Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







sábado, 28 de agosto de 2010

Como una barca...




Recuerdo que cuando era niño me gustaba imaginar que mi cama era como una barca a la deriva en medio del mar. Me arropaba bien y sentía el vaivén de las olas... Parece absurdo, pero me gustaba esa sensación, en la que se mezclaban el peligro y la confianza. Y me entregaba a los sueños, como quien se deja mecer por los brazos de su madre.
Hoy, muchos años después, esa imagen me suena a lo que ha sido y es mi vida. Porque la propia existencia me parece justo eso: una barca en medio del océano. Pero no es el océano un entorno hostil y enemigo, sino otra cosa muy distinta...
Quizás la madre, nuestro origen y nuestro destino.

Y me alegro de que mi pequeña barca siga navegando, porque navegar es vivir, sentir. Y qué bien cuando los sueños se mezclan con la vida, cuando el agua fluye y se refleja en la mirada...

Antonio HM.


_______________________

- imagen: "Dream", por Jacek Yerka
- música: "Cançao do Mar", por Dulce Pontes

16 comentarios:

  1. Hoy, pasar por este espacio resulta muy gratificante: se respira oxígeno y esperanza. Y como son bienes escasos, se agradecen...

    ResponderEliminar
  2. Qué entrada más total, desde la imagen, pasando por tu narración hasta la canción de Dulce Pontes.
    Yo creo que donde la Tierra es madre la mar es muerte, aunque también es principio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Antonio...

    Superficie y (profundid/volunt)ad, mi mar y mi más, reconciliando en el vaivén su idiosincracia. Su sal. Solo yo y sola ella, a mar ausente, más cerca. Madurando azul cristal...

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Bien, Luis Antonio, me alegra saber que lo has visto de esa manera.
    La verdad es que intento escribir sólo sobre cosas positivas, para las negativas ya están los periódicos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. MJ, ¡hola!

    Pues no sé bien quién es la madre, si la tierra o la mar, aunque me inclino a creer que ambas lo son, indisolublemente.

    Un abrazo, poeta.

    ResponderEliminar
  6. Eso es, Eli, "azul cristal", que es el color de los sueños.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Sentí mucha paz al imaginarme en una barca mecida por las olas del mar... tienes razón, es lo más parecido a una madre.

    Un abrazo,
    Blanca

    ResponderEliminar
  8. Mucha serenidad en ese lecho sobre el mar. Tiempo habrá de enfrentarnos a las tormentas.
    Dulce esa chica siempre.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Antonio:
    ¡Qué placer leerte!
    Esta Entrada me ha fascinado.

    navegar es vivir, es cierto.
    Navegar en una barca, navegar en la imaginación, navegar en el sueño, y ¡navegar en Internet! Porque aquí encontramos compañeros fabulosos de embarcación, como tú.

    Sigue, por favor, recordando momentos preciosos y compartiéndolos con nosotros en tu Cuaderno Navegante.

    Un beso bogador.

    Y feliz Domingo

    ResponderEliminar
  10. Que bello que los sueños sigan haciéndose realidad..y aunque no se realicen lo maravilloso de ellos es que podemos seguir soñando..besos

    ResponderEliminar
  11. Hola, Blanca.

    Sí, eso es lo que sentía, me rodeaban las sombras de la noche y los múltiples peligros que allí pudiera haber, pero al mismo tiempo sentía como una seguridad, una protección. Tal vez, la madre.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Hola, Virgi.

    Nunca, en esos ensueños, hubo tormentas, pero sí estaba la sensación de peligro. Al fin y al cabo, una cama no es una "barca" muy segura...

    "Dulce esa chica siempre", dices. Si te refieres a mi chica, sí, es muy dulce.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias, amiga Liz.

    Me alegra mucho saber que te ha gustado. "Navegar es vivir", y lo único importante es seguir en la brecha, desplegar las velas y acertar con el rumbo.
    ¡Y ojalá el viento sea favorable!

    Un abrazo, amiga pintora de sueños.

    ResponderEliminar
  14. Hola, Doña, y bienvenida a este espacio.
    Los sueños son mensajes, caminos, senderos y puentes que nos dicen muchas cosas. Hay que escucharlos con atención.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Preciosa y apropiada imagen la de Yerka, siempre tan onírico. Se adapta bien a tu barca.

    La cama de mi infancia no era una barca, pero si que flotaba en el vacío. La recuerdo entre nubes... y creo que sigo en ellas ¡jeje!.

    En el fondo, creo que flotar en el vacío o entre nubes, es otra forma de navegación vital... hacia ese origen o ese destino que citas en tu entrada. La vida es un viaje de destino incierto e inevitable a un tiempo, casi siempre lleno de sorpresas.
    Me alegra que el Sr. Druida esté en un momento dulce, donde sus sueños se mezclan con la vida. Le deseo que siga fluyendo...

    ResponderEliminar
  16. Sí, Cristal, Yerka sabe mezclar bien los símbolos.
    Me lo descubrió Liz, que también pinta sueños, y lo hace maravillosamente.
    ¿La cama de tu infancia era una nave espacial?... Pues tú sí que viajas lejos.
    Sí, amiga de dragones, mi vida está en un momento dulce.
    Y la culpa es de los dragones y de mi chica. El amor tiene estas cosas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar