Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







jueves, 1 de octubre de 2009

En el espejo



Se está convirtiendo en un problema esto de mirarse en el espejo cada mañana. No es precisamente la mejor receta para empezar el día. Voy a tener que lavarme la cara sin mirar, y usar la memoria para peinarme. Sólo así podré salir a la calle con un ánimo más positivo.
Poco a poco, según va sucediendo, me voy dando cuenta de cómo se vuelve uno viejo: simplemente atragantándose de miseria. No es que a uno le guste. En absoluto. Pero es tan abundante y la gente te la ofrece con tanta generosidad que, sinceramente, no puedes evitar tomarla.
Sobre esto pensaba yo antiguamente, que lo mejor para conservarse joven y sano era mantenerse apartado de cualquier sociedad más o menos humana. Pero hoy ya no creo en ello. No porque lo considere inválido, sino porque lleva uno ya tanta humanidad dentro, que no lo considero posible. Allí donde fuera llevaría conmigo todo un bagaje indeseable, toda una gran bolsa de basura que envenenaría hasta el aire. Recrearía un mundo allí donde antes sólo había vida.
Aunque, quién sabe, quizá bastaría con un largo período de desintoxicación. Unos meses solo, tranquilo, sin ruido, sin presión, lejos de la agradable compañía humana, tan capciosa, y puede que la miseria se desprendiese poco a poco como un mal olor.
Tal vez, no lo sé. Tengo que intentarlo.


AC.
(octubre, 1996)


________________________




_______________________

- Shadow of a Lonely Man
- The Alan Parsons Project

7 comentarios:

  1. Pues no es mala idea eso de quitar el espejo. Peinarse de memoria debe ser como hacer sudokus y eso, los que saben, dicen que es muy saludable. En cuanto a la miseria no sé muy bien a que tipo de indigencia te refieres. Si es la propia, la penuria física con que nos atenaza la vejez no hay nada a hacer. Si te refieres a la que nos regalan desde el exterior, esta siempre nos la han obsequiado en todas las fases de la vida.
    Pienso que cuando nos hacemos “mayores”, nos volvemos más escépticos, porque estamos de vuelta de algunas cosas o porque cada vez hay más cosas que nos cuentan que nosotros ya sabemos. Ello conduce al desinterés. Y en eso si que creo que podemos actuar. Descubrir nuevos elementos que nos lleven a curiosidad de cuando éramos jóvenes. La soledad es maravillosa, pero sólo la imprescindible.

    ResponderEliminar
  2. que reflexivo.

    me gusta, esa autocritica que haces

    :)

    saludos

    ResponderEliminar
  3. Desintoxicarse de humanidad...y de la nuestra?


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. ¿Y no has probado a mirarte fijamente en el cruel cristal, hasta descubrir una lucecita en el fondo de tus pupilas, que te indica que aún sin peinar e intoxicado, tú, sigues ahí?
    Con tus viejos sueños esperando a que les des cancha de nuevo... porque siempre se merecerán una nueva oportunidad.
    El esfuerzo del intento, siempre es agradecido. Como mínimo nos quedará la satisfacción del deber cumplido. Como limpiar el horno, aunque al final se pierda en un total paná... (es que no lo puedo evitar, disculpe el Sr. Druida)
    Pero aún así, vale la pena ese intento. Sobretodo porque se desprende ese mal olor de lo estancado, como por arte de magia.
    Un abrazo amigo. Y magnífica reflexión sobre lo útil.

    ResponderEliminar
  5. Lo del espejo todavía no le llevo muy mal...me debe de engañar un poquito, porque lo que llevo mal es ver una fotografía mia...no sé...no soy yo....me veo super horrorosa, y encima la gente venga hacerme fotos...bufffff...les tengo verdadero panico. Dicen que es que no soy fotogenica...yo sé que cuando tenía 20 años salía bien de cualquier manera....nadie me decía que no era fotogenica.;-)
    Saludos amigo.

    ResponderEliminar
  6. Creí haber dejado una notita por aquí...En fin, insistiré...Los espejos fuera, ya sabes que a Borges también le aterrorizaban...
    A mi, me gustan...pero sólo algunos y sólo como objetos...no para mirarme, sólo lo justo y necesario para que el mañana no me sorprenda de sopetón... Por lo demás, lo importante es que conseguir que las cosas aún te sorprendan y, eso, es muy trabajoso...Saluditos.

    ResponderEliminar
  7. Supongo Antonio , que a éstas alturas ya te habrás dado cuenta que lo de la edad es cuestión de acostumbrarte, es bueno cumplir años, aunque solo sea porqué la otra opción... je,je, es menos apetecible.
    La otra arte de la cuestión es que no hay quien se pueda esconder , vayas donde vayas el nuevo años ¡PLAS! te pilla...Es lo de: " Ahí llegarás pues sino la vida te ha de costar"

    Besitos volados.

    ResponderEliminar