Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







sábado, 11 de julio de 2009

La miel de tu alma



(para Almudena)


¿Me equivoqué contigo?
No, supe desde el principio quién eras y cuál era tu mundo...
No fue ese mi error.
Me equivoqué conmigo y mi poder. Medí mal mis fuerzas.
Creí que mi vida tenía bastante magia para transformarte,
para sacar la miel de tu alma,
para encontrar tu jardín secreto y convertirte
en mi hada amiga.
Pero no, la voz del tiempo me dice que no es así y nunca lo será.
Los años me cuentan que sigues perteneciendo a tu mundo
de antes y de siempre.

Mi magia no ha sido lo bastante fuerte,
y nunca iremos por ningún camino besando la lluvia,
ni abrazando estrellas.
La luna no nos encontrará, juntos, en ninguna parte.
Y ningún sueño se fijará en nosotros.

Sí, lo reconozco hoy, entre canas y achaques,
entre nieblas de desierto y ruidos grises
de un mundo incomprensible y absurdo.
Hoy reconozco que no supe encontrar esa miel,
y que tu alma sigue siendo extraña para mí.
No escucho tu voz ni veo tu mirada.
Sólo una figura de sombra que se cruza
conmigo en el pasillo, un saludo apagado,
una sonrisa vacía,
un "hasta luego" que no sé a qué sabe.

Me equivoqué, sí, con mi magia,
medí mal mis fuerzas.
Pero es que entonces era joven,
y bebía estrellas.
Hoy sólo vino, este líquido rojo que mancha
mis venas y me crea sueños de olvido.
Hoy ya sé que todo fue en vano, que no hay futuro,
pero también te digo que no me arrepiento
de nada.
Aquella huida hacia el horizonte,
aquella loca noche de fuego y estrellas,
cuando escapamos hacia el mañana
y la luna nos guardaba las espaldas...
Eso no lo ha roto el tiempo.
Forma parte de mi sueño, de mi intento,
de mi magia.

Hoy es esto: lo gris, el silencio, la sombra.
Pero no me importa, no estoy triste.
Los soñadores vamos cazando sueños por la vida,
y sabemos bien que todos los sueños tienen alas.
Como mucho llegamos a coger alguna pluma,
y nada más.
Con eso seguimos viviendo.
Nos conformamos con poco, siempre que eso
sea la pluma de un sueño.

Me equivoqué con mi mirada,
con la fuerza de mis brazos, con el eco
de mi voz.
Pero no erré en mi deseo, en mi intención,
en mi esfuerzo de encontrar tu miel
y rozar la estrella.

Ahora es noche oscura, no se ven luna
ni estrellas,
y el agua del río está fría.
Seguiré con mi barca a pesar de todo,
porque mi destino es navegar.
Ya sabré a dónde me lleva.

En algún momento, el viento moverá las nubes,
y entonces podré ver a la luna sobre el agua,
brillando como una copa blanca.
En ella saciaré mi sed.
Porque en esa copa está la miel
de todos los sueños.


Antonio H. Martín
(11 de julio, 2009)



20 comentarios:

  1. Antonio, estepario amigo deluz de luna y árboles azules:

    Muy triste me pareció el tono de tu "carta" de hoy. Tanto, que me contagió un sentimiento amargo y de pérdida.

    ¿Me equivoco?
    ¿Interpreto demasiado literalmente tus palabras? De ser así, disculpa.

    Pero al final llegan al rescate, nuevamente, la magia y la fantasía. Tienes una enorme fortuna al ser sensible y escribir tan bien: siempre se puede transformar el dolor en arte cuando se tiene un alma delicada y expandida como la tuya. Ser artista conlleva el ser frágil y entregado, soñador e idealista. Para bien o para mal, así somos.

    Y somos capaces, a fin de cuentas, de extraer miel de los sueños. ¡Qué bueno que tú lo hagas! Sigue haciéndolo, siempre, y compartiendo con nosotros en este Cuaderno "de cristal y humo" tus ensueños. Es una ventana maravillosa a la Vida y la Eternidad.

    Un beso portador de una pequeña pluma.

    (¿Observaste que la bella ilustración que elegiste coincide en gran medida con la imagen astronómica del día? Sincronía,nuevamente,con el Cosmos)

    ResponderEliminar
  2. Amiga Liz, me emocionan tus palabras.
    Y lo hacen porque has tocado los clavos y las claves que había que tocar.
    Pero no, querida amiga, mi pintora de sueños preferida, no hay ninguna tristeza. Esto que he escrito se supone que es sólo "literatura", o intenta serlo. Y las palabras son herramientas de catarsis y también de sublimación.
    Como bien has notado, al final siempre está el rescate, el "salvoconducto" de la magia.

    La "realidad" es sólo una forma de ver la vida, sólo una. Y para los que tenemos un "plus" de sensibilidad nunca será una forma suficiente. Siempre nos escaparemos por otras salidas, siempre habrá puentes y umbrales que nos permitan ver y vivir más allá de la superficialidad.

    Como muy bien dices, los sensibles compartimos en nuestro pecho "delicadeza y expansión", "fragilidad y entrega", lo cual nos lleva a sentir dolores que los demás no suelen sentir.
    Pero siempre, siempre, nos salva saber dónde está la puerta, el umbral de salida, el alegre camino de vuelta a casa.

    Sí, me fijé en la foto astronómica de hoy, y estuve a punto de ponerla, porque encajaba bien en el texto. Pero está en formato panorámico, así que busqué otra.

    Gracias, Liz, por tu "pequeña pluma".
    Tu pluma de un sueño.

    Te mando una hoja del Árbol Azul, que lleva dentro un beso y una sonrisa.

    ResponderEliminar
  3. Contundente, poderoso, gigantesco poema. El yo lírico desnudo ante la palabra,ante el dolor, ante el agobio, ante la esperanza.


    Mil besos Lilas, de casa y camino,Lobo Poeta!

    ResponderEliminar
  4. Aunque el tiempo transcurra, aunque los hechos se alejen y lo vivido se esconda en el ayer, siempre nos queda su esencia, su color diluído o transformado, que unos esconden en el olvido y otros lo acercamos con nuestros escritos... el alma tiene sus formas y nosotros sucumbimos a sus deseos, quizás por ello ese ayer se viste a veces de dulce miel o se sumerge en desiertos y grises.

    Un beso, para un sensible y quizás nostálgico Antonio...

    ResponderEliminar
  5. ¡Bueno, bueno, Silvia!

    Amiga, ¿gigantesco poema? ¿lobo poeta?
    ¡Noooo! Sólo son cuatro palabras mal unidas que querían expresar un sentimiento, y nada más.
    Para escribir un poema se requieren dos cosas básicas:

    1º - Tener el don de la poesía.
    2º - Conocer la técnica.

    Y yo ni lo uno ni lo otro, jeje.

    No, Silvia. Te agradezco tus palabras, pero tú sabes que no es así. Como mucho podría definirse como "prosa poética" en estado de intento...
    Le dí la apariencia de "versos" al dividir las frases, pero eso no significa nada. Sólo quise que resaltaran más algunas palabras.

    Poeta, en este mundillo cercano, es, por ejemplo, Rayuela, Antonio del Camino, Luisa Arellano, Raquel T., o María Varu (que he visto que anda por aquí)... Pero yo no.

    Besos, amiga, del color que más te guste.

    ResponderEliminar
  6. Vergüenza me da verte ahora por aquí, María...
    Tú, poeta consumada, mirando mis pobres hilvanes deshilachados.
    Bueno, menos mal que me he explicado.

    Hablas de un "ayer", amiga María, pero el escrito se refiere a un "hoy", tan real y concreto como que es ¡hoy mismo!
    Sí, lo que intenta expresar este texto pertenece al presente más inmediato.
    Tienes, por supuesto, mucha razón en lo que comentas, pero tal vez leíste mis letras recordando aquello que escribí sobre el "amor del ayer"...
    Pues no, esto está recién salido del horno de mi vida.

    Un beso, María.

    ResponderEliminar
  7. Antonio!
    pero si eres poeta, me ha encantado este poema.
    creo que el error es intentar que los otros cambien, a mí me gusta aceptar a los demás tal y como son y que conmigo hagan lo mismo. Es muy difícl cambiar, hay personas con las que se puede ir y con otras,no, aunque nos empeñemos.
    Y como tú mismo dices... también es importante soñar.
    Me encanta la voz femenina que hay más abajo.
    Te sienta bien el verano, "esta calor", te hace ser poeta...

    A ver si me arreglo para enviarte o reenviarte un árbol que me envió ayer una amiga.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Bueno, Alfaro, pues si lo dices tú me lo voy a empezar a creer, jaja.
    Aunqueee, bueno, vale.
    Es que para mí la palabra "poeta", esa simple palabra, significa mucho, y sé de sobra que no estoy a la altura. Quizá unos mil kilómetros más abajo, pero no más, ni menos, jeje.

    Tu comentario es muy acertado, MJ: es un error intentar cambiar a los demás y hay que aceptarlos tal y como son. Pero es que... a veces... uno cree... que esa personalidad es sólo apariencia. Y confía en que "raspando" un poquito en la superficie va a encontrar otra cosa.
    En algunos casos puede que funcione, en otros está claro que no. Pero eso sólo lo sabes al cabo del tiempo, a veces al cabo de muchos años.

    En fin, que no hay ningún drama a este respecto.

    Ya que te ha gustado la voz femenina de "Secret Garden", pondré en tu honor un vídeo donde canta una canción completa (no como aquí, que sólo canta al principio y al final).

    ¿Cómo dices? ¿Que me vas a enviar un árbol?
    ¡Si yo no tengo jardín! ¡Jajaja!
    Qué más quisiera.
    Pero, bueno, se agradece el gesto.

    Un abrazo, amiga poeta (¡tú, sí!).

    ResponderEliminar
  9. Un árbol con unas escaleras...
    pues te lo he enviado, si no lo has recibido... a quién se lo habré enviado...
    voy a mirar...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Pleno de sentimientos y de vida, así me parece tu poema. Es real, aunque esa realidad sea solamente la del poeta, y está lleno de esperanza en su final, como debe estar la vida siempre.

    Me he enganchado a estos versos:

    Los soñadores vamos cazando sueños por la vida,
    y sabemos bien que todos los sueños tienen alas.


    Será porque yo también soy soñadora hasta la médula.

    Me encantó, D. Antonio Castellón.

    Besazo.

    P.D. y no postees tan rápido que no me da tiempo a degustarte jejeje

    ResponderEliminar
  11. Antonio, cuando se va por la vida, cazando sueños, y a pesar de no alcanzarlos o cazarlos, no se deja de ser un(a) soñador (a).
    Porque existe la magia de la luna, esa que todo lo sabe y todo lo ve.
    la que encierra esa miel...La de los sueños.

    Hoy aquì tampoco se ven las estrellas, menos la Sra. Luna. Pero aùn asì se siente su magia, asì còmo la magia de tus palabras.

    Besos llenos de magia mi querido amigo!!

    ResponderEliminar
  12. Pues sí Luisa, últimamente el Cuaderno Nocturno pasa sus páginas raudas y veloces. Tanto, que a veces, tengo la sensación de que unas “tapan” a las otras… Y ello no es óbice, para que disfrutemos de todas y cada una de ellas ¿verdad?
    Pero el propietario de este espacio, sabe que algunos las repasamos con calma, y aunque en muchas ocasiones no demos testimonio de ello, terminamos por encontrar información subliminal "entrelineada". Aunque no sé hasta que punto, su personalísimo autor pone intención y es consciente de ello. O quizás, todo esto, no es más que otra fantasía de navegantes perdidos en la red pasando el rato. Que seguramente será lo más probable.
    Aún así, hoy y sin que sirva de precedente, no me iré de aquí sin decirte, que no veo esta entrada como un simple poema y en modo alguno creo que sea sólo literatura. La escritura siempre termina por impregnarse del espíritu que la impulsa. Pensamientos y sentimientos de su Dios creador, flotan en ella, muchas veces incluso a pesar suyo.
    A riesgo de errar al 100% voy a osar especular en estas letras, en las que intuyo más un generoso legado a quien corresponda, que una fantasía literaria. Aunque lo sea. Un generoso y sentido legado, a modo de… ¿despedida?. El mundo está lleno de Almuden@s amigo mío. Si es que en realidad es a ella a quien dibujas entre tus líneas.
    Entre esos mismos renglones, creo vislumbrar a dos almas que en un momento dichoso de su itinerario vital viajaron juntas un tramo importante. Y aunque quizás no caminen lejanas, sus espíritus vuelan libres y en diferentes direcciones. Barrunto incluso que uno de los dos emprendió el vuelo en busca de su magia y el otro sigue en tierra esperando... El porqué suceden estos desencuentros, forma parte de los secretos del Universo que están velados en este lado del espejo.
    Mientras leía, también me ha invadido la idea, de que cuando este tipo de recuerdos nos atrapan, lo mejor es rendirse, abandonarse a ellos y darles el homenaje que sin duda se merecen. Con la magia acostumbrada, hay mucho de ello en este texto. A mí no me parece triste, si no una serena asunción del dolor y de la pérdida en general. Sobre nada en particular. O sí…
    También he recordado algo que leí no hace tanto, en este estimado cuaderno de cristal y humo “ el que está a gusto y se siente feliz escribe poco o no escribe nada” y que las mejores obras y las mejores palabras han salido casi siempre del dolor. Un texto revelador, que leído de una forma simbólica, puede ser en un futuro clave para descifrar ¡quien sabe qué?
    No espero una respuesta certera ni sincera, ni siquiera una respuesta. Esto, son sólo las elucubraciones noctámbulas y noctívagas del búho de al lado, ya sabes… pero sí deseo enviarte fuerza y la frágil magia de la que pueda ser capaz, para seguir tu viaje por otra parte inevitable, hacia la estrella que desees. Aunque no lo necesites amigo.
    Un beso. :):):)

    ResponderEliminar
  13. ¡Ay Antonio! De corazones y sueños rotos nace la hermosa poesía... con el desgarro y el llanto contenido, con la decepción y la culpa, con el desamor al fin, pero también nacen los sueños leves, dónde refugiar las incertidumbres y colmar la copa que saciará esa sed ... que volverá a dejar libres las alas para nuevos vuelos, que lavará las propías culpas y los daños recibidos...que serenará sentimientos, pues derrotados sí pero no muertos...
    Quizá un mañana traíga de las mieles la esencia... y se sepan ver , gustar, disfrutar y compartir.

    Besitos volados mil.

    ResponderEliminar
  14. Recibí tu árbol, Alfaro, ¡gracias!

    Preciosa y mágica imagen. Creo que muchos de nosotros tenemos escalas como ésas; son las que usamos para despegarnos del suelo, que muchas veces hace falta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Hola, Luisa.
    No es un poema, sólo una "prosa fragmentada", jeje.

    Siempre he sabido que eres una soñadora, Dª Luisa Arellano.

    Si posteo algo rápido es debido a varias cosas: ahora tengo mucho tiempo libre, muchas cosas que decir y también que a veces me da la sensación de que queda poco tiempo. Nunca sabe uno cuando se cerrará la ventana.

    Un fuerte abrazo, Doña Luisa.

    :)

    ResponderEliminar
  16. Por supuesto, Amanecer.
    Indepedendientemente de si se alcanzan o no, uno siempre seguirá siendo un soñador. De eso no hay ninguna duda.
    Y la señora Luna podrá no estar presente o visible, pero siempre está ahí, cerca, muy cerca, tan cerca que la llevamos dentro.

    Besos, amiga, ¡y muchos más!

    :)

    ResponderEliminar
  17. ¡Comentario de Cristalook!

    Bueno, más bien carta, jeje.
    Así que me llevo el portátil al sillón y me pongo los anteojos "kilométricos". Me encanta.

    Aciertas en lo que dices al principio, amiga Cristal: en todas mis entradas hay una intención. Muchas veces puede que no tengan una apariencia ordenada (ya dije que no soy sistemático), pero todas tienen una relación. Quizá es que prefiero el lenguaje aparentemente caótico del inconsciente. Quizá es que soy onírico por naturaleza.

    Te aseguro que nada más lejos de mi intención que "pasar el rato". Para mí este cuadernito es de lo más serio. De hecho, y creo que alguna vez lo he dicho, ésta es mi casa, mi hogar, y aquí es donde recibo a mis amigos, a los que quiero aportar lo mejor que tengo.

    En cuanto a tu apreciación del "poema", tengo que darte la razón. Uno no escribe unas letras poniendo un nombre propio si no es por algo personal. Se podría disfrazar de literatura, pero ocurre que yo no soy literato.
    El "tramo" que mencionas es real, y es un trecho que dura ya casi los treinta añitos. De momento no ha habido vuelo, es decir, separación, pero sí interiormente.
    Yo es que soy muuuuy lento para estas cosas, o que me cuesta aceptar ciertos errores.
    Pero, bueno...

    No, no hay tristeza. Tal vez algo de pesar, por eso de ser tan lento y haber perdido tantísimo tiempo. Pero la ventana sigue abierta, y no sé lo que entrará.
    "Mañana" es el nombre de un mar muy grande, a pesar del tiempo.

    No sé si mi respuesta ha sido "certera", pero sí sincera. Eso te lo aseguro, amiga.

    Tengo en especial estima al "búho de al lado", aunque alguna vez se mosquée, jeje.

    Gracias por tu beso, Cristal. Me lo guardo en el armario de los espejos, donde guardo los destellos de la noche.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. De eso vivo, amiga Brujita, de poesía y sueños. Siempre ha sido así y no creo que cambie.
    Pero lo acepto como mi destino, y lo hago gustosamente. Lo demás sólo son pequeñas quejas superficiales.

    "Derrotados sí, pero no muertos...", dices, y dices muy bien. Es más, yo ni siquiera me siento derrotado, porque no se puede sacar miel de donde no la hay. La persona aludida tendrá sus mieles, por supuesto, pero no son las que yo buscaba.
    Ése es el tema.
    Nadie es mejor que nadie, pero cada uno anda su propio camino, o lo intenta.

    Como le digo a Cristal, "Mañana" es un mar muy grande.

    Besos, o besitos, como prefieras.

    :)

    ResponderEliminar
  19. Fuerte y clara suena la voz del Sr. Druida, incluso a través de sus letras.
    Ciertamente sincera fue la respuesta y también certera pero no me alegra haberme acercado a la veritas. Los finales no son fáciles, ni para el que se va ni para el que se "queda". Aunque no vaya a haber grandes cambios.
    Celebro también leer, que este cuaderno no es una vida "paralela", sino que forma parte de tu cotidianidad. Anima saber que nos leen con interés.
    Y más en mi caso, por razones evidentes. Y es que cuando acabo de comentar siempre pienso ¡otra vez! Pero ¡que le vamos a hacer! todos somos un poco irremediables... y yo del todo! jajaja!
    Dices que te sabe mal haber perdido tantísimo tiempo y que eres lento. Y yo quiero decirte, hoy y ahora que cada uno tiene su tiempo. Mi experiencia, que no es garantía de nada y sólo me sirve a mí, me dice que el tiempo ni se gana ni se pierde, sólo se vive. Y hasta aquí hemos llegado. Era ahora y no antes cuando ese caos que dices te acompaña, debía dar paso a la certeza. Todo llega.
    Al fin y al cabo, ¿correr, para ir dónde? Cuando no hay camino y la ilusión está por nacer, no es mala la idea que apuntas de dejar la barca a merced de la corriente hata que arribe a puerto. En eso consiste el caos, o el destino, dile como quieras.
    Y sí, Antonio, Mañana es un mar muy grande en la dimensión que sea. Infinito diría yo...
    En cuanto al tiempo, no me preocuparía, es lo único que nos va a sobrar a todos, más pronto o más tarde.
    Por lo demás, gracias por ese aprecio que sé cierto, y por guardar mis ósculos en tu armario de los espejos junto con los destellos nocturnos.
    Un abrazo sincero amigo.

    P.D. bueeeeeno, este, no está mal eh? Me voy a leer tu entrada nueva.

    ResponderEliminar
  20. "El tiempo ni se gana ni se pierde, sólo se vive"

    (Cristalook)

    Así es, amiga búho, pero...
    ¡Cuántas cosas se pierden, cuánta vida, por no ver la verdad a tiempo!
    El caso es que de ese caos fui consciente desde el principio, pero, irremediable yo también y cabezota, seguí creyendo que había alguna posibilidad. Casi treinta años después se han juntado ya demasiadas cosas, y el vaso se desbordó.
    Ahora ese caos es ya una figura de piedra, una estatua maciza de mucho peso que no hay forma de mover, y cada día que pasa pesa más.
    Yo sólo espero que ambas barcas sigan su curso sin molestarse, y que cada una llegue, a su manera, a donde mejor pueda.
    Lo que está ya del todo claro -o al menos eso parece- es que juntas no va a ser.

    Se suele decir aquello de "ay, si lo hubiera sabido", y yo lo siento hoy así. Pero, bah, otras muchas cosas importantes acaparan mi atención y no pienso perder el tiempo en quejas y lamentos.
    O estás en la barca o no, y yo no quiero quedarme agarrado a ninguna rama de la orilla, quiero navegar, vivir, asombrarme y descubrir.
    Para eso "vine" a este mundo. De lo contrario me hubiese quedado en mi sueño azul, en la ladera de mi montaña, desde la que veía la danza dorada del sol al atardecer, su luz inclinada, y donde luego me sumergía entre sombras y destellos de luna.
    La barca continúa su camino, y yo estoy dentro.

    Un gran abrazo, amiga.

    ResponderEliminar