Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







domingo, 24 de octubre de 2010

El último paso



Este vídeo, que encontré gracias a J. Miur (artífice del blog "Vagabundia"), me enfrenta a una idea, a una imagen, a un sentimiento...
La del último paso, ese que todos vamos a dar, más tarde o más temprano, y que cada uno se imagina a su manera. Por supuesto, me gusta cómo lo representa este breve vídeo, me gusta su tono positivo y amable. Nadie sabe, en realidad, cómo va a ser, pero esta manera está muy bien, como ejercicio de imaginación.
Ya sabemos que la imaginación es aliada del deseo, y ambos se mezclan con los sueños. Personalmente, he imaginado mi muerte de muchas formas diferentes, pero si pudiera elegir... ésta sería para mí una muy buena manera de irse.

Recuerdo ahora lo que escribía Castaneda sobre ese último paso: decía que un guerrero, un hombre de conocimiento, que había acumulado suficiente poder, tenía el derecho de hacer que la muerte se esperara... Así que ésta tenía que quedarse quieta, hasta que el guerrero ejecutara "su último baile", la última danza de su vida, en la que con sus movimientos expresaría todo lo que para él significó su vida, antes de que la muerte le llevara a cruzar el puente.

Yo no sé bailar, pero quizá podría entonar alguna canción de despedida, una que expresara, ante todo, agradecimiento por esa íntima alegría que me nació por dentro en alguno de esos atardeceres dorados con viento, en mi juventud, esos que luego iban seguidos de la sonrisa de la luna y el brillo de las estrellas, con esa música que sonaba entre el aire y las sombras, y que te contaba secretos inolvidables...


Antonio H.M.


________________________

- vídeo: "Tir Nan Og", corto animado, dirigido por Fursy Teyssler

14 comentarios:

  1. Me ha parecido muy bello y emotivo.

    Desde luego no estaría nada mal que en ese trance, por el que todos vamos a pasar, tuviéramos a nuestro lado a algún ser querido que nos hiciera más fácil el tránsito.

    Un abrazo, Antonio.

    ResponderEliminar
  2. ¿Y como sabremos Antonio que solo nos queda ese ultimo paso?...el camino interpone muchos obstáculos y en cada uno de ellos podemos dejar atrás ese paso final, la "niebla" impide saber cuando termina el camino y quizá tiene que ser así, caminar paso a paso confiando en el trazado del camino y cuando se llegue allá donde la senda termina...¡el silencio!

    Besitos volados.

    ResponderEliminar
  3. Todos los días damos un pequeño último paso, besamos, abrazamos..., a los que queremos, nunca somos conscientes de si volveremosa verlos o no.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Ese último paso.. podría ser cualquiera de nuestros pasos pues, como también decía Don Juan, la muerte está muy cerca, caminando con nosotros unos cuantos pasos atrás, hasta que nos toca..

    Mirar a los ojos de nuestra eterna compañera debe ser como asomarse a un insondable abismo... Al que nos conducirá ese último paso..

    Me gustó mucho el video, querido amigo. Ojalá y así sea: que alguna de las almas con las que creamos lazos, nos dé el encuentro... Aunque, después de todo, ese tránsito hacia lo desconocido lo tendremos que hacer acompañados de nosotros mismos..

    besos miles querido amigo..

    ResponderEliminar
  5. yo me despediré, soltaré a volar los pájaros de papel de mi Lila, cortaré uno de mis jazmines, y bailaré,(rodeada de mariposas) Antonio,sí que bailaré!

    emotivas palabras,emotivo video

    mil besos*

    ResponderEliminar
  6. Prefiero no pensar en ello. En la muerte, quiero decir. Tuve una mala experiencia hace algún tiempo y créeme, Antonio, que prefiero verla como algo que tarde o temprano llega, y que no debo temerla - sí respetarla-.

    Pero por ello mismo, prefiero no pensar en ella.

    Un grandioso abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Es bueno saber que estamos aquí de paso, eso abre la puerta a los interrogantes importantes.
    Hermosa mirada sobre ese tema...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Sí, Cristal, eso estaría muy bien. Ya nos enteraremos, jeje (o sin jeje). Pero, según me cuentan los duendes de la luna, siempre hay alguien amigo, conocido o no, que nos ayuda a cruzar el puente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Ante el misterio, Brujita, no hay manera de saber nada de nada.
    Algo quiere que haya esa niebla entre un paso y otro.
    Ojalá que al final de la senda esté, como dices, el silencio. Pero si así fuera, seguro que ese silencio está lleno de buena música, y también con alguien que nos guiña un ojo...

    Besos de aire.

    ResponderEliminar
  10. Así es, Alfaro, y está bien que así sea, porque si cada paso lo damos como si fuera el último, entonces será un paso pleno.
    Conscientes del sin-tiempo no podemos ser, porque somos seres temporales, limitados. Pero lo importante es que ese "último paso" lo demos con nuestra conciencia encendida como una farola.
    Es lo que más me gusta: estar consciente, aunque sea dentro de un sueño.

    Un abrazo, poeta.

    ResponderEliminar
  11. Amiga Isis:

    Don Juan Matus decía que la muerte está siempre a nuestro lado izquierdo, a la distancia de un brazo.
    La "amiga muerte, la mejor consejera" nos acompaña durante todo el camino, y sólo cuando nos toca cambia el camino y hay que cruzar el umbral...

    Todas las experiencias contadas sobre esto, esas que denominan "muertes clínicas", hechas por escritores o por cualquier otra gente que han estado a punto de morirse, hablan siempre de que alguien amable y amigo nos viene a recibir.
    Pero, como muy bien apuntas, la principal compañía es la nuestra propia. Así es y así será, tanto en la luz como en la sombra.

    Un abrazo, amiga maga.

    ResponderEliminar
  12. Estoy seguro de eso, Rayu, sé que bailarás.
    Y la señora oscura se quedará quieta, mientras ve tu danza, y sonreirá...

    Dos mil besos*
    (te sigo ganando)

    ResponderEliminar
  13. Kimberly, mariposa sin alas, la muerte es la sombra de la luz.
    Tuviste, según cuentas, una mala experiencia, y así es muy comprensible que no quieras pensar en ella, pero ten en cuenta una cosa: la muerte y la vida son la misma cosa, como la cara y el culo de la existencia.
    La muerte y la vida son las dos caras de la misma moneda.

    Es absurdo huir de la muerte, al igual que huir de la vida.

    Un abrazo, amiga "chunga" (que para nada lo es).

    ResponderEliminar
  14. Hola, Ardaire.

    Me gusta mucho tu nombre, porque soy, por el zodiaco o por lo que sea, muy amigo del aire.
    Sí, estamos aquí de paso, vinimos un día y nos iremos otro (yo prefiero que sea de noche).
    ¿Sabes cómo se abre la puerta a esos "interrogantes importantes"?... Aprendiendo el arte de vivir.

    Un abrazo, y bienvenida.

    ResponderEliminar