Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







miércoles, 26 de mayo de 2010

Dos poemas de Li Po




Las hierbas son como hilos verde-azul;
de la morera cuelgan ramas verdes.
Ya es tiempo de pensar en el retorno,
ya mi pena resulta insoportable.
Viento primaveral, no te conozco;
¿por qué atraviesas mis cortinas de gasa?


... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ...


Los aullidos lejanos se mezclan al murmullo del arroyo.
Cae la lluvia ligera y reaviva la rosa y las flores del melocotonero.
De cuando en cuando pasa rauda la tímida gacela.
Corre suave una fuente,
y el lejano tañer de la campana no turba su murmullo.
Acá y allá los dardos del bambú se clavan en el pecho de la niebla azulada.
En el costado norte del alcor, una cascada cuelga sus espumas.
A visitaros vine, pero no os encuentro.
Retorno melancólico y apoyo a veces mi flaqueza en el torso robusto de los pinos.



Li Po

____________________

imagen: "Cascada", por Liz Hentschel

música: "Odessa", por Martin Tillman


12 comentarios:

  1. Pura serenidad, los textos que hoy nos traes. Para disfrutar y reflexionar. Como siempre.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta ese cuadro de la 'poetisa del pincel', mi querida amiga..

    Y junto a tus palabras, este instante ha sido un remanso, en el que mi alma se ha cobijado con el manto de agua cristalina y ha viajado en la paz que pintan estas palabras tan bellas...

    Un abrazo inmenso, querido Antonio...

    (¿acaso no es cierto que esa cascada parece cantar? Siempre que la veo siento, incluso, que me salpican algunas gotas de agua y el sonido del torrente me resulta hechizante...)

    ResponderEliminar
  3. Maravillosa combinación de poesía, música e imágenes, cuyo denominador común es la belleza.

    Gracias por este regalo inesperado, Antonio.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. gracias por Li Po, y por la pintura de nuestra amiga Liz.


    mil besos,Antonio*

    ResponderEliminar
  5. Splashhhhhhhhhhhhhhh

    Increíble: ¡ver en tu Cuaderno mi Cascada!!
    Como no la esperaba, me sorprendió, y fue entonces que, al agarrarme de improviso, me transmitió el sonido y el movimiento de esa agua cayendo, tal y como yo había querido lograrlos.
    Gracias, Antonius, por darme la repentina posibilidad de volverme puramente espectadora, desdoblándome y deslindándome de la pintora.

    Y gracias también por estos sabios versos, que te dejan reflexionando a la vera del húmedo camino que el cuadro apenas deja ver.

    Un beso, desde las "cortinas de gasa" de las que habla Li Po

    ResponderEliminar
  6. Hola, Antonio.
    Sí, los poemas de Li Po son muy serenos, aunque siempre andan tocados por cierta melancolía.
    Mi verso favorito está en el segundo poema, ese que dice: "Acá y allá los dardos del bambú se clavan en el pecho de la niebla azulada".

    Un abrazo, poeta.

    ResponderEliminar
  7. Buen calificativo para nuestra amiga Liz: "la poetisa del pincel".
    Sí, esa cascada canta y danza, y es tan mágico el cuadro que hasta nos salpica desde lejos.

    Un abrazo, maga Isis.

    ResponderEliminar
  8. Me alegra, Cristal, que te guste esta mixtura, un tanto azarosa. No sé si es lo bastante armónica, pero pensé que tenían mucho que ver unos elementos con otros.
    Lo cierto es eso que dices: el denominador común es la belleza.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. De nada, amiga Silviyuela.
    Tanto Li Po como Liz son dos seres especiales, generosos, de esos que se regalan y nos obsequian con sus tesoros.
    Li se fue de aquí hace siglos y nos dejó su poesía, pero tenemos a nuestra amiga Liz, la pintora de sueños, que día a día sigue construyendo su obra y regalándonosla.
    Afortunado me siento por ello.

    Besos, Silvia.

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola, Liz!
    Ese comienzo de tu comentario me suena a coletazo de sirena, jaja.
    Me alegra mucho que hayas sentido lo que dices: que hayas visto tu propio cuadro como si fuera una novedad.

    Gracias a ti, por tu maravilloso arte, que transmite tu sentimiento y transporta a una dimensión diferente del ver.

    ¿Por qué el viento primaveral atraviesa las cortinas de gasa?
    Porque, aunque no sea consciente de ello, Li Po está enamorado de un sueño...

    Un beso, querida amiga.

    ResponderEliminar
  11. Gracias Antonio, por este remanso de Paz y palabras sabias.
    Gracias por estar y dejar tu susurro en donde 'nosotros creamos el tiempo', a pesar de mi silencio (que sabes que no es sinónimo de ausencia).

    Besos

    ResponderEliminar
  12. De nada, amiga Gárgola.
    Todo un placer para mi el mostrar estos "remansos de paz", como tú los llamas.
    Tu silencio no es nada silencioso; se nota desde aquí que estás "creando el tiempo", se oye la música...

    Un beso.

    ResponderEliminar