Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







sábado, 18 de abril de 2009

El túnel


Zenkai, hijo de un samurai, entró al servicio de un alto oficial de Edo. Ocurrió que el joven se enamoró de la esposa de su superior, y cierto día tuvo la desgracia de ser sorprendido en su compañía. En defensa propia, Zenkai se vio obligado a matar al oficial, tras lo cual él y la mujer se dieron a la fuga.
Con el tiempo, ambos se convirtieron en bandidos. Pero la insaciable codicia de la mujer acabó asqueando a Zenkai, que decidió abandonarla. Marchó entonces a la lejana provincia de Buzen, donde subsistió como mendigo errante.
Para expiar su pasado, Zenkai resolvió dedicar el resto de su vida al ejercicio de buenas acciones. Habiendo sabido de un peligroso sendero que bordeaba un precipicio, en el cual habían encontrado la muerte varias personas, pensó en excavar un túnel a través de las montañas.
Zenkai mendigaba comida durante el día, y al caer la noche se aplicaba incansablemente a su trabajo. Pasados treinta años, el túnel tenía 2.280 shakus de largo, 20 de alto y 30 de ancho. *

Dos años antes de que el túnel estuviese terminado, el hijo del oficial que había asesinado, un hábil espadachín, habiendo averiguado el paradero de Zenkai, llegó allí para vengarse.
"Te daré mi vida de buena gana", le dijo Zenkai. "Pero permíteme antes que de fin a mi tarea. El día que haya terminado, podrás matarme".
El hombre condescendió. Pasaron varios meses y Zenkai seguía excavando. Por fin, cansado de no hacer nada, el hijo del oficial comenzó a ayudarle con el pico y la pala. Al cabo de un año de trabajo en común, el fuerte carácter y la voluntad de hierro de Zenkai habían empezado a hacer mella en su espíritu.
Llegó el día en que el túnel estuvo listo, y la gente pudo viajar a través de él sin correr ningún riesgo.

"Ya puedes cortarme la cabeza", dijo Zenkai al espadachín. "Mi trabajo está hecho".
"¿Cómo podría cortar la cabeza de mi propio maestro?", exclamó entonces el hombre con lágrimas en los ojos.


______________________________

(*) Un shaku equivale a 30,3 cms.

- Del libro "Carne de Zen - Huesos de Zen"
- Editorial Swan (Madrid, 1979)
______________________________

Imagen: Jesús de Blas

37 comentarios:

  1. Mis lagrimas brotaron de los míos,gracias Antonio,por estas bonitas historias cuanto se aprende de ellas.Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti, Marina, por tener sensibilidad para emocionarte, que es algo que no abunda en este mundo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Antonio, es un verdadero gozo disfrutar de estos pequeños relatos, tan grandes en sabiduría y enseñanzas. Al leerlos, me doy cuenta de mis propias carencias, del desconocimiento que tengo de toda esa literatura oriental, tan particular y bella; de la que tanto puede aprenderse.

    Vaya mi agradecimiento por tu afán por compartirla.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Sí amigo Antonio, encontramos maestros en todas partes, a veces de hecho donde menos lo imaginamos, incluso en ocasiones de quien menos lo pensamos aprendemos mucho más.


    Convendría mantener los ojos del espíritu lo más posiblemente abiertos.

    Un gusto visitarte :)

    ResponderEliminar
  5. ¡ Quebonito!. Muchas gracias por compartirlo en tu blog con todos. Un abrazo. milagros

    ResponderEliminar
  6. Bonita fábula. Gracias por compartirla Antonio.

    ResponderEliminar
  7. "El Hombre sigue las vías de la Tierra,la Tierra sigue las vías del Cielo,el Cielo sigue las vías de la Vía, y la Vía sigue sus propias Vías."

    (manuscrito colgado en la sala de cermonias del monasterio taoísta de Shangqing,en la provinicia china de Huangshi)

    Un gran beso!

    ResponderEliminar
  8. Muy bonito Antonio, las relaciones son así, cuando trabajas codo a codo con alguien, las horas y el tiempo compartido te llevan a tener sentimientos conjuntos casi inevitables si hay afinidad, y si además aprendes de la otra persona el aprecio llega solo, como en tu fábula. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Vaya este relato viene muy bien ahora que hay gente pidiendo cadena perpetua. ¿es posible el perdón, la reinseción de asesinos y violadores? No sé, en el cuento queda muy bello, pero en la realidad es difícil. Bueno aunque en el cuento él se impone su condena, en realidad no quedó libre de castigo y fue largo.
    Muy interesante.

    Un gran beso Antonio.

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué hermoso relato! y que buenas enseñanzas nos trae... y es que no es bueno dejarse llevar por los impulsos iniciales, hay que intentar ver y comprender siempre más allá de las primeras apariencias.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Y esto enlaza con tu entrada de "Lo bien hecho" y le da cuerpo.

    Por lo general, nada mejor, que conocer al creemos nuestro enemigo, para que deje de serlo. Y digo por lo general, porque también habrá casos, que ese conocimiento no hará más que reafirmarnos en nuestra inquina y animadversión.

    En todo caso, sólo las almas grandes son capaces de prescindir del odio y del rencor. No sé si voy a estar entre ellas... Me temo que no.

    La naturaleza de cada uno sólo puede contrariarse hasta un punto. Y la mía, irremediablemente cavilosa, es de interrogarse:
    ¿Dónde queda la justicia? ¿o es venganza? Supongo que esa es la gran pregunta. Pero como te decía, no me imagino perdonando según qué, aunque tampoco siendo el brazo ejecutor de una venganza que incluyese vida humana. ¿O sí? ¿porqué debo creerme mejor que otros? Difícil saber los límites de cada uno sin estar en una situación lo suficientemente comprometida (Ay! suspiro) No sé...
    En fin, Antonio, y mientras nos interrogamos así nos va...

    Envidio tu seguridad ante estas y otras disyuntivas. Eres un Druida de la Luz, no sé si oblicua, pero estás en ella, sin duda!

    Un abrazo Druida de la Luz Oblicua.

    ResponderEliminar
  12. Hola, te he descubierto a traves del Blues de las Encinas y la verdad, que pienso volver con asiduidad para leer esas historias que escribes y cuentas con tanta sencillez y maestria.
    Me gusta.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Creo Antonio, que este tu hidalgo caballero Japones, está hecho del mismo acero pensamiento que nuestro hidalgo Quijote. Yo solo me considero un alumno mas de estos maestros.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Sorprendente.
    Expiación fructífera.

    Gracias, amigo Antonio. Por el relato y la imagen (¡eres un maestro para elegir tus imágenes!).

    Un beso

    ResponderEliminar
  15. La historia es preciosa. Cuando uno conoce de verdad a un enemigo es posible el perdón... pero yo no lo tengo del todo claro y le añado " en según qué casos" pues aunque yo no soy rencorosa ni sería capaz de llevar a cabo venganzas ruines, tengo el pálpito de que no todo se perdona... podrá olvidarse... pero perdonar... lo dudo.

    ¿Y ves? ya me has hecho darle vueltas a la cabeza a la cuestión; ahora estaré con el "como-come" toda la semana jejejeje.

    Es estupendo que compartas con nosotros tanta sabiduría.

    Beso enorme.

    ResponderEliminar
  16. Las circunstancias más insospechadas hacen que nos encontremos con las personas en el camino..

    Y solo hasta después de que caminamos con ellas, el tiempo que la vida considera necesario, se nos revela el sentido de cada encuentro..

    Mi querido Antonio... como siempre, me ha fascinado leer las letras nocturnas de tu luminoso cuaderno.

    Te dejo un abrazo inmenso, y en mi blog te he dejado la invitación a un concurso... Si no quieres participar eres libre de no hacerlo ;) Pero pensé en ti porque no es muy común que a las personas les guste el tipo de música que a ti y a mí nos gusta ;)

    Ve a enterarte y comprenderás mis palabras ;)

    besos!!!!

    ResponderEliminar
  17. Una hermosa enseñanza, asì como reflexiva.
    Gracias por compartirlo Antonio!!

    Besos y muchos màs.

    ResponderEliminar
  18. Lo único que separa a los seres humanos es el desconociniemto. Si "nos obligasemos" a conocer o a los demás, probablemente nos llevaríamos gratas sorpresas. Porque de todo el mundo se aprende algo.
    Un abrazo grande, Antonio.

    ResponderEliminar
  19. Muy bello relato ya mi ansiedad no me dejaba, así que solo leer!! es maravilloso,sensible y toda relación tiene esto del tiempo y compartir, muyyyyyy bello, te repito!!!besos y un hasta pronto.

    ResponderEliminar
  20. Antonio, pongo estos relatos por eso, porque creo que encierran un conocimiento necesario.
    A ver si aprendemos algo...

    Un abrazo, poeta.

    ResponderEliminar
  21. Los ojos, Azul, los ojos, saber mirar para poder ver.
    Ahí está el mágico secreto.

    Saludos descalzos, pero con sombrero.

    ResponderEliminar
  22. De nada, Milagros.
    Es un placer para mí compartirlo, que lo leais y de paso saqueis alguna buena conclusión.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. ¿"Bonita fábula"?
    Tú sí que eres bonita y fabulosa, Bruja, que te acabo de leer lo de "Destino".
    Gracias por tu magia.

