Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







domingo, 28 de junio de 2009

El puente



Antes de seguir con otras historias zen, o lo que quiera venir, porque mi ventana sigue abierta y puede entrar cualquier cosa, me gustaría incluir un texto más del maestro Suzuki.
Y aquí está:


EL ZEN, ILÓGICO

"Paso con las manos vacías, y ¡mira!, la azada
está en mis manos;
Yo voy de pie y cabalgo al mismo tiempo a lomos
de un buey;
Cuando paso sobre el puente,
no es el agua la que corre, sino el puente".

Estos versos forman la famosa Gâthâ de Jenye (Shan-hui, 497-569), que generalmente se cita con el nombre de Fudashi (Fu-tai-shih); esta estrofa reproduce un punto de vista fundamental, que comparten los partidarios del Zen. Si bien su contenido no agota en manera alguna las doctrinas del Zen, sin embargo, indica de modo plástico el camino que persigue el Zen. Quien anhele conseguir una visión penetrante en la verdad del Zen -en tanto que ésta sea posible-, deberá aprender en primer lugar a comprender qué es lo que esta estrofa significa propiamente.

Nada parece más ilógico y contradice más la inteligencia sana del hombre que estos cuatro versos. Los críticos se sentirán inclinados a declarar al Zen como absurdo, desconcertante y allende el límite del pensamiento racional. Pero el Zen permanece inflexible y se niega a admitir que el llamado entendimiento sano del hombre, tal como contempla las cosas, tenga la última palabra; antes bien, él declara que la razón que nos hace posible obtener un conocimiento penetrante de la verdad se remonta a la búsqueda irracional de una interpretación "lógica".
Si nosotros queremos buscar seriamente en el fundamento o razón de la vida, entonces tendremos que sacrificar las conclusiones lógicas usuales y que nos son tan queridas y abrirnos un nuevo camino de la meditación, en la que nosotros huyamos de la tiranía de la lógica e igualmente de la parcialidad de nuestro uso corriente del idioma.

Por muy paradójico que pueda parecer, el Zen insiste en que nosotros debemos mantener la azada en las manos vacías y en que no es el agua, sino el puente, el que fluye por debajo de nuestros pies.


D. T. Suzuki

____________________

- Del libro "Introducción al Budismo Zen"
- (traductor desconocido)
- Ed. Mensajero, 1972

20 comentarios:

  1. Perdona mi ignorancia Antonio pero quizás vendría a ser algo así como que ¿las apariencias engañan?
    El razonamiento lógico o a lo que nos dejamos guiar en lo cotidiano, es más por intuición, algo que nos induce a actuar o pensar de una forma determinada a pesar de toda evidencia...
    No sé nada de zen pero quizás pueda decir que a veces actuamos y pensamos contracorriente sin saber exactamente por qué.
    Supongo que las historias de zen se basan más en una solidez que no por intuición.

    En fin Antonio, he intentado acercarme a tu texto, pero más por voluntad que por conocimiento.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Ay, amiga María, yo me encuentro más o menos en tu misma situación.
    El Zen no es fácilmente explicable.
    Sólo intenta sentir, cuando estés sobre un puente, por ejemplo, que no es el agua la que se mueve, sino el puente...

    Todo nuestro pensamiento forma parte de una sintaxis que nos enseñaron de pequeños, pero fuera de eso está la vida, la realidad, que entiende muy poco de palabras y pensamientos.
    La vida es... la vida. Y eso es el misterio que nos rodea y nos habita por dentro.
    Lo que el Zen intenta es que tengamos esa relación directa, natural, con lo que en verdad somos.
    Las apariencias engañan, claro, engañan siempre, pero las imaginaciones también lo hacen. Puede que las intuiciones no tanto. El Zen quiere limpiar toda esa hojarasca, para ver el suelo limpio bajo nuestros pies, y el cielo también limpio, sin "nubes mentirosas".
    El Zen, en definitiva, lo que busca es una mirada limpia de conceptos, una vía libre, un camino vacío.
    Puede que esto suene a nihilismo, pero ¡que va! Una vez estamos libres de esa hojarasca, la vida se nos muestra con toda su magia.
    Porque la vida es magia, ¿lo sabes, verdad?

    El Zen es el camino para darse cuenta, por ejemplo, de que no siempre es el río el que corre bajo el puente, sino que a veces es el puente el que corre. O quizá los dos corren al unísono.
    El Zen, María, es el acceso a la libertad. Más allá sólo está la vida, sin obstáculos, sin penas ni glorias, con los brazos abiertos, esperando nuestro gesto, nuestro gesto de entrega y de unión con lo que nos llena por dentro, con aquello de lo que estamos hechos.

    Un beso zen, amiga.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Antonio, aunque tú estés más o menos en la misma situación, te has explicado mejor... gracias por tus palabras

    Buenas noches y recibo ese beso Zen amigo

    ResponderEliminar
  4. Ay! Antonio, es complejo traducir en palabras lo que quisiera decir...ya suena ilogico.Pero he buscado, busco, y he sentido tantas veces que era el camino...y...
    Al parecer, y teneme paciencia y disculpame mi absoluta ignorancia, la vida, vivida " en forma " zen, no se explica, no se si no tiene explicacion, si no vale la pena, si no hay nada que explicar...Es lo que veo en este poquito tiempo que he empezado a leerte, tal vez percibo todo al reves, pero noto que afirma...no explica, seguramente si no lo hace sera que en las explicaciones que nos basamos la mayoria: pensamientos "logicos",no se encontrara la afirmacion...tal vez es un disparate todo lo que acabo de decir.Pero me interesa tanto...pero como se puede adquirir aunque sea muy de a poquito una concepcion mas despojada, cuando " no la entendemos" y entiendo que tal vez me digas. no hay nada que entender, entonces como se puede hacerlo vida?
    No quiero no releer lo que acabo de decir porque terminaria suprimiendo sto, y quiero animarme aunque sea una burrada a expresarlo.
    Como se hace para llegar a esta forma de transitar si no llegamos a ver por donde y por que el camino es...el mas simple jajaja.Como empezaste a deshacerte de lo aprendido, a " ver de otra manera, a no necesitar entender? a escuchar:no es el agua sino el puente, y que eso sea como ver amanecer?
    Un abrazo y disculpa , te lo pido nuevamente, si todo esto es incomprensible.

    ResponderEliminar
  5. Estos versos me recuerdan un pequeño relato zen que tal vez ya conoces:

    "Al iniciar el camino zen, la montaña no es montaña, el río no es río, el árbol no es árbol. Al recorrer el camino zen, la montaña vuelve a ser montaña, el río vuelve a ser río, el árbol vuelve a ser árbol".

    No es su forma textual pero guarda fidelidad con su contenido ;)

    Lo que hace el zen es romper la lógica de la razón. Esa es su especialidad. Ese es uno de sus objetivos. Nos enseña, de manera contundente, que la razón intelectual llega a un límite que no puede cruzar. Entonces, es necesario abrir el corazón para poder comprender.

    Esta es la maravilla que obra el zen...

    Un placer leer estas palabras..

    besos!!!

    ResponderEliminar
  6. De nada, María.
    Como ves, yo ando en caminos parecidos a los tuyos, o sea, que poco puedo aclarar. Lo intento humildemente, pero no puedo. Al menos hago de "avisador", de mensajero, y quien esté realmente interesado que se acerque a los maestros. Sobre Zen hay muchas obras disponibles en las librerías, y también hay centros.

    Otro beso zen, amiga.

    ResponderEliminar
  7. Ale, pero...¿qué dices?
    ¡Jajajaja!

    Tranquila, que es broma.
    Me quedo con eso que dices, como pregunta, de que ver que no es el río sino el puente lo que se mueve puede ser como ver amanecer...
    Según mi opinión, que no es la más indicada en este caso, el tema, la cuestión está en ver.
    Y saber ver no es algo que se aprenda en ninguna escuela, a no ser, quizá, en una escuela Zen.
    Pero yo, evidentemente, no soy un maestro Zen, ni mucho menos, yo lo único que tengo es un corazón, como tú tienes el tuyo, y mi corazón me dice susurrando (y a veces gritando): ¡Éste es el camino!
    Por eso me atrae el Zen. No porque lo entienda, sino porque me llama, me llama poderosamente.

