Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







domingo, 26 de septiembre de 2010

Natural y artificial



Según el diccionario de la RAE, estas son las definiciones -extractadas- de "natural" y "artificial":

- Natural : Perteneciente a la naturaleza o conforme a la cualidad o propiedad de las cosas. -- Hecho con verdad, sin artificio, mezcla ni composición alguna.

- Artificial : Hecho por mano o arte del hombre. -- No natural, falso.


Desde siempre me ha llamado la atención esta oposición entre natural y artificial, porque pienso que no hay en este mundo nada que no sea, en el fondo, natural. Hay seres y cosas que surgen directamente de la propia naturaleza, como los árboles y los pájaros, las nubes y las estrellas, las piedras y las mariposas, el aire y el agua... Y hay otras cosas que son el resultado de una manipulación y fabricación, como los coches y los aviones, los frigoríficos y los ordenadores, los teléfonos y las lámparas, los semáforos y los libros...
Pero esta manipulación está hecha por un ser natural, el humano, y siempre contando con materiales y sustancias de la propia naturaleza. El hombre inventa cosas nuevas casi a diario, e incluso "crea" sustancias nuevas y materiales que antes no existían, pero sólo en apariencia. Porque cualquier cosa que "cree" el hombre tiene una base natural.
Quiero decir que en el mundo no existe nada no-natural, porque no hay nada fuera de la naturaleza. Lo que hace el hombre es concebir ideas y de ahí engendrar nuevos artilugios y máquinas, pero el material del que dispone para construir siempre procede de la naturaleza, porque no hay nada más. El hombre inventa nuevas mixturas, para dar forma a sus "creaciones", pero sus mezclas sólo cuentan con una base: lo que ya existe, en millones de formas distintas, en la propia naturaleza. De manera que invente lo que invente, haga lo que haga, el producto siempre tendrá un fundamento natural.
Incluso sus ideas, por muy elaboradas y originales que sean, son el resultado de un proceso neurológico y químico de su cerebro, y su cerebro no es sino algo de lo más natural.

No sé si esto que digo suena a perogrullada, o incluso a disparate... Pero me apetecía decirlo. Es lo que tiene la mente cuando está ociosa, que se le ocurren cosas, pero, eso sí, siempre desde lo natural, porque otro origen es absolutamente imposible.
Y para aquellos que creen en lo "sobrenatural", les diré que ahí también está presente lo natural, sólo que de una forma distinta, más sutil y extraña. La naturaleza es una totalidad. Y abarca tanto lo creado como lo increado, lo visible como lo invisible. En el ser humano es donde más compleja se hace, donde caben más posibilidades nuevas, y de eso somos muy conscientes a diario todos los que habitamos este mundo.

Cuando un pintor pinta un cuadro, tan natural es el pintor como el lienzo donde pinta, y los pinceles y los materiales de colores que utiliza. Incluso su idea previa del cuadro es también natural.


Antonio H. M.
(26 de septiembre, 2010)
___________________________

- "Painter's Kitchen"
- Jacek Yerka

24 comentarios:

  1. Yo creo que es una diferencia que hacemos para 'entendernos' coloquialmente.
    Tendemos a lo blanco/ negro, alto/bajo, real/irreal, sí/no, tendemos a estas dicotomías(creo que esta no es la palabra) o contrarios...Tendemos a simplificar.
    Interesante entrada para un domingo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. No lo veo así, Alfaro.
    Creo que esa dicotomía (sí es la palabra) no es sólo "coloquial", sino que está muy arraigada en nuestra mente, porque así nos lo han enseñado y así lo percibimos.
    Es muy fácil ver y sentir la diferencia entre caminar por una gran ciudad, llena de gente desconocida, de coches, edificios y humos, y hacerlo por un tranquilo sendero de montaña o por una playa al atardecer.
    Y, por supuesto, la diferencia existe, es real. Pero el error, a mi modo de ver, está en la definición de un ámbito como auténtico (la naturaleza) y otro como irreal y falso (el mundo artificial creado por el hombre).
    Ambas formas, aparentemente contrarias, son distintos modos, diferentes expresiones de lo natural.

