para mí, invierno es olor a castanas asadas, boniato al horno y pimientos rojos grandes asados rellenos de carne con arroz, es disfrute del hogar, es jazz intimista, es olor a café solo con mesa íntima con la mujer que quieres o algun amigo de los de verdad; el frío del invierno se huele y curiosamente no huele a nada, cuando es aire puro. El invierno es paz, tranquilidad junto con el olor de los pueblos de antes, a yerba, brasas ardientes de chimenea de mi niñez en el pueblo, es cielo grisaceo, claro y sin nubes, es el airte inspirado entrandote hasta lo más interno, es árboles (aparentemente muertos) desnudos como esqueletos, es montañas blancas. Tu bien sabes que siempre te dije que mi estación preferida era y sigue siendo el otoño, pero el invierno también, y retomando el principio, de Vivaldi lo mejor, sin duda es la entrada del invierno, es más, cuanto era los violines suavemente, uno siente hasta frío interior. Un abrazo de esos que crujen espaldas!.

    ResponderEliminar
  23. Perdona mis erratas!, soy muy impetuoso al escribir, además ¡ya sabes! no sé expresarme con la escritura, soy más musical que otra cosa.

    ResponderEliminar