Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







miércoles, 23 de diciembre de 2009

Lluvia de luna




Mañana es esa noche que llaman "buena", una noche donde se supone que se reunen las familias y los amigos, con ánimo de fiesta, de alegre armonía, de buenos deseos y buenas promesas, con ánimo de reencuentro y de estrechar lazos. Noche de grandes comidas y grandes palabras, de risas y bailes, de besos y abrazos con sabor a vino y champán.
Bueno, en muchos casos será así, pero en otros no...

Los solitarios sólo pediremos a esa noche que tenga algún claro entre las nubes, que entre las olas de ruido haya alguna isla de silencio que nos permita leer y pensar, quizá escribir, o escuchar música auténtica, esa música que vuela...
Sólo que, a través de nuestra pequeña ventana, podamos ver caer algo de esa lluvia de luna que tanto necesitamos para seguir viviendo, para poder cruzar el puente entre la sombra y el sueño.
Y si eso no es posible, siempre nos quedará la mañana de "navidad", mañana silenciosa y tranquila, con calles vacías y abiertas, por donde el aire corre a sus anchas y hasta el sol se pregunta qué nuevo desierto está iluminando.


Antonio Martín
(23 de diciembre, 2009)


24 comentarios:

  1. Celebraremos el solsticio de invierno desde esta noche hasta principios de enero, leeremos, oiremos música, leeremos algún blog que nos guste, veremos alguna película divertida, y hasta te podrás beber una copa o un vaso de algo especial si tu salud y tus creencias vitales te lo permiten, solo o en compañía...
    un abrazo grande desde aquí, seguro que te llega.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Ojalá encuentres un claro entre las nubes, en todo caso, la soledad te permitirá elegir las opciones que más te gusten, música, ocio, en fin, libertad, esa palabra siempre suena bien. Un gran abrazo Antonio, Que esa noche te proporcione lo que esperas de ella :)

    ResponderEliminar
  3. Siega la noche, apofánticos colores.

    La belleza con que escribes, es un regalo inmenso. Y nunca está solo, el astro que a otros inspira.

    Tu luz derramada llena manos apagadas.

    Estás ocurriendo siempre amigo mío.

    Un fuerte abrazo y los mejores deseos.

    Eli.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, Alfaro, yo me refería sólo a la noche de mañana. Por supuesto que de aquí a enero tendremos tiempo de muchas cosas, y espero que algunas sean buenas.
    Pero mañana, al menos para quienes vivimos en un piso de una gran ciudad, es sobre todo la noche del ruido.

    Muchas gracias por el abrazo, MJ, que, por supuesto, me ha llegado.
    Otro para ti, y también un beso navideño.

    ResponderEliminar
  5. Eso espero, Andrea, eso espero.
    Haré lo posible (y quizá lo imposible) para que así sea.
    Yo soy libre, sí, pero sólo en la medida en que me lo permitan los vecinos. O sea, que tan libre no soy.

    Un abrazo, rubia "fea" (jeje), y que te lo pases de maravilla, esa y todas las noches del mapa del tiempo.

    ;)

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Eli.

    No, en efecto, el solitario no está "solo", muchas presencias amigas le acompañan. No es una soledad vacía la suya.
    Me encanta eso que dices de que siempre estoy "ocurriendo", porque eso es precisamente lo que más me importa en esta vida.

    Un abrazo, amiga de más allá del océano. Mi deseo para ti es que tú sigas también ocurriendo siempre.

    ResponderEliminar
  7. Antonio, en cualquier caso, mis mejores deseos para esta noche, estas fiestas y el 2010. Que la palabra siga siendo lugar grato de encuentro y reflexión.

    Un abrazo,
    Antonio

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Antonio.

    Lo mismo te deseo, en cuanto a estas fiestas, pero sobre todo en cuanto a lo de la palabra, que es ese puente mágico que permite el encuentro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. También las brujas somos sombras solitarias que buscamos LUZ :-) y ya sabes que el que busca encuentra.

    Un beso enorme te deseo todo lo mejor y hoy mi primer brindis será por tí... por algo eres mi polemista canallita predilecto :-P

    ResponderEliminar
  10. Gracias, Bruja, por ese brindis.

    Te prometo que seguiré polemizando un buen rato más.

    Y ahora mismo voy a tomarme una copita a tu salud, porque es muy necesario que haya brujas en el mundo, muy necesario.

    Un abrazo y feliz noche.

    ResponderEliminar
  11. Después de leerte he mirado la Luna. Por aquí anda media. No recuerdo ahora si es menguante o crece. Mis noches buenas son bastante parecidas a la que describes. Cada día me molesta más divertirme por obligación.

    Deseo que las zambombas, panderetas y todo tipo de artilugios y artimañas para crear ruido no hayan pasado por tu calle malogrando la lluvia de Luna. O al menos, que su incidencia haya sido escasa.
    Un abrazo, Antonio.

    ResponderEliminar
  12. Espero que hayas tenido una noche soportable. Yo también vivo en un piso de una gran ciudad, pero aqui la Nochebuena, en general, suele ser asumible porque el peso de la tradición es más irregular...
    Que el día de hoy te sea tal y como lo deseas, lo mismo que el Año Nuevo.
    Un cordial saludo, Antonio

    ResponderEliminar
  13. Yo siempre he atesorado los momentos de soledad... Los ansío, los busco, los disfruto inmensamente..

    Y creo que de tanto ahondar en la soledad he llegado a descubrir que sin importar la cantidad de gente que nos rodee, nuestra alma siempre está sola frente al infinito, contemplando desnuda la eternidad.

    Siempre he sentido en estas fechas, más que nunca, esa soledad siempre presente. Y hasta me he llegado a convencer de que es una ilusión el creernos siempre acompañados. La compañía y la cercanía de personas, incluso de las que amamos, son momentáneas. Incluso esa fusión que logramos con lo que llaman 'otra parte' o 'amor de la vida', que casi nos hace desaparecer como individuos cuando nos fundimos en la corriente del amor, es algo que no logra vencer esta verdad. Para mí, en el encuentro real con uno mismo y con el infinito, uno siempre está solo. Lo recuerdo especialmente en etapas de reflexión como estas fechas... Es una soledad inconmensurable, inefable, omnipresente.. que me encanta.. que me hace sentir diminuta frente a la inmensidad del universo y del tiempo pero que a la vez me hace sentir parte de las estrellas y de los mares; de los cielos y de los vientos...

    Te confieso, mi querido amigo, que muchas veces he rehuído incluso de la humana compañía. He querido la paz de esa soledad que me traspasa y que siento incluso cuando no estoy sola. Porque algo hay en ella que me fascina.. tal vez siento que estoy en el vientre de cada gota de la lluvia de luna o en cada átomo de los rayos del sol que renace el 22 de diciembre ;)

    Pero sobre todo, creo que es porque hay algo que mi alma recuerda en ese silencio. Algo que siente cuando está desnuda contemplando el infinito pero no se siente desamparada. Nunca.

    Disculpa la extensión del texto, pero creo que en tu noche solitaria, la luna querrá llover también sobre mi alma desnuda ;)

    Al fin y al cabo, son épocas de compartir, incluso los dones del universo..

    besos miles

    ResponderEliminar
  14. Llego entre navidad y año nuevo, Antonio!
    Te cuento que ahora estoy recibiendo esa "lluvia de luna", será porque te estoy visitando...

    Desde aquí soplo una brisa de abrazos cálidos como mi diciembre, espero llegue a tiempo...*

    ResponderEliminar
  15. Esperemos que el primer día del 2010 nos preguntemos eso mismo: "qué nuevo desierto está iluminando" el sol...Así podremos escribir como en una hoja en blanco. Feliz entrada, amigo, Antonio (ahora: Martín..)

    ResponderEliminar
  16. Antonio; Que el Nuevo Año que esta por inciar, venga lleno de esa "lluvia de luna".
    Y con la respuesta bajo el brazo, de que nuevo desierto està iluminado.

    Mis mejores deseos para èste 2010!!

    Besos y muchos màs.

    ResponderEliminar
  17. Hola, Daniel.

    Pues no sé qué ocurrió, si hubo ruido o si no, porque este lobo se fue a dormir a una hora prudencial y me sumergí en mis sueños, en los que hay otra clase de sonidos.
    Un abrazo, amigo.

    (la luna sigue lloviendo)

    ResponderEliminar
  18. Gracias, Luis Antonio.

    Sí, la noche fue "soportable", porque me fui a dormir, jeje.
    Un saludo y que tengas unas pacíficas fiestas.

    ResponderEliminar
  19. Amiga maga Isis:

    Gracias por tus bellas y entusiastas palabras, pero debes saber que cuando hablo de "soledad" no lo hago en sentido peyorativo. Es precisamente en la soledad donde he podido encontrar los mejores tesoros, porque no es una soledad solitaria, en absoluto, sino una soledad sonora, como decía Juan de la Cruz.
    Sonora e iluminada, por la presencia de esa lluvia de luna...

    Un gran abrazo, Isis.

    ResponderEliminar
  20. Muchas gracias, Silvia, por tu brisa.

    Mil besos**

    ResponderEliminar
  21. Gracias, June.

    Ojalá sea así, y ese desierto sea como una página en blanco sobre la que poder escribir cosas nuevas.

    Un abrazo de

    Antonio M.

    ResponderEliminar
  22. Gracias, Amanecer, y...

    ¡¡ Feliz año nuevo !!

    Un abrazo, con lluvia de luna y brillo de estrellas.

    ResponderEliminar
  23. ¿Y cuántos no habrá que en medio de esas grandes comidas, risas, bailes y besos que mencionas, no sientan la soledad más lacerante y profunda que imaginarnos podamos?

    Y acaso sea una soledad mucho más dolorosa que la del misántropo por elección, que al fin y al cabo sabe bien donde está situado y acostumbra a tener sus porqués bien explicados.

    Tiene una infundada mala fama la soledad, pero ademas de reveladora, no deberíamos de olvidar que solos llegamos y solos partiremos...

    Sea como sea, ojalá a todos, donde quiera que estemos instalados, nos llegue un poco de esa lluvia de luna que como un sortilegio nos haces llegar en tus sugestivas letras amigo.

    Siempre un placer pasarse por aquí Antonio.

    ResponderEliminar
  24. "...el sol se pregunta qué nuevo desierto está iluminando"

    Me quedé clavada en esta frase final de tu escrito, y me he puesto a pensar bastante en ello. Es una excelente imagen, Antonio.
    Querido amigo, sentí tristeza al leer este post, por la alusión que hace a la soledad.
    Pero,por otra parte, la soledad es algo muy deseable a momentos. Lo ideal es hacer una buena amalgama de ambos estados (el de las multitudes bulliciosas y el del silencio solo).
    Y estoy consciente de que en estas fechas la soledad pesa más que en otras.

    Un fuerte abrazo, con el sonido de dos copas de fino cristal chocando en un cálido brindis.

    LIRIO

    ResponderEliminar