    Todo, absolutamente todo, es natural. Hasta lo considerado como "antinatural". Para decirlo de otra manera: tanto el cielo como el infierno forman parte de una misma unidad. Lo que ocurre es que la naturaleza es infinitamente compleja y en ella caben todas las posibilidades habidas y por haber.

    Un abrazo, MJ.

    ResponderEliminar
  3. Evidentemente todo lo que nos rodea pertenece a la naturaleza, el término artificial se ha utilizado para contraponerlo a natural como algo manipulado por el hombre; pero está claro que todo lo que existe, incluso la composición química de nuestro cerebro, se reduce a carbono, oxígeno, hidrógeno...,elementos que están presentes en todo el universo.

    Un abrazo, Antonio.

    ResponderEliminar
  4. Sí, Cristal, es muy evidente, por eso digo que mi texto suena a perogrullada.
    Entiendo la distinción que hace el diccionario, es muy lógica, pero los seres humanos somos muy peculiares, y parece que tendemos a hacer divisiones mentales.
    De manera que algo lo vemos como natural y lo otro como artificial, sin continuidad y sin relación, y esa "separidad" (vocablo que no sé si me acabo de inventar) nos lleva a establecer como una barrera entre una cosa y otra.
    "Lo natural es bueno, lo artificial no", o "lo natural es lo auténtico, lo demás es falso". Algo así se suele pensar. Sin caer en la cuenta de que tanto uno como otro forman parte de una unidad: la naturaleza. A eso quiero referirme en mi texto.

    Un abrazo natural.

    ResponderEliminar
  5. I should digg your article therefore other folks are able to look at it, very helpful, I had a hard time finding the results searching on the web, thanks.

    - Norman

    ResponderEliminar
  6. Ostras, a mí me has hecho pensar en las señoras y los señores que se dedican a definir las palabras...¡Madre mía, no me gustaría estar en su piel! Las hay dóciles y fácilmente definibles (las palabras, no las pieles), pero otras son tremendamente ingratas... Y "natural" y "artificial" me da que se las han hecho pasar moradas a los "definidores", precisamente por todo lo que apuntas en tu entrada.
    Saludos naturficiales!

    ResponderEliminar
  7. ¡Jaja! Gracias, Mercedes, por tus saludos "naturficiales".

    Efectivamente, debe ser muchas veces una labor ardua ser académico y tener que lidiar con ciertas palabras.
    A mí, simplemente, me dió por pensar en ese fondo que une ambos conceptos, aparentemente tan distintos e incluso opuestos. Sólo eso.

    Un saludo... naturficial.

    ResponderEliminar
  8. Hola he leído tu comentario al blog de Carmen y me ha gustado mucho.

    El pequeño verso de entrada a tu blog me ha encantado, cualquier forma es buena para ahuyentar el vacío.

    No me da tiempo a leerte el artículo pero volveré.

    Desde Valladolid.

    Rocío

    ResponderEliminar
  9. Hola, Rocío.
    Bienvenida a este cuaderno de pequeñas reflexiones.
    Ya he visto que escribes buenos poemas. Mi poemita es sólo eso, un poemita sin pretensión alguna. Me encanta la buena poesía, pero no está entre mis actitudes.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Sé de gente que se ha muerto comiendo setas "naturales", o picados por una serpiente de la misma naturaleza. Los terremotos, los volcanes, los huracanes son tambien de la naturaleza.

    El agua corriente y caliente que sale de nuestras grifos, se supone que no es natural, ni las casas donde vivimos, ni los teatros, ni las tiendas donde compramos.

    Lo importante es tener un alma natural y no "artificial".
    No hay nada bueno o malo en sí.

    Un abrazo querido Hermann

    ResponderEliminar
  11. Tú lo has dicho, Mária: "se supone".
    Las casas, los teatros y las tiendas también son naturales. Todo lo es. La única diferencia es que esto último está manipulado por el hombre. Cambia el diseño, la estructura y la forma, de acuerdo a sus ideas, pero la base sigue siendo natural.
    Y por otra parte, no se dice aquí que lo "natural" sea intrínsecamente bueno, ni lo "artificial" intrínsecamente malo. Ambas categorías existen en los dos lados.
    Hay muchas cosas en la naturaleza, digamos 'salvaje', que nos son beneficiosas, obviamente, pero asimismo muchas otras que nos son perjudiciales. Y en cuanto a la naturaleza 'artificial', ocurre lo mismo.

    Tu frase de "lo importante es tener un alma natural y no 'artificial'.", se entiende perfectamente, pero, si te fijas, es ambigua, porque se presta a diferentes sentidos... ¿Qué es un alma natural, y qué un alma artificial?
    Pudiera ser que un alma natural fuera primitiva y tosca, y una artificial, sin embargo, fuese culta y evolucionada.
    Compréndeme: tu frase da a entender que lo natural es bueno y lo artificial malo. Y seguro que no es así.
    Pero, repito, entiendo lo que quieres decir, algo así como que un "alma natural" es pura, limpia e incontaminada por las complicaciones y perversidades del mundo, mientras que un "alma artificial" es todo lo contrario. Depende cómo lo miremos, y depende de cada caso concreto, claro.

    ¿"Querido Hermann"?...
    Hermann es mi tío, jeje, pero muchas gracias por el piropo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Está bien. Es cuestión de semántica y de dejar claro lo que significa natural o artificial.
    Rectifico: lo importante es tener un alma limpia (o al menos la intención de ir limpiándola poquito a poco).
    Ah y una cosa! A mi las almas primitivas me encantan. ¿Que entiende uno por primitivo? ¿Lo primitivo es peor??.
    Bueno un día quedamos y hablamos.
    Y lo de Hermann.....me contaste una vez por qué era esa H....no disimules.
    Un abrazo primitivo.

    ResponderEliminar
  13. Sí, Mária, es cuestión de semántica.
    No lo compliques ahora más, jajaja.
    Cuando digo "primitivo" no me refiero a un ser antiguo, de formas no modernas, sino a un ser burdo y tosco, sin cultivar, que basa su vida en dos cosas para él fundamentales: cazar y divertirse a toda costa, y pese a quien pese. A eso me refiero, a un ser con la sensibilidad bajo mínimos.
    Y cuando digo "cultivado", no me estoy refiriendo a un ser que ha estudiado una carrera, tiene cierta cultura y sabe manejarse en el mundo, con o sin corbata, sino a uno cuya sensibilidad ha alcanzado cierto nivel.
    No sé si me explico bien, porque esto de las palabras siempre tiene connotaciones muy subjetivas.

    Y en cuanto a la H, es sólo un recuerdo-homenaje al personaje de el lobo estepario, con el que me identifico, y cuyo nombre es Harry Haller.

    Vale, un día quedamos y hablamos, jeje.
    ¿Has visto lo de "la cuesta del tesoro?

    Un abrazo primi-cultivado

    ResponderEliminar
  14. Qué si, que son ganas de rizar el rizo...pero con humor.
    He visto lo de la cuesta de Moyano y te he dejado un comentario.
    Te entiendo perfectamente lo que quieres decir, porque voy más allá de las palabras. Pensamos muy parecido.
    Acepto pulpo como animal de compañía. jaja.
    Un abrazo sin definición.

    ResponderEliminar
  15. ¡Jajaja! ¡esto casi parece un chat!

    Te advierto que los pulpos son muy inteligentes, y además buenas mascotas, jeje.

    Otro abrazo indefinido.

    ResponderEliminar
  16. Hola, Antonius.
    Yo he pensado lo mismo muchas veces... desde que era joven.
    me hace recordar la Primera Ley de la Termodinámica: "La materia no se crea ni se destruye, sólo se transforma". Las cosas cambian de lugar o de esencia (=procesos químicos), pero no hay nada nuevo bajo el sol...
    Estoy de acuerdo totalmente contigo.
    Pero también creo que es una distinción útil y necesaria, para explicar que hay gestos, actitudes y expresiones genuinas, mientras que otras son estudiadas o artificiosas, tal vez exageradas o recargadas. A mí, como estudiosa del Arte, me resulta imprescindible esta clasificación, a pesar de que sea cierto lo que sostienes. ¿No lo crees tú así?

    Un beso, desde mis "delirios" creativos (estoy en plena Antesala de mi Expo).

    ResponderEliminar
  17. Hola, amiga Liz.
    Perdona este pequeño retraso en contestar. Así que la primera ley de la Termodinámica... No había caído en ello, quiero decir, en la relación entre esa ley y mi pequeña reflexión, pero sí, efectivamente, existe. La diferencia es que yo lo enfoco y lo expreso a mi manera.
    O sea, que estamos de acuerdo.

    Y en cuanto a lo de que es "una distinción útil y necesaria", también estoy de acuerdo, por supuesto, pero aquí trasladas el tema de sitio, al mundo del arte, y en lugar de artificialidad hablas de artificiosidad. Lo cual no es lo mismo, porque implica una apreciación psicológica atinente a un ámbito muy concreto.
    De todas formas, ya digo que estoy totalmente de acuerdo contigo al respecto.

    Un gran abrazo, Liz, te deseo la mejor de las suertes en tu inminente Expo.

    ResponderEliminar
  18. interesante tu punto de vista,Antonio.nunca me había detenido a pensar en esa falsa oposición.gracias.

    un beso*

    ResponderEliminar
  19. Hola, amiga Silvia.

    Mi "punto de vista" es muy simple, pero lo escribí porque me parece importante darse cuenta de que no es tanta la diferencia, de que lo natural y lo artificial están interrelacionados. No puede ser de otra manera.
    Las flores, las nubes y los árboles tienen mucho que ver con las mesas, las sillas y las computadoras.

    Dos besos*

    ResponderEliminar
  20. Casi todo viene de la misma raíz natural. Lo que no me atrevo a decir, qué cosas son las que están fuera del "casi". Aquí me quedo pensando, mientras observo la preciosa y sugerente imagen que has colgado.

    Besos

    ResponderEliminar
  21. Hola, Virgi.

    No existe ese "casi". Todo viene de lo que llamamos natural. Lo que ocurre es que lo natural tiene infinitas formas, y una de ellas es la que solemos denominar como "artificial".
    El fondo es siempre el mismo, la fuente es la misma. Unas cosas nos son favorables y otras no, pero la división que hacemos entre natural y artificial está equivocada. Porque no hay tal división. Más allá de lo natural no hay nada, y lo artificial es sólo una forma más de lo natural, aderezada con la complejidad humana.

    Besos naturales.

    ResponderEliminar
  22. Así es Antonio, espontáneo vs intencional. Nuestros tropiezos mantienen equilibrado al mundo, en términos artísticos por supuesto. Besos.

    ResponderEliminar
  23. Eli, yo no veo una oposición entre espontáneo e intencional, y eso es lo que quería expresar con mi escrito.
    Digamos que lo espontáneo es aquello cuya intención está ya marcada, y lo otro es como un alargamiento de la intencionalidad que pasa a través nuestro, en un ejercicio de eso que solemos llamar voluntad y que muchas veces se traduce en creatividad.

    Besos.

    ResponderEliminar
  24. Thanks, Norman, by your visit.

    My article is simple, does not have a lot of depth. It is only a small reflection on something that seems me very evident.

    Greetings.

    ResponderEliminar