Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







domingo, 21 de junio de 2009

El bote vacío



EL BOTE VACÍO

por Chuang Tse


Aquel que gobierna sobre los hombres vive en la confusión.
Aquel que es gobernado por hombres vive en el dolor.
Por tanto, Yao deseaba
no influir en los demás
ni ser influido por ellos.
El camino para apartarse de la confusión
y quedar libre del dolor
es vivir en el tao,
en la tierra del gran vacío.

Si un hombre está cruzando un río,
y un bote vacío choca con su esquife,
por muy mal genio que tenga
no se enfadará demasiado;
pero si ve en el bote a un hombre,
le gritará que se aparte.
Si sus gritos no son escuchados, volverá a gritar,
una y otra vez, y empezará a maldecir.
Y todo porque hay alguien en el bote.
No obstante, si el bote estuviera vacío,
no estaría gritando, ni estaría irritado.

Si uno puede vaciar su propio bote,
que cruza el río del mundo,
nadie se le opondrá,
nadie intentará hacerle daño.

El árbol derecho es el primero en ser talado,
el arroyo de aguas claras es el primero en ser agotado.
Si deseas engrandecer tu sabiduría
y avergonzar al ignorante,
cultivar tu carácter
y ser más brillante que los demás,
una luz brillará en torno a ti
como si te hubieras tragado el Sol y la Luna:
no podrás evitar las calamidades.

Un hombre sabio ha dicho:
"Aquel que está contento consigo mismo
ha realizado un trabajo carente de valor.
El éxito es el principio del fracaso.
La fama es el comienzo de la desgracia."

¿Quién puede liberarse del éxito
y de la fama, descender y perderse
entre las masas de los hombres?
Fluirá como el tao, sin ser visto,
se moverá con la propia vida
sin nombre ni hogar.
Él es simple, sin distinciones.
Según todas las apariencias, es un tonto.
Sus pasos no dejan huella. No tiene poder alguno.
No logra nada, carece de reputación.
Dado que no juzga a nadie,
nadie lo juzga.
Así es el hombre perfecto:
su bote está vacío.


Chuang Tse

________________________

- De "El Camino de Chuang Tzu"
- Versión de Thomas Merton
- Editorial Debate, 1999

27 comentarios:

  1. Me ha encantado, sobre todo el de "si un hombre está cruzando un río"
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. palabras escritas y sentidas por un hombre sabio...
    besss

    ResponderEliminar
  3. Palabras sabias. Fluir, escoger el camino del medio...Parafraseando el slogan publicitario: "Be water my friend".

    P.S.: Qué sorpresa, yo también he leído a Merton!

    ResponderEliminar
  4. Estimado amigo despues de unos dias de reposo involuntario vuelvo de nuevo a leer tus sabias palabras llena de reflexion
    Un bote a la deriva con mucho significado
    Besos

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola Antonio!

    ¿Sabes que muchas veces pienso que los más felices son los más ignorantes? Casi estoy convencida de que la verdadera felicidad sólo puede tenerse si eres invisible y formas parte de la masa, si te confundes con ella y pasas desapercibido. También es verdad que no me acabo de convencer nunca y que me revuelvo contra ese pensamiento, porque supondría no ser libre.

    El ser humano debe alcanzar sus metas y con ellas sus logros, le detecten los demás o no, pero uno no puede ser invisible ante los demás si ello supone frenar el propio crecimiento.

    Me gustan mucho estas historias que nos dejas y que reflejan nuestras tribulaciones o nos las recuerdan tan fielmente.

    Un beso grandote.

    ResponderEliminar
  6. no influir ni dejarnos influir que complicado. Y esa teoría del vacío siempre me pareció interesante,(la casa es habitable por su vacío , la vasija es útil por su vacío...). En cuanto a la fama, la inmensa mayoría de nosotros nos iremos sin dejar huella perdurable.Pasaré por la vida como si no hubiese pasado, todo será breve, efímero.

    Un gran beso, Antonio.
    (me encanta visitarte, siempre encuentro algo interesante)

    ResponderEliminar
  7. Hola, Alfaro.
    Me alegra que te guste. Seguiré poniendo "historias" orientales de éstas, creo que encierran mucha sabiduría, aunque al principio puedan sonar un poco raras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hola, Alma.
    Sí, este señor Chuang era un sabio, al menos yo, y muchos más entendidos que yo, lo ven así.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Hola, amiga Bruja.

    Sí, fluir... Del camino del medio creo que no dice nada, quizá más bien del camino en sombra.
    Me gusta esa frase que citas: "Be wine my friend".
    ¿Has leído a Merton? ¿y qué has leído de él?

    Un abrazo brujo.

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola, Mar!
    Se te echaba de menos. Me extrañaba que no actualizaras tu blog. Espero que estes bien.

    Las "sabias palabras" que mencionas no son mías, son del filósofo taoísta Chuang Tse, que vivió hace muuucho tiempo. Pero las pongo aquí porque conservan todo su frescor y valor, porque son auténticas.
    Y fíjate que lo importante no es que ese bote esté "a la deriva", sino que está "vacío", con lo cual puede pasar sin ser visto y sin ser molestado por nadie.

    Besos, amiga del atolón.

    ResponderEliminar
  11. ¡Luisa!
    Una alegría verte por aquí. Te dosificas mucho últimamente, jeje.

    Me dejas pensando un poco con tu comentario, porque estoy de acuerdo sólo en parte...
    ¿Los más felices son los más ignorantes? Puede, pero no cambio mi 'conocimiento' por su felicidad.
    Ser invisible y pasar desapercibido está muy bien, pero eso no significa que uno se "confunda con la masa", y mucho menos supone "no ser libre".
    Aquí detecto una confusión...
    Claro que debemos alcanzar nuestras metas, pero ¿por qué piensas que ser invisible supone frenar el propio crecimiento?
    Yo lo veo al contrario: si eres invisible tienes más libertad para moverte y crecer, porque no vas a encontrar obstáculos en tu camino.
    A no ser que la meta que uno busca sea ser famoso...
    Yo, por ejemplo, cuando tengo algo que decir lo digo en voz alta, si la ocasión lo requiere, pero mi intención no es 'resaltar', sólo que me sale así. Y cuando la ocasión no lo requiere, pues me callo y punto. Tanto si me escuchan como si no, soy libre en mi pensamiento.
    Si alguna vez me dan un premio importante, un reconocimiento, pues lo recibiré agradecido, pero si no me lo dan, pues igual. Eso no va a variar un ápice el curso de mi vida.
    Cuantos verdaderos sabios habrán pasado por este mundo sin que supiéramos nunca ni su nombre.

    Un beso, amiga ¡y vuelve más a menudo!

    ResponderEliminar
  12. Hola, Juana.

    Lo del vacío ya lo decía el viejo Lao Tse en su "Tao te King".
    ¿Te imaginas una casa llena o una vasija sin hueco? ¿Para qué servirían?
    Pues la casa para pasar de largo y buscar otra, y la vasija absolutamente para nada, a no ser para usarla de apoyo y alcanzar algo, por ejemplo llegar a esa ventana abierta donde está la tarta de moras que han dejado a enfriar, jejeje.
    (yo es que de niño veía muchos dibujos animados).

    Sí amiga, todos somos efímeros, como las flores o las nubes, hasta los que ahora son famosos dejarán un día de serlo. Pero la vida es así. No somos inmortales, y nuestro paso por aquí será sólo una breve huella en la arena que desaparecerá cuando suba la marea, pero ¿y qué?
    ¿A quien le importa eso? Nuestra misión aquí es vivir, crecer, pensar, sentir. No hemos venido para que nos hagan una estatua el día de mañana, sino para abrir los ojos con asombro ante todo lo que tenemos delante, para saber tener entre las manos ese minuto esquivo que pasa volando.
    La vida, siempre, es pasar, no quedarse.

    Un beso, Lunaazul.

    ResponderEliminar
  13. Hola Antonio.

    ¡Cuánta sabiduría!
    ¿Sabes qué me encántó de tu relato? Que discurre como en silencio, o eso sentí yo.
    Vacío y silencio se compaginan muy bien, casi se corresponden.

    "El camino para apartarse de la confusión/ y quedar libre del dolor/ es vivir en el tao, en la tierra del gran vacío". Muy dentro de la tradición de Lao-Tzé, este pensamiento es grande y profundo: retraerse sin intentar destacar, con la conciencia de que en la discreción está la clave, y en vaciar nuestra mente y corazón de toda vanagloria e intereses ulteriores.

    Me hizo recordar una frase de Juan de la Cruz: "Cada uno toma de la fuente según lleva el vaso", la cual se refiere a que aquél que lleva su vaso más vacío podrá beneficiarse más de las riquezas de la vida.

    Un gran abrazo, amigo del sol y la luna.

    ResponderEliminar
  14. ¡Hombre, Lirio!

    Qué bien que hayas vuelto. Estaba yo pensando: "son las cuatro de la madrugada y la amiga Liz sin aparecer", jeje.

    Está muy bien esa frase de tu amigo Juan de la Cruz. Pero... qué difícil es, amiga, qué difícil es vaciar el vaso.
    Nadie quiere hacerlo, porque llegamos a identificarnos con lo que hay dentro. Nos apegamos a nuestros "conocimientos" como si fueran nuestro propio ser, y eso nos limita y nos impide tomar más de la fuente.
    Es así de sencillo.
    Entiendo muy bien que apreciemos nuestro "ruido", porque es lo que nos diferencia del ruido externo, pero es necesario que vaciemos el vaso, porque hay muuucha buena música por escuchar, y en un vaso lleno no cabe nada.

    A ver si me animo y escribo sobre aquello que te comenté hace tiempo, de la "laguna de silencio"...

    Un abrazo, amiga de las estrellas.

    ResponderEliminar
  15. Pues sí, las cuatro y aquí no duerme nadie por lo que veo...

    Sólo hay una forma fructífera de vaciar el vaso y es bebiéndolo e impregnándonos de la sabiduría que en el haya.

    Para llenarlo con los nuevos aportes que vayan llegando. Y para eso hay que escoger y muy bien la fuente (¡venga con la palabreja!) donde repostar de nuevo el vaso que nos haya tocado en suerte.

    Si es el del Tao, y somos capaces de seguirlo, fluiremos tal como dice Chuan Tse.

    Un abrazo del buho de al lado.

    ResponderEliminar
  16. Te saludo,hermano en Tao.

    (y cuidado,Antonio! dos niñitas seguidas te firman,una dice ser el búho de al lado;la otra se cree rayuela.Me temo sean peligrosas...)


    Fluyo con vos, Antonio!

    ResponderEliminar
  17. Que grandioso texto, senti una sesacion especial al leerlo.

    un beso.

    ResponderEliminar
  18. La filosofía de Chuang Tse, nos marca un camino claro pero no siempre facil de llevar , sobre todo desde la mente del ocidental, pero como enseñanza me parece maravillosa... no ser, sin ser un idiota... no estar pero llevando suavemente el timón... y la "no ira" encubridora de un ego que sobrepasa al ser... no marcar presencia presente... no "hacer que te vean para poder ser"

    Un besito volado Antonio.

    ResponderEliminar
  19. me quedo en silencio, pero no por vaciedad, sino porque no tengo palabras para la profundidad de este texto... ojalá supiera llevarlo tan fielmente que la barca de mis días quedara vacía de... muchas de mis tonterías

    Besos Antonio

    ResponderEliminar
  20. Es bueno tener un vaso del cual beber y poder volver a llenar, con experiencias, para vivirlas y seguir en la vida!!!
    te dejo un gran beso!!!

    ResponderEliminar
  21. ▒▒▒▒▒█▓▒▒▓█▓▓▓▓▓▓▓█▓▒▒▓█
    ▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓█
    ▒▒▒▒▒▒▒█▓▓█▓▓▓▓▓▓█▓▓▓█
    ▒▒▒▒▒▒▒█▓▓██▓▓▓▓▓██▓▓█
    ▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▒▒█▓█▒▒▓▓▓▓█
    ▒▒▒▒▒█▓▓▒▒▓▒▒███▒▒▓▒▒▓▓█
    ▒▒▒▒▒█▓▓▒▒▓▒▒▒█▒▒▒▓▒▒▓▓█
    ▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▓▓▒▒▒▒▒▓▓▓▓▓▓█
    ▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▓▓███▓▓▓▓▓▓█
    ▒▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓█
    ▒▒▒▒█▓▓▓█▓▒▒▒▒▒▒▒▒▒▓█▓▓▓█
    ▒▒██▓▓▓█▓▒▒▒██▒██▒▒▒▓█▓▓▓██
    ▒█▓▓▓▓█▓▓▒▒█▓▓█▓▓█▒▒▓▓█▓▓▓▓█
    █▓██▓▓█▓▒▒▒█▓▓▓▓▓█▒▒▒▓█▓▓██▓█
    █▓▓▓▓█▓▓▒▒▒▒█▓▓▓█▒▒▒▒▓▓█▓▓▓▓█
    ▒█▓▓▓█▓▓▒▒▒▒▒█▓█▒▒▒▒▒▓▓█▓▓▓█
    ▒▒████▓▓▒▒▒▒▒▒█▒▒▒▒▒▒▓▓████
    ▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▒▒▒▒▒▒▒▓▓▓▓█
    ▒▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▓█▓█▓▓▓▓▓█
    ▒▒▒▒▒████▓▓▓▓▓█▓▓▓▓▓████
    ▒▒▒▒█▓▓▓▓▓▓▓▓█▒█▓▓▓▓▓▓▓▓█
    ▒▒▒▒▒████████▒▒▒████████
    Pasa este osito a las personas qe quieres muchisimo y no quieres que cambien nunca. (espero recibir el osito).
    Si recibes entre 2-4 ositos te quieren
    Si recibes entre 4-8 ositos te quieren mucho
    Si recibes entre 8-10 ositos te quieren muchiiiisimo
    Espero qe yo sea una de ellas!!

    Besos

    ResponderEliminar
  22. ¡Pero, bueno, Cristalita!

    Que Liz esté despierta es normal, porque allí a esas horas son las nueve de la noche, ¿pero tú...? Tú eres un hada española, jeje.
    Debe ser que hace demasiado calor para dormir.
    Tienes razón, amiga fuente (jejeje), pero sólo en parte... Me explico: en primer lugar quiero que sepas que estoy de acuerdo contigo, yo tampoco estoy dispuesto a "vacíar" el vaso así como así, pero matizo que si nos bebemos ese vaso para vaciarlo y poder "beber" nuevos conocimientos, todo dependerá de nuestra forma de "beber" y de que el contenido del vaso sea, efectivamente, sabio, o sea, valioso. Quiero decir, que sea un contenido que no deje restos, residuos, algas marinas que enreden el pensamiento. Porque, en caso contrario, no hemos vaciado nada.
    Recuerdo ahora aquello de "el saber no ocupa lugar"... Y así es, el saber, el auténtico, no llena nada, es transparente, translúcido y flexible como el mismísimo aire.
    Una cosa es decir que hemos vaciado el vaso, porque nos hemos bebido lo que contenía quedándonos con lo mejor (lo cual ya implica tener un poderoso filtro interior), y otra ver que efectivamente ese vaso está realmente "vacío".
    Ya sé que esto último suena a como si nos quedáramos en blanco y con cara de tonto, pero me parece que a eso se referían los maestros del tao y del zen.

    Muchas gracias "búho de al lado", buhíta, por pasar tus despiertos ojos por este lugar.

    Un abrazo nocturno con luz de estrellas (pocas se ven, pero ahí están).

    ResponderEliminar
  23. Pues tienes razón, Silvia: dos "niñitas" me acompañaron anteanoche en mi deambular.
    ¿Peligrosas? Me encanta ese tipo de "peligro". Cuando mentes despiertas se juntan pueden construirse zigurats de conocimiento que se alcen en ciudades de cristal. Y eso es bueno, muy bueno.

    ¡Fluyamos, amiga Silviyuela!

    Un abrazo y 1002 besos taoístas.

    ResponderEliminar
  24. Hola, Paula.

    No he tenido tiempo de pasarme a leerte, pero tengo que decirte que es para mí todo un honor que visite mi humilde cuaderno la hija del gran don Pablo Neruda.
    Te lo digo de corazón.

    Me alegra que te haya gustado este antiguo texto taoísta. Pondré más.

    Un beso, Paula.

    ResponderEliminar
  25. Así es, Brujita, ser invisible no es nada fácil, pero según el maestro Chuang Tse ése es el camino, y seguramente tiene razón.
    Para nosotros, occidentales, suena poco menos que imposible, pero quizá podamos encontrar caminos distintos para conseguirlo.
    Lo de "marcar presencia", como dices, tiene mucho que ver con la importancia personal, eso que Castaneda definía como nuestro vampiro interior, más o menos, lo que más nos roba energía para vivir.

    Un beso alado, amiga.

    ResponderEliminar
  26. Hola, María.

    (... ... ... ...)

    Perdona, es que yo también me habia quedado en silencio, jeje.
    Lo que tú llamas tus "tonterías" o tus "locuras" no son sino tu voz, y tener voz es tener mucho, amiga.
    Ir más allá es posible, claro que sí, pero primero uno ha de tener su propia voz para más adelante, quizá, encontrar el silencio. El silencio de la fluidez, de saber integrarse en la gran corriente del río.
    Pero soy de los que creen que cada gota tiene su propia voz y su propio brillo, porque si no sólo será agua, con silencio o sin él.

    Besos, María.

    ResponderEliminar
  27. Gracias, Fabiana.
    Pero ¿cómo copio el osito para enviárselo a los amigos?
    No sé cómo se dibuja...
    De todas formas gracias por el detalle.
    Y por el beso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar