Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







viernes, 2 de septiembre de 2011

Sí, eres mía...



"Sí, eres mía...", dijo el poeta.
"Pero como lo son las nubes... Como lo es el fulgor de la luna y las estrellas, en la noche fría y temblorosa, vacía e inmensa... Como el rumor de las fuentes en el silencio de la tarde, cuando te cuentan los sueños de las hojas y del aire... Como mis pasos en la vereda, que el viento borra... Como el agua del río, que siempre se va..."


Antonio HM.
________________________


________________________

música: "Solveig's Song", por Edvard Grieg
imagen: "Hora dorada", por Alan Ranger

14 comentarios:

  1. ¿Se puede pedir más? Qué bueno leer tu poesía.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Nada es de nadie. Y a la vez, todo es de todos.

    Un besazo bien sentido, Antonio.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Antonius!

    Dicen por ahí que el paisaje no es del que posee los títulos de propiedad de las tierras, sino de quien lo sabe apreciar. De manera que eres dichoso tú, por apreciarla tanto a ella, y es dichosa ella, por saber lo que es para ti.
    Felicidades, y un saludo trasatlántico

    ResponderEliminar
  4. el poeta es sabio en su sentir, "sí, ..eres mía, pero como los son las nubes...".

    la música del video una maravilla, haciendo honor a tan precioso poema!

    un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Carmen. No me atrevería yo a llamarlo "poesía", pero bueno.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Así es, Luis Antonio. Pero si hay humo es que hay fuego, aunque sea fatuo. Y la duración de las cosas no tiene por qué ser proporcional a su valor...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Visto así... somos inmensamente ricos, jeje (de alguna manera).

    Gracias por ese besazo, amiga Butter. Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola, Lirius! (jeje)

    Es como dices, estimada Liz, pero ten en cuenta asimismo que el poeta escribe lo que escribe con un sentido ambivalente...
    Es decir, que por un lado está ese sentimiento maravilloso, y por otro está también la parte más humana, que se queja un poco de no poder abrazar a esas nubes como quisiera...

    Un abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  9. Hola, Patricia.

    El poeta es sabio, sí, y sabe muy bien de qué está hablando.
    La música de Grieg es... excelsa. Y, curiosamente, después de haber elegido ese tema de La canción de Solveig, un amigo me ha facilitado la traducción, y resulta que la letra tiene mucho que ver con mi texto.
    ¿Casualidad?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. ¿Podrían encerrarse, incluso tan solo acotarse, de alguna forma todas esas maravillas que citas?
    Imposible.

    Tampoco el amor, amigo.

    Aunque a veces cueste de "llevar"...

    Un abrazo, Antuán.

    ResponderEliminar
  11. No, Crystal, la verdad es que no, no se puede.
    Y lo mismo sucede en cuanto al amor, cierto. Pero uno, como soñador que es, siempre aspira a tocar de cerca a alguna de esas nubes, como quien se moja en el agua del río.

    Un abrazo, y gracias por pasarte. Se te echaba de menos.

    ResponderEliminar
  12. Todo aquello que no fluye, de alguna forma muere...

    ResponderEliminar
  13. Exacto, Sila, lo que no fluye muere. La vida es movimiento. La detención, el enclaustramiento, es la muerte.
    Hay mil excusas para parar el flujo, y todas pueden ser razonables, pero ninguna permite que el agua siga fluyendo, no de una manera que deje respirar libremente a la vida. Con lo cual... aquello se acaba. O queda en un residuo de lo que pudo ser, en un remedo, en una fotocopia de vida.

    Saludos.

    ResponderEliminar