    Insisto en la imagen: quieto sobre un puente, en silencio, con los pensamientos "detenidos", dormidos, en descanso, uno puede sentir que es el puente el que se mueve, y no el río...
    La mente es un territorio inexplorado, salvaje, fértil, libre y misterioso, tal y como es la misma vida.
    Lo que resulte de esa experiencia es cosa de cada uno.
    La aventura tiene mucho que ver con quién es el aventurero que la vive.

    Un abrazo, Ale, y perdóname el no saber expresar mejor algo que me importa mucho, pero para lo que no encuentro palabras.

    :)

    ResponderEliminar
  8. Hola, Isis.
    Sí, conocía esos versos, y son como el "revolcón" de la conciencia.
    Parece que no se entiende nada de lo que dicen, porque es como un lenguaje extraño que no tiene sentido, pero, curiosamente, a mi me tocan en el centro, justo en el corazón, como si estuvieran escritos en el antiguo idioma de los pájaros.

    Romper la lógica de la razón, sí, eso es. Pero, amiga Isis, ¿quién quiere hacer eso? Si precisamente es esa lógica de lo que más nos enorgullecemos los humanos.

    El zen es una gran ventana abierta por la que casi nadie quiere mirar, porque da miedo tanta libertad, tanta magia, tanta vida.
    Preferimos quedarnos con nuestro pobrecito 2+2=4, y con eso nos conformamos. Lo que resulta en que nuestro mundo es una realidad empobrecida, mísera y vieja.

    Afortunadamente, hay personas como tú, diosa-bruja, que no permitirán que esto se quede sólo en eso.
    Y por eso hay aún ventanas abiertas, y puertas corredizas, incluso paredes, y puentes que "corren" sobre los ríos...

    Un beso, amable maga Isis.

    ResponderEliminar
  9. Antonio me estoy perdiendo todo!! o nada ya no sé, tengo los dos nenes con fiebre y estoy loca de los nervios de esta gripe A, pero hoy ya se que son simples anjinas!!pero el susto terrible!!bueno ya vendré a leerte!!millones de besos jóvenes!! y un premio te espera!!!

    ResponderEliminar
  10. Me alegro mucho, Fabiana, de lo de tus niños.
    Unas anginas, bah, en una semana o poco más se soluciona el problema.

    Gracias por los millones de besos, no doy a basto, jejeje, pero ¿otro premio?
    Bueno, agradecido. Ahora mismo voy a recogerlo. Pero no llevaré frac, que aquí sigue haciendo calor, jeje.

    Un abrazo, amiga, y que tus nenes estén bien cuanto antes.

    ResponderEliminar
  11. Antonio:

    Definitivamente, no entiendo esto.
    O al menos, no alcanzo a entenderlo según mi lógica.
    Lo que sí puedo es "sentir" que aunque estoy en un nuvel, exiasten otros simultáneos que no se perciben al primer vistazo.

    Me temo que yo sería una mala discípula de esta escuela...
    pero me suena interesante de cualquier forma.
    Abrazos desde mi puente, que está inmóvil de momento.

    ResponderEliminar
  12. la tiranía de la lógica. fijate, Antonio, yo que siempre he vivido en las nubes inventándomelo todo incluso a mi, no me libro de esa tiranía que a veces me destroza y me hace creer que todo lo demás es engañoso a pesar de sentir dentro de mi que no es cierto.

    Un gran beso amigo Antonio.

    ResponderEliminar
  13. La lógica de la razón sólo se quiebra delante de la intuición pura. Y acierta siempre inevitablemente. Aunque terminemos por seguir el dictado cobarde del 2+2... es mucho el lavado de cerebro...

    Lo que sale del corazón,se acerca al Zen, circule por encima o por debajo del puente. Pura Teorìa del Caos, en la misma entraña del desorden germina el equilibrio que nos acerca a nosotros mismos. Y ahí de nuevo, es imprescindible la honradez y la verdad desnuda.

    Sigo por aquí, a lo mío, cavilando y eso...
    Magnífico Vivaldi y las imágenes que lo acompañan. Tienes buena mano para escoger videos... que sepas que te los vampirizo todos. Tú los buscas y yo me los llevo con todo el morro jajaja!

    Un abrazo grande Antonio.


    P.D. Rayuela ¡te gané! ah! ah! ah!

    ResponderEliminar
  14. Amiga Liz:

    Con la lógica es imposible que lo entiendas. Precisamente estas historias están diseñadas para que abandonemos el corsé de la lógica y podamos respirar.
    Pero tú tranquila, que el puente, aunque se mueva y tú no lo veas, no te va a hacer caer al río, jejeje.
    En el fondo es todo tan sencillo...

    Un abrazo, amiga "lógica" (?)

    ResponderEliminar
  15. Juanaazul, por ese "trance" hemos pasado todos, y seguimos pasando.
    Resulta muy, pero que muy difícil tener el coraje para decir "esto es lo cierto".
    La lógica del mundo nos dice casi siempre lo contrario de lo que nos transmite la voz interior, pero debemos elegir entre una y otra.
    La voz del corazón es la importante, suene como suene y parezca lo que parezca. Los otros, los "normales" siempre van a decir que estamos locos, pero... ¡allá ellos!
    Tú sigue en tus "nubes", que seguro que allí estás mucho mejor que en ningún otro sitio.

    Un beso ilógico, amiga Juana.

    ResponderEliminar
  16. Desde la ignorancia supina en la que vivo, me parece entender que se deben seguir soltando amarres, ésta vez también se deben hacer con los de la lógica que nos mantiene sujetos a unas reglas que impiden el crecimiento...aunque también nos habla de ¿avanzar aunque la corriente se paralice...ser sin sentir, estar sin tener? ¡Seguro que dice eso y mucho más ... a lo que alcanzaremos dentro de mil años y muchas vidas je,je

    Besito volado.

    ResponderEliminar
  17. Hola, Cristal.

    De manera que eres una pequeña "vampira" que se lleva mis vídeos... jejeje.
    Pues, me alegro de que te gusten. Pero no olvides poner en tus archivos: "vampirizado a AC." ¡Jajajaja!

    Me encanta, de veras, esa frase primera tuya de "La lógica de la razón sólo se quiebra delante de la intuición pura."
    Al final se va notando -y cada vez más- que perteneces al País de las Hadas.

    ¿La Teoría del Caos? Sí, la tengo ahora mismo en el horno; en cosa de 25 ó 30 minutos estará lista.
    A mí me gusta doradita y tierna por dentro.
    Quién se encarque de limpiar luego el horno, es cuestión aparte...
    ¿Te ofreces? ¡Jajajaja!

    Un abrazo destellante amiga de maravillas.

    ResponderEliminar
  18. Brujita, tú eres bruja y además escribes haikus y tankas, o sea que sabes muy bien de qué va esto.

    A mi modo de ver, la lógica es una muy útil herramienta que sirve para muchas cosas, desde clavar un clavo y freir un huevo, hasta construir un avión o un puente sobre aguas turbulentas.
    Pero la lógica no debe ser la única ventana por la que miremos la vida, porque entonces nos estaremos perdiendo muchas cosas importantes.

    Un beso "volado" e ilógico.

    ResponderEliminar
  19. Pues cuando la saques del horno, (a la Teoría del Caos) te darás cuenta de lo mucho que se acerca al Zen... ¿o era al revés?
    Se acercan cada vez más Ciencia y Filosofía amigo. Pero seguro que ya lo sabes...

    ResponderEliminar
  20. Hola, Cristal, te estoy siguiendo las huellas que vas dejando por estos caminitos...
    El acercamiento entre ciencia y filosofía lo desconozco, pero sí tengo entendido que la ciencia está logrando descubrimientos que cada vez se acercan más a los antiguos postulados de la mística.
    Sobre la Teoría del Caos, siento decirte que cuando abrí el horno lo encontré vacío... No había nada. Y es que tengo un horno que aparte de caótico es toda una caja de sorpresas, jeje.

    Te veo en la huella siguiente.

    ResponderEliminar