Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







domingo, 14 de junio de 2009

Alcance



Bueno, otra pequeña interrupción antes de abrir el baúl donde guardo las viejas páginas.
Es que el calor me obliga a distraerme más de lo normal y me paseo por uno y otro sitio. En este caso, leyendo el blog de "Vagabundia", de JMiur (un interesante blog investigador de temas informáticos -sobre todo relativos a Blogger), me he encontrado con un vídeo muy bueno.
El vídeo ha quedado finalista en el 5º concurso de cortos y animaciones organizado por la National Film Board de Canadá, y Cannes Short Film Corner, un festival amparado por YouTube.
Lleva el título de "Reach" (que creo que se traduce por alcance o extensión), y su autor es Luke Randall, de Australia.
Es una buena animación, que a pesar de su simplicidad seguro que nos lleva a más de una reflexión. En palabras de JMiur, se trata de una "joyita", y estoy de acuerdo.
Espero que os guste, y sobre todo que os haga pensar...

AC.

26 comentarios:

  1. Hola, Antonio
    Feliz domingo.

    Está muy chulo el video, asi como algo desgarrador.
    Me hizo recordar un bello diálogo que escribió Tagore entre un ave libre y otra enjaulada. ¿Lo conoces?

    Un beso "libre"

    ResponderEliminar
  2. Hola, amiga Liz.

    No recuerdo ese diálogo de Tagore, pero aquí te dejo uno de sus "pájaros perdidos":

    El viento poeta sale por el mar y por el bosque en busca de su propia voz.

    Gracias, amiga, por tu beso libre.

    Un abrazo de viento para ti.

    Se me olvidaba decir que el vídeo, efectivamente, es "desgarrador", como dices, o triste en su final, pero nos indica algo muy cierto: que no podemos desconectarnos de nuestra fuente, porque sin ella perdemos el aliento.
    Sin la fuente que nos alimenta no somos nada, absolutamente nada más allá de una pobre hoja movida por el viento.
    La conexión es nuestra garantía de vida. En tu caso, por ejemplo, es el arte.

    Besos de aire.

    ResponderEliminar
  3. Antoño no se si eslo que querías que vea! pero me voy al fondo de mi casa a tomar mate y a disfrutar del bello sol y de mis hijos, no quiero estar atada a la computadora, porque si llego a desconectarme y me doy cuenta que me quede sola! me estaría como ese muñequito, sin vida!

    Antoño disfruta de tu verano, que yo trato de disfrutar mi otoño frío pero con ratitos de sol, besos!!

    ResponderEliminar
  4. Bueno, Fabiana, tampoco es tan así como lo cuentas.
    No se trata de estar permanentemente conectado a la computadora, no me refería a eso. Aun sin computadora seguirías teniendo el fondo de tu casa, el mate, el bello sol y a tus hijos. Es decir, que seguirías en contacto con la vida, con tu fuente.
    La "fuente" nunca debe ser sólo una computadora, sino mil cosas más, y cosas interiores.

    Si yo, por ejemplo, me quedara sin conexión a Internet (como ya me ha pasado) me sentiría muy "fastidiado", porque me quedaría sin poder hablar con mis amigos, pero no es esa la fuente principal.
    La fuente enlaza directamente con el corazón, no con un enchufe eléctrico.

    Difícil lo veo eso de "disfrutar de mi verano", jeje, pero me siento encantado simplemente con leer tus palabras, cuando hablas de "tu otoño frío con ratitos de sol". Ése es el tiempo que a mí me gusta.
    ¿Están asequibles los alquileres en Argentina?, jejeje.

    Muchos besos, amiga Fabiana.

    ResponderEliminar
  5. Te cuento que tengo parientes en España,en Madrid y en Toledo; ellos bienen a la Argentina en enero, pleno verano y se van cuando aca esta empezando el otoño y yo tengo unas ganas de irme con ellos!!!
    hoy tenemos un día de 17 grados, es frío y las gripes y pestes estan en todas partes!!pero bueno, es lo que nos toca !! tratemos de pasarlo lo mejor posible!!

    Antoño espera que pasen las elecciones y despues si ven tranquilo,jajaj!!!

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Fabiana.
    17 grados me parece maravilloso, ni frío ni calor, pero bueno, se ve que no todos los cuerpos somos iguales.
    Lo que no me gusta, lógicamente, es eso de "las gripes y las pestes", eso no. Te referirás quizá al dengue y a la gripe A.
    Pero eso no tiene que ver con el frío ¿o sí? Siempre he creído que el frío es sano. Otra cosa es que a uno no le guste. A mí sí.
    Esperaré a que pasen las elecciones y me iré unos días a la gran Argentina.
    Y si te encuentro te diré: ¡Sos grossa, sabelo! Jejeje.

    Un abrazo, Fabiana.

    (guardame un mate, please)

    ResponderEliminar
  7. De Maria Varu llego a tu blog,me quede unos segundos pegada en el video,de verdad una joyita,aunque si es claro que muestra una realidad que va mas alla de lo que manejamos.

    Saludos.

    Menta

    ResponderEliminar
  8. Me quedé como en trance mirando el video Antonio. Es triste que después de haberlo intentado con tantas ganas no haya podido conseguirlo. Su vida era vacía con la conexión e imposible sin ella. Entiendo perfectamente a qué te refieres, nustras conexiones son nuestro arte, nuestros gustos y pasiones. Un beso enorme, una joyita.

    ResponderEliminar
  9. Hola, Menta.

    Leo en tu "perfil" que uno de tus libros favoritos es El lobo estepario, de Hesse. Pues eso es un puente muy bueno para entendernos, porque Hesse es mi "tío", jeje.
    Sí, como bien dices, "el vídeo muestra una realidad que va más allá de lo que manejamos". Lo único que podemos hacer al respecto es no perder nuestra conexión con la fuente, intentar por todos los medios no quedarnos solos, aislados, sin la corriente que nos alimenta.

    Bienvenida, Menta.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Así es, amiga Andrea.
    O así es como lo veo...
    Nos alimentamos de nuestras "fuentes", de nuestras conexiones, ya sea el arte o cualquier otra cosa, pero estas conexiones tienen un cable, y ese cable tiene una extensión concreta, un alcance definido, un límite. Fuera de ese alcance, desfallecemos y nos caemos, porque nos falta el aliento que nos anima.
    No somos como el muñequito del vídeo, podemos seguir viviendo, pero ya, sin la conexión, no será lo mismo.

    Así que hay que procurarse cables que sean muuuy largos, que nos den algo más de libertad. Y conexiones de muchos megas, para navegar por la vida con cierto poder.

    Un beso, consciente Andrea.

    ResponderEliminar
  11. Qué hermoso video,Antonio!
    Es cierto lo que decís...cada cual conectado a su fuente...afortunadamente somos unos cuantos los que tenemos fuentes comunes!

    Mil besos en libertad (como dice Lirio)

    ResponderEliminar
  12. Pues sí, Silvia, tenemos fuentes comunes, y eso nos hace más grandes y más libres.
    Porque juntando nuestros cables ampliamos los horizontes.

    Un beso libre, amiga, y 900 más, jeje.

    ResponderEliminar
  13. Antonio:

    Lo he estado pensando, y realmente no puedo resistir las ganas de transcribir esete diálogo de Rabindranath Tagore que te mencionaba... (disculpa su extensión, pero creo que es oportuno):

    En una jaula se encontraba el pájaro domesticado, el pájaro libre estaba en el bosque.
    Cuando llegó su tiempo, se encontraron ambos; así lo quería el destino.
    El ave libre grita: "O querida, ¡vayámonos a volar al bosque!"
    El ave en la jaula susurra; "Mejor vén tú para acá, vivamos juntos en mi jaula"
    Dice entonces el pájaro libre: "Pero, entre tantos barrotes, ¿en dónde hay sitio para extender las alas?"
    "Ay", responde el pájaro de la jaula, "pero, ¿en dónde podría yo descansar entre las nubes si no hay un palillo para posar mis pies?"

    El ave libre grita: "Amada mía, ¡vén y cantemos las canciones de los bosques!"
    El ave de la jaula dice: "Siéntate junto a mi, yo te ilustraré en el lenguaje de los letrados"
    El pájaro del bosque exclama: "¡No, por favor no! ¡Las canciones jamás podrán ser enseñadas!"
    El pájaro de la jaula dice: "Qué pena me da, yo no conozco esas canciones del bosque."

    Su amor es ardiente y está lleno de deseos; pero ellos no pueden volar lado a lado.
    A través de los barrotes de la jaula, se miran mutuamente y sus miradas resultan insuficientes para poderse conocer mejor.
    Ellos revolotean llenos de añoranza con sus alas y canturrean: "¡Vén más cerca, mi amor!"
    Entonces, el ave libre exclama: "No será posible. Tengo miedo de las puertas cerradas de tu jaula."
    Y el ave enjaulada responde: "¡Ay, qué tristeza. Mis alas carecen de fuerzas y están muertas."

    Espero te agrade, como a mi... a pesar de la tristeza y desesperanza que conlleva.

    Un beso, desde mi pradera.

    ResponderEliminar
  14. Buenísimo el corto! es angustiante sus intentos de vuelo, uno dice !qué lo consiga corre desenfucha¡ !no no lo hagas que te mueres¡ me parece una estupenda representación de la vida y además me ha hecho reir porque me he sentido identificada.

    Besos amigo Antonio.

    ResponderEliminar
  15. Acabo de ojear los comentarios y veo que lo de estar enchufado lo interpretas como estar conectado a la fuente de la vida, al origen a lo que somos nos mantiene y nos nutre, (en el aspecto espiritual e intelectual se sobreentiende)pero yo lo entendí por lo que nos amarra, lo que nos inpide ser libres. Claro, pero entonces al desenchufar tendría que haber volado, pero yo eso lo interpreto como la desolación que sentimos al ser libres, al vaciarnos de todo el miedo, costumbres, reglas...en que nos habíamos acomodado. Bueno, lo que tu dice, la verdad es que me parece muy interesante, y posiblemente menos rebuscado y ahora que lo pienso está mucho más implicito en la historia que lo que me sugerió a mí.


    Otra vez besos, y a soportar el calor, :)

    ResponderEliminar
  16. suelo tener libros nocturnos escondidos bajo mi colchón.

    ResponderEliminar
  17. Breve y profundo, a bote pronto se me ocurre: "perseguir sólo aquello que podemos alcanzar para no tener que perecer en camino". Gracias por el vídeo, me encantan las animaciones.

    ResponderEliminar
  18. ¡Muchas gracias, Liz!

    Ahora, al volver a leerlo, sí lo recuerdo. Lo leí hace muchos años.
    Claro que me agrada, y además es ilustrativo de situaciones muy reales de la vida.
    Lo que sucede con esas dos aves es que sus "fuentes" eran distintas, y también sus hábitos, sus costumbres, lo que conformaba su vivir.
    Yo hubiera intentado convencer al ave enjaulada, pero hubiese sido un error, porque los pájaros enjaulados no saben vivir en libertad.

    Un beso, amiga, desde mi cueva.

    ResponderEliminar
  19. Hola, Juana.
    La enseñanza del videito este creo que está clara, por eso se llama "Alcance".
    No podemos llegar más allá de nuestra propia extensión, ni podemos dar un solo paso sin nuestra conexión.
    El muñequito podría haber volado, pero para eso necesitaba dos cosas que no tenía: unas alas y una batería propia bien cargada.
    El estar conectados con nuestra fuente es nada menos que vital. Sin fuente no hay energía. Entiéndase esto metafórica y literalmente.
    Pero hay una clara diferencia entre nosotros y el muñeco, y es que nosotros no somos robotitos, o al menos no solamente.
    Somos seres vivos, pensantes, soñantes y puede que hasta mágicos, y nuestra fuente no se limita a un simple cable.
    Con lo cual las posibilidades están abiertas...

    Te mando un beso con sabor de libertad, amiga de la luna azul.

    ResponderEliminar
  20. Hola, Neuro, y bienvenida.

    Dices que tienes libros nocturnos escondidos bajo tu colchón... ¿Y por qué los escondes?
    ¿No te dejan leer en tu casa?
    ¿Acaso son libros prohibidos?
    ¿O lo dices en el sentido de que los tienes ahí como armas secretas, por si aparece durante la noche el fantasma de la depresión?
    Me gustaría que lo aclararas.

    Un saludo, y gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  21. Hola, June.

    Está bien la frase que dices, pero se me ocurre lo siguiente: ¿cómo podemos saber lo que podemos alcanzar, sin perseguirlo antes?
    Lo que no debemos hacer nunca es perder nuestro contacto con la fuente que nos alimenta, pero seguro que ese contacto es lo bastante flexible para permitirnos probar varias posibilidades.
    Recuerda que no somos robotitos y que no dependemos de un simple cable...

    Mi forma de verlo es así: somos navegantes en el océano de lo desconocido. Cada uno tenemos una conexión con algo, que es lo que nos hace sentirnos vivos; fuera de esa conexión, de esa fuente personal, nos ahogamos, perdemos fuerza y podemos hasta sucumbir. Pero, insisto, esa fuente, esa barca, o como queramos verlo, no es un cable, con unas medidas concretas, sino una ventana abierta hacia lo abstracto.
    No sé si me he explicado bien, puede que no.
    Podemos viajar hasta donde nos permita nuestro "alcance", y no más allá, pero este alcance no es algo determinado, no en nuestro caso.
    Así es como lo veo.

    Un saludo, June.

    ResponderEliminar
  22. Sí, es una buena metáfora. Pero es aceptar que somos o estamos limitados. No “per se” sino porque siempre hay algo o alguien que nos coloca fronteras. También puede ser el deseo de alcanzar algo abstracto. La belleza, la imagen de una ventana con pajarillo en una rama, se puede ver pero es inasumible. De todas formas hay motivos para la esperanza; al menos para los robotitos de las nuevas generaciones. La mayoría de periféricos ya usan Wi-Fi. Por lo cual, si esa webcam fuera de hoy podría deambular a sus anchas. Aunque tampoco tendría potestad de alejarse demasiado. Siempre estará sujeto a un alcance. Como nosotros. Y me pregunto ¿con qué pretensión quería el robotito de marras acercarse al pájaro?. ¿Era una intención bonachona … o era un empeño perverso?... un video muy chulo. Tierno y a la vez cruel. Abrazos, Antonio.

    ResponderEliminar
  23. ¡Tan tierno el corto!...y con una ensenñanza oculta entre esas imagenes. la raiz que nos sustenta nunca , nunca deberíamos perderla...de creernos con la autonomía total renegando de nuestras bases internas os llevará al desatre de la nada, ¡solo chatarra! Puede Antonio que sea algo pesimista pero así lo veo.

    Besito volado.

    ResponderEliminar
  24. Hombre, Daniel, en ningún momento me he imaginado al robotito-webcam teniendo "un empeño perverso".
    ¿Qué intenciones crees tú que tenía para con la paloma? Jejeje.
    No seas malo.
    El chiquitín, como tal, sólo se sentía atraído por la libertad, simbolizada por la ventana abierta y la paloma con sus alas.
    Pero se le olvidó que era un diseño pasado, sin wi-fi.

    Un abrazo, amigo Conde.

    ResponderEliminar
  25. Estoy de acuerdo, Brujita.
    Sin nuestras bases internas seríamos sólo chatarra, pero...
    ¿Estamos bien seguros de que nuestras "bases internas" son algo fijo, inamovible, conocido? ¿Algo absolutamente delimitado?
    Buceando en nuestro interior podemos descubrirlo.
    Por supuesto que no debemos perder nuestra raíz, ¿pero está nuestra raiz sólo en el suelo? Esa es la cuestión.
    Yo creo que no. Y que nos "limitamos" porque no sabemos a ciencia cierta cuáles son nuestras auténticas "extensiones".
    No se trata de ser pesimista u optimista, se trata de ver la realidad.

    Un abrazo volado, amiga.

    ResponderEliminar
  26. ¡Claro Antonio!pero la raiz debería de evolucionar, crecer a la medida que la plantita busca y busca conducida por la "sed" y la búsqueda de luz...si todo fuera por el camino lógico y sabe profundizar para salvar las vallas que recortan los horizontes...entonces puede que las cosas salgan algo mejor je,je

    Besito volado.

    ResponderEliminar