Aquí escribo,
al filo de la noche,
en este cuaderno de cristal
y humo,
para ahuyentar las sombras.


Con la ventana abierta,
por si viene el pájaro
del sueño.

AHM







domingo, 15 de marzo de 2009

Amor del ayer



Algunos guardamos en un rincón de la memoria un amor del ayer, o del nunca. Ese amor que pudo ser y no fue, que pasó rozando nuestro camino pero no se quedó. Sólo la huella sigue ahí, indeleble, conservando extrañamente aún la frescura de entonces.
Creo que el amor es una sustancia fluida que puede verterse en moldes muy diferentes, pero, no sé por qué, siempre hay un molde que nos parece especial. Entre varios afectos elegimos uno. Cuando la vida nos separa de ese ser, en cuya compañía veíamos segura la felicidad, podemos pensar, al cabo del tiempo, que hizo lo que debía hacer. Que apartó de nuestro camino al ser que no era, en realidad, la "media naranja" que creíamos. Seguramente la vida es sabia y mueve los hilos según un plan previo, acorde a un destino. Pero ¿y si no es así? ¿Y si la vida se equivoca, o simplemente estaba distraída aquella noche? ¿O éramos nosotros los distraídos y no pusimos toda la fuerza en el intento?
Sea como fuere, nunca sabremos la verdad del asunto. Porque aquello pasó hace tiempo, está más allá de la frontera, en el lejano país de lo imposible.
La vida es generosa y nos muestra después otras oportunidades, otros caminos, otros "moldes" donde verter nuestro amor, ése que se quedó detenido y sediento en el ayer.
Y encontramos, efectivamente, nuevos moldes, nuevas cercanías, nuevos afectos, otras formas distintas que nos acompañan amablemente y necesitan de nuestro abrazo... Pero, nos queda la sensación de que nada será lo mismo, por muy bueno que pueda ser, y obstinadamente intentamos mirar a través de esos nuevos afectos, por si detrás estuviera... ella.

Como lobo estepario, me siento extraño hablando de amor, pero es que uno tiene también sus debilidades, y cuando florecen los almendros y las jacarandas, llueven invisibles, pero ciertos, los recuerdos de ese ayer perdido en las galerías del tiempo. Vuelven los sueños aquellos que se fueron...
¿Alguien sabe dónde se coge el avión para Nuncalandia?

AHM
(15 de marzo, 2009)

">

54 comentarios:

  1. Me acabo de dar cuenta de cuál es el origen de este "extraño" (para mí) texto: en la imagen astronómica del día aparece una gran prominencia solar... Eso lo explica todo. Se ve que alguna de esas llamitas se me ha colado por la ventana, -como la tengo siempre abierta.
    O sea, que la culpa es del Sol, que está como loco hoy.

    Soludos a todos, digo, saludos.

    ResponderEliminar
  2. Antonio,
    el pasado es mejor dejarlo siempre donde está y vivir el presente con o sin amor, con o sin ella
    ¿sabes ese poema de Agustín Goytisolo
    que alguien musicó y cantó
    "La dejó irse ahora le falta..."?
    Nada, siempre hacia adelante...
    aunque tú con lo filósofo que eres, seguro que le sacas punta a la frase.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Cualquiera que haya sido la razòn, para que escribieras esta entrada, bendita sea...

    Yo tambièn soy de las que pienss, que el amor puede verterse en moldes muuyyy diferentes.
    Y solamente uno especial, ese que conserva el "Amor de ayer" ese que quedo en el camino, el que por razones o motivos no cruzo fronteras.
    Y como tù bien dices, la vida es generosa, y nos muestra despuès otras oportunidades, pero siempre en esa nueva oportunidad, se busca ese amor del ayer, (O ese molde especial, que nos pillo distraidos).

    Yo no se, donde se coge ese aviòn!
    Tal vez... En el aeropuerto de los sueños?

    Besos de madrugada Antonio, y muchos màs.

    ResponderEliminar
  4. Alfaro, no conozco ese poema de Goytisolo, pero me imagino qué quiere decir.
    Y otro no: hoy no puedo sacarle punta a la frase, porque a pesar de ese escrito de amor perdido, estoy contento.
    Es lo que pasa cuando uno tiene siempre la ventana abierta...

    Gracias, Alfaro, no sé cómo lo haces, pero casi siempre eres la primera en leer y comentar, o sea, que estás en "tu sitio".
    Ojalá pudiera hacer lo mismo.

    Un saludo de feliz domingo.

    ResponderEliminar
  5. Hola, Amanecer.
    Ya digo que creo que ha sido por la prominencia solar esa, tan espectacular, que aunque parezca que está muy lejos seguro que nos influye.
    Sobre lo que comentas, me atrevo a decir que esa persona que vemos como especial no es que sea la persona perfecta, pero sí la que, entre las que hemos conocido, más se ha acercado al ideal.
    Porque, en el fondo, lo que amamos es un ideal, es decir, un sueño.
    Si ese sueño existe como realidad o no, es la duda que nos queda por no haber cogido el tren a tiempo...

    Me dejas igual, Amanecer, porque ¿dónde está el aeropuerto de los sueños?
    ¡Ah, sí! Ya he dicho antes que hoy estoy un poco atontado.
    ¡Pues claro! Ahí precisamente me reencontré con ese amor del ayer hace unas semanas.
    Aunque, fíjate, que incluso ahí, en el país del sueño, no encontré Nuncalandia.
    Ella estaba ahí, presente, cariñosa como la mejor amiga, pero... seguía existiendo una barrera.
    Nuncalandia debe estar en otro sitio.

    Un abrazo y muchos más.

    ResponderEliminar
  6. Llegan certeras tus palabras y las de Neruda. Si algo no tiene que ser, es porque no tiene que ser y espero ver "nuevas oportunidades que me ofrezca la genorosa vida".

    Me dijiste hace poco que entendías, pero que ¿por qué oponía el Deseo al Amor? Cuando el Amor es verdadero ambas han de ir de la mano, y los sabios dicen que cuando el Deseo se apaga la llama del amor sigue calentando con fuerza, por eso, a veces es mejor aunque duela decir adiós al Deseo, sobre todo si has descubierto, que no hay Amor. ¿Me entiendes mejor?

    Gracias por tus palabras de hoy...me vienen como anillo al dedo.

    ResponderEliminar
  7. Yo pienso que la vida anda a veces distraida. Por que si nó que razón sentir afectos que van a ser almendros; y una vez florecidos llegará la helada inoportuna y tirará sus flores. Cierto también que ese afecto queda, porque tus lágrimas han hecho que sea una marca imborrable en tu corazón.
    Saludos. milagros

    ResponderEliminar
  8. Ay mi querido Antonio... Pues se ve que esa llamita del loco sol se ha colado por algunas ventanas... Muchos hemos publicado algo sobre el amor... Y mira la 'coincidencia': yo lo he hecho, precisamente, referente al amor ese... el imposible ;)

    Siempre me he preguntado sobre esto ¿sabes? los amores imposibles, las pasiones prohibidas, los encuentros tormentosos ;), son los que han inspirado las más bellas creaciones... No creo que esto sea algo casual... Se me ocurre que puede ser por la ya conocida fascinación que provoca en el ser humano lo prohibido... Extraña fascinación que no sé dónde se origina ni por qué...

    O tal vez pueda ser porque... bueno... tal vez el amor 'imposible' sea el que está más cercana al amor amor... Al amor sin condiciones, que no pide nada a cambio (como se supone, es el amor amor ;) Al amor que fluye sin necesidad de una 'relación de pareja' ni de algo que garantice la permanencia, la fidelidad, el amor del otro... El amor que nos hace florecer desde dentro, que nos abre el corazón, aunque sea con dolor, y hace que estemos en permanente contacto con nuestra alma que fluye sin cesar, sin contener, sin buscar razones para simplemente dar, ser amor...

    ¿Será que así aprendemos a darlo todo sin esperar nada a cambio? ¿Y el sufrimiento que provoca el no 'tener' a ese alguien junto a nosotros o a 'compartirlo' con alguien más? Yo creo que nadie pertenece a nadie... Nunca jamás. Tal vez esa conciencia que a veces una relación de pareja impide; la conciencia de que la persona amada puede irse en cualquier momento, por cualquier razón, hace que se ponga el alma en cada momento compartido...

    Debería ser así en cualquier relación pero la verdad es que no lo es. Hace falta mucha voluntad, pues el amor crece con el camino y el tiempo compartido... ¿Y esos flechazos, esos enamoramientos, esas pasiones fugaces? Pueden ser momentáneas y en nada afectar el amor que nos une a otra persona. Pero... ¿Y si después ese flechazo deja una huella indeleble, se convierte en ese amor que se queda en el rincón de la memoria que mencionas??

    Ay.. la melancolía... El suspiro que no retrocede el tiempo ni cambia los rumbos por los que se optaron y sí... Las más bellas poesías, melodías, pinturas....

    Es muy extraño todo esto del amor... Un gran misterio... Que nos sube al cielo y nos baja al infierno.... Pues yo creo que el amor es ese dulce perfume que se queda en el alma cuando se ha compartido el tiempo y el camino... Supongo que puede pasar mucha gente... Presencias que marcan más que otras la memoria... Y creo que hay una que otra que logra que ese perfume invada todo nuestro universo... pero nada nos garantiza que sea precisamente esa la que se quede...

    Y la vida continúa y el amor también... Alguna vez creí que el amor llega, nos mueve el piso, colapsa nuestro mundo y nos obliga a soportarlo el tiempo que crea conveniente ;)... Y sigo creyendo que el ser humano debe abandonar para siempre la absurda idea de que el amor puede ser buscado, contenido en una etiqueta o forzado... El amor escapa a nuestra lógica e incluso a nuestra comprensión... El amor es una de esas cosas que SON... simplemente son...

    Y a nosotros solo nos queda amar.. dejar que el amor nos traspase, que lo construya o lo destruya todo (especialmente nuestro ego y por eso a veces dejamos que el amor pase sin transformar nuestra vida porque si hay algo a lo que al ser humano no le gusta renunciar, es a su ego)... y amar... Amar... es la única opción que tenemos frente al amor ;)...

    Aunque duela, aunque sea imposible, aunque no sea como esperábamos... El amor tiene su propia lógica, que no es de este mundo :)

    Vaya... Que me has hecho suspirar mucho hoy, amigo... Y pensar...Y sentir.. y me voy dejándote las palabras y llevándome la nostalgia, la alegría, el éxtasis y la agonía... del amor ;)

    un abrazo inmenso!!!

    ResponderEliminar
  9. Hola, querido Antonio,
    imagino que la llamita del sol que entraba por tu ventana sería oblicua, porque ya sabemos que la luz de los clásicos griegos no produce este efecto.
    Y el amor es cuando y como debe ser.Siempre único e irrepetible,algunos dejarán más huellas que otros, pero todos serán "sin igual".Y ése, el del recuerdo, vaya a saber porqué volvió...tal vez debas saber reconocer los signos...
    Y el avión a Nuncalandia...?Sí, desde ayer,y por unos pocos días, se toma en un sitio que alguna loca asoleada dio en llamar Zigurat.(sé que Lila lo tomó allí, ayer en la tarde).Después de estos pocos días, ya no sabré dónde podrías alcanzarlo.

    Un gran beso,amigo,y que los lobos esteparios también se enamoran!

    ResponderEliminar
  10. Esta llegando la primavera y con ella la sensbilidad guardada en el interior. Se puede salir y ver el sol y el calorcito y la espranza y la lucha, hay fuerzas! Un abrazo
    Buena semana!

    ResponderEliminar
  11. Te entiendo, Bruja, pero...
    Dices que,
    Deseo sin Amor: no
    Amor sin Deseo: sí
    Sigo sin ver la oposición entre ambos. No la hay. Otra cosa es que tú no quieras una cosa sin la otra, pero oponerse no se oponen. ¿Por qué habrían de oponerse?
    Sabes que hay mucho deseo sin amor, y también con él -aunque algo menos-. El amor sin deseo calienta lo suficiente, según los sabios, pero el deseo sin amor se te queda frío, porque buscas algo más y mejor. Totalmente de acuerdo. Pero no hay, insisto, ninguna oposición. Ambos "poderes" son independientes y pueden muy bien manejarse sólos o juntos, sin contrariarse. A eso me refería yo con mi pregunta.

    Me alegro de lo del anillo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Perdón, donde puse "sólos" quería poner "solos", sin acento, que no es lo mismo. Sobre todo porque ese acento ahí no pinta nada.
    Es que tengo el acento demasiado rápido, jeje.

    ResponderEliminar
  13. Pues no sé bien qué decirte, Milagros.
    Que una helada inoportuna estropee las flores del almendro, no creo que invalide esas flores. No vivimos en un mundo perfecto, y todo está sujeto al cambio, que a veces puede ser brusco e inesperado.
    Lo de la "marca imborrable" es cierto. La cosa no salió bien, pero gracias a que sucedió puedo decir que conocí las mieles del amor, y eso ya es mucho.
    No me quejo de la helada, a pesar del dolor de entonces. Sé ser agradecido.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Yo opino lo mismo que el amor está metidos en diferentes moldes y que hoy te enamoras y por razones inexplicables del corazón no resulta, cambias por un futuro amor con ilusión y esperanza que resulte y quizás no, de repente llega un molde tan especial que piensas que la vida te da una nueva oportunidad!

    BESOS!

    ResponderEliminar
  15. Bueno, amiga Isis, ya sabes cómo suelen representar al Amor, como un ángel cargado de flechas... Y el angelito tiene muy buena puntería. Si nos clava una de esas flechas estamos "perdidos", y no podemos hacer otra cosa más que amar.
    Pero, afortunadamente, no todas sus flechas son iguales, las tiene de diferente calibre. Si nos clava una pequeña, la huella desaparece con el tiempo, pero si nos toca con la "flecha dorada", quedamos tocados para siempre. Aparte de que esa relación tenga o no futuro.

    Me quedo con tu expresión de que "el amor es ese dulce perfume que se queda en el alma cuando se ha compartido el tiempo y el camino..."
    Así lo siento.

    Y referente al ego: cuando estamos enamorados en lo que menos pensamos es precisamente en el ego. Para nosotros no hay más ego que el de la persona amada. Eso es muy cierto, y quizá no debería ser así, pero el amor no deja de ser una locura, una bendita locura.

    Isis, si te llevas la nostalgia, la alegría, el éxtasis y la agonía, me vas a dejar esto muy vacío... Tus palabras están muy bien, pero déjame también un poquito de lo demás.

    Un abrazo, Isis sin velo.

    ResponderEliminar
  16. Silvia, iba a contestarte pero ahora no puedo, tengo que irme rápidamente al Zigurat, por si quedan plazas libres.

    ¡Nos vemos, amiga!

    ResponderEliminar
  17. Pues sí, Roxana, el calorcito de la primavera y también la prominencia solar de hoy, que ha sido muy grande...

    Un abrazo hasta Argentina, que está cerquita (?), y feliz semana para tí también.

    ResponderEliminar
  18. Así es, creo, Kuoremio, la vida nos da una oportunidad.
    De nosotros depende aprovecharla o no, pero hay ocasiones en que las circunstancias no son favorables, y por mucho que hagamos la cosa no acaba de cuajar.
    Lo importante, de todas formas, es lo que decía Isis, que nos queda el perfume...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Estimado Antonio:
    Pues fíjate que yo siempre creí que era la luna la que provocaba de repente volver a ese rincón de la memoria donde guardamos un amor del ayer, o del nunca. Sea el Sol o la Luna, yo prefiero que sea del ayer. Sería aún más triste no haberlo conocido.
    Me ha emocionado profundamente esta entrada. Quizá porque se mezcla la nostalgia y la esperanza. Aunque decía Benedetti que no hay sufrimiento más largo y doloroso que la esperanza. Aún así, si adivinas cómo llegar a Nuncalandia, házmelo saber por favor. La vida a mi, me pilló desprevenida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Yo creo que la astenia primaveral es en parte culpable de estas repentinas ganas de hablar del amor, yo también lo hice en mi blog, y dedicaría horas a hablar del tema, es todo un misterio, un tema complejo, con tantas y tan variadas interpretaciones..La tuya Antonio ha sido equilibrada, pero no por eso menos cálida. Un abrazo, gracias por Neruda.

    ResponderEliminar
  21. ¿"Isis sin velo"??? ;)

    ¡No me digas que has leído esa bella colección de textos de Mme. Blavatsky!

    No me extrañaría, sabiendo lo profunda que es tu reflexión..

    Dicen que el velo de Isis jamás fue corrido por ningún mortal ;)

    Cuéntame por qué aquello de "Isis sin velo".. Que me ha intrigado jeje..

    un abrazo inmenso... te dejo un poquito del perfume que me he llevado cuando leí por primera vez tu texto ;)..

    ResponderEliminar
  22. Antonio, vuelvo para agradecer las maravillosas palabras que dejaste en mi Nuncalandia de hoy.
    Asociaste mi prosa con lo más bello de la poesía...tankas y haikus.No pude evitar lagrimear por tu enorme comentario.Y entonces, tuve una tarde feliz!

    Un beso enorme, amigo!

    ResponderEliminar
  23. Antonio:
    La lectura de tu escrito de hoy me ha llevado irremediablemente a evocar algunos amores muy especiales, "del ayer o del nunca".

    Es grande el poder de la palabra, y leer sobre estos temas me saca suspiros. Y sí, como dicen Roxana y Andrea, es inminente la llegada de la primavera, la cual alborota los corazones y enloquece a las hormonas. "Todos-Somos-Uno", dicen los orientales, y si los botones de las flores están floreciendo, las mariposas se ponen a volar a nuestro alrededor y les crecen retoños a los árboles, ¿cómo no vamos nosotros también a percibir este cambio de estación?

    Es verdad que el ejercicio filosófico no nos va a traer de vuelta aquéllos días de vino y rosas... pero reflexionar siempre ayuda: ayuda a poner las cosas en su lugar y a ir sanando las heridas (aunque éstas a veces son tan pertinaces que se niegan a cicatrizar). Tratamos de razonar y de entender, de encontrar explicaciones lógicas... pero a la mera hora, esto no nos sirve para nada. Porque el amor no se rige por la cabeza. Cuando se nos llega a presentar esa flecha dorada de Cupido, no hay experiencia que nos sostenga, ni presupuestos cartesianos ni "barandales" de donde agarrarse: uno cae sin remedio, fulminado, y con todas las consecuencias.
    El amor ha sido siempre una paradoja y un misterio que nos intriga e hipnotiza, pero es ESO precisamente lo que lo hace esplendoroso y maravilloso.

    Hay amores platónicos,esos "amores que pudieron ser y no fueron", como bien dices, que no se olvidan porque siguen representando una ilusión fresca y siempre renovada. Habrá nuevos amores, pero ese perfume del primer amor nunca se disipa del todo.
    Ah! Pero luego vendrán por fortuna otros amores (son pocos, muy poquitos durante toda la vida) que son como manantiales que no dejan de fluír, y que nos provocan ganas de dar y dar sin esperar recibir. Y eso es lo que todos buscamos.

    ¿Por qué sucede así?
    ¿Por qué hay personas que nos llegan tan hondo y nos hacen "tocar fondo" pero también nos hacen rozar las puertas de la gloria?
    ¿Por qué nos agarra desprevenidos ?
    O,¿por qué nos pasa de lado?

    Las preguntas de siempre, desde Penélope o aún antes de ella... las que no tienen respuesta.

    Pero yo creo que si para ALGO vale la pena vivir, es para experimentar alguna vez esa flecha, aunque sea fugaz, aunque nos deja una estella de dolor. Como diría Octavio Paz: "El amor es una llaga... pero esa llaga es una rosa de resurrección".

    Eso sí: más vale estar avispados para no dejar pasar de largo a ese angelito.

    Un beso, de primavera

    ResponderEliminar
  24. Yo de nuevo! Sólo para avisarte que tenés un regalo en mi blog...

    ResponderEliminar
  25. Como casi siempre últimamente, y sobre todo hoy lunes, llego tarde y me encuentro con tu playa concurridísima, como si fuera Agosto.
    Yo, que añoro el otoño, me doy cuenta de lo que provoca la primavera, esos deseos de vida, de colores brillantes, de luz...y es inevitable volver la vista y traer a la memoria las ilusiones y los sueños que perdimos en el camino.
    Tengo poca experiencia. Llevo 32 años casada (con el mismo hombre) y casi siete de novios (como se decía antes, en el siglo pasado). No echo de menos ningun amor del pasado, porque no lo ha habido,salvo los del colegio, cuando era una niña, y están tan lejos, que casi no cuentan. Llevo casi toda mi vida con él, así que puedo aportar poco a tu tema de hoy.
    Creo que no es la vida la distraída, somos nosotros los que a veces no valoramos o no nos valoran, o el encuentro no ocurre en el momento mágico oportuno para que la química y la física jueguen su papel... y el amor perdure.
    Sacrificio, entrega, decisión...El amor de verdad, cuesta, pero vale la pena.
    Curioso tu post, porque mañana voy a escribir uno que tiene relación con este tema. ¡Casualidad!
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  26. ¡Tenías que ver cómo está el libro de 20 poemas de amor y una canción desesperada,de Neruda, de la Colección Austral.! No se sabe bien si es rosa, o de algún color indefinido, extraño. Y por dentro...mejor ni hablar.
    Me ha gustado el video con la voz de Neruda.Gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Sí, parte justo desde el propio corazón y recorre un largo camino que finaliza en el mismo lugar donde comenzó el trayecto, o al menos eso es lo que yo creo. Luego allí uno queda suspendido en el tiempo y amanecen los recuerdos.

    Precioso, sensible, sincero, emotivo y evocador.

    Tal como dices:

    "¿pero y si la vida se equivoca, o estaba distraida aquella noche?"

    Eso no lo podemos saber, pero lo que sí sé, es que es una pregunta maravillosamente poética.
    Un abrazo.
    Salut

    ResponderEliminar
  28. Bueno Antonio, sabia yo que aparte de las estrellas estrelladas, alguna visión más en común podríamos tener, acerca de esta ultima entrada tuya.

    Y, digo yo, no habéis tenido alguien de ustedes, incluido por supuesto, tu Antonio, la feliz idea de comunicaros de la forma mas sutil, con aquel amor que pudo ser y por la razón que sea no fue. Por que referente a esta entrada tuya, podría escribir un maravilloso libro, aludiendo que aquellas piedras tuvieron respuesta, que Dulcinea más que un molde seria nuestro espejo donde una vez nos vimos reflejados.

    Saludos Antonio.

    ResponderEliminar
  29. ¡Qué difícil decir algo sobre el "amor de ayer"!
    Hay amores de ayer cuyos moldes de hoy quizás les vendrían fuera de medida, hay amores de ayer que mejor que se hayan quedado en el ayer, hay amores de un ayer tan lejano que se perdieron en la memoria y es que el ayer ya pasó. Quizás será porque me gusta el misterio, el enigma, ese desentrañar de los primeros tiempos, esa primera época de lo desconocido, ese tiempo en que todo es novedad, maravilloso, hay tanto por conocer que con el pasar de los días va perdiendo fuerza ese descubrir, se va uno familiarizando con los aspectos favorables y los que no lo son. A veces es que no da tiempo, porque surgen esos imprevistos de que alguien mueve los hilos y desbarata la posibilidad, quizás también ese no darnos cuenta en su momento.
    Ay, amigo Antonio y es que el amor es un misterio y uno nunca sabe si hizo bien o no, si debía hacer más o hizo demasiado, si se andaba cegato o es que simplemente no veía... Suerte que la vida es generosa y nos muestra otros "moldes" y yo me pregunto ¿adquiere uno experiencia, en esos menesteres? o ¿quién anda distraído por la vida no sé da cuenta de lo que le pasa por delante? aunque... si uno no lo ve, podría verlo el otro, no?
    Antonio, si tú habías puesto interrogantes, creo que yo te he puesto algunos más. Sigamos indagando.

    Un beso.

    María

    ResponderEliminar
  30. Hola Antonio..aunque tarde he leido tu escrito.
    Hablar de amor es siempre bonito.
    Yo creo que el amor que se deja en el camino es como una ilusión guardada que se idealizó tanto que muchas veces ya no es la realidad que seguramente no seria tan maravillosa y perfecta.

    ResponderEliminar
  31. Seré que yo soy muy aburrido. O que no me han ocurrido en mi vida cosas demasiado relevantes. Acaso porque lo más importante que me ha ocurrido en mi vida no me ha abandonado y sigue estando ahí cada noche, cada mañana, cada día y sigue siendo un amor de hoy.

    En consecuencia, siempre me enamorado casi cada jornada un poco de todo, incluso en los momentos más aciagos; y lo digo a riesgo de ser calificado, de vivir en la Arcadia o en el Limbo y que se me bautice como Don Feliciano.

    Si, soy un ser nostálgico, pero no de amores que no pudieron ser. Quizás, por suerte, es que ando surtido en ellos y porque la soledad me visita solo cuando yo la llamo.
    Uno puede echar de menos alguna tarde, una canción, una sonrisa, unas palabras, unos amigos que se esfumaron.
    Son recuerdos, con prólogos y epílogos; pequeñas riquezas que uno atesora sin que estorben el presente.
    Me gusta labrar el recuerdo. Porque se vuelve a vivir lo vivido; se modifica la evocación. Rememorar es crear.
    Y como en definitiva todo es pasado y uno piensa, vive, sueña, en pasado, aunque sea un pretérito inmediato, no desearía tomar ese avión.
    Aunque NUNCA existe, prefiero traducirlo como quizás.

    ResponderEliminar
  32. Ese avión, es el que "revolotea" dentro de ti, en el que siempre viajas y del que nunca te bajas hasta que la palmas, claro, y esto de los amores pues que quieres que te diga, si el amor es un sentimiento ilusorio....es lo que tú percibes, pero en sí, no es...consuélate, ja!
    Mira mi entrada donde se explica esto del amor, en realidad es la interpretación que cada uno le damos, como tal, no existe...así que ya que llevas dentro el avión, coge el tren, que ese pasa a menudo, ya verás cual coger,...se idealizan las cosas más que el hecho en si...
    Besitos

    ResponderEliminar
  33. Querido Antonio, a nuncalandia hemos llegado, aquí nacimos, aquí crecemos, la prueba están en lo que has escrito, abrazos

    ResponderEliminar
  34. Sí, Media Luna, es la luna la que suele provocar ese regreso al recuerdo, pero lo que a mí me ha provocado el sol (supuestamente), no es la memoria de un amor perdido sino la acción de escribir sobre ello. Cosa para mí un tanto rara.
    Si me entero de cómo se va allí, te aviso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Hola, Andrea.
    ¿Astenia primaveral? ¿Cómo puede haber astenia en una época con tanto empuje?
    A mí me pone hasta un poco nervioso. Sólo el largo verano consigue que me ponga asténico.
    Gracias por estimar que mi interpretación es equilibrada y cálida.
    Un abrazo.

    Pd.- A don Pablo no le traje yo, vino solo. Este gran poeta en cuanto oye la palabra "amor" viene volando.

    ResponderEliminar
  36. Pues parece que sí, Isis, que ese velo sí ha sido descorrido por más de un mortal. Al menos eso es lo que da a entender, por ejemplo, la señora Helena Petrovna con su monumental obra.
    No, no la he leído, me siento incapaz de meterme en ese mar tan denso de siete volúmenes.

    Si te llamé así, Isis sin velo, fue simplemente porque con tu largo comentario sobre el amor te quitaste el tuyo, tu velo. Por lo menos en lo referente a ese tema del amor.
    "Imposible" lo llamaste en tu blog. No sé si lo es, pero desde luego sí parece muy difícil.

    Gracias por el perfume. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  37. Amiga Silvia, no sabes cuánto me alegra saber que te emocionaron mis palabras. Palabras sinceras, porque de verdad es eso lo que siento cuando te leo.
    Lo anotaré en mi cuaderno de papel (el mío es cuadriculado): 'Rayuela ha tenido una tarde feliz por mi culpa'.
    Para mí es todo un regalo.

    Un gran beso.

    ResponderEliminar
  38. Hola, Liz.

    Sólo añadir a tu estupendo y completo comentario que las preguntas que tienen respuesta sólo son preguntas a medias. Las verdaderas preguntas son siempre eso, preguntas, y no se pueden responder, son como el misterio de la Esfinge.
    Pero está muy bien preguntar, incluso esas preguntas 'imposibles', porque nos ayudará a acercarnos un poquito más a la verdad.

    Creo entender el verso de Paz, en el sentido de que el amor, aunque a veces duela, aunque no cuaje en felicidad, siempre es una sacudida de nuestro ser, algo que nos despierta, que nos vuelve a la vida.

    Un abrazo de primavera, amiga.

    ResponderEliminar
  39. Muchas gracias, Silvia.

    Ya está recogido y 'colgado' en esta pared nocturna.
    Por cierto, que tiene un nombre un poco raro...
    ¿En qué parte de Argentina hablan en brasileiro?

    Es broma, es broma.

    Un abrazo, con mariposas de colores.

    ResponderEliminar
  40. Por favor, Esther, que esto no es una playa, esto es precisamente un bosque otoñal o invernal. Si fuera una playa de esas veraniegas llenas de gente, yo me habría ido hace tiempo; puede que hasta ni hubiera venido.

    Debe ser una gran suerte llevar 32 años de matrimonio con la misma persona. Yo me he casado ocho veces y sigo solo. Me pasará como a Beethoven, que tuvo que esperar a la 'novena' para entonar su himno a la alegría...

    Es broma, Esther.
    Me gusta bromear de vez en cuando, para quitarle peso a la realidad. Es mi particular forma de "hacerle cosquillas" a la vida.

    Siento decirte que la voz que se oye en el vídeo no es la de Neruda. Puede que sea de Alberto Cortéz o alguien parecido.
    Sólo escuché una vez a Neruda recitando un poema suyo (creo que cuando le dieron el Nobel) y me prometí a mí mismo no volver a hacerlo...
    Recitaba con mucha exageración, con voz impostada, como de actor de teatro antiguo. O al menos eso me pareció. Quizá es que el hombre estaba algo nervioso ese día, por lo del premio.
    Sea como fuere, sus poemas están llenos de fuerza vital. Eso es indudable y no debería haberlo dicho, porque todo el mundo lo sabe, pero es que me gusta darle a la tecla, jeje.

    Un abrazo de 'estherellas'.

    ResponderEliminar
  41. Gracias, Salut.

    Viniendo de tí esas amables palabras, al final me voy a creer que hay algo de 'poético' en lo que escribo.
    Una cosa sí reconozco: técnica ninguna, en absoluto (ni lo pretendo), pero sentimiento sí que hay por aquí.

    Un abrazo, de violín viejo.

    ResponderEliminar
  42. Hola, Terry.

    Tus palabras son poéticas, o quieren serlo, y me gustan, pero no entiendo muy bien lo que dices.
    Si Dulcinea era un espejo que una vez reflejó nuestra imagen, entonces ¿qué es lo que vemos cuando la miramos? ¿Un espejo que nos refleja o nuestra imagen reflejada?

    ¡Ah, ya entiendo! Vienes a poner el ejemplo de Don Quijote...
    Dulcinea era en realidad una mujer fea y vulgar, pero la mirada del caballero de la triste figura la transformaba en princesa. O sea, que no veía espejo ni mujer, sino sólo el ideal que tenía en el corazón y que fue a posarse sobre esa 'rústica aldeana'.
    Vale, pero no fue ése mi caso. Porque la chica de la que hablo no sólo era pretendida por mí, también la quería medio pueblo.

    Seguiré soñando de vez en cuando con mi 'real' Dulcinea.

    Un saludo, Don Terry.

    ResponderEliminar
  43. Pues, amiga María, ahora que no nos lee nadie, te voy a hacer una pequeña confesión, o mejor dos:
    La primera es que no me gustaría ver hoy a aquella mujer, aunque podría hacerlo, y presumo que no me gustaría porque, aparte del impacto visual del cambio provocado por el paso del tiempo, y porque lógicamente tiene su vida ya hecha en otra parte, porque me llevaría un gran susto si viera que 'aquella mujer' es hoy alguien que no tiene mucho o nada que ver con la que conocí y de quien me enamoré. Así que prefiero no saber si las medidas y los moldes eran o no los correctos. Prefiero que eso quede en el aire.
    Y la segunda es que 'esa mujer' (esto se empieza a parecer a una canción), me dijo textualmente en su momento que lo nuestro "no funcionaría, porque éramos demasiado iguales"...
    Palabras que entonces no entendí en absoluto, pero hoy creo que ya comprendo.

    Fuera de esto, lo que sí intento es no andar distraído por la vida, no ya sólo en cuanto a cosas de amores sino en cuanto a la misma vida. Eso es para mí lo mas importante, y el mayor misterio.

    Un abrazo, María.

    ResponderEliminar
  44. ¡Claro, Malú, eso es! ¡Una ilusión!
    Por eso acabo de decir que prefiero no saber nada del hoy real, para que no me la estropee.
    El tesoro de ese amor ya me lo llevé, y lo tengo bien guardado.

    Un saludo.

    Pd.- Por cierto, hablando de otra cosa, me acabo de enterar que "astur" no sólo significa "asturiano", sino habitante de Astúrica, antigua capital de la provincia romana 'Tarraconense', y hoy conocida como la leonesa Astorga.
    Seguramente ya lo sabías, pero quería decírtelo.
    Yo es que como no estudio, me entero de las cosas 'por casualidad' y tarde, pero al final me entero.

    ResponderEliminar
  45. Hombre, Daniel, aburrido no, ¿por qué?
    Te digo lo mismo que a Esther, que has tenido buena suerte.
    No mucha gente puede decir lo mismo: que lo más importante que le ha ocurrido en la vida no le ha abandonado y "sigue siendo un amor de hoy".
    Yo a eso lo llamaría "el Gordo de la Primitiva".

    Totalmente de acuerdo en que vivimos en pasado, incluso las hipótesis de futuro son pasado 'proyectado', pero aun así a mí me gustaría coger ese avión del Nunca, por lo menos para ir de visita, y de hecho lo cojo algunas noches (aunque sea a escondidas). El Quizás lo tengo mucho más cerca, y me monto en él casi todos los días (referente al presente, claro), la pena es que es un trayecto nuevo que está en obras y sufre muchas interrupciones.

    Un saludo, Conde Feliciano, digo, Daniel.

    ResponderEliminar
  46. Hola, Amparo.

    Bueno, bueno, te noto como algo 'resentida' o 'desengañada', no sé.
    Lo que sea el amor como "hecho en sí", no sabría decirlo, porque no he estudiado 'amorología' o lo que sea, y porque me importa un comino.
    Para mí el amor es lo que he sentido algunas veces, signifique esto lo que signifique, y lo he sentido como si hubiera encontrado el tesoro del hijo de Tutankhamon, que encima no tuvo hijos.
    Si luego resulta que esto en realidad es sólo un juego químico-psicológico, o bacteriológico, explicable mediante fórmulas matemáticas, ya digo que no me importa.
    Mi elección es esa que tú llamas "idealizar" y que yo prefiero llamar "poetizar", que puede que venga a ser lo mismo. No sé su valor científico o 'real', pero para mí te aseguro que es muy valioso.

    Te equivocas, Amparo, cuando afirmas que el amor no existe. Quizá no existía antes, pero ahora ya sí, porque me lo acabo de inventar. El avión que "revolotea" dentro de mí tiene estas cosas.
    Y el tren también me gusta, y lo uso exactamente para lo mismo, para inventar.
    No es que haya inventado la bombilla, pero algo es algo, y a mí me sirve.

    Besitos también para ti.

    ResponderEliminar
  47. Gracias, Juan.

    O sea, que soy un 'nuncalandés' y no me había dado cuenta...
    Pues me das una gran alegría, amigo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  48. Para nada estoy, ni resentida ni desengañada con el amor, al revés, el amor me aporta siempre mucho, y muy positivo. No sé lo mal que lo habré expresado para que lo interpretes así, supongo será la limitación de mis letras, si se me puede poner algún adjetivo, es el de práctica, pues lo soy y mucho, que no significa que no de rienda suelta y viva a tope mis sentimientos amorosos, es lo que Ángel Gabilondo llama una "apasionada serenidad", así me reconozco, en cuanto al amor como sentimiento ilusorio, es así, en la medida que carecemos, queremos de la otra persona, por eso la elegimos, y por lo que cuentas, ella tuvo la parte práctica de la que te hablo, vio lo parecido que sois, por ahí iba yo, y veo que iba bien.
    Abrazos, querido amigo.

    ResponderEliminar
  49. Amparo, cuando alguien afirma que "el amor no existe", suele ser por algo...
    Creo que la interpretación viene sola. Nunca nadie que esté enamorado podrá decir eso de que no existe el amor.
    Así que se trata de algo "práctico"... Buscamos en la otra persona lo que no tenemos y queremos tener, pero va esa persona y nos dice que ella es igual a nosotros, con lo cual no hay compensación de fuerzas y la cosa no es "funcionable".
    Vaya, vaya. Está bien, pero me parece, Amparo, que no estamos hablando de la misma cosa.

    El amor que conozco es cualquier cosa menos "práctico".
    Pero, bueno, cada uno lo vive a su manera.
    Perdona si te interpreté mal.

    Te mando un abrazo desde la meseta hasta tu mar de coral.

    ResponderEliminar
  50. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  51. Sabes Antonio, estuve pensando y he dado muchas vueltas a tus reflexiones para comentarte. Quizá porque a veces el léxico es traicionero y las palabras tienen muchos matices y significados, principalmente tratándose de un tema como el Amor… Como bien dices, el amor tiene diferentes formas y maneras de expresase, pero la duda que me queda, es una pregunta a la que no tengo la respuesta ¿es realmente amor, el sentimiento este inconcluso y por lo tanto idealizado, que pasó rozando por nuestro camino?
    ¿Son el enamoramiento y el deseo expresiones del amor?
    No te sabría decir… Creo, que el amor, para dejar huella indeleble, tiene que haberse vivido, que los amores platónicos o imposibles, se quedan en un terreno bonito, pero difícil de explicar, fruto de nuestra imaginación y de las innúmeras probabilidades que resultan haber estado en un momento y en un lugar y elegir uno u otro camino. Como comentaba recientemente a nuestra amiga Brujita, no creo que deseo y amor, sean sentimientos contrapuestos ni tampoco complementarios, sino que hacen parte de este maravilloso crisol de vivir y sentir plenamente.
    Hay un libro de Alberoni, ‘Enamoramiento y amor’ que hace interesantes reflexiones sobre el tema, y aunque yo no subscriba todo lo que expone, me dejó, como ahora me dejas tú: con un sinfín de interrogantes interesantes y bonitas cavilaciones para las tibias tardes de primavera.

    besos
    PD. Ya ve que el comentario es lo mismo que borré, pero en el ímpetu de enviar, me salieron errores ;), ahora seguro que aún los hay, pero he corregido lo que he detectado

    ResponderEliminar
  52. Siempre me he preguntado, que clase de imán o de hechizo, tendrán los amores malogrados que hacen que permanezcan en nuestra memoria, de una forma constante y sin los inconvenientes que lo llevaron al fracaso o la frustración. Es como seguir enamorados de un fantasma, al que le adjudicamos todas las características que nos robaron el ánimo en su día y al que despojamos de toda actitud peyorativa.
    Amores difíciles, o de tránsito, con gran atracción física y sexual, que nos dejan seducidos al extremo.
    Serán las feromonas o ese atractivo fatal que en algún momento, tod@s, (ya me conoces...)podemos sentir por es@s buscavidas a los que la vida nos enfrentó un día... o no sé que será, pero llevas razón, siempre hay alguien que nos deja más enganchad@s... y permanece en nuestro recuerdo de una forma más ideal que el resto.
    Ay! amigo, sobre este tema se podría hacer una saga interminable.
    Al fin y al cabo no deja de ser uno de los motores del mundo...
    Y sigo leyendo.

    ResponderEliminar
  53. Hola, Gárgola.
    Yo sé lo que sentí y lo que viví. Y no, no fue un amor "platónico", esa mujer y yo tuvimos experiencias en común, fuimos amigos casi completos, sólo faltó la continuidad en el tiempo, que es lo que dejó esa relación suspendida en el aire...
    O sea que no se limitó a un deseo que luego idealizara. Fue real y concreto. En caso contrario no habría casi ningún recuerdo, pero estuvo tan cerca...

    Un abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  54. El hechizo, amiga Cristal, está provocado por la intensidad de ese amor, por su fuerza, por su magia. Uno piensa, y cree no equivocarse, que los inconvenientes son nimios en comparación, y que podrían haberse evitado con sólo unas mínimas maniobras que en su momento no supo llevar a cabo.
    Sí, como dices, se podría decir mucho al respecto. Y habría que leer también el libro que recomienda Gárgola.

    Un abrazo. Me alegro mucho de tu vuelta.

    Y sigo leyéndote..., jeje.

    ResponderEliminar