Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







martes, 26 de octubre de 2010

Los besos




Es un tema muy manido, y quizá suene a absurdo lo que voy a decir, pero... ¿qué son los besos?
Normalmente besamos a alguien como muestra de afecto y cariño. También está el beso de deseo, pero no es de éste del que hablo ahora, sino del otro, del que nos hace ver estrellas mientras lo realizamos.
Está claro que el beso, el que se da movido por un sentimiento amoroso, no es una caricia más, no es otro acercamiento, otro contacto corporal más, es algo especial. Hay una química distinta en el beso.

Cuando Hermann Hesse escribe este breve poema, aludiendo al beso, no está hablando de algo somero y de poca importancia, sino de algo que nos enciende por dentro, de algo rebosante de magia, que une a ambos seres de una forma inequívoca y plena.

Quisiera ser una flor
y que vinieses, despacio,
a cogerme para ti
en el hueco de tu mano.
Quisiera ser vino tinto
que tus labios endulzara,
en tus entrañas entrase
y nuestro mal atajara.


(Canción de amor, por H. Hesse)

Un beso es sólo un instante, que puede durar mucho o poco, pero un instante muy especial en el que los dos seres están como fuera del mundo, concentrados en su sentimiento, en su aceptación, en su entrega. Es como si ocurriera en ese momento la fusión de dos almas, dos energías luminosas que se juntan, por esa voluntad que llamamos "amor".
Algo parecido sucede con ciertos abrazos, pero creo que el beso es la expresión máxima de esto que digo.

Por otra parte, el beso no garantiza nada. En el momento siguiente, esas personas pueden separarse y no volverse a ver nunca más. El beso es sólo un beso, y no tiene contrato indefinido ni patente de corso que asegure ninguna continuidad en el tiempo. Pero, a pesar de ello, el beso es mucho. Aunque pase por nuestra vida como una estrella fugaz, siempre quedará el recuerdo, porque el beso es un acto, repito, especial, que toca y enlaza fibras muy interiores.

Cuando me vaya de este mundo, siguiendo el curso del río infinito, en el último día, mientras aún pueda mirar al lejano horizonte, lo que más recordaré de mi vida será precisamente eso: los besos.


Antonio H. Martín

(Madrid, 26 de octubre, 2010)



________________________

- imagen de "Magia", vídeo musical de Rosana
- fotograma de la película "Verano del 42"

16 comentarios:

  1. hay besos
    tatuados
    en el
    alma


    besos(reiterativo?),Antonio*

    ResponderEliminar
  2. ¡Sí! Besos, besos, besos, besos...
    Esos que nos conectan, esos que entre luces y sombras abren una pequeña puerta, y nos hacen sentir algo distinto.

    Un abrazo, amiga Silviyuela.

    ResponderEliminar
  3. mmm...

    Vaya tema con el que me encuentro en esta tarde, en que faltan algunas horas para encontrarme con mis ansiados 'besos' ;)

    Ahora, quisiera diluirme en el aire para viajar a la velocidad de la luz y encontrarme con los labios que ansío ;)

    Pero como lo habrás comprobado vía.. mail... (jaja) mis poderes mágicos me están fallando ;)

    Así que, mientras espero mis ansiados besos, comentaré tu texto tan enamorado:

    Justo pensaba en aquel 'soplo divino' que dio la vida al ser humano cuando este no era más que carne y hueso; y pensaba que, en un beso, exhalamos en la boca del otro al tiempo que inhalamos de ella... ERGO, nuestras almas se funden, tal como leí en tu segundo párrafo, después de que este pensamiento me llegara fugazmente..

    Y cuando leía tu segundo párrafo me dije: "¡eso es! Mi querido amigo me ha confirmado mi teoría" jaja..

    Muchas veces, entre esas pláticas sin sentido que son como milagros irrepetibles porque las tenemos con quien amamos, le he preguntado a 'mi chico' (perdón por el atrevimiento de la paráfrasis ;): ¿quién se inventó los besos? O sea... Los besos a nuestra usanza.. Y él no lo sabe... jaja

    Yo tampoco...

    Pero lo que sí sabemos, es que cuando nuestras miradas se reconocieron, nuestros labios no soportaron la urgencia de convencernos de que sí.. efectivamente, nos habíamos encontrado en este mundo...

    Porque amigo Antonio... Los besos son elocuentes ;)

    Claro que he hablado de 'esos' besos porque SABES MUY BIEN que cuando uno ama, el universo todo está permeado del ser amado... Pero si me permites extenderme un poco más ;) te contaré que un día recibí un mensaje en mi messenger: "hoy es el día de los besos robados: sin reclamos ni ofensas" jajajaja...

    ¿Qué tal???

    Por divertido que pueda sonar aquello, prefiero los besos con alma ;) ¿verdad???

    besos!!!! ;)

    ResponderEliminar
  4. ¡Claro que sí, Antonio!
    Así es.

    Me has hecho recordar un poema que escribí a propósito del beso, hace cierto tiempo:

    "
    Nos envuelve en oro y plata
    trayendo esa fuerza eléctrica,
    tectónica,
    fosforescente y vibrante...

    Entrando por la boca
    nos recorre todos

    y llega al fondo

    y da en el blanco.

    .

    Estrellas en la frente
    que se extienden como ungüentos de menta
    resuenan
    en el laberinto interno del tímpano
    y provocan
    una explosión en el pecho...
    .
    .

    De chakra en chakra nos va encendiendo
    llenándonos de calor
    Convoca perlas, rubíes y esmeraldas...

    Y así nos va sumergiendo,
    sin remedio,
    hasta el principio de los días
    y el fin
    de todas las noches

    .
    .
    ."
    Lirio(México)

    ResponderEliminar
  5. Hay besos y besos. Y hay un puntito en el labio que te hace tocar las estrellas. Voy a ver si encuentro a alguien para practicar y que no se me olvide.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, amiga maga Isis, ya te he contestado por mail.
    Sí, los besos son elocuentes. Puede que sean el mejor de los lenguajes, el mejor de los idiomas, porque sus "palabras" van directas al corazón.
    Los "besos robados" no me interesan. Los besos han de ser queridos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. ¡Vaya, amiga Liz!
    Así que también escribes poemas...

    "Convoca perlas, rubíes y esmeraldas..." Así es amiga, así son los besos del alma.

    Quiero saber, queremos saber todos qué tal te ha ido con tu exposición. A ver si nos lo cuentas.

    Un beso azul.

    ResponderEliminar
  8. Hola, Mária.

    No tengo ni idea de qué puntito es ese. Pero imagino que no está precisamente en los labios, sino en el sentimiento.
    Como dices, "hay besos y besos", pero los mejores son de los que hablo, esos que, que... ay, mejor me callo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. el beso a un hijo recién nacido, el beso a una madre en sus últimos segundos de vida, un beso entre amigos, el beso enamorado..
    Aun ahora que mi hijo tiene ya 16 años, no perdona el beso de buenas noches, ese que pone broche al día, el que dice; mañana estaré aquí de nuevo para ti, ni el de buenos días, ese que dice, que sepas que estoy aquí... los besos transmiten y se sabe si son o no verdaderos.. una de las cosas que más echo de menos de no tener pareja, son los besos al/del hombre amado.. al igual que los abrazos que se respiran.... son vitales

    ResponderEliminar
  10. Sila, el beso que se da a un hijo es algo importante, muy importante, y está lleno de sentimiento, de cariño, de protección, es un beso familiar y natural. Pero el beso enamorado es otra cosa... El beso enamorado es como besar una aventura nueva, un viaje nuevo.
    El beso enamorado es... lo más.

    Un abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  11. Lo son, es cierto, ya casi ni los recuerdo...

    ResponderEliminar
  12. Pues... Sila, eres joven y bella, así que en cualquier momento puedes encontrar esos besos. La vida, a veces, da gratas sorpresas.
    Pero hay que tener la ventana abierta, porque si no el pájaro del sueño no puede entrar...

    Otro abrazo.

    ResponderEliminar
  13. ¡Pero como se me había pasado ésta entrada Antonio!... Esos besos, ese beso que caldea, emociona, dirige, enloquece, crece, atrae, enerva, pinta, brilla, crece, y sigue y sigue... dulce, cariñoso, apasionado, puro deseo que despierta, que nace al borde del placer, planea entre lo tierno y lo deseado...¡Ay, Antonio! yo de ese beso No sé ja,ja,ja.

    Besito volado.

    ResponderEliminar
  14. ¡Jaja! Ay, Brujita, son tantas las cosas por leer que es facil que nos perdamos muchas de ellas.
    Sí, amiga, ese beso que tan bien describes, existe, y es maravilloso. Para mí, lo mejor (al menos en el sentido humano).
    Y eso de que no lo conozcas... no me lo creo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Los besos rara vez se olvidan cuando se dan con el alma.
    Coincido contigo, debemos acordarnos de ellos siempre, incluso en la etapa final de la vida.

    ResponderEliminar
  16. Sí, Lorena, ciertos besos son inolvidables. Algo indefinido nos tocan por dentro, y se quedan grabados para siempre.

    Saludos.

    ResponderEliminar