Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







jueves, 2 de julio de 2009

Stimmung



Cambiando de tercio, como se suele decir, pero dentro aún del mismo ruedo -el de la vida y sus misterios-, pongo ahora no una historia zen sino un comentario sobre el escritor romántico Novalis.
Parece que no tuviera nada que ver, pero sólo hay que mirar un poco sesgadamente y leer entre líneas. A mí lo del "idealismo mágico" me suena mucho a lo que propugnan los caminos del zen y del tao.

Friedrich von Hardenberg, que usaba el seudónimo de Novalis, escribió pocas obras, pero éstas le han colocado en la cumbre del romanticismo, a una altura similar a la del mismo Hölderlin.
Marcel Brion decía de él que era un "príncipe del alma". Yo de eso no entiendo, pero sí puedo asegurar que leyendo sus Himnos a la Noche y, sobre todo, su Heinrich von Ofterdingen, me sentí como transportado a otras esferas del espíritu. Y, por cierto, quiero apuntar que este señor Novalis no llegó ni a los veintinueve años...
El texto que viene a continuación es un extracto de una nota introductoria escrita por Antoni Marí, del libro "El Entusiasmo y la Quietud", que es una muy buena Antología del romanticismo alemán.

AHM.

... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ...


NOVALIS (1772-1801)

por Antoni Marí


Nadie ha realizado como Novalis el ideal romántico: el ideal de la síntesis absoluta y de acceso al Todo. Su obra es la expresión del sentimiento de sentirse y saberse el centro del universo; un espacio donde no tienen lugar las desavenencias y la eterna lucha de contrarios deviene Unidad inseparable, unidad en constante devenir y mutación.
"Destruir el principio de contradicción es tal vez la más alta tarea de la más alta crítica". Todo concepto sintético contiene dos conceptos opuestos: vida y muerte constituyen una unidad, el consciente y el inconsciente se confunden, como se confunde la altura con la profundidad y el interior con el exterior. La obra de Novalis no está concebida desde el camino que conduce a la unidad, sino desde la unidad misma: "Soñamos en viajar por el espacio cósmico: ¿acaso no está en nosotros? Ignoramos las honduras de nuestro espíritu. La senda misteriosa va hacia dentro. En nosotros o en ninguna parte se encuentra la eternidad con sus mundos, lo pasado y lo futuro".

El hombre es una representación analógica del Universo. Microcosmos y macrocosmos en perfecta analogía y correspondencia proporcionales. Este sentirse uno con el Todo, esta armonía cósmica está descrita por Novalis en el concepto Stimmung. La palabra designa el acorde de un instrumento musical y la disposición (humor) del alma, y es, en la unión de los dos sentidos, en la que tiene lugar el fenómeno: un alma en estado de Stimmung es un alma bien atemperada.

"La palabra Stimmung se refiere a las relaciones anímicas de carácter musical. La acústica del alma es aún un campo muy oscuro, pero quizás muy importante. Oscilaciones armónicas e inarmónicas".
El Stimmungen es aquel cuya melodía y ritmo interiores está en perfecto acoplamiento y acorde con la melodía y ritmo universales. El Stimmung es uno de los efectos de una causa más vasta todavía: el Gemüt -armonía de todas las fuerzas espirituales.

Toda mística tiene como punto de partida el Ser, uno y absoluto, idéntico al pensamiento. Su objeto es la reducción a este Uno primitivo, infinito y eterno, emanación del pensamiento individual, limitado en el tiempo y en su potencialidad. El pensamiento de Novalis enlaza con toda la tradicción mística occidental desde los Eléatas hasta el maestro Eckhart; en ellos encontrará el reconocimiento de su propio pensamiento y su afirmación, no influirán ni torcerán su pensamiento puesto que estaban en él, previamente a su lectura.
En el idealismo absoluto de Fichte, encontrará su propio pensamiento explicitado y sistematizado que con el tiempo, y sin renunciar a él, devendrá idealismo mágico. Para Fichte, fuera del Yo no existe nada. "Fichte, dice Novalis, lo sitúa todo en el interior". Sólo el Yo es real: el No-Yo (todo lo que está fuera del Yo) no existe sino por una decisión del Yo que lo pone. El Yo es el Absoluto en quien y para quien existen todas las cosas. Si, a la vez, todas las cosas creadas por el Yo están en perfecta armonía con él, estaremos en posesión del Stimmung.

Únicamente la poesía puede hacer sensible esta experiencia y sólo por ella puede expresarse en toda su plenitud y complejidad. No hay otra forma de expresar esta vivencia trascendental sin la pérdida de todos sus infinitos matices. Expresión que se realiza a través de la palabra, del ritmo, y de la resonancia de la palabra en perfecta correspondencia con el mundo interior.
"La poesía es representación del alma, representación del mundo interior en su totalidad. Sus intermediarios, las palabras, lo indican, pues son la manifestación exterior de este reino profundo. El sentimiento poético tiene muchos puntos comunes con el sentimiento místico. Este es el sentimiento de todo lo que es particular, personal, desconocido, misterioso, de lo que debe ser revelado, de lo que es a la vez necesidad y azar. Representa lo irrepresentable... Es absurda la crítica de la poesía, puesto que es muy difícil precisar si una cosa es poesía o no, y ésta es la única distinción posible. El poeta es, literalmente, sujeto y objeto, alma y universo. De donde el carácter infinito, eterno, de un buen poema."


Antoni Marí
(Ibiza, 1979)

________________________

- Del libro "El Entusiasmo y la Quietud"
- Edición de Antoni Marí
- Tusquets Editores, 1979
________________________

imagen superior: retrato de Novalis

22 comentarios:

  1. Dices bién Antonio, Novalis está muy cerca del mundo del Zen...cuando dice aquello: " A la vista de un gigante , mira antes la posición del sol, no sea que lo que ves sea la sombra de un pigmeo" o cuando habla que los caminos van hacia dentro y que ahí se encuentra realmente la eternidad de los mundos...y sobre todo cuando habla de la poesía como la música del alma...yo añado que es la lengua , el idioma del alma su expresión total, lejos de lo físico....

    Besito volado.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Antonio

    Te felicito por la elección del tema y del autor, que es otra de las estrellas fulgurantes del firmamento romántico.

    De Novalis siempre me gustó mucho el nombre, para empezar. ¡Suena tan bonito! Cómo hay seudónimos afortunados, ¿verdad? Y éste es uno de ellos.
    Y si dicen que era un "príncipe", pues tienen razón: sólo hay que ver su estampa y luego leerlo. Fue un espíritu grande, que habitaba un cuerpo y una cara bellos y nobles.

    En cuanto a la "Stimmung", es una palabra de muy amplio espectro. Yo la he encontrado siempre intraducible;
    ya ves cuántos recursos ha utilizado Marí para acercarnos a ella, y todos son ciertos. "Stimmung" es como una disposición especial, un marco, una actitud abierta y receptiva. Y proviene de "Stimme", que significa "voz". Hé ahí su conexión cn la poesía y la voz interior. Esa que conecta lo exterior con lo interior, el macrocosmos con el microcosmos... que en esencia son lo mismo.

    Es preciosa tu entrada, y sólo puedo añadir que te felicito y te agradezco llevarnos hoy hasta las alturas del pensamiento con tu escrito.
    Me fascinó el término de "idealismo mágico". ¿Es tuyo?

    Y sí, me deja pensando cuánto en común tiene este enfoque con las filosofías orientales. Unidad en la diversidad, una vez más.

    Saludos poéticos

    ResponderEliminar
  3. Qué alegría me da, Brujita, ver que conoces a Novalis.
    Lo digo por aquello de "los amigos de mis amigos son también mis amigos". Así se siente uno menos solo.
    Y la verdad es que sí, que sin ser en absoluto un erudito en el tema, mi olfato me dice que hay una relación entre un tema y otro.
    Parecen mundos muy distantes, el Zen y el Romanticismo, pero eso sólo son apariencias que no deben engañarnos.
    Digamos, para entendernos, entre tú y yo y sin que se entere nadie, que en realidad el Zen no es japonés, y el Romanticismo, alemán francés, español o inglés no es europeo.
    Novalis vivió en Kyoto casi toda su corta vida, y Li Po, Hakuin y Bâsho pasaron largas temporadas en Jena, en Weimar y en Tübingen, a orillas del Neckar.
    La música del alma y el pensamiento libre no tienen nacionalidad, y su única "patria" es la sensibilidad del ser humano, ése que se atreve a aventurarse y viajar por el mundo del espíritu.

    Siento decirte que no me gustó tu final del "Velero de agua". Precioso escrito, pero muy triste desenlace. No imaginaba que Marina iba a ser otra Alfonsina...
    ¿No es mejor quedarse en esa playa de blanca arena y mirar el horizonte?
    Vale, sí, lo comprendo, pero no estoy de acuerdo, jeje.

    Un abrazo volado, Brujita.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Liz.
    Ante todo me alegra saber que estás bien, sin gripes ni historias raras.

    Sobre el nombre de Novalis te copio el siguiente texto de Marcel Brion:

    "Novalis pertenecía a una antigua familia de Turingia, los von Hardenberg. Algunos de sus biógrafos aseguran que Novalis era el nombre de lejanos antepasados, y que lo escogió como seudónimo porque su clara y al mismo tiempo misteriosa resonancia le satisfacía. Esa palabra se corresponde armoniosamente con Atlantis, el mundo perdido donde reinaban la alegría, la perfección, el conocimiento y la belleza; el paraíso futuro, la Casa del Padre donde los elegidos han de reencontrarse. Ese nombre, Novalis, posee la misma sonoridad que Astralis, al que se le reserva un importante lugar en Heinrich von Ofterdingen. Para nosotros es realmente una constelación nueva, una nova que aparece en el cielo de la poesía romántica e ilumina con su luz radiante parcelas del firmamento hasta entonces desconocidas."

    Sobre el término "Stimmung"..., pues si tampoco tú lo tienes claro, imagínate los demás, jeje.
    Qué curioso lo que apuntas de que está relacionado con la voz.
    Cierto, consulto el diccionario de alemán y veo que "Stimme" es "voz", pero también veo más abajo el verbo "Stimmen", que significa "templar".
    Creo que por ahí iba el sentido en que lo usaba Novalis. Templar la propia voz, para encajar en la sinfonía del universo. Algo así.

    No, amiga, "idealismo mágico" no es un término mío, jeje. Aunque se me podría haber ocurrido, porque casi siempre estoy hablando de magia...
    No sé si lo acuñó el mismo Novalis, pero siempre lo he leído en sus críticos refiriéndose a su pensamiento.

    ¿Te imaginas a Novalis dando un paseo con Hakuin por la orilla del río...?
    Me encanta la imagen.

    Un abrazo poético, amiga.

    ResponderEliminar
  5. Antonio, te diré que lo que conozco de Novalis es a través de una entrañable amiga Suiza, mi querida Brigitte...que se pasó hace algunos años asaeteándome con las frases de él que me las colocaba al minimo motivo que encontraba y realmente yo la tomaba a risa pero con el tiempo quizá por que yo crecí"algo" me dí cuenta de que tenía razón en muchas de sus aseveraciones.
    En cuanto a lo del final de "Marina" ¡Que le voy a hacer, te juro que fué cosa de ella y no me dejó otra salida! y te advierto que a mi también me habría gustado un final más feliz je,je...pero ella r que r se salió con la suya.

    Besito volado.

    ResponderEliminar
  6. a vida tem seus mistérios e por isso vim parar aqui.
    Não conhecia este autor romantico, mas adorei tudo que li aqui.
    Abraços e um lindo fim de semana.
    Cleo

    ResponderEliminar
  7. Yo debo confesar que no conocía a Novalis...ahora me estuve documentando un poquito después de leerte.
    Gracias amigo, siempre es un placer entrar en tu blog.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Adoré tu pblicación, Antonio!
    El tema del Todo, del Absoluto, es recurrente en cualesquiera filosofía, eso es, a mi parecer, la muestra de que todo es Tao, orden universal, engranaje perfecto interno y externo.
    Y Novalis, como romántico que se precie, no pudo ser ajeno a esos temas.

    Me gustó mucho el fragmento de Antoni Marí, a quien no conozco.Es excelente la manera en que este autor va enlazando tema con tema (el hombre como representación del Universo, la senda inerior,la armonía cósmica)hasta llegar a la poesía,única expresión del mundo interior en su totalidad.

    Un gran abrazo Antonio, un placer leerte!

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Mil gracias, querido Antonio por tu cariño y tus buenos deseos.. Ten por seguro que he pensado en ti cuando he celebrado, en mi día, las gratas sorpresas que me ha traído este año y estoy feliz de empezar uno nuevo con la compañía de quienes han enriquecido tanto mi alma en este último tiempo...

    Perdona, amigo, pero me parece que falta una palabra en las últimas líneas de tu maravilloso post: "El poeta es, literalmente, sujeto y objeto, alma y universo. De donde el carácter infinito, eterno, de un buen poema." ¿Un verbo tal vez??? jeje...

    En el texto se mencionan, al menos, dos de las leyes herméticas, a saber: la correspondencia y la vibración. Pero sin duda, lo que más me ha gustado leer hoy, ha sido aquella referencia a la poesía: la metáfora, la imagen, son recreaciones simbólicas. Es así que lo que contiene el símbolo es más importante aún que el mismo símbolo, el cual, ya sea palabra, imagen o sonido, nos remite a una realidad superior.

    Es lo que siento, por ejemplo, cuando escucho al maestro Beethoven: mi alma vibra... en un nivel sublime. De ahí que los símbolos son puentes; y es en ello donde radica su importancia. Son catalizadores de la experiencia mística de la unidad... del "stimmung".

    La maravilla es constatar que, como decía Bécquer, hay 'poetas' (y extrapolo un poco el significado de la palabra para referirme a todo 'artista') que son capaces de ser un instumento a través del cual se manifieste lo inefable.

    A veces al contemplar una pintura, escuchar una melodía o leer un poema, ciertamente algo nos conmueve: provoca un sismo, por decirlo de alguna manera, que hace que, aunque sea de forma inconsciente, nos conectemos con realidades más sutiles.

    Y es que los símbolos son el lenguaje del alma... Aunque tu entrada no trate de un tema zen, a mí me parece que este 'estar en armonía con el universo' es caminar por los senderos del Tao.

    Aquello de que la obra refleje el alma -que se menciona en las últimas líneas- es la concreción del 'stimmung': el reflejo del mundo interior hecho visible... o tal vez, el reflejo de en lo que en el alma se ha reflejado...

    Y así todo es UNO ;)

    Creo que cuando no hay esa conexión, una obra carece de alma. Aunque sea estéticamente bien trabajada, no hay ese 'algo' que provoca que algo en el espectador se estremezca...

    Bueno... Antes de comenzar a volar por todos los mundos que estas palabras me han hecho vislumbrar ;), te diré que aprendo mucho cuando te visito y que trataré, con toda la voluntad de la que sea capaz ;), de ser un 'stimmungen' para llegar a percibir el 'Gemüt'... La armonía de todas las fuerzas espirituales.... GUAO!!!!

    Mejor ni empiezo a escribir sobre ello, que la sensación que me produce esta idea basta y sobra para intuir de qué se trata ;)

    Un abrazo, mi querido amigo...

    ResponderEliminar
  11. Hola, Brujita.
    ¿Te causaban risa las frases de Novalis? Pues espero que después le pidieras disculpas a tu amiga Brigitte, porque lo que hacía en esos momentos era darte preciosos regalos.
    Recuerdo a un "amigo" de hace años, con el que solía coincidir en el pueblo donde entonces vivía, un tal Paco. Recuerdo que le hablé una vez con entusiasmo de Novalis (a quien acababa de descubrir), y este me contestó: "¿Novalis?, jaja, no valis nada". En ese preciso momento me dí cuenta de que quien no valía nada era él.

    ¡Pero no ha sido tu caso, Brujita, en absoluto!

    Y en cuanto a Marina, me dejas con la duda de si fue un caso real, o es que el personaje te lo pidió así...

    Besos, maestra "haikuera".

    ResponderEliminar
  12. Oi, Cleo.

    Bem-vindo a este caderno noturno. Eu estou contente muito de ter servido como intermediário de forma que você conheceu o poeta Novalis romântico. Sim, a vida está cheia com mistérios e para nós corresponde nós pouco a pouco desvelarlos.

    Uma saudação.

    ResponderEliminar
  13. Hola, Malú.

    Pues si te documentaste es que te interesó lo que aquí leíste.
    Me alegro, amiga astur.

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. ¡Hola, Silvia!

    La verdad es que yo tampoco sé casi nada de este Antoni Marí.
    Sólo me he enterado de que es poeta, que nació en Ibiza en 1944, y que ha escrito varios libros.
    Éstas son frases suyas:
    "La verdadera esencia del hombre es su libertad; libre en la esfera política y libre en la creativa, el uno fruto de la razón, el otro, de la imaginación."

    Pero ten en cuenta que el último párrafo de la entrada, donde se habla de la poesía, no es de Marí, lo que está entrecomillado es del mismo Novalis.

    Un abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  15. Hola, Comentario suprimido.

    Qué parco es usted en palabras...

    ¡Jajajaja!

    Pd.- Isis se ha equivocado en algo y lo ha borrado. A todos nos pasa alguna vez.

    ResponderEliminar
  16. ¡Hola, amiga Isis!

    Y perdona por la pequeña broma anterior. Es que me hace gracia eso de "comentario suprimido", jeje.
    El párrafo que comentas no es mío, es de Antoni Marí, y sí, tienes razón, parece que falta un verbo, y estuve a punto de ponérselo, pero no, no es necesario, es correcto.
    Es como si dijéramos: "el río está iluminado por la luna, de donde vemos brillar reflejos en el agua".
    Ten presente que Marí es poeta, y los poetas se suelen permitir ciertas "licencias".

    Dices: "lo que contiene el símbolo es aún más importante que el mismo símbolo". ¡Pues claro, amiga! Recuerda aquello de no confundir el dedo con la luna.
    Y sobre lo que dices a continuación, la verdad es que sólo puedo añadir que me conmueve tu entusiasmo. Es maravilloso ver qué gran afecto le tienes a la vida.
    A mí a veces me han preguntado sobre qué estilo artístico prefiero, y siempre mi respuesta ha sido la misma: aquél que tenga alma. Que es como decir, aquél que me haga vibrar, que me haga sentir.

    Amiga Isis, nos vemos en el Gemüt, jejeje.

    Un gran abrazo, con estrellas y lunas de colores.

    ResponderEliminar
  17. Jeje.. Pues sí amigo mío.. Y me he equivocado en forma jaja...

    Mira que publiqué en tu blog un comentario que era para otro ;) Desde entonces no tengo muchas ventanas abiertas jeje..

    ;)

    ResponderEliminar
  18. Te cuento Antonio, ¿No me reí jamás de mi amiga, solo es que le cogió fuerte Novalis por aquellos tiempos y me freía materialmente con él, pero me dejé imprgnar y creo que bastante. En cuanto a Marina, no noen absoluto es real pero realmente el personajé lo quiso así, parece una tontería pero de eso nada...lo digo muy en serio.

    Besitos volados.

    ResponderEliminar
  19. Por una vez y sin que sirva de precedente, me alejo de tus preferencias. Novalis no está entre mis predilectos.

    No pongo en duda su obra que es magnífica en cuanto a forma. Pero no me acaba de gustar, en cuanto a su "fondo".

    No le veo tan cerca del mundo del Zen como del Cristianismo más clasico. Aunque ambos se acerquen, a veces, a través del misticismo.

    Le veo más en esa parte del romanticismo alemán que surgió más por oposición a la Ilustración. Como una moda. Aunque no niego que me despierta una cierta simpatía ese acto de rebeldía contra lo establecido. Ese anteponer el Yo incluso a la Ciencia y a todo.

    Pero le veo menos evolucionado que a otros en ese sentido.
    Muchas veces Novalis da la impresión, y esto es una opinión muy personal, aunque me consta que no soy la única que lo piensa, de desear un regreso a una sociedad "teocrática" como la anterior a la Ilustración. Algo que costó sangre, sudor y lágrimas conseguir... y a la que aún debemos parte de la libertad que gozamos ¡sin duda! y que tiene todas mis simpatías (Despotismos Ilustrados aparte)

    Supongo, que de haber vivido más años, hubiera suavizado su postura con respecto a muchas cuestiones. Sobre todo porque creo que le hubiera dado tiempo a superar la muerte de su novia, reconvertida en musa... y que le marcó de forma irreversible.

    Aunque por otra parte, entiendo ese deseo de consuelo de reencontrarse con la "amada" en un "mas allá" que seguramente, hoy, incluso en su época, pero con más años, hubiera evolucionado considerablemente.

    Para mi gusto, se acerca más a lo religioso que a lo espiritual y es ahí donde, siempre en mi pobre opinión, pierde fuerza...

    En fin, que leo con placer, pero no me "llega" en la misma medida que otros de su generación, como por ejemplo Goethe.

    Y ya termino, que sino esto lleva camino de convertirse en uno de mis Kilométricos comentarios. Eso, que últimamente ando muy comedida al respecto eh! Aunque a veces, una vuelve por sus fueros en un ¡genio y figura! ya sabes...

    Un abrazo Antonio.

    ResponderEliminar
  20. Pues entonces menos mal que lo borraste a tiempo, Isis, porque no hubiera entendido nada.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Ya imagino, Brujita, y ya te dije que lo que comentaba de aquel "amigo" no tiena nada que ver contigo. Sólo que me lo hiciste recordar con tu comentario.
    Así que Marina era sólo un personaje, pues me alegro. Y no, no me parece tontería ninguna, los personajes tiene su fuerza y nos dicen quiénes son y lo que quieren hacer. No son "marionetas" del escritor. A mí me ha pasado.

    Besos.

    ResponderEliminar
  22. ¡Oooohhhh!
    Chunk-chunk, cric-cric, crash-crash, snif-snif, boing-boing...

    Cuánto siento, amiga Cristal, que esta vez no hayamos coincidido. Pero no siempre se gana...
    La verdad es que nunca me he parado mucho a pensar en cuál era el pensamiento filosófico de Novalis. Sólo me he limitado a gozar sus escritos, y te aseguro que el goce ha sido importante.
    Quizá mi lectura no ha querido ver más allá de la superficie, no ha sido profunda, pero es que esta superficie me ha llenado tanto que no he sentido la necesidad de ahondar más allá.
    Novalis, como poeta romántico, era "oscuro", anti-ilustración y sí, también cristiano, a su manera, que se acerca mucho al misticismo. Creo que todos los románticos de aquel tiempo lo eran.
    En cuanto a lo de la "teocracia", pues seguramente tienes razón. Ten en cuenta que el romántico ve la luz precisamente en lo contrario que el ilustrado, y que idealiza la "oscura" edad media casi como si fuera el paraíso.
    Pero en el caso de Novalis, más que de teocracia yo hablaría de "poetocracia". Porque el "dios" de Novalis era la Poesía.

    Por otra parte, entiendo que la pérdida de su joven amada influyera notablemente en su pensamiento, en forma y fondo. Pero es que yo a Novalis no le estoy poniendo como ejemplo filosófico. Ante todo es para mí un amigo del sentimiento, y su "Stimmung" me suena a la armonía entre el yo y el mundo.
    Y... bueno, es simple cuestíón de preferencias y simpatías.
    Entre el gran Goethe y el "pequeño" Novalis (pequeño por edad), yo me quedo con Novalis, sin duda alguna. De hecho este cuaderno se llama "nocturno" en parte en honor a él y sus Himnos a la Noche.
    ¿Qué tiene que ver Novalis con la "claridad" y desnudez del Zen? Seguramente nada, o quizá algo.
    Novalis empezó entusiasmándose con el filósofo Fichte, pero luego renegó de él y se sintió atraído por Schelling y su "Filosofía de la Naturaleza".
    En fin, habría que investigar, cosa, como he dicho antes, que no he hecho. Para mí, Novalis es sobre todo el amigo y el poeta. Aquel que escribió:

    Pero me vuelvo hacia el valle, a la sagrada, indecible, misteriosa Noche. Lejos yace el mundo -sumido en una profunda gruta- desierta y solitaria es su estancia.

    Un abrazo, amiga Cristal.

    ResponderEliminar