Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







miércoles, 23 de septiembre de 2009

Lo abstracto



Era una tarde serena, tranquila, sin excesivo ruido. La gente estaba un poco como ausente, o al menos medio silenciosa. Los transeúntes pasaban por la calle y hablaban entre ellos, como siempre, o por el móvil, pero sin levantar demasiado la voz. Y los coches que recorrían las calles buscando aparcamiento no tocaban sus bocinas en los cruces, o llamando a sus familias para que bajaran a recoger los bártulos del maletero...
A Alfredo le parecía algo raro, pero lo agradecía profundamente. Era una tarde clara, con mucho sol, pero también había nubes, nubes viajeras que no entorpecían al sol pero dejaban un presentimiento de otoño, un acento de cercana lluvia en el ambiente con su presencia. Y además, corría el aire. ¡El aire... se movía! Y cuando el aire se mueve se mueve la vida.

Así que a Alfredo, asomado a su terraza de barrio, con la mirada bailando entre edificios, calles y nubes, le dio por pensar...

"Se puede decir que vine de lo abstracto y algún día volveré a lo abstracto. Pero incluso ahora que vivo en lo concreto, que tengo una forma definida, que respiro y pienso, que parece que 'existo', sigo siendo muy abstracto...
"De manera que a veces siento que en realidad casi no me he movido.
"Soy el mismo que ayer caminaba por la orilla del río, el mismo que subía a los montes para ver más amplio el horizonte, para acercar la lejanía, el que navegaba por las aguas brillantes de los libros amigos, el que buscaba la luz en otros ojos, el que sonreía entre los almendros al anochecer, el que se enredaba en los sueños y quería quedarse en ellos como si fueran su auténtica casa.
"Lo concreto muerde a veces, pero es sólo una sombra tenue en el mar de lo abstracto, una figura solitaria y sin poder en medio del océano.
"Cuando me vaya de aquí, será casi como si nunca hubiera venido. El azul del que vine me abrazará de nuevo, y esto de ahora será sólo un recuerdo, un breve trazo, quizá una mancha agridulce en el cuadro de mi existencia, una mínima sombra en el ángulo inferior izquierdo... Muy poca cosa en comparación con las dimensiones del cuadro, que, además, no es cuadrado, sino redondo.
"Sí, mi cuadro es redondo, circular, y da vueltas como una noria, tocando todos los puntos del universo, danzando entre calles, nubes, sueños y estrellas..."


AC.
(23 de septiembre, 2009)


20 comentarios:

  1. Antonio: Tienes que perdonar esta intrusión mía antes de tiempo. No he podido leer tu entrada. "Lo abstracto" es mi especialidad pero por el momento no puedo detenerme y quería darte las gracias por tu comentario y decirte que por fin he respondido. Tarde, fuera de lo que era mi costumbre, pero es que mis costumbres han cambiando en los últimos tiempos. Tanto que no debería llamarlas todavía costumbres. Luego me pasaré a leer tu cuaderno nocturno, tus letras siempre descubriéndome algo nuevo. Algunas costumbres han de mantenerse siempre.
    Un abrazo agradecido

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola, Carmen!

    No tengo nada que perdonarte, y me alegro mucho de verte por aquí.
    Espero que ese cambio de costumbres que mencionas sea positivo para ti. Eso es lo importante.
    Ven cuando quieras, comentes o no. Sabes que ésta es tu casa.

    Un abrazo, y que todo te vaya bien.

    ResponderEliminar
  3. Pensamientos muy profundos, Antonio, para hacerlos recostado en un balcón de barrio.
    Habría que preguntarle a Alfredo, cuanto tiempo hace que existe en lo abstracto pre-supervivencia y cuando tiempo le queda post-supervivencia para seguir en ese estado. Realmente somos eternos, sin saberlo y bajo un millón de inconscientes formas nuevas. Solo hay un momento, un paréntesis, en que todos los que hemos llegado, tenemos la suerte o la desgracia de ser conscientes de nuestra principal materia prima: lo abstracto. La vida es la única verdad para el hombre. Es la refutación de que nuestro origen y nuestro destino es el mismo, la nada. Estar vivo y estar lúcido de ello es la singular prueba de que no existimos, pero que somos a la vez perpetuos. Los que no han nacido o ya han muerto, giran en la noria del universo; ni siquiera saben que no existen.

    Eso es lo que le comentaría yo a Alfredo. Que esto es una guasa innecesaria. Una broma de mal gusto. Una putada, en definitiva. Lo que nos resta, es tomarnos esta trampa, con la mejor alegría posible. Como el Pierrot triste y lloroso que no deja de reír perturbadamente.

    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  4. Pues sí, amigo Daniel, mis pensamientos son profundos, tanto que para pensarlos me he tenido que poner la escafandra, jaja.

    Pero noto en tu comentario que no te gusta mucho este "paréntesis"...
    A mi modo de ver, esta "guasa innecesaria" es muy graciosa, si sabes mirarla con buenos ojos. No es más que un obra de teatro, y los que somos más conscientes del hecho sólo tenemos que saber usar nuestra "locura controlada" para salir airosos del escenario.
    Efectivamente, "nuestro origen y nuestro destino es el mismo, la nada", pero... ¿sabes que en esa nada hay cines con pantalla panorámica, cómodos sillones y bellas compañeras que te sonríen? ¡Y muchas más cosas interesantes y gratas!
    Imagino que no hace falta que te diga que en la nada está el todo.
    Que algo abstracto aparezca como concreto no significa que deje de ser abstracto, sólo quiere decir que ha tomado, ocasionalmente, una forma definida. Pero sigue siendo abstracto en el fondo.
    La verdad es abstracta en su naturaleza.

    Con la "putada" hay que saber jugar, ese es el reto.

    Un abrazo, Daniel.

    ResponderEliminar
  5. Mmmm...

    Es verdad, tiene razón Alfredo. Lo "abstracto" - que en este contexto me recuerda a lo eterno tiene mucho mayor duración y pervivencia. Sin duda.

    Pero: ese período que nos toca ser "concretos", esa estancia en la azotea de nuestro barrio mirando pasar a las nubes y sintiendo al aire en la piel, ESO es nuestra vida individual, el tiempo que nos toca pasar por
    esta Tierra. Y, ¡ay!, debemos vivirla intensamente y disfrutarla en toda su concreción, pues es la única que tenemos bajo esta forma.
    Si la vivimos felices, al menos parcialmente, ha valido la pena, y ni quien nos quite lo bailado.
    Eso pienso yo.
    Y mando un beso para ti, y otro para Alfredo.
    ¡Feliz Otoño!

    ResponderEliminar
  6. Con la putada hace ya algunos años que juego y no me quejo extremadamente de mi reto. El paréntesis me gusta en la medida en la que subjetivamente creo justa, Antonio. Si esto es una espera, es evidente que hay que entretenerse. Tampoco queda otro remedio. El optimismo sirve puntualmente para el ratito en que estamos. Los dichosos militantes me suelen repugnar por falsos o ingenuos, dado que me consta que nuestro espíritu, el espíritu de cada cual, es decir todos los espíritus, viven entre nubes y claros.
    Si no fuera así, Alfredo no hubiera realizado nunca esas meditaciones que nos transcribes, arrimado sobre la barandilla, observando como pasea el viento. No hubiera reflexionado profundamente sobre la esencia de la verdad. Sería un ser abnegadamente feliz, voceando a todo el mundo la energía que posee y moviéndose y disfrutando sin cesar, hasta que la parca se lo hubiera llevado de mala manera. Esa carece de protocolos finos. Nos trata a todos, eufóricos y no tan eufóricos, a empujones.
    En la nada está el todo. Pero tanto la nada como el todo, sin consciencia es definitivamente nada.

    Otro abrazo.

    ResponderEliminar
  7. ¡Ay Antonio! es te pedacito de estancia concreta y bastante voladora en mi caso... a mi me parece a manera de un recreo, donde se pasa bien pero también das tropezones, caes jugando a la comba, discutes, con tus amigos, comes, amas...y sobre todo redondeas círculos en lo concreto , sin olvidar nuestra abstracta procedencia que nos sirve para ampliar el circulo, no para crear círculos concéntricos independientes...

    Besitos volados muuuuy concretos.

    ResponderEliminar
  8. Hola, Antonio: Mi vida es tan dinámica que ya perdí la noción de lo que estar quieta, a tal punto, que creo que cuando me muera seguiré trabajando en donde esté.
    Un saludo desde la primaveral Buenos Aires!!!!!!

    ResponderEliminar
  9. Amigo Antonio:
    Largo y tendido hemos hablado ya en otras ocasiones, sobre éstos, y otros asuntos parecidos. A pesar de que en el fondo, el tema siempre sea el mismo. Ese itinerario solitario e inevitable, en el que termina por convertirse siempre la vida para todos. Anque la mayoría en un acto vano de presunción desesperada, se afane en creencias absurdas y en actuar
    como si fuésemos a vivir eternamente. Como si, ésto, tuviera algún sentido más alla del acto presente. Y no...

    Sólo las almas sensibles como las de algún Alfredo, son conscientes y capaces de asombrarse con el presentimiento de las estaciones, o de captar ese aire que mueve la vida para a continuación interrogarse con claridad y lucidez. Y además responderse con honestidad y ductilidad, a las cuestiones que genera este, por otra parte, absurdo viaje de loabstracto a lo concreto y viceversa
    Sigue:

    ResponderEliminar
  10. También después de leerte he pensado: he aquí, el concepto de lo absurdo expresado de forma clara y descarnada, y al mismo tiempo, no falto de una bondad ciertamente épica. Pero incluso así, en el poético pensamiento de Alfredo sigue plasmado de forma indeleble, ese total paná... tan traido y llevado...
    Decía Píndaro, por ilustrar este concepto del viaje al absurdo de alguna forma, lo siguiente:

    No te afanes alma mía, por una vida inmortal, sino que apura el recurso de lo hacedero

    Así pues no nos va a quedar más remedio que empujar nuestra piedra montaña arriba... y sólo en ese sentido podremos influir, de lo concreto hacia lo abstracto y al mismo tiempo disfrutar de ello por momentos, aún breves y fugaces, como los del protagonista de tu historia, en esa tarde clara, con mucho sol en la que también había nubes
    Creo que somos multitud, los que utilizamos el recurso de la meteorología para confortarnos y serenarnos, cuando el ánimo flaquea en algún momento.
    Y no quiero dejar pasar la ocasión de reflejar aquí, algo, que lei en el blog de un buen amigo no hace tanto. Dice así:
    "Y entre paso y paso, mientras oía lejanos murmullos de alegres fiestas, voces y músicas que no podía entender ni mucho menos amar, le vino un pensamiento que le dejo parado en medio de la cocina... Todos esos pensamientos eran ya viejos, llevaban mucho tiempo guardados en su armario, pero se convertían en claridades cuando venían vestidos de nuevas palabras y tomaban una figura diáfana ante sus ojos
    Y creo que tu amigo Alfredo, hoy, le ha aportado esa nueva claridad.
    Magnífica reflexión y más que excelente entrada Sr. Druida.
    Un abrazo del buho de al lado-

    ResponderEliminar
  11. Hace rato ya que leí tu "Abstracto" y los comentarios correspondientes...y sigo meditando,reflexionando,pensando.Y a veces me siento tan abstracta como Alfredo, siento que "casi no me he movido".Pero, ante un nuevo soplo del viento en mi patio (yo no tengo terraza),recobro concreción y existo.
    Y,ay, podríamos pasar horas hablando sobre ésto, pero creo que nos perderíamos en la abstracción. Entonces,bailemos,Antonio, y aspiremos a ser algo más que una mínima sombra en el ángulo inferior izquierdo...
    Hare,hare,Antonio!

    ResponderEliminar
  12. Claro, Liz, eso intento, vivir esta etapa intensamente, jaja.
    Y si luego, después de traspasar una vez más el límite de lo concreto, alguien o algo nos quiere quitar "lo bailao", para guardarlo en algún armario de recuerdos "espaciales", pues que lo haga, da igual. Los bailes en el Infinito son interminables...
    Y el propio paso hacia lo abstracto ya es en sí una danza.

    Gracias por el beso, Liz; el de Alfredo se lo comunicaré más tarde, porque aún sigue ensimismado en la terraza.
    ¡Feliz otoño para ti también, amiga!

    ResponderEliminar
  13. Gracias por volver, Daniel. Así esto se parece a una conversación entre amigos.
    Hay una cosa en la que disiento: en que esto sea "una espera". Creo que eso es un error. Bueno, tampoco lo categorizas, sólo lo supones o simplemente lo mencionas. Yo lo llamaría "tránsito" quizá, un paso por el puente entre una nada y otra.

    Y sí, los "felices" es que ni se enteran. ¿Para qué reflexionar si lo tienen todo a mano?
    No sé si la parca hace distinciones a la hora de "recoger" o "barrer", pero está claro que tanto felices como reflexivos o inquisitivos (que también pueden ser felices) son llevados en su momento hacia el otro lado. Cada uno con su maleta personal en la mano.

    "En la nada está el todo. Pero tanto la nada como el todo, sin consciencia es definitivamente nada", escribes, amigo Conde.
    ¿Puedo darte un aplauso por estas palabras? Bueno, ya te lo he dado, ha sido inmediato, espontáneo.
    ¡Plas, plas, plas, plas! Jeje.

    Así es, amigo, sin consciencia nada tiene sentido. Y un ser humano puede ser igual que un jarrón o que una mesa.
    Pero nosotros no somos jarrones ni mesas, porque sentimos y pensamos; porque tenemos nuestra ventanita abierta, y eso (que los demás no quieren ver) es nuestro frágil puente para descubrir los tesoros ocultos, y los evidentes también, claro.

    Otro abrazo, y mil gracias por tu buena visita.

    ResponderEliminar
  14. A ver, Brujita:
    ¿Esto te parece como un recreo? ¿Entonces venimos de clase y volvemos a clase después?
    ¿No será al revés? Bueno, quién sabe.
    Gracias por tus besitos volados concretos. Yo te mando uno abstracto, a ver a qué sabe...

    ResponderEliminar
  15. Pues si Antonio, lo concreto es tragicómico, tiene mucho de bueno y mucho de malo ...como ese imaginario recreo del que te hablaba, pero siempre se mantiene un extremo de nosotros conectado a lo abstracto y eso hace liviano los aconteceres tremendos en los que nos vemos envueltos en éste estado...pero como todo lo pasajero, resulta algo más
    llevadero al saber que por mucho que dure no serán mil años...Je,je
    Mi parábola, afortunada o desafortunada, seguramente trata de llegar al mismo punto del circulo por donde tu entraste ...o saliste...

    Besitos volados

    ResponderEliminar
  16. Hola, Persis.

    Se puede estar uno quieto aun siendo dinámico. Una cosa es lo que haces y otra lo que eres.
    Y espero y te deseo que en el otro lado no trabajes tanto, jeje.

    ¡Feliz primavera!

    ResponderEliminar
  17. Ahora sí te comprendo mejor, Brujita. Estamos de acuerdo, por supuesto.
    Pero... no me dices nada de mi besito abstracto. ¿No te llegó?
    Bueno, es que los carteros abstractos son más informales, jaja.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Hola, Rayuela.

    Yo ya estoy bailando, desde que llegué, y antes creo que también lo hacía, aunque no me acuerdo, jeje.
    Puede ser como dice Alfredo, que no nos hayamos casi movido. Pero el margen es lo bastante amplio para poder bailar, incluso con una apariencia de quietud.

    ¡Hare, hare, amiga Silvia!

    ResponderEliminar
  19. Amiga Cristal:

    Me dejas sin palabras, así que perdóname un momento que voy a la cocina a por más.
    Es sólo un minuto o dos. Las saco del congelador, las meto en el microondas y ya está, listas para servir.
    Un momento, por favor.

    ResponderEliminar
  20. A ver, Cristal:

    En primer lugar te digo que para nada pienso hacer de Sísifo y no quiero empujar ninguna piedra cuesta arriba. Que las piedras vayan donde la gravedad las lleve, que yo iré donde me lleven mis alas y el rumbo del aire.

    Permite que te diga que no entiendo ese "concepto de lo absurdo". ¿Es absurdo vivir? ¿existir en lo concreto? No lo creo, no lo siento así. Yo, sinceramente, me alegro de haber venido a este mundo de aparentes opuestos. Es otra forma de bailar, aunque nos duela en algún momento, o en muchos.
    El absurdo lo veo en no darse cuenta de las cosas, en ser inconsciente. Ahí sí veo el absurdo. La vida idiota del ser que no mira, ni oye ni piensa.
    Y es absurdo por el desperdicio enorme que supone.

    Por lo demás, que las piedras vayan y se asienten donde quieran o puedan, como he dicho antes. Y si algún guijarro podemos mover con nuestro aleteo, pues mejor que mejor. Pero no hay aquí ninguna misión, sino sólo el reto de aprender a vivir.
    La vida abstracta quiere jugar, como ya he dicho muchas veces, jugar a las concreciones. Quiere sentirse a sí misma, mirándose en múltiples espejos.

    Ese "total pá'ná" tiene muchos huecos y goza de muchos puentes, que lo pueden convertir en un "total para algo que merezca la pena".

    Un abrazo, Lady Búho de al lado, y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar