Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







viernes, 28 de agosto de 2009

Mi bosque



Se me ocurre que este cuaderno virtual es un pequeño ejemplo de locura controlada. Sé perfectamente que no es importante, que es inútil, que no va a servir a nadie y nada va a cambiar.
Pero aun así, escribo en él y le agrego imágenes y música, decorando el hogar, como si lo fuera, como si sirviese para algo. Es mi pequeña obra inútil, insignificante; en él expreso mis sentimientos y pensamientos, y los de otros que me son afines, salvando tiempos y distancias.
Por sus páginas de cristal caminan mis sueños, como si estuvieran en casa, se deslizan ideas y sentires, hay ventanas abiertas desde las que se ven lunas que hablan y nubes que cuentan secretos...
Y aquí dialogo un poco con vosotros, los amigos invisibles, a través de los comentarios. Me leeis y os leo, intercambiamos opiniones, conversamos, como si estuviéramos sentados en una gran terraza abierta. Sobre nuestras cabezas la luna y las estrellas, y en el horizonte oscuras montañas que escuchan.

Nada de esto es importante, decisivo a nivel vital. No hay aquí ninguna llave mágica que abra puertas ocultas, ningún viento que descorra velos ni cortinas, ningún mapa del tesoro...
Pero esto es así si lo miramos desde una gran altura. No soy ni brujo ni guerrero, sólo soy un caminante, y aunque pueda ver la inutilidad de todo esto elijo seguir con ello, porque es la decisión de mi libertad, porque es donde mi vida quiere expresarse.
¿Locura controlada? Puede ser, pero también es un camino que andar, una ruta a seguir. Para mí, a nivel humano, sí es importante, porque lo siento.

Cuando vuelvo a ver desde mi ventana, estas últimas noches, a la constelación de Orión y un poco más abajo a Sirio, la estrella azul, sé que se acerca lo que para mí es el buen tiempo... Esto, por supuesto, no tiene sentido real ni es importante en absoluto, pero yo siento que viene el "buen tiempo", que remitirá la ola de calor, que el cielo será más azul, que empezará a correr la brisa y que el pájaro del sueño volverá a visitarme.
Es quizá mi locura controlada el querer verlo así, pero también es mi camino con corazón, en el que me siento vivo.

Este cuaderno es sólo un pequeño bosque en medio del desierto. Más allá está la arena interminable, inmensa, los laberintos de las horas y los pozos vacíos; más allá están las realidades, las noticias, los hechos... Todo eso lo sé. Pero aun sabiéndolo, seguiré regando mi bosque día a día, seguiré paseando por sus callejuelas de cristal y humo, por sus jardines húmedos y un tanto soñolientos, y entraré en sus pequeñas cabañas de madera, y en sus árboles, donde habitan otros caminantes amigos que cultivan sus propios sueños. Y esto lo hago no por estar loco, sino porque quiero.

Dentro de un mundo de conocimiento y misterio, cada uno elige su camino. Y aunque parezca que no va a ninguna parte, ése es el sendero que debe seguir, porque es el que para él brilla en medio de las sombras.
A los caminantes nocturnos nos encanta ver destellos en la oscuridad.


Antonio Castellón
(28 de agosto, 2009)

________________________

Imagen:
- "Autumn"
- por Jacek Yerka

36 comentarios:

  1. Hola


    bueno, más vale una locura creativa que una locura asesina,

    si tú bosque te da frescor, recogimiento e inspiración, y además eres su único "señor" al cual vienen más personas a reunirse contigo,
    entonces se ha convertido en un lugar especial para ti

    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. " conversamos como si estuviéramos sentados en una gran terraza abierta"...Es eso inútil, un bosque en el desierto? No Antonio.
    Tán solo la imagen que tiene esta entrada , lleno mi ser de una ilusión de ñiña.
    Me asomo a tu camino, cada tanto,y siento...
    Abrazo

