Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







sábado, 9 de mayo de 2009

El largo y sinuoso camino



En vista de que el autor de estas páginas sigue ausente, hemos decidido poner unos "minutos musicales" para amenizar el espacio.
Esperamos que sean de su gusto y que pronto el autor vuelva a su sitio.
Gracias por su atención.

Fdo.: El equipo de Blogger.




14 comentarios:

  1. ¿Qué puede hacer una brizna de hierba ante la fuerza del viento?
    Poca cosa amigo mío. Quizás doblegarse y simular adaptarse a la espera de que amaine la tormenta. Decía mi madre que no hay mal que cien años dure, ni cuerpo que lo resista… y ojalá, ése, nunca fuese el caso.
    No sé al resto de tus comentaristas, pero a mí, me tienes preocupada en grado sumo querido Antonio. Y cuando digo “querido” no es un recurso retórico. Realmente estoy inquieta ante tu ausencia y tus dos últimas entradas. Y sobre todo, faltan páginas en este Cuaderno. Que se te echa en falta ¡vaya!.
    No sé en qué tipo de crisis andas metido, ni pretendo una explicación. Con que des señales de “vida” me doy por más que satisfecha. No me gusta que firme tus entradas ningún equipo, ni siquiera el de Blogger. Te quiero al pie del cañón, regalándonos tu fantástica mezcla de Zen, Feng Shui e ironía fina. Y espero que todo esto no sea más que una “olla” mía o que de nuevo estás en guerra con tu operadora telefónica. Dime que así es…
    Ando aquí escuchando tu magnífica música y preguntándome ¿qué diablos está pasando? Y ante la imposibilidad de contestarme, decido comentar tu penúltimo post. Quizás lo leas y te entretenga en tus “ausencias” cualesquiera que sea la causa.
    Dices en uno de tus comentarios, creo que contestando a Brujita, que el que está a gusto y se siente feliz escribe poco o no escribe nada y que las mejores obras y las mejores palabras han salido casi siempre del dolor. Y añades que el que escribe lo hace porque tiene o ha tenido un dolor en el alma, algo que le hiere por dentro… …
    Y yo me pregunto y te pregunto ¿quién no ha tenido alguna vez algún dolor en el alma? Es más, ¿quién no lo tiene todavía? Los dolores del alma son como la tinta china, indelebles y oscuros de por vida. Permanecen sigilosos, al acecho, aguardando la más mínima distracción por parte del incaut@ de turno, para golpear de nuevo con fuerza renovada e inusitada. Y nos dejan sin ganas, ni de escribir, ni de nada… al menos a la que aquí suscribe. En esos momentos sólo me apetece meterme “debajo del zapato” que es donde realmente me siento… ya sabes…
    Y te diría también, que no siempre, el dolor, es un buen conductor de palabras, de escritura… cuando andamos obnubilados de dolor, al menos en los primeros momentos, la lucidez no acostumbra a estar presente, aunque curiosamente, estemos convencidos de ello…
    Es más tarde, después de un tiempo, cuando el alma se torna madura como una fruta en su justo punto, cuando recogemos el único provecho del dolor. Se produce como una invasión inexplicable de clarividencia que nos permite analizar con sagacidad y sutileza las situaciones, pasadas o venideras, susceptibles de hundirnos de nuevo en la miseria… como si nos alcanzase la onda expansiva de una implosión de sabiduría y aunque surjan de nuevo iguales o peores inconvenientes, ya no será nunca de la misma manera… andaremos con el alma más curtida y poco dispuesta a dejarse arrastrar sin control por la pasión de turno.
    Confidencia por confidencia, te diré que yo comencé en esto como un pasatiempo, y con intención de personalizar el mínimo mis escritos. Pero al cabo de algún tiempo, para mi sorpresa, me percaté de que muchas de mis entradas, eran una catarsis inesperada, de dolores varios acumulados a lo largo de los años. Algo, a lo que tú, especialmente, y algunos otros, no sois ajenos sino más bien todo lo contrario. Y es que la palabra escrita es como las “rendijas del alma”. Desde aquí, hoy, quiero darte las gracias por hacerme de terapeuta mayéutico.
    No quisiera finalizar sin antes decirle al “viajero del viento” que por una vez y CON intención de sentar precedente, a mí y seguro a otros muchos de sus visitantes nos gustaría acompañarlo en esta ausencia adonde quiera que su mágico y misterioso viaje de vida lo lleven. Sea donde sea.
    Un beso muy muy fuerte Antonio.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, no tengo remedio...
    stupidwoman11@hotmail.com
    Tú verás...

    ResponderEliminar
  3. Qué amable, eres un cielo, nos dejas música durante estos MINUTOS de publicidad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Largo y sinuoso es en verdad nuestro caminar por esta vida, Antonio. Y no en vano hicieron esta canción los Beatles, como tantas otras, para retratar ciertos momentos o recodos del sendero.
    "Many times I've been alone/ and many times I've cried/
    Many times , you'll never know/ the many ways I've tried..."

    Pero acuérdate que terminan diciendo: "But still they lead me back/ to the long, winding road."

    O sea, que a través de las lágrimas y de los pasajes solitarios, a pesar de que haya trechos en que nos sentimos perdidos, siempre encontramos el camino de regreso a ese, el plateado, luminoso y largo camino de nuestra vida.

    También fueron ellos los que mencionaban que una pequeña ayuda de los amigos hace la diferencia:
    "Yes, I get by with a little help from my friends!"
    Aqui, en tu Cuaderno maravilloso, nocturno e iluminado a la vez, estamos un buen puñado de tus amigos, que, aunque virtuales, te queremos mucho. Acuérdate.

    Mis cariños para ti, amigo querido.

    ResponderEliminar
  5. El viento por mas fuerte y tormentoso que sea, no se puede llevar a un gran escritor como lo eres tu y mucho menos a la cálida persona que a la distancia encontré; ya he pasado por este momento y he soportado desde las sombras, esperando que la tormenta me deje salir; si necesitas descansar,o simplemente desconectar tu mente por unos días, ya te he dicho que es muy bueno!! pero no nos dejes sinsaber de ti, desde mi corazón y desde Argentina te pido una señal y te dejo todo mi afecto, cariño y la fuerza para que puedas contra esta tormenta, vuelve!!!!besos.

    ResponderEliminar
  6. Caminantes somos y en el camino nos encontramos ;)

    Tal vez, lo único realmente necesario en la vida, sea no dejar de caminar. Nunca. Pues los momentos de quietud también son parte del camino.

    Y si es tan sinuoso, ¡qué emocionante debe ser cada curva!!! No saber lo que encontraremos el segundo después... un verdadero misterio que, para descubrir, hemos de seguir caminando ;)

    besos!!! te dejaré todo mi cariño en cada curva del camino ;)

    ResponderEliminar
  7. Hola!que pasa??? ya me estas preocupando... vengo te visito, leo porque me encanta loque escribes, trato de estar!pero no te encuentro!!deja alguna señal, no me abandones.
    Si bien yo dejé mi blog por razones de salud, sigo pasando de visitas y los leo cuando puedo, pero me entristese que tu no estes!! te dejo un fuerte abrazo y todo mi cariño!
    FUERZA QUE SIEMPRE QUE LLOVIÓ PARÓ!! Y NO HAY NADA MAS LINDO, QUE EL OLOR A TIERRA HUMEDA Y EL ARCOIRIS, DESPUES DE LA TORMENTA!! BESOS

    ResponderEliminar
  8. Mientras escucho la mùsica, te dirè que seguirè esperando, que el dueño de esta casa, vuelva a su sitio.

    Nota: Vaya, creìa que solamente yo, era la ausente :D
    Ahh Recuerda..."We'll wait for you"Besos de espera, y muchos màs.

    ResponderEliminar
  9. Un recuerdo y un abrazo de otra ausente, querido Antonio.
    Por cierto, hermosísima y melancólica canción "Te long and winding road". Gracias.

    ResponderEliminar
  10. Juraría que dejé un comentario, pero no lo encuentro.

    suscribo las palabras de Cristal y también te echo de menos. A todos, claro, pero eres uno de los que añoro de manera especial.

    Besossss

    ResponderEliminar
  11. Eso me recuerda aquello de "Rogamos disculpen....". Buenos minutos musicales. Un abrazo, Antonio.

    ResponderEliminar
  12. A veces es necesario hacer un alto en el camino. Sentarse en ese banco que nos describías en el post anterior, respirar hondo y "volver al ataque".
    La primavera hace estragos, a veces lo enviarías todo a freír esparrágos... a veces lo ves todo de colorines y de banda sonora Louis Amstrong y su Wonderful life... ¡En fin! la dualidad de la vida, que te voy a contar que tu no sepas.

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias a todos por vuestras palabras, muchas gracias a Cristalook, Alfaro, Lirio, MomentosdelaVida, Isis, Kuoremio, Amanecer, Bel, Luisa, Daniel y MalvadaBrujadelNorte, o sea, a todos. Y también a otros que no están aquí, pero me hablaron antes y a los que tampoco tuve oportunidad de contestar. Me refiero a Lunaazul, a MediaLuna, a María Varu, a Brujita (no sé si olvido a alguien).
    Como veis, no pasa nada. Sólo un alto en el camino, un momentáneo cambio de rumbo, nada más.

    Cristal, me han gustado mucho tus palabras, eres incorregible, jeje.
    Pero lo agradezco en grado sumo. Un beso, amiga.

    Liz, tú ya sabes... Un abrazo.

    Malvada Bruja: creo que leí algo por ahí sobre una "polémica". ¿En dónde y a qué hora?
    ¿Llevas tú las armas o las llevo yo? Mis padrinos ya están avisados.
    Sólo una cosa, escritora "naif": ¿no te importa que sea al caer la tarde, después de la siesta?

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  14. But still they lead me backto the long and winding road...

    ResponderEliminar