Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







sábado, 30 de julio de 2011

Los sueños...



Los sueños, los buenos sueños, son como susurros que nos acarician durante la noche... Como luciérnagas que brillan en la oscuridad, como suaves alas de mariposa que, durante unos breves instantes, se posan sobre nuestra frente y nos hacen creer en magias lejanas...
Luego viene el día, con su luz dura, real, sus aristas definidas, concretas, sin solución, donde el vuelo es sólo una imposibilidad...
Pero... tampoco yo tengo solución. Y como caminante, siempre seré un enamorado del país de los sueños. De allí vine y sólo allí quiero volver...


Antonio HM.



Mt. Hehuan with sea of clouds & Milky Way @ TAIWAN from HD Taiwan on Vimeo.

15 comentarios:

  1. Los sueños... nos dejan vivir por momentos en completa felicidad. Maravillosa forma de escaparnos de la realidad.
    Contenta de pasar por aquí. Da gusto leerte.
    Cariños....

    P.D: Perdón por no visitarte antes,mi semana fue terrible.

    ResponderEliminar
  2. Los sueños, ellos son los que alimentan el dìa a dìa...
    PD Me has echo recordar a alguien que alguna vez me hablò de su paìs de los sueños, y me dejo entrar en èl. Fuè hermoso.

    Besos y mariposas...

    ResponderEliminar
  3. Sí, Oriana, los sueños son a veces como puentes que nos comunican con mundos felices.
    Y en la llamada realidad no existe mejor momento que aquel en que se roza algún sueño.

    Pasamos por los blogs cuando podemos, amiga. La realidad tiene sus normas, y una de ellas -muy dura e implacable- es el tiempo. Pero lo bueno es que siempre conseguimos encontrar el hueco por donde colarnos y visitar aquellos lugares que queremos ver.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Ay, Amanecer, de los sueños me nutro. Son nada menos que el único aire que puedo respirar.

    ¿Podrías dar más detalles de ese alguien y su país de los sueños? ¿O es algo de tu vida privada?
    Lo digo porque en mi cuento "Mañana gris" escribí sobre eso, y no sé si tiene algo que ver con lo que dices...

    Besos, con alas de mariposa.

    ResponderEliminar
  5. Pues yo creo, Antonius, que esos sueños es posible traerlos a esta "dura" realidad del día a día.
    Por ejemplo, cuando alguien realiza un video tan bello como el que nos has ofrecido, o cuando vemos algo
    -o a alguien- que nos fascina... o cuando venimos a tu Cuaderno Nocturno y leemos entradas como ésta.

    Queda uno metido como en una ensoñación con esas imágenes, letras y música.

    Gracias, y un abrazo onírico

    ResponderEliminar
  6. Sí, querida amiga Liz, a veces es así. Afortunadamente, las ramas de este árbol azul son muchas y muy largas, y en todas ellas hay hojas y frutos. Así es el árbol de la amistad, que no sabe de distancias.

    Gracias a ti, amiga, por tus palabras y tus sentimientos cómplices y amables. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Una cosa se me olvidó deciros: es muy conveniente ver el vídeo del Monte Hehuan en pantalla completa. Se aprecia mucho mejor, obviamente, y es bellísimo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Es cierto que a veces, uno intenta seguir en ese sueño cuando finaliza e instáneamente uno se inventa el guión... me pasó la otra noche cuando soñaba con mis padres. Esos son los sueños que no se pueden reproducir, pero sí se pueden hacer miles de sueños realidad. La vida es sueño!!
    un abrazo, sila

    ResponderEliminar
  9. No sé porque, mientras te leía me han venido a la mente estos versos:

    ¡Ésta es mi vida, la de arriba,
    la de la pura brisa,
    la del pájaro último,
    la de las cimas de oro de lo oscuro!

    ¡Ésta es mi libertad, oler la rosa,
    cortar el agua fría con mi mano loca,
    desnudar la arboleda,
    cojerle al sol su luz eterna!


    Juan Ramón Jiménez

    (de Poesía en verso, 1917-1923)

    Felices sueños de verano, Sr. Druida.

    ResponderEliminar
  10. sueño soñado para seguir el camino...


    besos*

    ResponderEliminar
  11. Es grato volver siempre al país de los sueños, de los buenos sueños que perfuman las noches. Tanto la foto como el texto son maravillosos. Un placer visitarte. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. La vida es sueño, así es, Sila. Intentemos, pues, soñar cada vez mejor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. ¡Eh, amiga hada de Cristal! ¡Ese poema lo puse yo aquí hace tiempo! Jejeje.
    Gracias por traerlo a la memoria, porque es buenísimo, y le va que ni pintado a esta entrada.

    Un beso, entretejido de sueños.

    ResponderEliminar
  14. Sueño soñado, y sueño vivido, amiga Silvia.

    Besos, maga de las palabras.

    ResponderEliminar
  15. Gracias por tu visita, Alma.
    El país de los sueños es mi patria.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar