Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







viernes, 9 de abril de 2010

Nubes viajeras



Desde que era niño me ha atraído mucho mirar a las nubes, esas figuras informes y cambiantes que viajan por el cielo. En ellas veía -y sigo viendo- como otro mundo, como las montañas blancas y las islas brillantes de algún sueño lejano. La mirada se queda como prendida y siente uno deseos de saltar y viajar con ellas.
No sé, es como si esas nubes me llamaran y dijeran: "Ven con nosotras, tú también eres una nube..."


AHM.



_________________________

- "For You"
- Jon Anderson

31 comentarios:

  1. Comparto la pasión por las nubes y también he viajado con ellas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Me uno al recorrido de ese mundo mágico que nos ofrecen las nubes.

    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Pues me alegro, Luis Antonio; parece que no somos pocos los amantes de las nubes.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Luisa.
    Así que tú también eres "nubera"... Cualquier día nos encontramos, viajando de nube en nube.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Es una canción de Silvio que escuché hace muchos años... aún jugaba a vivir, aún hacía teatro, todavía amaba el día y la manera en que mis letras se difuminaban bajo su pezón izquierdo...
    Disfrútala y si puedes, escúchala también... tal vez recuerdes algo de lo que yo viví.


    NAVEGANDO NUBES

    Qué contento me puse hoy cuando desperté
    y el cielo era de nubes viajeras como ayer

    A ratos me parece que no habrá despertar
    que no veré las nubes pasando nunca más

    Veo navegando nubes de alivio
    que alivio la infinita viajera en la visión

    Veo navegando nubes de alivio
    que alivio pasajera de la brisa, tu canción

    Las nubes me acompañan desde cuando las vi
    y a su marcha encantada me invitan a subir

    Las nubes me revelan algo de eternidad
    y con su paso en el viento de siempre y de jamás

    Veo navegando nubes de alivio
    que alivio la infinita viajera en la visión

    Veo navegando nubes de alivio
    que alivio pasajera de la brisa, tu canción

    Todo lo que me falta, todo lo que no sé
    lo aparece en las nubes y lo esconden también

    Cuando ya no despierte me volveré algodón
    y me iré con las nubes en busca de mi amor

    Veo navegando nubes de alivio
    que alivio la infinita viajera en la visión

    Veo navegando nubes de alivio
    que alivio pasajera de la brisa, tu canción

    ResponderEliminar
  6. yo volaba entre las nubes en mi gran flor de magnolia, cuando era apenas una rayuelita, un inicio de niña mala.


    besos,Antonio*

    ResponderEliminar
  7. Cuando estaba en el colegio, con una amiga teníamos un juego: una que otra vez, con o sin razón aparente, solíamos enviarnos en medio de la clase un papelito que decia: "¡mira el cielo!".

    Lo hacíamos por si a alguna se nos olvidaba elevar la mirada, acto tan necesario para la superviviencia ;)

    Este mensajito siempre significaba mucho más que aquella frase... Significaba recordar todo lo que implicaba hacer aquello..

    Y te juro que siempre daba buen resultado ;)

    Ahora, casi a diario me acuerdo de "¡mirar al cielo!" y todavía me parece algo importante, algo necesario para resucitar un poco cada día ;)

    besos en cada nube para ti ;)

    ResponderEliminar
  8. Antonio, me sumo contigo al viaje de las nubes. Al respecto, visitar Verbo y penumbra.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Saludos desde Mexico señor.Al igual que vos,comparto la admiracion por las nubes.No hay dia en que no levante la vista y mis pensamientos e imaginacion vuelen hacia ellas.

    ResponderEliminar
  10. Sensaciones etéreas y vaporosas nos traes hoy.
    Más aún, complementadaspor el Video de Anderson.
    Una gozada!

    Un beso de aire

    ResponderEliminar
  11. Antonio, vengo del blog de Antonio del Camino, donde recientemente hay una entrada para las nubes. Hoy de la nada encuentro el tuyo, y entre la imagen, la música y tus palabras, enhorabuena, me dejas en las nubes, me quitas el sueño de la siesta, pero merece la pena.

    A mi las nubes me gusta, cuando me tumbo en la playa, y puedo verlas en primer plano, solos el cielo, las nubes y yo, ohhh, es un placer, como van alejándose, como llegan otras y como nosotros mismos, a medida que avanzan con el viento y en el tiempo, van cambiando. Claro, claro que somos como las nubes en una gran parte.

    Así que me quedo por aqui, soplando tus nubes, y algunas intersantes maneras de expresión.
    COn tu permiso.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Creo que todos hemos sentido deseos similares!, aunque cada uno, seguramente, ha visto deferentes cosas en los cielos...

    por mi parte, seguiré buscando dragones de nubes; Si llegas a ver alguno en tus mapas de nubes-islas y nubes-montañas, avisame!!!


    (la cación, bellísima!)

    ResponderEliminar
  13. Me gusta ver que somos muchos los que seguimos el paso de las nubes, siempre viajeras y portadoras de una sensación de libertad.

    Unos nos interrogamos por su destino y todos disfrutamos viéndolas pasar.

    Magnífico Anderson.

    Abrazos Antonio.

    ResponderEliminar
  14. El lomo siempre virginal de las silentes nubes nos invita a remontarnos y adivinar nuevas formas de agua entre su cascada de historias por derramar. Carentes de trayectoria, las asumen todas, con sus saltarinas bocas de siete leguas, poblando de murmullos cristalinos, cada fronda en ciernes. Regueros de luz muriendo de infinito.

    Me estoy poniendo al día con mis vitaminas para el alma; y las del aullido más musical que conozco son imprescindibles. Besos amigo luminoso...

    ResponderEliminar
  15. Las nubes me gustan, de niña jugaba a adivinar qué figuras se escondían en sus formas: dragones alados, manzanas, una sonrisa...

    ResponderEliminar
  16. Creo que en uno u otro momento de nuestra vida nos hemos quedado embobados mirando ese cielo cambiante que, en sí mismo, es todo un espectáculo, y en el que a menudo proyectamos nuestros anhelos, miedos y dudas.

    He llegado hasta aquí siguiendo el rastro de una nube.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. ...Yo también soy una fanática de la contemplación de las nubes, creo mis propios personajes, y paisajes para después ver como se van disolviendo ante mis ojos... y Antonio, el tiempo se me va volando en esa forma contemplativa de meditación.

    Besitos volados desde las nubes.

    ResponderEliminar
  18. Muchas gracias, Hombre Extraño por esa preciosa letra de Silvio Rodriguez.
    Tiene mucho que ver con mis propias y torpes letras, tanto que casi se puede decir que dicen lo mismo.
    "Nubes de alivio", sí, porque nos alivia observarlas, y nos recuerdan muchas cosas gratas que nunca debimos olvidar, y además nos impelen a buscar otras nuevas.

    Un saludo de otro "hombre extraño".

    ResponderEliminar
  19. Bien, Silvia!
    Te imagino sobre tu gran flor de magnolia, volando entre las nubes. Y seguro que lo sigues haciendo.

    Un beso (tan grande como una nube)*

    ResponderEliminar
  20. Hola, Isis.

    Hermoso e interesante juego ese que me cuentas. Mirar al cielo es, efectivamente, necesario para la supervivencia. Yo, por poner un ejemplo, cuando me he sentido peor es cuando mis ojos se fijaban sólo en el suelo. La solución, siempre, estaba en levantar la mirada hacia el horizonte y más arriba...

    Besos de nube, maga.

    ResponderEliminar
  21. Gracias, Antonio.

    Me alegra que esta entradita te haya inspirado algo para escribir un poema.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Hola Luis Lovecraft.

    Vaya apellido bueno que llevas! Quiero que sepas que aquí he escrito sobre el amigo Howard Phillips Lovecraft, y hasta hay un cuento suyo: La llave de plata.
    Está chido mirar a las nubes, ¿verdad?

    Un saludo, nuevo amigo.

    ResponderEliminar
  23. Hola, Liz.

    "Etéreas y vaporosas", así son las amigas nubes.

    Gracias por tu beso de aire.

    ResponderEliminar
  24. Hola, Lola Padilla, y bienvenida.

    Así es, el viento y el tiempo cambian a las nubes y a nosotros mismos, pero nada se pierde en ese movimiento, sólo cambian las formas, nunca el fondo.
    Por supuesto que tienes mi permiso para quedarte y pasear por este humilde cuaderno, que para eso fue concebido, para que buena gente como tú se acercara.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  25. Pues sí, Rolalola, alguna vez he visto a esos dragones, aunque sólo en contadas ocasiones, sobre todo en tardes o noches de tormenta.
    El dragón brama entre nubes y lluvia, y uno se queda quieto, muy quieto, sintiendo que aquello no es sólo una tormenta, sino un dragón que vuela.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  26. Eso parece, amiga Cristal: somos muchos los seguidores de nubes, y algunos hasta nos atrevemos a montarnos en ellas...

    Su destino es muy parecido al nuestro.

    Un abrazo, hada de Nunca Jamás.

    ResponderEliminar
  27. Hola, Eli!

    Me alegra tu regreso. Gracias por volver y dejar tus acostumbrados regalos poéticos.

    Besos, con sabor de nube.

    ResponderEliminar
  28. Pues has acertado de pleno, Malvada.

    Eso es lo que se suele ver en las nubes: "dragones alados, manzanas, una sonrisa..."
    Aunque hay también otras mil formas, y la nube que hace un momento era un ave, ahora es una casa o un rostro humano que medita. Quien dibuja a las nubes es el amigo viento.

    Besos, Bruja buena.

    ResponderEliminar
  29. Hola, Cristal (tocaya de Cristalook).

    Gracias por la visita. Así que has venido aquí siguiendo el rastro de una nube... ¡Bien!
    Observar el movimiento de las nubes es todo un espectáculo, efectivamente, pero es que además ese escenario celeste nos transporta, nos calma la mente, nos regala un silencio inapreciable y nos hace preguntárnos sobre cosas importantes que normalmente están orilladas.

    Un saludo, Cristal, desde mi madrileño mar de nubes.

    ResponderEliminar
  30. Pues qué bien, Brujita, que el tiempo te vuele de esa forma.
    Puede parecer que uno está "perdiendo el tiempo" en una actividad inútil, pero ¡qué va!, al contrario, después de una meditación de esas uno ha reunido energía para seguir caminando, y los haikus salen de las manos como agua.

    Un beso volado.

    ResponderEliminar
  31. Que interesante es ver el mundo desde otras perspectivas, verlo de una manera diferente, saber que hay mil maneras y mil motivos para sonreír.

    ResponderEliminar