Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







jueves, 16 de septiembre de 2010

El muro y el aire



Esta imagen, que he encontrado en el blog de Eli, ("Puzzlink"), me ha hecho pensar en lo siguiente:
¿Se puede levantar un muro de ladrillos con la ayuda de un simple globo, como si ese muro fuera sólo una cortina? Esto me trae a la memoria una foto que ví hace mucho tiempo, en la que se mostraba a una pluma de ave cortando un cuchillo... Algo que me recuerda poderosamente a ese dicho taoísta de que... "lo suave es más fuerte que lo duro", o algo así.
He buscado en el Tao te King, de Lao Tse, y he encontrado esto:

Nada hay en el mundo entero
más blando y débil que el agua.
No obstante, nada como ella
para erosionar lo duro.
El agua no es sustituible.
Lo débil vence a lo fuerte
y lo bueno a lo duro,
todos lo saben en la Tierra
pero nadie es capaz de ponerlo en práctica.


Y en lugar del agua también puede ponerse el aire, porque es flexible y sabe moverse entre todas las esquinas y penetrar todas las grietas, igual que el agua.
Viendo lo que nos rodea con la mirada del mundo, estaremos seguros de que un muro sólo puede derribarse a golpes de martillo. Pero si empleamos la mirada del sueño puede que lo veamos de forma muy diferente, y que con un simple globo, lleno con el aire de la ilusión y la magia, podamos no derribar sino alzar ese muro como si fuese una cortina de tela.
Estoy loco, lo sé, pero este mundo necesita de la locura para sobrevivir, ¿o no?
Todos mis amigos, los que he hallado en los libros, eran unos "locos", unos locos maravillosos que intentaron dar luz a este mundo oscuro.
Así que me apunto a lo del globo, para levantar el muro.
¡Gracias, Eli, por esa fotografía tan sugerente!


Antonio HM.

16 comentarios:

  1. Yo tambien me apunto a lo del globo. Lo suave es más fuerte que lo duro, no tengo ninguna duda.
    Los muros no se derriban a golpe de martillo..sino del corazón.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. soplemos el globo, para que su ligereza levante el muro.

    besos, de agua y aire*

    ResponderEliminar
  3. Bien, Mária.
    Soplemos pues en ese globo, inflémoslo con nuestros buenos sentimientos, y el muro se levantará.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hombre, Rayuuuuuuu! Se te echaba de menos. Me encanta tu regreso.
    ¡Gracias por volver!

    Besos de agua, aire y mate.**

    :)

    ResponderEliminar
  5. Pues siga vd. mirando con su mirada del sueño Sr. Druida, hace este mundo mucho más habitable, al punto de levantar muros de ladrillo como si fuesen cortinas con sólo un flexible y suave globo.
    Besossssss

    P.D.: Rayuuuuu ¿dónde estabassss???
    Besos también para ti.

    ResponderEliminar
  6. Esta locura me encanta.
    El agua y el silencio, roto por el sonido del agua, aunque no siempre.., es la imagen que me ha venido a la mente al leerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. El único cerrojo es el camino y la poesía con los dientes de sus hijos, suele abrírlo. Ablandando las fauces del abismo, coagulando sombras de olvido.

    Gracias Antonio por tu mirada inigualable. Tu ventana siempre atraviesa al ave.

    Mil besos.

    PD. Voy a colgar en mi blog tu mágico nudo de aire que nos levanta en vilo y desata la luz del pergrino.

    ResponderEliminar
  8. En estos tiempos de escepticismos de toda gama, leer un texto como éste resulta gratificante y alentador...

    ¡Lástima que el efecto sea tan efímero!

    Un cordial saludo, amigo

    ResponderEliminar
  9. Lo intento, Cristal, lo intento siempre que puedo y como puedo, pero la mirada del sueño suele ser esquiva. Hay que estar en consonancia con ella, en sintonía, y no siempre eso es posible. Pero, aun así, lo intento y muchas veces lo consigo. Somos viejos conocidos esa mirada y yo.

    Besos, amiga.

    ResponderEliminar
  10. Buena imagen, Alfaro.
    Me has hecho recordar una visita reciente a un parque, en el que hay una pequeña cascada, y, sentado en la hierba y apoyado en un gran olivo, cerraba los ojos y me dejaba llevar por la música del agua.
    Me alegra saber que te gusta esta locura.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Gracias a ti, Eli, por elegir esa preciosa y sugerente imagen para tu blog de Puzzlink.
    Nada más verla me quedé como hechizado.

    Besos, amiga.

    ResponderEliminar
  12. Es, por supuesto, como dices, Luis Antonio, pero precisamente por eso hay que esforzarse en encontrar otros caminos.
    El efecto es efímero, sí, pero hay que seguir buscando ese efecto, donde sea y como sea. Para mí es absolutamente necesario, tanto como respirar.

    Un saludo, amigo turolense.

    ResponderEliminar
  13. Estoy de acuerdo contigo en que hay muchas formas posibles de derribar un muro, y si no se puede derribar al menos podremos escalarlo y saltar al otro lado.

    Hacer volar un globo también es una alternativa o enviar una paloma.

    Me ha gustado el paralelismo poético que has establecido entre el aire y el agua, dos de mis elementos preferidos.

    Un abrazo fuerte, Antonio.

    ResponderEliminar
  14. Sí, Cristal, lo del globo es sólo una metáfora, pero muy sustanciosa, con mucho fondo.

    Un abrazo de aire y agua, amiga.

    ResponderEliminar
  15. dependiendo del material del que esté hecho ese muro, es más o menos franqueable... a veces vemos en lo que es una simple cortina de flecos, un muro de cemento armado.. llegado el momento y posiblemente sin saberlo, ese muro se convierte en lo que realmente es y deja de ser lo que nuestra inseguridad ha forjado en nuestra mente y en ese preciso instante llegamos al lado opuesto del mismo sin necesidad de volver la cabeza a ver sus dimensiones ya que nunca existió..

    ResponderEliminar
  16. Pues sí, Sila, muchas veces ese muro es sólo una barrera mental, de manera que lo que hay que hacer es usar el globo del sentimiento para transformarlo en cortina, y así poder alzarlo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar