Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







viernes, 12 de agosto de 2011

Luna llena



Noche de agosto. El cielo, todo el día cubierto de nubes, se abre un poco para dejar ver a una luna llena, espléndida, que, como siempre, está cargada de sueños...
Un solitario, Anselmo, está sentado en un banco de madera, junto al río, respirando la paz del momento, dando un descanso al torbellino de sus pensamientos. Y ahora se acerca, como venido de la nada, otro solitario, Martín...

-Hola, Anselmo, ¿qué tal?
-Hola, Martín, ahora bien.
-¿Cómo que ahora bien? ¿Te ocurre algo?
-No, ahora no, pero llevo unos días difíciles...
-Cuenta, cuenta.
-No, amigo, prefiero callar y seguir mirando esta gran luna que ilumina la noche.
-Ya, entiendo. ¿Sabes?
-¿Qué?
-¿Sabes cuántas personas han mirado a la luna esta noche?
-Sí, y eso me hace sonreír.
-¿Por qué?
-Porque, que yo sepa, esas personas son tres: tú, amigo mío; yo, que soy un soñador lunático, y...
-¿Y quién?
-Y la mujer que amo.
-¿Cómo sabes eso?
-La misma luna me lo ha dicho.
-Bueno, seguro que hay muchas más...
-Para mí no, para mí sólo son tres.

Desde la distancia, sola en su cama oscura, rodeada de estrellas, la luna llena escucha y sonríe. Ya tiene otra pequeña historia que contar, de esas que les gusta oír a los caminantes nocturnos...


Antonio H. M.

______________________

foto: AHM (12-Agosto-2011)

14 comentarios:

  1. He corrido a mi ventana para ver si está la luna llena, pero aún no es tiempo, más tarde, quizá... Cuando otros estén durmiendo ya.

    La luna inspiradora ilumina la noche de fantasmas...

    Besos!
    Blanca

    ResponderEliminar
  2. Sabes Antonio? Yo tambièn he mirado la luna llena, Y pense que èl el hombre a quièn amo, la estarìa mirando, Igual que yo.
    Es muy hermosa, y cuantos secretos guarda.
    Besos!!
    PD. Algùn dìa me atreverè y contarè de donde es ese soñador que me invitò a sus sueños algua vez:))

    ResponderEliminar
  3. Bellisimo tu blog, gracias por compartirlo.

    Maria del Mar, desde Cuba

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué preciosa historia para esta bonita luna llena que nos regaló agosto!
    Yo también la compartí, con tu permiso.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Ay Antonio, si es que a veces la grandeza de las cosas está presente más en el pensamiento del aquí y ahora que en el general, a veces banal.


    Un beso, amigo.

    ResponderEliminar
  6. Hola, Blanca.
    No sé si al final la viste, pero aquí... ¡llenaba el cielo!
    La luna "ilumina la noche de fantasmas", sí, pero ocurre que para mí esos fantasmas tienen mucha más entidad que las figuras diurnas. Cuestión de preferencias, supongo.

    Besos, amiga.

    ResponderEliminar
  7. Hola, Amanecer.
    Bueno, ya decía Martín que seguro que había muchas más personas que habían mirado a la luna de esa noche. Y ahora sabemos que tú eres una de ellas.
    Me dejas intrigado con esa historia del soñador que te invitó a sus sueños... Ojalá la escribas, amiga.

    Besos de luna.

    ResponderEliminar
  8. Gracias, María del Mar.
    Me he pasado por tu blog, y me gustan mucho tus poemas. Escribes muy bien. Gracias, asimismo, por compartirlos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Ya ves, Susana, al final vamos a ser muchos los que vimos a esa espléndida luna, jeje. Y eso son muy buenas noticias.

    Un abrazo con luna.

    ResponderEliminar
  10. Sí, Butter, totalmente de acuerdo con lo que dices. Yo incluso lo veo peor... ese pensamiento general no es "a veces banal", lo es casi siempre.
    Pero afortunadamente tenemos también nuestro pensamiento personal, en nuestro aquí y ahora privado e íntimo, y la grandeza y la poesía que ahí encontramos nadie nos la puede quitar.

    Un abrazo, amiga.

    PD.- Te deseo sexo, mucho sexo, el mejor del mundo, y toda la alegría que puedas encontrar. Placer más alegría es la fórmula de la armonía, la fórmula de la mejor vida.

    ResponderEliminar
  11. Yo sí creo que, así como nosotros nos sentamos al filo de la noche a contemplarla, ELLA nos mira de vez en cuando.. Y entreteje nuestros suspiros con sus hilos de plata.

    Y sí.. Claro que sí.. claro que a veces nos envía el mensaje de quien, al otro lado del mismo pensamiento, la contempla pensando en nosotros =)

    besos!!

    ResponderEliminar
  12. Así pues, la bella luna hace de puente entre los enamorados que están lejos, amiga Isis. De puente o de espejo, o ambas cosas.
    En cualquier caso, siempre es un placer verla como una gran gema blanca en un mar de sombra.

    Besos, amiga maga.

    ResponderEliminar
  13. Te has equivocado por una: yo también la vi, la miré y me deleité.

    UN abrazo,

    ResponderEliminar
  14. Jajaja. Gracias por el apunte, Jardinera. Si esto sigue creciendo, tendré que reconsiderar mi opinión sobre los seres humanos, jeje.
    Y en cuanto a ti, a ver cuando vuelves a deleitarnos con tus letras.

    Un abrazo de luna.

    ResponderEliminar