    ResponderEliminar
  24. Bueno, Silvia, pues según eso todo está entrelazado.
    Cuando vuelva a Huangshi, a ver si me acuerdo de pasarme por el monasterio y escribir debajo del manuscrito:

    R
    a
    y
    u
    e
    l
    a

    Para que sepan que en Mar de Plata hay alguien especial que también está en la Vía.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  25. Hola, Andrea.
    Lo curioso de esta historia es que enseña que las ideas preconcebidas sobre alguien pueden cambiar, si sabemos tener la sensibilidad suficiente para ver luces donde antes sólo veíamos sombras.
    El samurai estaba determinado a vengar la muerte de su padre, pero supo ver que quien tenía delante no era ningún asesino.

    Un abrazo, consciente amiga.

    ResponderEliminar
  26. Bueno, Juana, en este caso no se trataba de ningún asesino o violador, sólo era un enamorado que tuvo que defenderse...
    El tema de la cadena perpetua es muy delicado. Opino que habría que mirar cada caso concreto con lupa.

    Un beso sin cadenas.

    ResponderEliminar
  27. Ay, María...
    Eso es, pero para ello tenemos que tener el coraje de pararnos delante de los seres y las cosas, tener el "gesto" y la paciencia de mirar y escuchar.
    Y primero hay que darse una buena ducha, para librarse de los prejuicios.

    Besos.

    ResponderEliminar
  28. Bueno, y aquí me encuentro con la querida amiga 007, digo, 00k, la amiga de mirada de cristal, la que odia limpiar el horno por culpa de la ausencia de pirólisis (¡y que le den al Feng Shui ese...!), la que cavila y de paso me deja a mí cavilando...

    Así es, Cristal, hay que conocer al enemigo para saber con certeza si es de verdad un enemigo. En unos casos la respuesta será negativa y en otros afirmativa, pero es imprescindible acercarse, por mucho que no nos guste su presencia. Los hornos, ejem, las personas forman una imagen en nuestra mente que puede estar deformada por multitud de elementos y circunstancias. Todo eso se barre o se confirma con la cercanía.
    No creo que haga falta ser "un alma grande" para prescindir del odio y del rencor. Lo único que es necesario es, como he dicho antes, saber mirar. El que sabe mirar no es grande ni pequeño, sencillamente ve.
    No se trata de saber perdonar, se trata de alcanzar el difícil pero necesario arte de no equivocarse.
    ¿Cómo saber si el agua que fluye de una fuente está fría o caliente? Sólo hay una forma.

    ¿Druida de la luz oblicua? No, qué más quisiera yo. Sólo soy un humilde discípulo de aquel sabio que sembraba preguntas.

    Un abrazo, amiga dragona de cristal.

    ResponderEliminar
  29. Hola, Abi E.
    Muy buen sitio del que vienes. Gracias por tus palabras. Intentaré conocer las tuyas, aunque tengo el problema del tiempo... Pero encontraré el hueco.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  30. Se me olvidaba, Abi E...
    Dos preguntillas:
    - ¿Te han dicho alguna vez que te pareces a José Antonio Marina?
    - ¿Quién es ese señor de piedra junto al que te sientas? ¿Unamuno?

    Otro saludo.

    Pd.- Visitaré tus "Abejas".

    ResponderEliminar
  31. Estoy de acuerdo, Terry, este japonés tiene un acero y una madera muy similar al de nuestro querido Don Quijote.
    Sí, somos alumnos, así que habrá que aprenderse la lección.

    Un saludo, amigo.

    ResponderEliminar
  32. Hola, Liz.
    Lo de "maestro en elegir imágenes" lo consigo gracias a una buena amiga pintora, de México, que me inspira con sus maravillosos cuadros.

    Un beso tepozteco.

    ResponderEliminar
  33. Claro, Luisa, es en "según qué casos".
    Podemos perdonar a un enemigo si ese "enemigo" conseguimos transformarlo en amigo. Y eso depende de él y de uno mismo.
    Uno mismo, por tener la paciencia y el gesto de abrir esa oportunidad, y el enemigo por compensar lo que hizo mal con algo bueno, con algo "bien hecho".

    Un gran beso, amiga.

    ResponderEliminar
  34. Sí, Isis sin velo, que brilla en la noche, así es: hay que caminar juntos, al menos el trecho suficiente para conocerse de cerca.
    Veré qué es eso del concurso.
    Gracias por invitarme.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Hola, Amanecer.
    Qué bueno que te guste. Seguiré con estas historias, que contienen mucho jugo.

    Besos.

    (y saludos al pequeño Kenai)

    ResponderEliminar
  36. Sí, Yurena, es el desconocimiento lo que suele separarnos, la falta de una auténtica cercanía, pero no siempre esto desemboca en una buena relación, en una amistad.
    Aunque hay quien piense que todos somos iguales o parecidos, y que siempre se puede aprender del otro, muchas veces lo que aprendemos es a... ¡salir corriendo!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  37. Me alegra verte por aquí, Katy.

    Si ya puedes leer es que estás mejor. ¡Estupendo!
    Que siga la mejoría.

    Besos.

    ResponderEliminar