Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







martes, 26 de abril de 2011

Tarde de lluvia



Tarde de lluvia. El pueblo, ayer repleto de ruidosos turistas, recupera su calma, su silencio, y vuelve a mostrar su rostro celta, verde y gris, nebuloso y brillante.
Las casonas de piedra se desperezan, sacudiéndose el mal sueño invasor, y vuelven a hablar de sus cosas, a contar las viejas historias de siempre, a las que añaden detalles nuevos que acaban de recordar.
La lluvia es persistente. Su tenue voz se confunde con la ronca gravedad de la piedra, y los vencejos danzan en el aire sobre el río. Estoy solo. Casi nadie en las calles. Las casas son nidos cerrados, pequeños mundos lejanos que no me llaman y a los que nunca viajaré. Sólo en el camino está mi sitio, sólo él pronuncia mi nombre. Es quizá una alegría triste la que siento, pero me acompaña.
Me asomo al balcón sobre el río, y veo la canción del agua. Mil voces juntas, mil rostros sin tiempo, olvidándose de sí mismos a cada instante, en un descubrir incesante, en un vivir que muere, en un morir que vive. Irse, volver, conocer, olvidarse, reconocer, volverse a olvidar. El río... Él también me llama. ¿Qué quiere decirme?
Solo, bajo la fina lluvia de este norte. Solo, caminando galerías del sueño, rozando los versos de los árboles, comprendiendo, olvidando, muriendo en cada gota, anhelando con la siguiente, en un baile extraño, absurdo desde lejos, pero que lleva el sentido del agua.
Me gusta adentrarme en este silencio, leer en sus páginas de niebla, y descubrir el brillo que se esconde detrás de cada sombra.

Anoche soñé con ella...



Antonio H. Martín



_________________________

- Silence : Charlie Haden, Chet Baker, Enrico Pieranunzi

14 comentarios:

  1. A lo mejor ayer te quedaste dormido en sus brazos y hoy estás soñando su ausencia...

    besos!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Que mezcla extraña y a la vez tan conocida de soledad adquirida por tu propio deseo y añoranza de esa querida compañía! Es una preciosa descripcion de soledad, porque a mí me gusta claro está.
    Espero que la disfrutes y que tu sueño, ¿quién sabe? se haga algún día realidad.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. fluye la tarde
    fluye la lluvia
    fluye el río

    (y él, aferrado a su sueño)



    besos,Antonio*

    ResponderEliminar
  4. Y entonces con sus fantasias del agua, del amor, y de las bellezas escondidas en la soledad, encuentra su voz el poeta y baila con la naturaleza.

    Visita my blog!!:-)

    ResponderEliminar
  5. O lo mismo todo es un sueño, amiga Isis. Un sueño del que no quiero despertar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Susana.
    Pienso que los sueños se hacen realidad según los soñamos, porque son realidad. Y muchas veces, incluso más reales que la cotidianidad a la que estamos acostumbrados.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Sí, amiga Silviyuela, todo fluye.
    Mi sueño también.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por tus palabras Love2.

    Puede que esta misma noche visite tu blog, o tal vez mañana. Ando escaso de tiempo últimamente, pero tengo curiosidad por conocerlo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. es tan lindo encontrar a gente que no se paraliza de tristeza cuando llueve, sino que se moviliza para reunir esas gotas que repican en la ventana y mezclar los sentimientos, los pensamientos, las emociones en una hoja en blanco. Es tan linda la lluvia y puede transmitir tantas cosas.
    Muy lindo.

    ResponderEliminar
  10. Parece ser que el primer paso para que se cumplan nuestros sueños, es imaginarnos "en situación". Así pues, siga vd. en ello, amigo Druida.
    Y que todo siga fluyendo.

    Un beso, Antuán.

    ResponderEliminar
  11. Hola!
    que buen sueño el que sueño despierto! desde hace un tiempo que no venia hasta aqui, siempre siempre es muy grato reencontrarse con tu mundo tan verde, tan azul.

    saludos

    ResponderEliminar
  12. Así es, Sandra. ¿Triste la lluvia? Sólo si quien la contempla sufre de una soledad no querida, de una soledad amarga. Pero si la soledad es aceptada, incluso amada, puede verse que la lluvia es como música. Una música que llena el silencio con violines, cellos y campanas. Y si se escucha con atención, se puede incluso notar que en medio de su brillante sonido hay risas. Sí, risas, y una intensa alegría de vivir.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Sí, Crystal, parece que es así. Aunque esa imaginada situación casi nunca se consigue a voluntad, sino que suele venir de la mano de algún buen sueño.
    En todo caso, en ello estamos, amiga. Y de momento, parece que los sueños fluyen como el río.

    Un beso, Hada.

    ResponderEliminar
  14. Hola, Demian.

    Gracias por tu visita, y gracias por considerar mi mundo como verde y azul.

    Saludos, amigo.

    ResponderEliminar