Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







sábado, 11 de diciembre de 2010

In Wonderland




El Gato sonrió al ver a Alicia. "Parece estar siempre de buen humor", se dijo la niña. Pero, al ver sus afiladas garras y su larga hilera de dientes, pensó que no estaría de más guardar las distancias.

- Señor Minino -comenzó Alicia, con cierta timidez, al no saber muy bien si al Gato le gustaría aquel nombre; pero el Gato seguía sonriendo y ello animó a la niña a continuar ("Parece que se lo toma bien")-: ¿Podría usted indicarme la dirección que debo seguir desde aquí?
- Eso depende -le contestó el Gato- de adónde quieras llegar.
- No me importa adónde... -empezó a decir Alicia.
- En ese caso, tampoco importa la dirección que tomes -le dijo el Gato.
- ...con tal de llegar a algún lado -acabó de decir Alicia.
- Eso es fácil de conseguir -le dijo el Gato-. ¡No tienes más que seguir andando!
¿Cómo poder negar la lógica aplastante de las palabras del Gato? Alicia trató de cambiar de tercio:
- ¿Qué clase de personas viven por aquí?
- Por ahí -dijo el Gato, señalando con su pata derecha- vive un Sombrerero; y en esa otra dirección -y señaló con la otra pata- vive una Liebre Marcera. Da igual al que visites... ¡Los dos están igual de locos!
- Pero si yo no quiero estar entre locos... -comentó la niña.
- ¡Ah! Pero eso no puedes evitarlo -le dijo el Gato-: aquí estamos todos locos. Yo estoy loco. Y tú también.
- ¿Y cómo sabe que estoy loca? -preguntó Alicia.
- Tienes que estarlo a la fuerza -le contestó el Gato-, de lo contrario, no estarías aquí.


Lewis Carroll
("Alice's Adventures in Wonderland" - 1865)

... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ...





"... lo que el niño desea por encima de todo es que el mundo en el que vive tenga sentido...", escribió Lewis Carroll. Y Alicia en el País de las Maravillas es un soberbio intento de poner orden, pero no el orden superficial imperante en la superficial -aunque funestamente represiva- sociedad victoriana de la época, no el orden impuesto para ocultar el miedo ante lo desconocido. El orden que reina en el País de las Maravillas es el de las leyes de la poesía liberada del falso significado del lenguaje de los hombres. Y esa poesía, capaz de desenmascarar lo establecido a base de hacer saltar las reglas de la lógica que rige el mundo, es la que más deleita a los niños de todas las edades, desde que tienen uso de palabra hasta que empiezan a perderlo; es decir, desde los cinco años hasta la muerte de las capacidades intelectivas. Todos los niños adoran los juegos lingüísticos porque les permiten ensayar el material más importante del que disponen -y que les imponen-, y que son reflejo del mundo del que dispondrán: las palabras.


Ana María Moix

(del epílogo a "Alicia en el País de las Maravillas", edición de 1994)



- foto: Charles Lutwidge Dodgson (Lewis Carroll), en 1857.

... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ...


Si me llamaran para actuar en una representación teatral de Alicia en el País de las Maravillas, y pudiera elegir mi papel, sin duda escogería el del Gato de Cheshire.
Por su continua sonrisa, por su ironía, por su lógica, por su serenidad y... porque se volvía invisible cuando le daba la gana.
Es mi gato preferido. Loco como yo, pero con el poder de estar en todas partes y en ninguna.


Antonio HM.

14 comentarios:

  1. Querido Antonio, el gato es un estupendo personaje, armónico con su entorno pero distinto de todos. Yo quizá elegiría a Alicia, no por ser la protagonista, sino por su poder de entrar y salir a tiempo siempre de su mundo imaginario.
    Un abrazo.
    Salut

    ResponderEliminar
  2. Hola, Salut.

    Pues entonces tú eres Alicia y yo el Gato. :)

    Gracias por tu visita, amiga poeta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Antonio, mágica entrada la de Alicia, a mi me gustó mucho el detalle de poder volverse gigante y pequeñiiita, pequeñiiita...por lo que simpatizo especialmente con la oruga, algo áspera al principio, simpática después, una montaña rusa de caracter! Mil besos, Gato sonriente*

    ResponderEliminar
  4. Estar en todas partes y en ninguna... a lo mejor y solo es cuestión de entrenamiento ;)

    Me gusta el País de las Maravillas... es ... WONDERFUL : full of wonder :)

    me encantan las palabras tambièn... CLARO QUE SÍ!

    besos amigo.. desde algùn lugar de NUNCA JAMÁS.. ;) o de la Vía Láctea...

    ResponderEliminar
  5. Hummm veo que mi compatriota de Neverland, la amiga Isis, ha dicho mucho de lo que pienso... Estar en todas partes y en ninguna es sólo cuestión de entrenamiento... sólo añadiría que en gran parte, también de elección de una de esas bifurcaciones del camino que a veces descartamos. Parece que, de forma asombrosa, Carroll intuyó otras realidades, que poco a poco se nos van desvelando.

    En todo caso, y continuando ese diálogo que nos muestras, añadiré algo que dice el Sombrerero (creo...)contestando a Alicia:

    "Siempre se llega a alguna parte, si se camina lo bastante" Así es que, carretera y manta... jeje!

    Curiosa y surrealista entrada, amigo. Cosas de la magia del lugar, supongo...

    ResponderEliminar
  6. Yo sería todos los personajes, porque todos los llevo dentro de mí.
    La magia existe...sin duda...sólo hay que seguir andando.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Qué padre que nos hayas traído hoy este maravilloso pasaje, Antonius.
    Lewis Carroll tiene una cualidad extraordinaria, y su "lógica" es tan congruente como la otra, la cotidiana. Es un mundo en sí misma. ¡Pero qué mundo!

    He de reconocer que cuando era niña, este cuento me parecía extraño y me asustaba un poco. ¿Cuento, digo? ¡Es que no es un cuento! Esto lo vine a comprender ya de adulta, cuando me metí de lleno en su lógica del absurdo, que es totalmente magistral. Fascinante.

    Por otro lado, me encanta por ser TAN inglés, en su humor refinado. Con el añadido de ser loco, pero de un loco espléndido. De alguna manera, cuando en los años sesentas vi Yallow Submarine de los Beatles, aquélla "loca" y descabellada película animada, me acordé mucho de esta novela de Carroll, pues participa del mismo tipo de ingenio inesperado.

    Un abrazo especial por Navidade, Amigo del Árbol Azul-Dorado

    ResponderEliminar
  8. Hola, Le8al.

    Casi todos los personajes del libro de Alicia me atraen. De la Oruga me gusta especialmente esa pregunta de... "¿y quién eres tú?"
    Pero me quedo con el Gato, por lo que ya he dicho en el texto.

    Besos, amiga.

    ResponderEliminar
  9. Amiga Isis, me estoy entrenando, jeje.

    :)

    Wonderland y Neverland están muy cerca.

    Besos, maga.

    ResponderEliminar
  10. Ay, Cristalook, this is the question.
    Elegir uno u otro camino, ahí está el problema. Alicia lo hacía, todos lo hacemos, pero... ¿quién sabe si ha elegido bien? Eso sólo se sabe cuando se llega al final.

    "Siempre se llega a alguna parte, si se camina lo bastante."
    Juiciosa y lógica frase la del Sombrerero, pero no olvidemos que el tal Sombrerero estaba loco.
    Aunque añado lo siguiente: ¿quién que no esté algo loco puede decir que está realmente vivo?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Mária, tú serías todos los personajes menos uno... porque el Gato soy yo, jajaja. Y eso que en realidad soy un lobo, jeje.

    La magia existe, por supuesto que sí. ¿Qué es un mundo sin magia?... Te lo digo: un cubo de basura.

    Seguir andando es seguir viviendo, porque la vida es el camino.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Hola, Liz.

    La verdad es que en principio esta historia no encaja bien. Se supone que es un cuento para niños, lleno de absurdos y locuras, de juegos disparatados, pero luego resulta que es todo un tratado onírico, además de un fenómeno literario y una parodia y una crítica social, que han estudiado a fondo psicólogos e incluso filósofos.
    En la portada del ejemplar que poseo se llega a decir que es... "un artefacto de subversión literaria que atenta directamente contra la visión convencional del mundo".

    Así que... ¡menudo cuento!

    Un abrazo navideño, amiga pintora de sueños.

    ResponderEliminar
  13. Hola, vengo de donde Pandora.
    El diálogo que pones es de lo mejor de Alicia y la interpretación de cual es el orden buscado en el relato es muy interesante, me ha gustado.
    Yo también sería el Gato de Cheshire si pudiera! Nos ha fastidiado, te has cogido el personaje más inquietante, chulo y misterioso ;)

    ResponderEliminar
  14. Ah! Se me olvidó añadir que no me parece un libro para niños, sí las adaptaciones que en animación o cuentos han hecho, pero el original ni hablar.
    Y también quería comentar que el Gato de Cheshire en la peli de Burton está conseguidísimo, yo creo que fue lo más emocionante de su versión de Alicia, supongo que la habrás visto.

    ResponderEliminar