Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







domingo, 28 de junio de 2009

Verano



Y entre una y otra historia zen, me parece bien un intermedio musical, un interludio. El tema, del amigo Antonio Vivaldi, se titula "Verano", de su famosa obra Las Cuatro Estaciones, pero creo que aparte del calor y la pasión, es una música refrescante. Para mí que la compuso una noche que corría la brisa, y un aroma de amapolas entró por su ventana...
Sólo me queda añadir un ¡Viva Vivaldi!

AC.


10 comentarios:

  1. Yo no sé,

    pero desde que he descubierto este sitio
    no paro de venir

    además me he tomado la libertad
    de abrir
    la bitacora
    en Bitacoras.com

    Un Saludo

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola, Bruja! (mi bruja favorita).

    Gracias por tu unión. Parece que te gusta, jejeje.
    Y entre todos los amigos, gritaremos un ¡¡VIVA VIVALDI!!
    Para que se escuche en todos los rincones de este mundo oscuro, para que una luz amable y lúdica, alegre y luminosa, nos acerque a lo bueno de la vida.

    Gracias por tu comentario, Bruja, breve pero intenso.

    ¿Te había dicho que te quiero?

    :-)

    ResponderEliminar
  3. Hola, Jose.

    Tienes el mismo nombre que un buen amigo mío de hace muchos años (de hace 41 años, nada menos, jeje).
    Me pasaré por Bitácoras.com para ver quién eres.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por poner la nota justa en el momento preciso.

    ¡Viva VIVALDI!

    Besos, muchos muchos... :)

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola, Luisa!

    Pero bueno, ¿cuándo vas a volver de una vez por todas?
    Se te echa de menos.

    Un abrazo vivaldiano.

    ResponderEliminar
  6. Magnífico y refrescante interludio musical, amigo Antonio, tocayo de Vivaldi.

    Por Algo los clásicos son clásicos,¿verdad?

    Un beso veraniego, entre los acordes de las cuerdas

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola, Liz!

    Una de las alegrías que me ha regalado la vida es ser tocayo de Vivaldi.
    :)

    Todos los clásicos son eso: "clásicos", pero no a todos los queremos igual. Al menos no en mi caso. Y el "prete rosso" es de mis preferidos, por su pasión por la vida, por su alegría.

    Un beso veraniego, y me guardo otro otoñal (porque vendrá el otoño ¿verdad?).

    And a great Vivaldian embrace!

    ResponderEliminar
  8. Viva,y con amapolas!


    Mil besos(con mermeladas)

    ResponderEliminar
  9. Gracias, Silvia.

    Ya veo que te gustan las amapolas y las mermeladas, jeje.

    Besos, amiga.

    ResponderEliminar