Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







sábado, 28 de marzo de 2009

En el desierto...


Hola, amigos.

Me siento en la obligación de escribir esta nota informativa, debido a mi ausencia de estos días.
Por un lado, he estado ocupado en otras cosas que han absorbido mi tiempo como una esponja... Y por otro, he sufrido un pequeño accidente doméstico, de orden informático, que me ha dejado sin conexión internáutica.
Ya sé que poner tan cercanas palabras como "doméstico", "informático" e "internáutica", resulta cacofónico, pero no he encontrado ahora otras mejores. Lo malo es que con esta aclaración no he hecho sino empeorar las cosas, porque "cacofónico" viene a sumarse a la cacofonía... En fin.

Vamos, lo que quiero decir es que durante unos días he estado como perdido en el desierto.
No es fácil imaginarse la expresión de este lobo estepario cuando, cada vez que intentaba conectarse a Internet, la pantallita desaparecía después de unos segundos... Como si el acceso estuviera prohibido. Después de más de veinte intentos fallidos, este lobo tenía ya las fauces abiertas y babeantes, dispuesto a morder lo que se le pusiera delante.
Y todo esto viene a que tuve la "feliz" idea de instalar en mi equipo el flamante nuevo explorador de Windows, el Internet Explorer 8.
No puedo decir que este explorador sea malo, pero sí he echado en falta algunas sugerencias y alguna advertencia..., como la de que era peligroso para corazones delicados.
Seguramente, el error fue mío al cambiar algo en la configuración, pero el caso es que la situación era clara: no tenía conexión a Internet, más allá de unos pocos segundos. Y en ese tiempo no me alcanzaba ni a rezar un padrenuestro...

Nunca imaginé hasta qué punto estaba ligado a este cuaderno, y acostumbrado a leeros en vuestras respectivas bitácoras, además de los amables y siempre interesantes comentarios que dejais aquí.
La sensación, ya digo, es como si hubiera sido "abducido" y transportado a un desierto. Sólo veía arena y piedras, piedras y arena. Y un sol de justicia, que constantemente me señalaba con el dedo, como si fuera culpable de algo...

Bueno, afortunadamente parece que he conseguido salir del laberinto y aquí estoy de nuevo. Y espero que dure, porque a mí el desierto me gusta, pero no más de un par de horitas.

Y esta es mi aclaración. Para que sepais que no me había ido sin despedirme, sino que me habían cerrado la puerta.
Un saludo para todos.

AC. (28 de marzo, 2009)

48 comentarios:

  1. Te he echado de menos, ya iba a dejarte una nota...
    yo navego con el mozilla ferefox, del explorer no quiero ni oír hablar, aunque a veces he de recurrir a él para ver alguna imagen...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Pues ahora ya lo sabes, has experimentado el síndrome de abstinencia. Me he sentido como tu en varias ocasiones! Pues aquí estamos, como siempre. Me alegra que hayas vuelto, un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Como Alfaro, digo NO al explorer! Mirá, que te llevó al más árido de los desiertos! Un lobo en un desierto? Imposible! Los lobos son de luz oblicua, el desierto les barre su aullido!
    Buenretorno a nuestro entramado virtual!


    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola, Alfaro!
    Yo también echaba de menos estar aquí, con vosotros. Por eso digo lo del desierto.
    El Zorro de Fuego, de Mozilla, estuve a punto de ponerlo, pero también he oído que es algo engorroso pidiendo contraseñas... Aunque dicen que es el mejor.
    Si uso el Explorer es porque venía de fábrica en el equipo, pero habrá que pensar en cambiar.
    Pero no ahora, que bastante susto he tenido con el último cambio.

    Una alegría estar de nuevo aquí, y leerte, MJ. Como siempre, la primera.

    Un abrazo, amiga poeta.

    ResponderEliminar
  5. Un lobo en el desierto es un lobo en la nada, tienes razón se echa de menos estar aquí, por cierto tendrías al menos un pequeño oasis?
    Beso lobezno

    ResponderEliminar
  6. Sí, Andrea, lo he sufrido, y la verdad es que se pasa mal.
    La alegría es mutua.
    Gracias por tu saludo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. ¡Silvia!
    Hola, amiga de allende los mares.

    A decir verdad, nunca he tenido queja del Explorer. El problema ha venido por cambiar a una versión moderna, del 7 al 8.
    Pero cada uno cuenta la historia según le va, lógicamente.
    Lo que sí es cierto es que siempre he oído que el Firefox es más potente y seguro. Pero ahora no me atrevo con más cambios, no vaya a ser que me tenga que volver al desierto...

    En una cosita no estoy de acuerdo, estimada Rayuela: un lobo estepario que se precie debe saber estar en cualquier sitio, incluido el desierto. Y puede que parezca que el viento seco del desierto "barre su aullido", pero no es así.
    Es precisamente en el desierto donde más se oye todo, a la mayor distancia. Párate un poco a pensarlo.

    Un abrazo grande, acompañado de sonrisas y mariposas.

    ResponderEliminar
  8. Hola, Mar.
    Sí, así me he sentido, en medio de la nada.
    ¿Qué quieres decir con que si "tendría al menos un pequeño oasis"?
    Gracias por el beso, pero no soy lobezno, ya hace años que soy lobo.

    Un beso, Mar, y un saludo para tu atolón.

    ResponderEliminar
  9. Amigo Antonio, entiendo perfectamente ese extravío temporal y sintiéndote perdido en el desierto, porque creo que la mayoría hemos pasado por esto. Desesperante.
    Sinceramente creí que te había desbordado el post anterior, de la gran acogida que tuvo y por el cual te felicito nuevamente.
    Parece ser que la puerta se abrió de nuevo, pues nada amigo... a seguir.
    ¡Creo que ya estamos todos!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Me alegro de tu regreso, Antonio. Has pasado tu particular travesía del desierto. También tiene sus ventajas. Tal vez hayas regresado más sabio todavía...
    Bienvenido y un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Hola, María.
    ¿Desbordado por el post anterior? ¡No! Quizá me cueste algo responder a cada uno como se merece, por el tiempo que requiere, pero estoy encantado por esa "acogida" que mencionas.
    Lo desesperante es encontrarse con no poder hacerlo en su debido momento.

    Un abrazo, y gracias por tus palabras.

    ResponderEliminar
  12. Gracias, Bel, por tu bienvenida.
    ¿Más sabio? No me veo yo como tal, ni más ni menos, yo sólo soy un caminante, un buscador, que a veces ve algo que brilla entre las sombras.
    Creo que para eso de la sabiduría hay que estar al menos cuarenta días y cuarenta noches en el desierto, y a mí con sólo unos pocos días ya se me había agotado la paciencia... Es decir, que no valgo para sabio.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Hola Antonio. No te habíamos olvidado. Así que aqui estas y aqui estamos de nuevo. Un abrazo. milagros

    ResponderEliminar
  14. Me acostumbré a conectarme y ahora me resulta raro no hacerlo, es como una ventana, una puerta abierta al mundo, saber de tí me parece algo extraordinario, sin internet nunca habría sido posible. La verdad es que no creía que pudiera sentir cariño por personas a través del ordenador, pero lo cierto es que lo siento, así que me alegro de tu vuelta lobo estepario.

    Un gran beso.

    ResponderEliminar
  15. Pues qué bueno que ya estás de vuelta, Antonio.
    Comprendo tu desesperación: se siente uno impotente a veces ante los caprichos y exigencias de estas máquinas tan complejas y caprichosas... pero que al mismo tiempo son tan fabulosas y nobles, pues nos permiten acercarnos a seres queridos y cercanos (como diría el maesto Lennon: "the dear and the near ones").
    Lo importante es verte de nuevo por aqui, campeando por tus estepas. Porque ya te extranábamos.
    Bienvenido, "Hermano Lobo".
    Un beso

    Ah! Y oye: esta foto que pusiste, ¿acaso es de México? Podría serlo perfectamente...

    ResponderEliminar
  16. Gracias, Milagros.
    Sí, aquí estamos por fin, después de la involuntaria travesía por el desierto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Hola, Lunaazul.

    Eso es, en efecto, una ventana abierta al mundo, y una vez le has cogido el gusto a tener esa ventana abierta ya no puedes soportar fácilmente que se cierre.
    En cuanto a lo del cariño, totalmente de acuerdo, pero no es nada extraño: mis mejores afectos se han fraguado precisamente en las lejanías, a través de otras ventanas "mágicas", como son los benditos libros.
    Por ponerte un ejemplo, nunca conocí en persona a "mi tío Hermann" (Hesse), porque se fue de aquí cuando yo andaba sólo por los 5 años, pero nunca he tenido mejor amigo en la vida que él.

    Un beso grande también para ti, estimada Juana.

    ResponderEliminar
  18. ¡Hola, Liz!

    Sí, ya estoy de vuelta. Extrañaba a "the dear and the near ones", o sea a vosotros, mis lejanos amigos virtuales.
    Espero que no vuelva a pasar, porque el desierto no es muy acogedor que digamos.

    Gracias por lo de "Hermano Lobo". Aquí ese nombre suena mucho a una antigua revista humorístico-satírica (muy buena, por cierto), pero sé que lo dices en el sentido del "Poverello" de Asís.

    La foto no sé en realidad a dónde pertenece, pero recuerda mucho ese paisaje a, por ejemplo, el desierto de Arizona, o incluso al de Sonora, en México, que creo que son básicamente el mismo o están muy cercanos.

    Un beso, Liz.

    ResponderEliminar
  19. Antonio un oasis dd esta el agua
    palmeras para no te de una insolación,ha sido una pinelada de humor
    Beso lobezno.no te quise decir beso de loba
    Bueno te doy ahora un beso de loba o de lobo que no tengo ni idea como son
    Un abrazo de amistad

    ResponderEliminar
  20. Hola Antonio, gracias por tu visita a mi blog y por tu comentario. Fíjate ese dato que me has dado sobre el homenaje de Lovecraf a Poe lo desconocía, este tipo de comentarios son los que merecen la pena.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Jajajajaja...
    Sí, es cierto a mi me pasó el sábado pasado, pero no con internet sino con Blogia, mucha gente me ha comentado que por qué no me cambio de alojamiento, y mira no sé por qué desde el principio me lo he tomado como una lección que debo aprender. Ya sabes a tomar las cosas como vienen, a tener paciencia, a cambiar el rumbo...¡En fin! al final actualicé, pero no cuando yo quería.

    Un beso y que sepas que te eché de menos.

    ResponderEliminar
  22. Todo pasa por alguna razón...es caprichoso el modo en el que la vida elige para decirnos algo.
    Te hemos echado mucho de menos,tu ausencia dejaba un vacio irremplazable...llámalo blog,llámalo internet,llámalo cuaderno,pero algo mágico nos regala esta nueva expresión de este nuevo siglo,yo encuentro mucho más sosiego y comprensión a través de este mundo que en el cotidiano,de las personas con las que me relaciono diariamente no les he hablado de mi blog, lo siento demasiado íntimo por las divagaciones que en él libremente expreso,una válvula de escape que me reporta más de lo que soy capaz de darme cuenta y que adoro mantener al margen, como un maravilloso secreto que guardo en mi interior,receloso de ser expuesto,y que me ha permitido cruzarme con personas maravillosas con una apertura (mental y emocional) y profundidad tan enriquecedora...es maravilloso volver a leerte,y una bendición el conocerte,estos días he pensado que quizás estaba liado por el cotidiano ritmo de vida,el cual a veces se acelera y no te permite tener tiempo,pero me has acompañado,no saber de ti no te ha trasladado ni un mm del espacio que pasastes a ocupar en mi corazón,te tengo mucho cariño,aunque no nos conozcamos fisicamente,contigo he compartido preciosos momentos,no creo que seas consciente de todo lo que transmites y aportas,mi gran amigo Antonio tan lleno de honestidad, caballerosidad y sabiduría

    ResponderEliminar
  23. Estamos bonitos, Antonio. Yo di de baja Imagenio y vinieron mientras he estado fuera... ahora la red se me cae continuamente y las estoy pasando estrechas para leer y comentar.

    Te dejo un beso enorme... para toda la semana... prepara más cigarrillos jejeje

    ResponderEliminar
  24. Vaya por Dios! …. Tú obligado a vivir en la estepa…..si es que os bajáis cualquier cosa que tenga lucecitas…..luego, a salvar de prisa y corriendo las fotos de las últimas vacaciones, formatear el disco duro y a buscar los drivers de placa y sonido que estaban en aquel cajón pero ahora ya no están….y en enero dejan de vender el XP y el Vista….welcome Windows7!!..todos nos veremos en el desierto más a menudo.

    Pero bueno, lo importante es que tu lobo haya regresado sano y salvo y siga construyendo este cuaderno nocturno.

    Un abrazo, Antonio.

    ResponderEliminar
  25. Hola, vengo desde un zigurat, y me encanta llegar cuando tus problemas ya han pasado. Podría contarte mil y una de mis problemas con los cambios...¡ los nervios de punta y maldiciedome por intentar cambiar algo...que en resumidas cuentas no estaba tan mal antes!...De todo se sale ¿Verdad? voy a sobrevolar tu mundo y a robartelo un ratito.

    Besito volado.

    ResponderEliminar
  26. Gracias por esta nota informativa!!
    La verdad, se te hechaba en falta!
    Por fortuna la puerta se a abierto nuevamente, ademàs de la ventana.
    A veces la oscuridad, del desierto, hace que miremos ese cielo estrellado, màs hermoso.:D

    PD. La fotografìa me ha traido recuerdos, y añoranza, donde el viento del desierto, venìa acompañado de secretos, y cariño.

    Una feliz tarde de domingo Antonio!
    Besos y muchos màs.
    (No unos cuantos, sino muchos màs):D

    ResponderEliminar
  27. Me he parado a pensar en el desierto y los lobos.Es cierto, en el desierto es donde más se oye...pero no el aullido de cualquier lobo,será del esptepario, no de otro.
    Y gracias por tus palabras, hermosas como siempre, y por tu "tankita", que sólo confirma lo que ya sabemos...que sos un gran poeta (de la luz oblicua).

    Y todavía estoy sin saber qué hacías cuando solo ibas....


    Mil besos,amigo!

    ResponderEliminar
  28. Ah, gracias Mar, no te había entendido.
    Un lobezno es un lobo joven, cachorro, por eso te decía que yo ya soy lobo adulto desde hace tiempo.

    Un abrazo de amistad, de un viejo lobo que a veces es estepario y a veces de mar.

    ResponderEliminar
  29. Como te dije en tu sitio, Ricardo, fue para mí una grata sorpresa encontrarme con Poe y Lovecraft.
    Y en cuanto al dato, pues me alegro de haber aportado algo.
    Tengo tu blog anotado en mi libreta, y creo que me apunté como seguidor. No quiero perderme tu "Voz en la memoria".

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  30. ¿De qué te ríes, Bruja?

    Bueno, ahora yo también me puedo echar unas risas, pero cuando estaba en el desierto no me hacía ninguna gracia, la verdad.
    Ahora mismo se ve desde mi ventana un atardecer con nubes de un suave color malva (que no malvado). Es un cielo de lo más romántico... Me encanta.

    Me parece bien que sigas en Blogia, pero, no sé, creo que ganarías si te pasaras por ejemplo a Blogger. Por lo menos aquí nadie te pregunta por el color de la nieve.
    Tienes también la opción, si quieres, de poner un 'escudo' con la identificación de palabra, para evitar spam, pero lo pones o lo quitas según tu criterio. Incluso puedes 'moderar' los comentarios, pero siempre si así lo deseas, no por obligación, como parece que es en Blogia.
    Por cierto, ¿es Blogia español?

    Gracias por echarme de menos, bruja de ojos 'hazel'.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  31. Amiga Leal, una vez más me dejas sin palabras.
    Por supuesto que me alegro de que aprecies mi cuaderno y mi presencia, pero no creo que ni él ni yo tengamos tanto valor como dices.
    Yo sólo soy una voz más en este océano nuevo de comunicación que algún bendito duende ha inventado.

    Me parece bien que mantengas tu blog como algo secreto para tus conocidos; eso sin duda te da más libertad para expresarte. Y de eso se trata, de que nos expresemos libremente.
    No es sino una extensión de nuestros antiguos cuadernos de papel, pero una extensión ¡fabulosa! Cuando te das cuenta de que te están leyendo a miles de kilómetros de distancia, y estás estableciendo lazos de amistad con buena gente que nunca hubieras conocido por otros medios, la sensación es de un gran asombro, y de un gran agradecimiento a estos buenos inventos.

    Sólo me queda mandarte un abrazo, Leal, un abrazo honesto, caballeroso y sabio.
    Definitivamente, sí que pareces ser una flor de este jardín nocturno. Una flor que brilla en la noche, como la foto primera de "El sabio".

    ResponderEliminar
  32. Pues sí que estamos "bonitos", Luisa.
    Si te digo la verdad, estoy enganchado a Internet desde ayer, y no lo quiero soltar por si se me vuelve a perder... ¿Otra vez en el desierto? ¡Nooooo!
    Entiendo que has vuelto, pero te tienes que volver a ir. Pues vaya lío. Y encima con problemas intermedios de caídas de red.

    Definitivamente, elegí un mal momento para dejar de fumar, jejeje.

    Un beso, amiga Luisa, y ¡ánimo!
    Que todo tiene solución en esta vida menos..., ya no me acuerdo.

    ResponderEliminar
  33. Hola, Daniel.
    Yo sólo intentaba mejorar, pero me caí en medio del puente.
    Sí, ya sé lo del Windows-7. Si no hay más remedio habrá que ponerlo. No sé si pasará lo mismo que con el Vista, que nunca terminó de 'cuajar' entre los usuarios y Microsoft tuvo que aguantar con el XP, poniendo actualizaciones.
    Y es que sí algo funciona bien ¿para qué sacar otra cosa nueva?
    Ya, ya sé, para que cambies de 'coche'. En el fondo, siempre lo mismo: la sociedad de consumo consumiéndose a sí misma y consumiéndonos.

    Estoy pensando seriamente en apuntarme a un curso de iniciación a la telepatía.

    Un abrazo, amigo Conde.

    ResponderEliminar
  34. Encantado, Brujita, de que sobrevueles 'mi mundo'. Espero que encuentres algo de tu gusto.
    Yo visité el tuyo hace tiempo y me gustó lo que ví, pero no me hiciste caso. Estarías ocupada en ese momento haciendo cambios...
    La verdad es que se pasa mal, sobre todo si no funciona como esperabas, pero te dan a entender que si no haces esos cambios te quedas como 'colgado' en el tiempo.

    Me tienes que explicar, por favor, qué es un "besito volado". ¿Un beso que vuela?

    Creo recordar que vives en el norte, y me agrada decirte que yo soy medio asturiano. Si me equivoco, pues no he dicho nada.

    Un saludo "volado".

    ResponderEliminar
  35. Gracias por tu saludo de bienvenida, Amanecer.
    ¿Te gustó la foto? ¿A qué parece de México? Ya lo notó Liz, la amiga pintora de Tepoztlán.

    Desde luego que mirar el cielo estrellado en el desierto debe ser una maravilla, pero cuando uno está ahí por error, lo que menos mira es el cielo. Sólo busca la forma más rápida de salir.
    Lo cual también es un error.

    Muchos besos, Amanecer.

    (La última vez que pasé por tu casa, me encontré a Kenai dormido, pero en cuanto me vió se puso a correr en su rueda infinita..., jeje. Es muy simpático. Me imagino que a tu hija le gustará mucho.)

    ResponderEliminar
  36. Estar sin conexión es "chunguillo" para un blogger. Así pues, respira hondo y bienvenido de nuevo Antonio. Se te echó a faltar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  37. Silvia, en el desierto sólo se oye el aullido del lobo estepario, porque los otros lobos van en manada y frecuentan otros paisajes menos inhóspitos.
    ¿Entonces te gustó mi 'tankita'? Jeje, fue para mí todo un estreno. Me dije: voy a ver si soy capaz, y me salió esa cosita, que ni es tanka ni es nada. Pero eso sí, te lo dejé en tu Zigurat con todo mi cariño.

    Sobre lo de qué hacía cuando sólo iba... Ya te dije que tengo primero que hacer una especie de 'regresión', y luego traducirla a palabras. Creo que pronto saldrá a la luz, ya que tienes curiosidad. Es una linda experiencia interior que tuve hace muchos años.

    Mil y un besos, amiga.

    ResponderEliminar
  38. Gracias, Cristal.
    Ya he respirado hondo. Espero que no vuelva a pasar, pero nunca se sabe.
    (Me refiero a lo de la conexión, no a respirar hondo, jejeje)

    Un abrazo, amiga.

    ¿Volverán a volar los dragones en lo que queda de marzo?

    ResponderEliminar
  39. Resultaba extraño, ¡tantos días sin encontrarte bajo las estrellas! pero ha sido una alegría, en este lunes nublado y frío, verte de nuevo en plena forma, dispuesto a seguir dejando tus pensamientos en este cuaderno nocturno que tanto disfruto.
    Un abrazo, amigo, y bienvenido.

    ResponderEliminar
  40. Hola querido Antonio!

    Pues es una excelente noticia, esta de que has vuelto ;)

    Te he echado de menos... como todos, según veo...

    Y ahora estoy feliz de que hayas salido del desierto...

    besos!!

    ResponderEliminar
  41. Ja, ja, ja veo que no he sido el único en tener problemas informáticos este fin de semana. Por aquí los señores de Iberbanda nos dejaron sin conexión gran parte del domingo. La verdad es que ocurre cada vez que sopla con fuerza el viento. Qué se le va a hacer, así es la vida.

    ...un lobo estepario como tú, reconvertido en padre del desierto:
    ¡Lo que hay que ver!

    Dios nos asista, hermano,
    Dios nos asista.

    En fin, en vista de tu travesía desértica, voy a transcribir lo que hoy he leído de otro padre del desierto como tú: Gregorio de Nisa. Esto lo escribía a mediado-finales del siglo IV de nuestra era. Lo dejo para alimento de almas descarriadas, como la mía:

    "La visión de Dios no tiene lugar ni por impresión sensorial del ojo, ni del oído, ni está contenida en la actividad normal del entendimiento, pues no "lo ha visto ojo ni escuchado oído" ni es nada de lo que suele entrar "en el corazón del hombre"; por el contrario, el que quiere avanzar en el conocimiento del Altísimo ha de purificarse de todo movimiento sensorial y espiritual desterrando toda imagen que conlleve algo externo y prescindiendo del acostumbrado trato con la compañera natural, es decir, la imaginación natural, y de ese modo ha de atreverse a la subida de la montaña santa; pues un monte harto empinado y de difícil acceso es la sabiduría divina y la gran masa apenas consigue acercarse a su pie. Pero si alguien es un Moisés, podría incluso alcanzar la cumbre".

    No es malo perderse en los desiertos de vez en cuando, hermano.

    Me voy a fumar uno de esos cigarrillos que no fumo, para ver ascender las volutas de humo...

    Un fuerte abrazo. Que tengas una noche estupenda.

    ResponderEliminar
  42. No me digas que has regresado, al desierto Antonio??? :D

    Si, a mi hija le gusta demasiado Kenai, y por lo que leo, a tì tambièn, verdad??
    Si, me gusto la foto, y si me lo permites la tomarè prestada para fondo de pantalla.
    (Vi tu ventana, entreabierta, y no quise irme sin asomarme).

    Besos

    ResponderEliminar
  43. Hola, Esther.

    Extraño es como me veía yo, sin poder entrar en mi propia casa. Porque así es como siento a este rinconcito de palabras y fotos, que ya forma parte de mí.

    Un abrazo, amiga bajo las estrellas.

    ResponderEliminar
  44. Hola, Isis de la Noche.
    ¿O ya debo llamarte "Maga de los Mundos"?
    No se está nada bien en el desierto, sobre todo si es a la fuerza y no de visita.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  45. Gracias, Wuwei.

    Estoy de acuerdo con lo que decía Gregorio de Nisa, y también con que no está mal el perderse en un desierto, de donde se pueden sacar muy buenas experiencias, pero es que la cosa fue tan inesperada que me pilló desprevenido. En absoluto tenía ojos para los secretos del desierto, lo único que quería era vover a casa cuanto antes.
    Ya volveré al desierto alguna vez, pero cuando sea el tiempo y sin que nadie me empuje.

    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  46. Hola, Amanecer.

    ¡No, no he vuelto al desierto! Jeje. Toco madera.
    Pero no publico todos los días, hay otras cosas que hacer. Entre ellas leeros a vosotros.
    Encantado de que te lleves la foto del desierto. Recuerda que dije que no estoy seguro de que sea de México, aunque parecer sí parece.

    Kenai ya es como mi amiguito.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  47. Antonio, "Beso volado" para mi es el que te envio desde lejos, ligero, infantil, enviado con la mano que me llevo a la boca y te lo lanzo...también al firmar como brujita uedes tomarlo como enviado desde un vuelo de escoba ja,ja. En cuanto a lo del norte, he vivido durante años en Santander, y San Sebastian, pero ahora reparto tiempo entre Salamanca y Levante...Pero visito mucho Asturias donde viven mis hermanos y sobrinos. ¡Ah! de manera que no te hice caso...No me extrañaría que fuera al principio de la historia de los blogs que perdía comentarios cada dos por tres...¡tiempos desastrosos pero a la vez divertidos! Pero ahora te compensaré dándome el gusto de revolotear entre tus lineas.

    Besito volado.

    ResponderEliminar
  48. Sí, blogia es español.

    Pero lo de la nieve es divertido, además lo cambian de tanto en tanto...jejejeje, bueno y algo que tienen bueno es lo de los derechos de autor.

    ResponderEliminar