    ResponderEliminar
  3. Ay Antonio que entrada más bonita! Es un placer leerte y disfrutar contigo en este pequeño espacio de tu locura controlada.
    Hace años conocí a un guerrero.
    Pasamos unos días en la montaña con otras personas, era una especie de viaje iniciático. Sólo llevabamos un poco de comida y agua. Llegué casi a ser feliz y tuve la certeza de no necesitar nada. Recuerdo que me subí a una roca que sobresalía abrí los brazos y me sentí pájaro, aún no entiendo como no me lance a volar o tal vez lo hice, no lo sé, pero nunca en toda mi vida me he sentido tan inmensa como en aquel instante.
    Mi amigo el guerrero me dijo que yo era una bruja que lo había percibido nada más conocerme, y que algún día tendría que aceptarlo, pero la verdad es que sigo sin encontrar mi escoba.

    Un gran beso querido Antonio.

    ResponderEliminar
  4. ¿Qué no sirve para nada? ¡qué te lo crees tú! tú no sabes la de descansitos que me tomo yo al fresquito de esta casita tuya y lo divinamente que me sientan. :)

    Gracias por querer estar aquí y dejarnos disfrutarte.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Permite te comento querido Antonio, que tu espacio para mi es aquella cueva a la que acudir para ganar buenas dosis de eso que llaman paz, serenidad y disfrute, por cierto....Gracias amigo.

    Deseo disfrutes de un bonito fin de semana. Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  6. Primero que nada, Antonio:

    Me pareció maravillosa tu Ilustración. Esa imagen sola ya lo dice casi todo...
    No creo que tu escribir en el Cuaderno sea locura controlada, ¿sabes? Porque me parece que hay algo en tu motivación que te hace CREER en que esta comunicación virtual es algo bello y que vale la pena.
    ¡Qué chistoso...! En mi comentario a tu anterior entrada, hablaba yo justamente de la naturaleza de estas relaciones cibernéticas...

    Aunque no "entendamos" todo, al menos sentimos que es altamente gratificante comunicarnos con seres afines. Y eso es muy bonito.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. A mí me sirve, Antonio!
    Qué sería de mí sin la oscuridad en la que nos vemos,sin tu luz oblicua, sin tus druidas,sin tu tao!
    Con locura controlada o no, qué más da!a mí me sirve!


    Mil besoslocosdesdelosjazminesylasvioletas!!!!

    ResponderEliminar
  8. Hola Jose Jaime.

    Sí, desde luego, es un lugar especial, es casi como mi verdadero hogar.

    Una pregunta:
    He estado viendo tu blog, pero sólo he encontrado los encantadores cuadros de María Luz. ¿Y tú dónde estás?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Hola

    ciertamente estoy en otro lado,
    pues ese es de mi Mama,
    que ahora me cuida junto con mi hermano,
    cristalescrito.com
    pero realmente esto lo puedes borrar
    pues no se hace para hacerme propaganda o que visites
    llevo siguiendo tu blog desde hace meses
    y ahora existe la tendencia o el resquemos que los comentarios se hacen para devolver la visita

    yo lo hago porque me encanta tu blog y tengo algo que decir
    así que lo dicho, luego de leído puedes borrarlo o modificarlo
    esta hecho para contestar a tu pregunta

    un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Hola, Ale.

    No, a nivel humano, de sentimientos, no es nada inútil. Por eso digo que sólo se ve así si se mira desde mucha altura, o profundidad, no sé.
    Yo encantado de estar aquí y de que sientas estos trazos de mi camino.
    La pintura de Yerka es que es como una imagen de cuento de hadas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias, Jose, por la aclaración.
    Resquemor ninguno, en absoluto, y no tengo nada que borrar. Al contrario, buscaré tiempo para entrar en tu espacio y conocérte mejor.
    Con las pinturas de tu madre María Luz me he llevado una muy grata sorpresa, de veras, son como entre oníricas y metafísicas.
    Ya me he apuntado como seguidor, pero no para devolverte la visita, sino para estar al tanto del arte de María Luz, que me ha gustado mucho.

    Un abrazo, nuevo amigo.

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola, bruja Juana!

    Ahora entiendo mejor aquello que te comenté, de que tus cuentos eran "redondos" y no me dejaban salir...
    Ten en cuenta una cosa, amiga: lo de la escoba hace ya mucho que pasó de moda, ahora no hacen falta esos adornos. Si eres bruja sólo tienes que mirarte en el espejo de la gente y de las cosas y comprobarlo en el efecto que produces.
    Ser bruja o brujo no es en absoluto una garantía de felicidad, pero sí, y mucho, un camino, una puerta abierta por la que poder colarse para encontrar una íntima y especial alegría.

    Creo que aquella mañana efectivamente volaste.

    Un beso brujo, Lunaazul.

    ResponderEliminar
  13. ¡Jajaja! ¡Luisa!

    Pues si esta casita sirve para tu solaz ya está todo justificado y no hay más que hablar.
    Seguiremos caminando por el bosque y buscando flores nuevas.

    Besos, amiga.

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias por tus palabras, Azul, esquiva amiga.
    Me alegra volver a verte.

    ¿Así que una cueva? Eso me recuerda mucho a Castaneda y a los "sitios de poder". Ojalá este humilde cuaderno fuera algo de eso, o parecido, pero me temo que sólo es un bosquecillo de letras y sentimientos.

    Buen fin de semana, y vuelve pronto.
    Un abrazo con zapatos, jeje.

    ResponderEliminar
  15. Hola, Liz.

    Gracias por reconocer el mérito de la ilustración. Me costó mucho trabajo, por lo detallista, un trabajo de meses... Pero al final lo conseguí. Me hubiera gustado pintar los árboles con hojas, pero ocurre que era en invierno.

    ¡Jajaja! Como me lea el amigo Yerka me denuncia.
    Es que cuando estoy contento me pongo bromista.

    He leído tu comentario anterior, pero lo he hecho después de publicar esta entrada. Se ve que la sincronicidad sigue haciendo de las suyas, jeje.
    ¡Esto parece que funciona!

    Un beso azul, pintora de sueños.

    PD.: No sé si te he dicho alguna vez que hay una diferencia importante entre el "onirismo" de tu pintura y obras como las de Yerka o Gonsalves. Lo onírico de éstos se manifiesta de una forma muy explícita, mientras que en tu obra los sueños están implícitos en el paisaje, en el detalle, es como un aroma sutil.
    Un abrazo, maestra.

    ResponderEliminar
  16. ¡Gracias, Silvia!

    De manera que... ¡bendita locura!
    Pero tú ya andabas por esos caminos mucho antes de conocerme.
    Tú y yo sabemos que ni tu zigurat ni mi cuaderno curan la gripe ni el dengue, ni siquiera un triste catarro, pero... ¿estamos absolutamente seguros de que eso es cierto?
    Yo sí, pero a veces lo dudo, jeje, sobre todo en mañanas como ésta en la que corre el aire.

    Estamos locos, amiga Rayuela, pero lo controlamos de maravilla.

    Besos controlados ;)

    ResponderEliminar
  17. De caminantes nocturnos hablaba yo ayer. A falta de peyote, me quedo en tu bosque y en la ncturnidad de tus pensamientos. Como el éxtasis de una droga que nos acompaña de por vida. Para ser lo que nunca imaginamos que podríamos ser.

    Si es que somos.

    Un abrazo enorme!!
    Chuff!!

    ResponderEliminar
  18. ¡Hombre, Zen!

    Mucho gusto de verte por aquí.

    Somos, amigo, somos. Otra cosa es que lo sepamos o no, pero somos y además estamos. Lo difícil está en conjugar ambos verbos. Pero lo intentamos, que es otro verbo que sirve de nexo entre los anteriores.

    Un abrazo, artista, y gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  19. No es inútil, Antonio. Es un espacio propio donde dices lo que quieres. Y, además, otros te leemos, y también venimos y decimos...
    Y me gusta la imagen, la de la palabra y la que ilustra la entrada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. No se trata de servir ni de ser útil...verdad?...
    Creo que se trata de buscar, encontrar, expresar, compartir, intercambiar...en fin es muy enriquecedor...
    La utilidad o no del elemento "cibernético" que estamos empleando no podemos cuestionarla porque nos abarca y nos sorprende... y no quiero aburrirte más con mi perorata simplemente e gusta tu lugar y lo disfruto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Unas palabras muy sinceras, Antonio. Hacemos de estos espacios una prolongación de nuestra persona, y quien tiene belleza la transmite, como tu ahora.

    Venía a felicitarte por tu intervención en el espacio de nuestro amigo Daniel/Jojo, sobre su último post. Agradezco muchísimo esa transcripción que hiciste, todo ese esfuerzo por compartir, y además de forma tan didáctica. De hecho, los dos me enseñáis mucho sobre H.Hesse. Aún recuerdo tu intervención sobre mi comentario sobre la lectura de El juego de los abalorios... creo que pronto, pronto, volveré a realizar otro intento de lectura.

    Un abrazo desde Barcelona,
    Montse.

    ResponderEliminar
  22. Coincido con otr@s...no soy nada original (que duro!), bueno, la imagen del bosque me encanto, porque el bosque siempre está habitado por la Luz y la sombra (ves a ver la última película de Lars Von Trier)...y porque no NO ME CREO NADA DE LO QUE DICES... No es inútil tener un cuaderno, blog, bitácora. Yo abrí el mío, sin ser muy consciente de lo que me iba a encontrar, lo abrí con la intención de explorar mi creatividad, pero te aseguro que es lo mejor que he hecho nunca. Nadie, (en mi entorno), ha valorado que me gustara leer y escribir, que disfrutara con el ARTE en general, y siempre me he sentido muy sola, aunque acompañada de mis libros, sus personajes-amig@s, y sus mundos que durante un tiempo eran el mío. Pero hace un año decidí abrir un blog, decidí explorar mi creatividad, y me encontré con personas como TU, que me entienden, que comparten mis mismos placeres, que me recomiendan lecturas, que me descubren ese mi mundo, que me recuerdan que no soy tan freaky!

    Te quiero por todo eso!

    ResponderEliminar
  23. Querido Antonio:

    Que post tan personal. Dices en él, cosas muy importantes.
    Este, tu Cuaderno, es un lugar especial en donde es casi tan importante la entrada, cuaesquiera que sea el tema que abordes, como los comentarios. Entre otras, tiene vd. esa facultad Sr. Druida. De despertar algo…
    Muchos de los que hasta aquí se acercan, han dicho ya parte de mi sentir, como la amiga Luisa. Entre todo lo que se podría añadir, me decanto por algo que me parece importante, quizás lo más importante.
    Dices en una de la respuestas a uno de tus comentaristas, creo que a mi también bien amado Zen, que somos y además estamos y que lo difícil es conjugar ambos verbos y que el nexo es intentarlo... y estoy totalmente de acuerdo. Sólo añadiría que falta el verbo más importante de todos en este mundo: ELEGIR. Sí, porque, es, esa capacidad de elección, lo que algunos citarán como libre albedrío o de mil formas más, la que nos sitúa, en éste y en todos los mundos posibles. Algo que citas tú también en el post.
    Son pocas las cosas que nos vienen "dadas" quizás nacer o morir y en este último caso, no siempre... porque en ocasiones se puede interactuar incluso con la amiga Parca y elegirla como respuesta.
    La vida, siempre son y serán caminos que deberemos "elegir"... Y los caminos son infinitos... eso da para guerreros, caminantes y mucho más, todo cuanto queramos. Es la miseria y la grandeza de este Universo en que el azar cósmico nos ha situado.
    Y cuesta, cuesta mucho elegir nuestra senda, porque una elección implica también una gran renuncia, sobre todo si hablamos de peripecias vitales... Y también porque, muchos escogemos (de nuevo ese concepto) no ser planos, sino poliédricos y salvo en casos de una personalidad excepcional, siempre nos asaltará la duda de si estamos, o no…, en "nuestro" camino.
    Dicho esto, añadiría además que a veces, la decisión o la elección se convierte en algo inevitable, incluso a pesar nuestro... y que aún así, es también un camino digno de ser explorado aunque al final nos lleve al mismo sitio, que si hubiéramos caminado por otra vereda... ya sabes de mi pensamiento al respecto.
    Y tampoco creo en que ningún gesto sea inútil o sin consecuencias en este Universo (Teoría del Caos). Los que hasta aquí nos acercamos desde diferentes puntos de de la acogedora Virtualia, hacemos cierto el viejo adagio que dice : Dios los cría y ellos se juntan… aunque en mi caso debería decir el “azar universal” . Me parece un auténtico milagro, que sean estos y no otros, tus comentaristas o los míos. Esto, está llenito, abarrotado de Peter Panes, despojado el nombre de todo sentido peyorativo, en busca de una magia perdida en caminos vitales que todos intentamos recuperar. Hay que quien lo intenta a través de la música o de la pintura y quien lo intenta a través de la escritura, como una catarsis generalizada que nos acerca a todos. Eso si que es “locura controlada amigo…” Ni Castaneda fue capaz de imaginar algo así… Pero lo presentía… No puede ser inútil todo ese esfuerzo, pero diré siendo prudente o escéptica, que como mínimo estamos “creando tendencia”. Los cambios siempre son lentos pero inexorables. Y ese nuevo tiempo, ese nuevo paradigma que muchos olfateamos desde hace tiempo, terminará por hacerse presente. Y todos nosotros somos quizás instrumento de ese azar cósmico, que por momentos nos dirige. Esa, es mi locura controlada. Mi elección.
    Y del primero al último de los que hasta aquí nos acercamos poseemos ese poder de estar en tu nube y asomarnos a tu ventana, porque tanto tú como nosotros así lo hemos elegido amigo.
    Sobre esto, podríamos hablar eternamente y siempre habría algo que añadir… En fin…
    Un beso desde la nube de ahí al ladito.

    ResponderEliminar
  24. Locura, noches… la penumbra misma que rasguña tu mente. Me parece realmente bello lo que ilustras, es mágico y negro, pero de igual forma deja un espacio celeste entre las líneas.

    Cuídate mucho, un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Pues aunque tarde, de vez en cuando entro en tu bosque a compartir contigo impresiones y lecturas.
    Besos

    ResponderEliminar
  26. Hay cosas que son útiles para un determinado fin y otros que parecen que no lo son. De entrada creo que hay muchos blogs que en si ya son un acto de generosidad, tanto de el que escribe como de el que lee y comenta.
    Particularmente creo que ningún momento es mezquino ni ninguna hora es estéril. El hecho de vivir, en ningún caso puede ser infértil. Si además uno puede reflejar su alma en un cuaderno o en los entresijos de un bosque vivo, donde otros errabundos caminantes hallan cobijo, no me parece nada ineficaz. En realidad nada es más básico y más hermoso que el simplísimo acto de estar. Si estamos, eso ya es un premio. Y a veces, nos olvidamos de ello.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  27. La verdad es que la calidad y el afecto de vuestros comentarios me deja un poco sin palabras.

    Bel, gracias por decir que esto no es inútil.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. No, Vico, no se trata de servir ni de ser útil, se trata de vivir, y vivir es sentir, relacionarse, cruzar puentes y vadear ríos. Que estos sean cibernéticos o no da lo mismo. El sentimiento es el que manda.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Gracias, Montse.

    Recuerdo bien ese comentario. Lo que me gustaría es que dieras por fin el paso y leyeras el libro.
    Es de lectura lenta, pero no por difícil, sino porque a cada paso tienes que pararte a saborear los conceptos y los ambientes que allí se respiran.
    Yo, sinceramente, me pasé toda una semana o más paseando por los claustros y paisajes de Castalia, y fue casi como un viaje iniciático. Y encima lo leía al aire libre, mientras caminaba por la orilla del río.
    Quizá la parte "gruesa" del libro es que tiene muchos diálogos "espesos", muy intelectuales, pero si los lees despacio es como si vieras una película de las buenas, jeje.

    Un abrazo, Montse, desde Madrid.

    ResponderEliminar
  30. Bruja, tus palabras casi me provocan un tierno lagrimón... jeje. ¡Gracias!
    Ya ves que "explorando tu cratividad" has llegado a encontrar tesoros, de los que quizá no eras consciente. Y además otros "tesoritos", que son los amigos virtuales, gente que te lee, te admira, te comprende y te aprecia.
    En este sentido, por supuesto que nada de esto es inútil, sino todo lo contrario.

    Un abrazo y un beso, Bruja; ya sabes que me gusta mucho como manejas la escoba.

    ResponderEliminar
  31. Perdón, Bruja:
    me salió el palabrejo "cratividad", en lugar de creatividad. Es que la "e" estaba sabrosa, jeje.
    La culpa es de la avispa.

    Besos.

    ResponderEliminar
  32. Amiga Cristal, tú y yo tenemos que hablar seriamente sobre un asunto.
    Te explico:
    El equipo de Google-Blogger me ha propuesto hacer un libro con tus comentarios, dado su alto interés literario e intelectual. Me comentan que, dada su extensión, ya tienen casi medio libro hecho.
    Sólo falta que des tu consentimiento.
    Sería una bonita experiencia. ¿Qué dices?

    Agradezco tus palabras, que he leído varias veces, saboreando cada una de las frases.
    Lo único que me ha provocado una media sonrisa (algo triste) es tu expresión: "creando tendencia".
    Definitivamente, y aunque lo niegues, hay una fuerza en tí muy optimista y positiva. ¡Ojalá los hechos acompañen a tus palabras!
    Sea o no así (porque otros momentos nos han demostrado que no), lo que sí se consigue con esto es un movimiento de energía, aquí y ahora, y digo yo que alguna importancia tendrá...
    Somos pocos, pero muy tozudos, jeje.

    Gracias, Cristal, por estar sobre esa nube.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Gracias, Eduardo.
    Me gusta eso que dices de "un espacio celeste entre las líneas".

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Lo sé, Malú, y te lo agradezco.
    No es a eso a lo que me refería, pero bueno.
    El caso es que nos sigamos viendo-leyendo.

    Besos hasta Asturias.

    ResponderEliminar
  35. Gracias, Daniel.

    Res no es mesquí, estoy totalmente de acuerdo. Pero aquí lo de la inutilidad venía dado por el anterior texto de Castaneda, donde maneja ese concepto a un nivel de objetividad muy implacable.
    Subjetivamente, por supuesto que esto es importante, por eso estamos aquí todos, porque nos gusta leernos y conversar un poco.

    Un abrazo, amigo Conde.

    ResponderEliminar
  36. ¡Gracias por este regalo, Antonio!

    Son realmente muy oportunas las imágenes que escogiste para ilustrar lo que estos etéreos espacios significan para quienes los creamos y los cuidamos con esmero.

    Hablas de locura y yo siempre pienso que escribo para que los pensamientos y sentimientos que se agolpan dentro mío salgan cuando comienzan a inundarme y no saquen de cauce a mi cordura. Por lo tanto, empatizo con la idea de "locura controlada".

    Un bosque en medio del desierto: justamente la vida se me hace desierto a veces. Seré entonces también una caminante nocturna en busca de destellos en medio de la oscuridad.

    ¡Gracias por tan precioso texto!

    Esta retroalimentación es lo que más da sentido al arte de caminar la senda de los blogs creados por nobles y dignos caminantes.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar