Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







viernes, 21 de agosto de 2009

Mi patria




Mi patria es un lugar de mi corazón, un sitio escondido y secreto, que muchas veces se siente lejano o perdido, a pesar de estar adentro.
Es un lugar pequeño o grande, según se mire. A veces lo he visto como un sitio elevado, abierto, luminoso, sobre montañas, cercano a las nubes. Y otras veces como un mínimo rincón, un refugio entre el bosque frío y oscuro, sobre el que se proyecta un rayo de sol o de luna, como una isla en medio de un mar de sombras.
Mi patria siempre está en su sitio, soy yo quien se pierde. Lo único que hay que hacer es saber encontrarla, hallar el camino de vuelta. Y para eso hay que seguir las señales, escuchar las voces del aire, captar los brillos entre los pliegues del silencio, saber leer los susurros de la luz y del agua...

AC.

6 comentarios:

  1. fuf... precioso.
    me kito el sombrero antonio:)
    ke tengas un bonito dia!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Leo.
    No sabía que llevaras sombrero, jeje.
    Igualmente te deseo, joven amigo, que tengas un buen día.

    ResponderEliminar
  3. Hallarr algo buscado y guiarse por señales de la vida, muy bonito u Antonioral.Me recuerda este tu ralatos , a las señales de la vida, del Alquimista
    Abrazos de vida

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Mar.


    Te confieso que no he leído entero el libro de "El Alquimista", de Paulo Coelho, pero leo ahora en su cubierta lo siguiente:

    "... Y aprendió a leer las señales y a dejarse conducir por su destino hasta encontrar su tesoro o, mejor aún, para conocerse a sí mismo en la esencia de todas las cosas."

    No es exactamente eso a lo que me refería, pero entiendo que mi escrito te lo recuerde.

    Abrazos de vida (me gusta).

    ResponderEliminar
  5. Y que cierto, la patria es uno mismo..., está en su corazón y no suele tener banderas.
    También tú eres poeta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Alfaro.
    Me alegra que estemos de acuerdo. Sí hay banderas, pero están hechas de nubes, de sentimientos, de recuerdos, de estrellas, y un montón de sueños acumulados en las vitrinas del alma.

    Un abrazo, amiga poeta.

    ResponderEliminar