Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







lunes, 20 de diciembre de 2010

El puente de niebla



Camino lentamente sobre un puente de niebla, con la viva sensación, extraña y fascinada a la vez, de estar entre lo concreto y lo abstracto, entre lo conocido y lo ignoto, en el umbral entre la realidad y el sueño... como en una especie de limbo indefinido, sin marcas ni fronteras, sin señales, sin casi referencias. Veo al mundo desdibujarse, mientras que el tiempo pierde su peso y el sonido se hace silencio.
Mis pasos continuan avanzando, muy despacio, sobre el suelo de madera; oigo el tenue crujir de las tablas, pero en una resonancia que se me antoja lejana... Casi nada de lo de afuera es visible, sólo retazos, hilos sueltos de una tela desvaída y rota. Y entonces, mi mirada se dirige hacia adentro, se interna en las galerías de los propios sueños, de los anhelos perdidos y los dormidos deseos, y busca allí la puerta, la vieja puerta de roble tras la que guardé hace mucho tiempo algo que no logro recordar del todo, pero de cuya existencia estoy extrañamente seguro.
Y luego de pasear mucho, como quien visita un enorme museo con múltiples y variadas salas, por fin la encuentro, en el recodo de uno de los largos pasillos, medio oculta entre un destello azul y el gris de una sombra, en penumbra. Sobre su antigua y recia madera está grabado mi nombre, pero... no tengo la llave.
Un momento después, inclinando los ojos, decepcionado y triste, descubro bajo mi nombre una pequeña inscripción que dice:
¿Puede un halcón volar con las alas de una mariposa?

La niebla es fría, duele ya el silencio, pero sigo caminando por ese puente que parece interminable. Quiero llegar al otro lado, aunque ya no sé bien por qué, y ni siquiera tengo una imagen clara del antes, de cuando empecé a cruzar por ese puente; sólo vagos recuerdos, un mosaico borroso de luces lejanas y canciones que ya perdieron su voz. Me empieza a pesar el tiempo. Mi mirada se pierde y no sabe ya a dónde mirar...
Y es entonces cuando veo, entre la opacidad que me rodea, a pocos pasos delante mío, junto a una baranda del puente, la figura de alguien que me mira y me sonríe...

-- Saludos, caminante. Le estaba esperando.
-- ¿A mí? ¿y por qué?
-- Creo que esta llave es suya...


Antonio H. Martín
(20 de diciembre, 2010)

28 comentarios:

  1. Parece el relato de un sueño, ¿verdad? Puede que, de alguna forma, lo sea...

    Saludos, amigos.

    ResponderEliminar
  2. ¿y cómo era la llave?
    Un halcón puede volar con alas de mariposa, estoy totalmente segura.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Alfaro.

    No sé cómo era la llave, no llegué a "visualizarla", pero la imagino como una llave grande, antigua y rara, ya que correspondía a una vieja puerta de una galería del país del sueño.
    En cuanto a lo del halcón... no sé. Lo que afirmas me suena mucho al taoísmo, así que seguramente tienes razón.
    Y, por otra parte, sucede que sobre un puente de niebla uno puede encontrarse con cualquier cosa extraña y maravillosa. Incluso con una mariposa que vuela con las alas de un halcón, o viceversa.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, que no soy de comentario corto, ha quedado probado en bastantes ocasiones... jeje! pero por una vez:
    ¡que maravilla Antonio!
    Yo como Alfaro, también quiero saber más de esa de llave, de ese puente, de esa persona y sobre todo de ese Halcón con alas de mariposa.
    A la espera de que se disipe la niebla quedamos, amigo. O no...

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias, Crystal, por tu corto pero elogioso comentario.

    Ya veremos si esa niebla se disipa...
    La verdad es que creo que habría que disponer de la ayuda de un psicoanalista, jeje. En ciertas ocasiones se escribe desde el inconsciente, y ni siquiera uno mismo tiene las claves para descifrar lo escrito.

    Un abrazo, hada.

    ResponderEliminar
  6. Al terminar de leerlo he sentido un escalofrío.

    Todo en tu relato, magníficamente construído, es muy sugerente, mágico...

    Puede ser un sueño o una especie de tránsito al más allá. Lo que recuerdan algunas personas que han estado al borde de la muerte.

    Me ha gustado mucho y también me ha impresionado, Antonio.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Pues te confieso, amiga Cristal, que eso sentí yo al escribirlo: un escalofrío. Y no exagero. Y es que hay textos que se escriben desde muy adentro.
    Literariamente se pueden escribir con más o menos fortuna, pero eso es lo de menos; lo importante es que es nuestro inconsciente quien está hablando. Y cuando habla el inconsiente, uno sólo puede dejarse llevar.

    Pienso que muchas de las historias que soñamos, tanto estando dormidos como en vigilia, nos ponen en contacto, de alguna manera, con ese "más allá". Son como puertas que nos permiten ver el otro lado. Quizá muchos sueños son, efectivamente, puentes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Sí todo es interpretable o se puede interpretar a la luz de muchas teorías, filosofías o religiones. Todas y ninguna creen tener la respuesta al enigma.
    Yo Antonio, prefiero sentir. Dejar que el paisaje me envuelva y que las sensaciones me embarguen.
    Te has dado con la llave ¿no? Pues hay llaves que abren todas las puertas, ventanas y murallas. El sentimiento de estar en el lugar cierto en el momento adecuado.
    Me quedo así maravillada con este lugar donde curiosamente también he estado (¿o lo habré soñado?).

    Un beso suspendido en la niebla

    ResponderEliminar
  9. Está muy bien esa llave-símbolo,esas llaves todavía las hay fuera de los sueños. Descifra tu sueño y búscala seguro que la encuentras.
    suerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Antonio, creo que la niebla es necesaria por que aprendemos a aguantar la respiración hasta que la disipa el sol. Creo que son los colores naturales dentro de un lienzo de nuestra particular pintura, lienzos de páginas de nuestras particulares aventuras.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Estimado Amigo Antonio, Realmente Magnifico Relato de Poder...La Niebla, dice El Nagual Don Juan Matus es Poder...El Puente uniendo Mundos y dimensiones, Interiores e Infinitas...Unicas, porque en Realidad son Lo Mismo...La Aparicion del Maestro Señalandote, Tu Llave...Tu Mismo!

    Un gran Abrazo

    Mauro

    ResponderEliminar
  12. Fascínante. Atravesaste del abdomen hacia el tórax, de una larva alucinante. Norte y sur desaparecen cuando este y oeste giran. Espíritu e instinto dan la vuelta a la llave, devuelta su antigua imágen. Besos buen amigo.

    ResponderEliminar
  13. Vuelvo a esta entrada, que ya he leído varias veces, para apoyar al 100% lo que dice el amigo Mauro Camporeale.
    Realmente es un auténtico relato de poder, tal como dice. Te habitaba la magia mientras la escribías, amigo.
    No me canso de leerlo.
    Te sigo.

    ResponderEliminar
  14. Pues sí, me ha parecido el relato de un sueño muy simbólico.
    ¿No miraste si tenías una llave igual en el bolsillo?
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Me alegra mucho leerte eso, amiga Gárgola, porque este caminante es, desde siempre y para siempre, un sentidor. Si algunas veces me da por pensar es sólo por casualidad, jeje.
    Sí, encontré esa llave que se había perdido, pero... seguro que la vuelvo a perder. Mi experiencia me lo dice.

    Para mí la niebla tiene un significado muy especial. La siento como un... umbral, una puerta que se abre y por la que se puede acceder a otros lados de esta realidad tan poliédrica.
    Quizá el puente sea sólo una metáfora, y el verdadero puente sea la niebla misma.

    Un abrazo nebuloso, amiga.

    ResponderEliminar
  16. Gracias, Alfaro.
    En eso ando, en descifrar. Ya he dado con varias pistas que creo me llevarán a encontrar la clave.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Hola, amigo Terry.

    Es muy posible que sea así, y que la niebla actúe como de espejo. Pero aparte de eso, creo también en que en ese espejo de bruma hay algo más...

    Saludos, Don Terry.

    ResponderEliminar
  18. Gracias, Mauro.

    Nunca pensé que mi cuentito fuese un "relato de poder", y que a través de él se expresase el lado activo del infinito. Y no creo que sea así.
    Pero, ¿quién sabe?
    La niebla en el puente, y el puente en la niebla... y sobre ellos, nosotros, que en ciertos momentos llegamos a ser niebla y puente, puente y niebla, porque, como dices, todo es Lo Mismo.

    La verdad es que a veces nuestra limitada conciencia tiene la suerte de abrirse al inconsciente, pero no sólo a nuestro inconsciente personal, sino a lo que Jung llamaba el "inconsciente colectivo".
    Hay muchos símbolos que atraviesan las gruesas, pero frágiles, paredes de la conciencia. Eso es algo que cada noche podemos constatar en nuestros sueños.

    No, no considero a mi cuentito como un "relato de poder", porque un relato de esos tiene la magia de transformar la realidad.
    Me conformo con que os haya gustado.

    Un abrazo, desde la niebla.

    ResponderEliminar
  19. Eli, ¿aparte de poeta, eres bruja?

    Besos, amiga de más allá del mar.

    ResponderEliminar
  20. Las palabras... las palabras son la llave ;)

    Sueño o ensoñación.. Realidad o imágenes del alma, la verdad está tras el velo de la niebla: que espera el viento para regresar al alba y dejarnos divisar las constelaciones que escriben nuestra historia en el azul profundo de un libro sin fin..

    Un abrazo inmenso desde el sueño de esta noche, querido amigo..

    Tu relato es una maravilla... un instante de luminosas visiones...

    ResponderEliminar
  21. Vaya, Antonio...
    Es como un cuento tu relato, pero a la vez como un ejercicio de filosofía. Me siento TAN A GUSTO en ese "puente", que hasta me parece familiar: yo también me la paso en los umbrales entre realidades, sueños e imaginación.

    Una vez más, corroboro que somos ciudadanos de mismo reino, y por eso nos identificamos en tantas cosas.
    Gracias.

    Aprovecho para desearte una feliz época de fiestas y un nuevo inicio, lleno de luz y fantasía, en el año venidero.

    Besos navideños para ti y tus seres queridos y cercanos, "the dear and the near ones"

    ResponderEliminar
  22. Lo primero a lo que venía. A felicitarte las fiestas, para tí y para los tuyos mis mejores y sinceros deseos de paz, felicidad y prosperidad, para estos días y el año próximo.
    Lo segundo es un sueño, estoy de acuerdo contigo Antonio sobre los arquetipos del inconsciente colectivo que tan bien explicaba Jung. Para mí los sueños son el contacto más directo a la parte del inconsciente que muchas veces sale y en ese lenguaje se pone en contacto con nosotros para decirnos algo, para explicar, para sentir, para explotar o para simplemente mostrar que está ahí y existe. En cuanto a lo del arquetipo a mi me recuerda a esa búsqueda de los caballeros del santo grial que andaban tras ese valor, que acabaría con esas penurias, hambrunas y vacío en sus corazones, y entontrarse a sí mismo. La niebla, alguien que se busca a sí mismo, y por eso la niebla de la película "Los Otros" rebuscando entre las habitaciones de tu propia mente. Un puente es un lugar de paso, para poder atravesarlo había que pagar un peaje, o superar alguna prueba. Cual Edipo ante la esfinge te encuentras con una prueba para seguir avanzando en tu propio crecimiento personal. El acertijo es que tienes que entender y responder es si puede un halcón volar con alas de mariposa. A mi me recuerda al bíbilico puede un camello pasar por el ojal de una aguja?. El halcón es un depredador, la mariposa es su antítesis, delicadeza, belleza. Sólo tu eres capaz de interpretar a la luz de tus propias experiencias con qué se relaciona. Quizá ultimamente te has comportado de forma un pelín brusca,agresiva,depredadora con alguien a quien aprecias mucho? Quizá seas tu mismo y la frase simplemente describe un tránsito personal tuyo, una evolución y tu seas el propio halcón y la propia mariposa. O una diatriba en la que tienes que elegir si ser halcón o mariposa. Al final cruzas el puente, cual Galahad rozando alcanzar el santo grial o tu acertijo personal, para seguir avanzando. Para mí lo misterioso no es la llave, sino quien la porta y qué tiene que ver cntigo. De forma sencilla te diría que lo bueno si ultimamente apenas podías dormir, es que cuando tuviste ese sueño diste salida a tus preocupaciones a través de él. Por lo que ese día descansaste bien seguro. Yo prefiero soñar y dormir bien que no al revés. Un abrazo y felices fiestas

    ResponderEliminar
  23. Hola de nuevo, Crystal, y gracias por volver.
    Te remito a la respuesta que le doy al amigo Mauro. No creo que sea un relato de poder (me parece excesivo para este humilde caminante), aunque eso que dices de que me "habitaba la magia"... es posible. Todos podemos ser receptores, en ciertos momentos, de las voces con que se expresa el infinito.
    Se trata de conectar con esa onda del inconsciente, con ese océano.
    Cada uno lo expresará a su manera, según sus posibilidades, pero lo valioso es conectar.

    Un abrazo, hada de Nuncalandia, y gracias por releerme.

    ResponderEliminar
  24. Pues no, Mária, no lo miré, estaba demasiado absorto entre la niebla y el ensueño.
    Simbólico sí me parece, pero de eso me di cuenta después de escribirlo.

    Besos, amiga, y felices fiestas.

    ResponderEliminar
  25. Me encanta tu comentario, amiga maga.
    "La verdad está tras el velo de la niebla", afirmas, y tienes razón, pero no olvides que esa niebla es también el puente y el umbral, que esa niebla es lo que nos llama y nos abre la mirada.
    "Las constelaciones escriben nuestra historia en el azul profundo de un libro sin fin". Seguramente es así, pero también nosotros escribimos en ellas.
    Porque muchas estrellas son perceptivas de nuestro sentir. Recuerda aquello de... "igual que es arriba es abajo".

    Un abrazo, Isis.

    ResponderEliminar
  26. Sí, amiga Liz, cuando uno se expresa muy desde adentro lo escrito parece un cuento.
    Por supuesto, a ti, como pintora de sueños, tiene que resultarte muy familiar ese puente de niebla.
    Y sí, es cierto, somos "ciudadanos de un mismo reino". Y quien reina en este lugar es la Dama Magia.

    Felices fiestas, amiga, y mis mejores deseos para el año nuevo. Que tus sueños, esos que tan bien pintas, se confundan con la realidad, hasta que sean uno.

    Un abrazo desde el Blau Baum.

    ResponderEliminar
  27. Hola, Chema, cronista de Varlania.
    Gracias por tus buenos deseos.

    Amigo, un puente es un lugar de paso, como dices, y para poder cruzarlo hay que pagar un peaje. Exacto. ¿Y sabes cuál es ese peaje?... Mirarnos en el espejo de ese puente de niebla y comprender lo que vemos.
    No hay ninguna diatriba, amigo, porque no hay ninguna dicotomía entre el halcón y la mariposa. Ambos son lo mismo. La diferencia sólo está en la mente del soñante.
    De ahí la pregunta escrita sobre la puerta.

    La llave, amigo varlanio, es uno mismo, o, mejor dicho, el ser luminoso que existe en alguna parte oculta de nuestro interior, y al que sólo en contadas ocasiones atisbamos y sentimos.
    Ese es el ser que posee la llave, y que intenta devolvernos en medio del puente de niebla.

    Un abrazo, y que seas feliz, ahora y siempre.

    (ah, y mis saludos a la vieja y dorada Salamanca)

    ResponderEliminar
  28. Como parece que os ha gustado este relato, intentaré en breve conectar de nuevo con el país del ensueño.

    Un abrazo a todos, y felices fiestas.

    ResponderEliminar