Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







miércoles, 8 de junio de 2011

Sombras de luna


Sombras de luna
acarician la piel de la noche.
La brisa es seda
sobre el camino oscuro
y brillante.
Duerme el río su sueño
de agua y piedra,
y lo incierto tiembla en el aire...

Como pausa del tiempo,
canta el silencio en la hierba,
y se calla la memoria,
sin voz y sin dibujo
para explicar nada.
Hay una luz distinta
sobre las hojas,
y en ella se pierde la mirada...

De un árbol solitario,
nacido de la luna,
brotan historias
como flores blancas,
de duendes y hadas.
Y desde lo profundo
del bosque,
el lobo escucha...

Había una vez,
hace mucho tiempo,
en un país muy lejano,
un hada de cabellos dorados
con un corcel de fuego.
Sus ojos tenían el brillo del mar,
pero en su pecho anidaba
el hechizo de la bruma...

En las noches de lluvia,
danzaba desnuda
entre las sombras,
y preguntaba a la luna
por aquél que un día
dejó en sus labios
la luz de un beso.
¿Dónde está él ahora, luna?...

Sombras de luna
acarician la piel de la noche.
No hay respuestas.
Silencio.
La brisa se detiene
y el árbol calla.
Duerme el río su sueño,
y lo incierto tiembla en el aire.

Ya sabe el lobo
el final de la historia...



Antonio HM.

34 comentarios:

  1. Amigo Antonio...estamos todos conectados, de una manera u otra, concientemente o inconcientemente...recien subi un post a mi blogger y veo que tu tambien, leo el titulo de tu post...oh sorpresa! decimos distintas cuestiones...aparentemente...pero se entrelazan...cosas que acontecen!

    Me encanto tu entrada!

    Un gran abrazo

    Mauro

    ResponderEliminar
  2. La luna está signada por el destino a ser la diosa de las musas, mira en que precioso poema te ha metido.
    Un abrazo desde Uruguay

    ResponderEliminar
  3. Oiga, Sr. Druida, pocas veces escribe vd. en clave de poesía, pero cuando lo hace, además de sorprender... emociona vd. ¡que lo sepa!

    Y ojalá que ese final de la historia que dice conocer el lobo, pase de la incertidumbre al final feliz que más desee.

    Preciosa entrada Antonio. Siempre un placer pasearse por tu Cuaderno.

    ResponderEliminar
  4. Hola Antonio, tu poema rezuma melancolía, sabrá el lobo por qué el hada espera? ¿por qué el que dejó en sus labios la luz de un beso no apareció más? ¡Ah! el amor es tan efímero y veleidoso!

    Debe estar besando otros labios bahjo otras lunas...

    Besos sin luna,
    Blanca

    ResponderEliminar
  5. A veces creo que la luz de la realidad del mundo, debe ser el rayo de luna sobre, el mar, el río o sobre las hojas. Eso ocurre cuando soy hombre-polilla.
    El fulgor diurno, una falsa percepción. Acaso un mal sueño; una pesadilla ruidosa y excesivamente incandescente. Eso ocurre cuando soy un bípedo con corbata.

    Un abrazo, Antonio.

    ResponderEliminar
  6. Entre la luna y el lobo podrían escribir una enciclopedia de amores y desamores.
    Besitos

    ResponderEliminar
  7. qué belleza, Antonio!

    De un árbol solitario,
    nacido de la luna,
    brotan historias
    como flores blancas,
    de duendes y hadas.
    Y desde lo profundo
    del bosque,
    el lobo escucha...


    adoré esta estrofa.

    mil besos*

    ResponderEliminar
  8. Ciao Antonio, sono da un po' lontana dalle tue parole...ma basta tornare qui per ritrovare intatto l'incanto...

    Grazie per questo conforto in una notte senza riposo.
    Un abbraccio grande
    Red

    ResponderEliminar
  9. Me han gustado especialmente las tres primeras estrofas, tienen fuerza, ritmo y musicalidad.

    Estoy de acuerdo con mi Tocaya en que no nos tiene muy acostumbrados a la Lírica y, sin embargo, parece star usted bastante inspirado.

    Las relaciones entre un hada y un lobo me resultan más que interesantes y sugerentes.

    Un abrazo, Antonio.

    ResponderEliminar
  10. Quien reclama un beso, reclama la escencia de la vida... aunque la decidamos solitaria, tambien es vida

    saludos
    amigo

    ResponderEliminar
  11. "sus ojos tenían el brillo del mar
    pero en su pecho anidaba
    el hechizo de la bruma"

    aahh...

    es hermoso, Antonio...

    HERMOSO..

    besos!!!

    ResponderEliminar
  12. Hola, me ha encantado encontrarme con tu blog nocturno y con este poema precioso. Te felicito.
    Volveré mas veces seguro...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Oiga Sr. Druida, ya le vale no?
    Toca renovar. Se le echa de menos.
    :)

    ResponderEliminar
  14. Siempre sentí algo muy especial por los lobos. Ese quejido, aullido, lleno de dolor, de incomprensión... sus movimientos. Encuentro en el lobo, la representación perfecta de los seres que tienen el espíritu perturbado, y el alma herida.

    ResponderEliminar
  15. Sombras de luna... la luz de un beso.
    Ahhh, el eterno claroscuro de la vida, que has descrito bellamente en este poema.
    Felicidades, Escritor del Árbol Azul.
    Saludos lunares

    ResponderEliminar
  16. Un placer encontrar este remanso lírico dadas las circunstancias convulsas que nos envuelven...
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Entré por aquí hace unos días, pero no fuí capaz de decir nada.
    Preciosas letras, me tengo que hacer mirar por qué la luna me llega y me llora.
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Sí, Mauro, hay una conexión invisible que enlaza las mentes, sin duda.
    Gracias por pasarte, amigo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Así parece, Enletrasarte. Desde siempre la luna ha sido inspiradora de poetas, y también de otros que no lo somos. Hay un hechizo especial en esa luz blanquecina que suaviza la noche.

    Mis saludos hasta Uruguay.

    ResponderEliminar
  20. Muchas gracias, Dama Cristal.

    El final de la historia sólo el lobo lo sabe (aparte del árbol). Le preguntaré cuando le vea. También yo espero que sea un final feliz.

    Un abrazo, Hada.

    ResponderEliminar
  21. Hola, Blanca.

    Pues no sé... Hay ocasiones en que uno escribe como a impulsos. Difícil saber las respuestas. ¿Sabrá el lobo el final de esa historia, porque tiene un papel importante en ella...? ¿Responderá alguna noche la luna al hada? ¿Curará esa respuesta su melancolía?

    Un abrazo, Blanca.

    ResponderEliminar
  22. Hola, amigo Conde.

    Según la sabiduría popular, es al contrario: el engaño está en el rayo de luna. Ya nos lo contó Becquer en su leyenda...
    Pero yo me he decidido por el otro lado, y creo que la realidad es mucho más clara a la luz de la luna. Tanto cuando ejerzo de hombre lobo como cuando lo hago de bípedo sin corbata.

    Que la Dama Luna nos saque siempre de nuestros errores diurnos. Tanto tú como yo, solemos escribir de noche...

    Un abrazo, estimado Conde-polilla.

    :)

    ResponderEliminar
  23. Cierto, Virgi: hay muchas historias de luna y lobos, de lobos y luna. Es una imagen clásica de la iconografía, ¿verdad?
    Pero ni la luna ni los lobos van a escribir nunca esa enciclopedia que dices; para eso estamos nosotros, los humanos, que asistimos asombrados, desde el borde del bosque, a esas historias de amor y desamor que nos recuerdan tanto a las nuestras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Mil gracias, amiga Silvia.

    Ya sabes que lo mío no es la poesía, pero a veces me apetece intentarlo. Y si algo mío te gusta a ti, precisamente a ti, que eres una maga de los versos, pues me das una alegría.

    Un abrazo, Silviyuela.

    (ayer descubrí un camino tocado por el aroma del jazmín)

    ResponderEliminar
  25. Hola, Red.

    Me gusta mucho que vuelvas por aquí y encuentres calma y encanto.

    Un abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  26. Gracias, Cristal.

    La verdad es que me sorprende que algún poemita mío tenga algo de aceptación por vuestra parte, porque reconozco (y lo he dicho muchas veces) que no sé escribir poesía.
    Las relaciones entre un hada y un lobo pueden ser... maravillosas y explosivas. Dos mundos distantes que se encuentran, por esos azares de la vida.
    Puede pasar de todo, pero seguro que lo que pase será siempre muy digno de vivirse...

    Un abrazo, Cristal.

    ResponderEliminar
  27. Sí, Demian, es muy posible que la esencia de la vida sea un beso, como dices.
    Y la vida solitaria también tiene el suyo...

    Un saludo, amigo Haller, de otro lobo estepario.

    ResponderEliminar
  28. Gracias, maga Isis.

    Ya sabes... muchos tienen (tenemos) una dualidad esencial. Y esto, aunque origine ciertos problemas, considero que es una riqueza.

    Besos, amiga maga.

    ResponderEliminar
  29. Hola, Chón.

    Qué bien que navegar por la red nos lleve a veces a buenos encuentros, ¿verdad?
    Sé bienvenida a este rincón nocturno, en el que se busca siempre el destello.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  30. Ya pronto publicaré de nuevo, señora Hada impaciente, jejeje.
    Es que a veces anda uno ocupado en otros menesteres. Por ejemplo, en este caso, estaba metido en un estudio del Quijote bajo el prisma de la física cuántica... ¡La pera!
    Al final, lo he dejado por imposible, pero algunas cosas interesantes sí he encontrado.

    Un abrazo y una sonrisa para usted, Hada Cristal.

    ResponderEliminar
  31. Pues no sé. Sila, no sé qué expresan los lobos con su aullido. aunque he de reconocer que suena a llamada y también a queja...
    Sí sé, sobre todo, de los lobos esteparios, y de éste en concreto, y sí, algo hay de eso, algo de alma herida, algo de queja por la lejanía...
    Pero bueno, al final cada lobo encuentra su loba, ¿no?

    ResponderEliminar
  32. "El eterno claroscuro de la vida"... Así es, amiga Liz.
    Una noche hay luna y otra no, hoy se encuentra el lobo con su loba, y hay beso. Y mañana la noche es oscura, y no lo hay...
    Quizá por eso aulla el lobo, porque busca la plenitud, lo absoluto, y no ese vaivén de luces y sombras. Pero, en fin, la vida, según parece, tiene sus reglas, y a los lobos sólo les queda aullar...

    Un saludo lunar, amiga.

    ResponderEliminar
  33. Me agrada, Luis Antonio, que encuentres aquí un poquito de paz.
    Las circunstancias siempre van a ser, al parecer, convulsas, pero asimismo tenemos el derecho a remansarnos de vez en cuando, ¿no?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  34. ¿La luna te llega y te llora, Mária?
    Sí, has de mirar eso. Porque la luna no suele llorar, sólo cuenta historias. La luna observa, mira, escucha..., pero no llora.
    La luna sólo sabe sonreír.

    Besos, amiga.

    ResponderEliminar